Miguel Mastrosimone: “El regreso al barrio es el tema más importante del club”

30/Jun/20

LS: ¿La iniciativa de San Lorenzo para ofrecer espacios en las dos sedes para ayudar en la pandemia de Covid-19 tiene relación con la Ley de Rezonificación? ¿Hay algún acuerdo político?

M: La decisión de ofrecer espacios de las sedes es independiente a la Ley de Rezonificación. Esa ley la estamos trabajando y queremos que salga. Es nuestro derecho y con ella se completa la Ley de Restitución Histórica, que fue votada por la Legislatura de la Ciudad. No haríamos un acuerdo político sobre esto.

La idea surge del Presidente y después de todos los que integramos San Lorenzo. Nos criamos fieles a una tradición y a una historia. Nos enseñaron desde chicos que San Lorenzo además de ser un club deportivo, es un club social. Por eso, respetando esa tradición, decidimos que estando tan cerca podemos brindar un servicio a la comunidad. Lo mismo con el predio, que hoy está sin uso. Queremos demostrar que San Lorenzo nunca le va a traer un problema a la comunidad.

Es importante contarle a la comunidad que si acá hay un estadio -como nosotros entendemos que va a haber- es un proyecto revolucionario que va a modificar el barrio de Boedo y los barrios linderos. Se juegan 25 o 28 partidos partidos de fútbol al año como mucho, contando también las Copas. Entonces, el fútbol sería casi lo de menos porque hay además un montón de cosas que se pueden hacer. San Lorenzo puede contener a la comunidad.

LS: Hay siempre muchas críticas respecto a cómo se lleva el tema de la Ley de Rezonificación. ¿Qué avances hay respecto de esto en este momento tan complejo?

M: Respetamos todas las opiniones y sabemos que hay gente que es crítica. También hay gente que entiende los tiempos y que hace de esto la cuestión más importante como la hacemos nosotros. Ahí es donde yo discrepo: pareciera que hay un grupo de dirigentes que no tiene la vuelta a Boedo como centro de la cuestión. Para nosotros el regreso al barrio es el tema más importante del club.

Hemos cumplido con los términos que nos propusimos. Se cumplió con los plazos de los boletos de compra-venta, con la ayuda de toda la gente que se movilizó en ese tiempo. Después se decía que no se iba a firmar la escritura en tiempo y forma, que no íbamos a llegar pero se firmó el día que se tenía que firmar. Hicimos una fiesta maravillosa: el 1° de julio teníamos la escritura. Carrefour se fue y el predio es nuestro. Resalto la labor de nuestros antecesores porque sin ellos esto no hubiera pasado, pero nosotros le hemos puesto mucho también.

Si bien es cierto que este año hubo tratamientos de rezonificación en la Legislatura, fueron vinculados a temas estatales, no de privados como es nuestro caso. Nosotros queremos que la rezonificación salga este año, y en eso estamos trabajando. Lo hacemos con una estrategia: no sirve ir a golpear escritorios, ni con violencia o llamar a movilizaciones cuando estratégicamente no es lo correcto. Si no hacés la vuelta al barrio con estrategia, no la conseguis. Entonces, ¿hay algún vecino disconforme? Hay que hablar con ese vecino. Son pocos, pero hay que hablar, hay que tener planificación sobre esto. Nuestra idea es lograr la rezonificación este año. La pandemia ha modificado la vida de todos, no sólo la del club. Pero estamos trabajando en eso.

LS: ¿Cómo se lleva el día a día del club en este contexto?

M: Tenemos que ser conscientes de que la obligación nuestra como directivos es atender a todos los socios que lo requieran, estamos para eso. El Club no es nuestro, sino de los socios. La Secretaría es un lugar importante, porque tiene muchas cuestiones a cargo que están en el estatuto, y algunas que están por fuera, pero que derivan todas las secretarias (cuando no sabemos a dónde van). En época de cuarentena parece que está frenado todo, pero no. Esto de las videoconferencias es continuo, por ahí hