Bernardo Romeo: “Creo que hice mucho por ordenar el club”

5/Jun/20

Comenzaste tu carrera en Estudiantes siendo una promesa y muy joven viniste a San Lorenzo ¿Cómo fue tu llegada al club?  

Llegué a San Lorenzo en el año ‘98, había debutado en Estudiantes en ‘95, hice las inferiores ahí. En San Lorenzo me abrieron las puertas de una manera espectacular y de entrada he sentido un cariño muy grande por parte de la gente y fue un amor recíproco; empecé jugando en tercera, después en primera y después fue creciendo mi carrera. En Estudiantes no tenía la suerte de jugar mucho, el paso grande y la posibilidad de agarrar continuidad fue todo a partir de San Lorenzo.

Tenía un muy buen plantel, muchos delanteros buenos: el Beto Acosta, el Pampa Biaggio, Estévez, fue una etapa linda cuando llegué, uno siempre sueña con llegar a un club grande y se me dio en ese momento. 

¿Qué 9 mirabas de chico?

Siempre admiré a Batistuta, me gustaba mucho su forma de jugar, después en algún momento hemos compartido entrenamientos, algún que otro momento en el predio cuando estaba con la selección juvenil. Pero siempre me gustó por su entrega, su sacrificio, es un 9 que me gustó siempre. 

Cuando llegó Pellegrini el equipo cambió mucho, ¿Cómo era como DT? 

Cuando llegó Manuel la verdad que corrigió algunas cositas e hicimos una campaña bárbara, donde ganamos el torneo local y después la Mercosur que fue la primera copa. El tenía un mix de jugadores tanto jóvenes como gente de experiencia y supo manejar los egos y a cada uno lo puso en su lugar. Armó un equipo bárbaro, fantástico, el 2001 fue muy bueno: en ambos torneos fui goleador y pasa el tiempo y la gente lo sigue recordando 

Manuel como DT era un fenómeno, un tipo muy capaz, con una escuela de fútbol distinta para esa época, haciendo mucho reducidos, trabajando ya de una manera más europea, la verdad que nos sorprendió hasta la cantidad de idiomas que hablaba. Un tipo muy preparado, nos pudo potenciar a cada uno de nosotros y armar un equipo bárbaro que tuvo récord de partidos y récord de puntos: 47 en torneos cortos y 13 partidos seguidos que todavía mantenemos el récord. 

Alguna vez dijiste que ese fue el mejor equipo que integrante, es así? ¿Por qué? 

Si, la verdad que fue uno de los mejores equipos que integré, marco siempre ese y el de Malasia ‘97 de la selección juvenil. 

En cuanto a San Lorenzo fue un equipo que ha marcado historia, pasan los años y todo el mundo recuerda ese equipo, y como te decía anteriormente, marcó récords, cosas muy positivas y ganó la primera copa internacional. Ese equipo jugaba muy bien, todos jugábamos bien, teníamos dinámica, corríamos, metíamos, teníamos un equipo bárbaro. Fabricio Coloccini, Horacio Ameli, Eduardo Tuzzio, Pablo Michelini, Serrizuela, Campagnuolo, Sebastían Saja, Paredes, Ervitti, Pipi Romagnoli, Leo Rodríguez. Los nombro a todos porque fue un equipo bárbaro que pudo conjugar muchas cosas. Pasa el tiempo y mucha gente recuerda a ese equipo.

¿Cómo fue la experiencia en el fútbol alemán? ¿Es muy distinto al fútbol de Argentina? 

Después de ese famoso 2001 donde ganamos la copa, yo la final no la jugué, me venden a Alemania, al Hamburgo, donde estaba Cardozo, que sigo hablando con él, es amigo mío, me dió una mano grande. Uno tenía pocas certidumbres, no había tantos argentinos jugando en Alemania, estaban Placente, Klimowicz, y después con el tiempo pasaron a ir muchos más, pero era una liga espectacular, estoy agradecidísimo de haber ido, fue una experiencia muy linda en lo personal y también en lo deportivo. 

El Hamburgo es un equipo grande, una ciudad muy linda con 3 millones de habitantes, tiene puerto, el club es muy lindo, jugas siempre con 50 o 60 mil personas y donde hay equipos muy poderosos. Ahí se iban armando para lo que fue el 2006 el mundial.

Fueron momentos muy lindos, hice muchos goles y la gente tuvo un cariño especial. La verdad que la pase bien, si bien no es fácil la vida en Alemania por el idioma y por el frío, en síntesis fue una etapa muy linda y productiva. Lo diferente por ahí es la cultura y en cuanto al fútbol era mas friccionado, pero después mejoró mucho la Bundesliga, se hizo más técnica, más parecida a la inglesa o española; en su momento era más física, eran bravos los entrenamientos, mucho roce, pero yo siempre me las rebusqué para hacer goles, la picardía que uno tenía como delantero trataba de hacerlo con los alemanes y me ha ido muy bien. La primer diferencia que había era la parte física, los alemanes siempre de por sí muy dotados. 

En el 2010 te quedaste libre por pedido de Ramón, ¿Cómo fue ese momento? ¿Cómo quedó la relación con el técnico? 

Cuando vuelvo en el 2007 me quedan 3 años de contrato, hasta el 2010, ahí se va Ramón y después vuelve. En el 2010 había elecciones en San Lorenzo. Yo nunca puse por encima del grupo lo personal, me tuve que ir, me acuerdo que no seguimos más Campagnuolo, (el Kili) González y yo. 

Nunca tuve problemas con Ramón, al contrario. Llegué en el 2007 al equipo campeón y me sumé, hice goles; si bien no era la continuidad que hubiese querido, nunca tuve un problema, soy un tipo de respetar a los técnicos. No me gustó salir de la institución que yo quería pero después lo entendí, se me terminó el contrato, un técnico que no me quería, esa fue la realidad. Siempre priorizo el club y no lo personal, entonces calladito me tuve que ir, pero nunca tuve problemas con el técnico. 

Te retiraste en el mismo momento en que nos salvamos del descenso; ¿Cómo fue ese partido? ¿Qué sensaciones tuviste? 

Fue un año difícil el 2012, yo vuelvo de Quilmes, me trae Abdo el último año. Estaba con la meta del gol 100 que no se pudo, pero ya ese año había jugado poco, había pasado por tres técnicos -Asad, Madelón y Caruso-, veía que no podía jugar mucho, estaba mucho en el banco, entraba poquito, fue un año muy desgastante. 

Para nosotros fue como un campeonato, se había puesto muy brava la situación; llegar a una promoción, jugarla y ganarla fue muy lindo. El empuje de la gente fue impresionante, no tengo dudas. Gracias a Dios que pudimos zafar del descenso, porque sino hubiera sido un desastre para mi vida y para todos. Fue un año muy desgastante, costaba dormir, fue bravo. 

Después de ganar en Córdoba y en el Gasómetro, que fue impresionante la gente que había, le puse un poco de fin a mi carrera, sabiendo que faltaba un gol para terminar y no se pudo. Siempre pongo el club por encima de lo personal, sentía que ya estaba el ciclo cumplido, pero ya con 34, 35 años creo que ya había hecho una carrera muy interesante y me parecía que ya estaba bien. Es lo que sentía en ese momento

Pero contento, sensaciones raras, uno sabía que dejaba el fútbol, la presión que existía jugando la promoción, un año muy difícil, pero siempre con la responsabilidad de quedarnos en primera, todos tratando de tirar para zafar del descenso. La gente luchó tanto, nos alentó tanto que tomamos fuerza de donde no teníamos y pudimos llegar a esa promoción y ganarla. 

Llegaste a los 99 goles y sos el máximo goleador en el Nuevo Gasómetro, ¿Cuál fue el gol que más gritaste, el más lindo y el que más lamentas haber errado? 

Primero es un placer para mi ser el máximo goleador del Gasómetro, nunca imaginé hacer 99 goles. Ser el máximo goleador del estadio para mi es un orgullo total. 

Grité muchos, siempre valen todos 3 puntos, son todos importantes para mi; pero el de Unión, el penal lo grité mucho. Después el mas lindo que hice fue uno en cancha de Ferro con pase del Pipo que controlo con el muslo, con el taco y le defino a Rocha a un palo, ese fue lindo, ganamos uno a cero también. 

Después errar, erre un montón y a veces uno se lamenta, sobre todo porque con uno más llegaba a los 100, pero es fútbol y pasan esas cosas. Pero la verdad que soy un agradecido de haber hecho 99 goles oficiales con esta camiseta tan linda.

¿Cómo fue tu experiencia siendo mánager de San Lorenzo?

La verdad que muy bien, fue una experiencia muy linda. Matías y Marcelo me dan la posibilidad de trabajar en el club; prácticamente no paré, porque a los dos meses ya estaba trabajando de nuevo en el club, había tanto despelote, estaba muy complicado. Había que ordenar todo, crear las áreas nuevas profesionales, se hizo un trabajo muy lindo. Con logros, con el torneo de Pizzi, la copa con el Patón, que fue un copa hermosa que se pudo ganar después de tanto tiempo, la Supercopa con Guede. Desde otro lugar, por supuesto, pero creo que hice mucho por ordenar el club, he dejado muchas bases que siguen estando, fueron 5 años muy lindos. Hemos laburado muy bien, es otro tipo de laburo, no es ser jugador, es otra función que es desgastante. 

Fueron 5 años muy positivos para mi, con resultados también: en total habremos jugado 7 finales, por supuesto queríamos ganar todas, pero fuimos a Marruecos, a la final del mundo, la copa se ganó en un momento histórico. El balance fue más que positivo. 

¿Crees que el puesto de mánager está desaprovechado en Argentina? 

Cada vez más los clubes están poniendo los managers deportivos, coordinadores. Siempre digo lo mismo, hay que tener en la mesa chica gente del fútbol, todos los equipos en Europa tienen esa función y hay que darle valor, es importante.

Depende de cómo se lo tome cada uno, yo me lo tomé con mucha responsabilidad, donde tenía poder de decisión, podía compartir, consensuar con Lammens y Tinelli o la gente del fútbol como Roberto Álvarez; hemos laburado bien, me han dejado. Todo se cumple, todo tiene un ciclo y uno decide irse pero después de 5 años que fueron muy exigentes y muy buenos en términos deportivos, me parece que la función va por ese lado: si te dejan hacer, hay que hacer, tratar de cambiar cosas, orientar a los dirigentes. Necesitan gente de fútbol. Estudiantes, Vélez, River tienen, varios equipos ya están entendiendo lo que es la función.

¿Seguís hablando con Luis Suárez para que venga a San Lorenzo?

Tuve la suerte de hacer un viaje por España, nos recibió en Barcelona, me saqué una foto, había hablado muy bien del equipo 2001 y me puse muy contento. Me contó que nos miraba mucho, que le encantaba ese equipo: Pipi, Michelini, yo. 

Sabe que las puertas están abiertas. También se que Marcelo habló, estamos hablando de una figura mundial, ya es muy bueno que él haya seguido a San Lorenzo desde chico, simplemente hemos charlado, nada mas, ojala que el día de mañana sea una buena posibilidad, ojalá

¿Que proyecto tenés para las inferiores de la selección? ¿Cómo ves el futuro?

Ahora estoy en la función de coordinación de la selección juvenil. Estoy contento, muy feliz, mi experiencia con San Lorenzo también me da la posibilidad de estar en la selección, Conozco a Scaloni, Aimar, Placente, los que están laburando hace un tiempo, el Bocha Batista, estamos todos coordinando la selección. Muy feliz, por supuesto que con la pandemia muy triste, estamos todos en casa, se paró todo, estábamos trabajando con la Sub17, con la Sub20, es un año de preparación, se vienen los Sudamericanos el año que viene; lamentablemente esta todo suspendido y hay que hacer trabajos de casa con zoom. 

Es un placer estar en la selección, sobretodo en momentos muy lindos, en etapas de juveniles, hay que formar, creo que muchos juveniles es futuro, materia prima, está en nosotros saberla llevar y educar a los chicos en los valores, inculcar eso, estar siempre atentos. Tienen que entender que cada semana se tienen que romper el alma para estar en la selección, tanto en la Sub20, Sub17 y Sub15. Tienen que demostrar permanentemente, uno tiene la posibilidad de ser seleccionador y ver los mejores. 

Ojala que pronto volvamos al fútbol para seguir trabajando, este año que es de preparación y ya arrancar los sudamericanos en enero y marzo del año que viene. Ojalá que empiece nuevamente el fútbol que es lo mas lindo, hay mucho futuro, ya vienen trabajando con Aimar y Placente, han hecho sudamericanos muy buenos, quizás no tanto en mundial pero hay que formar y saber que hay una base sólida de jugadores que el día de mañana van a ser el futuro de la mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *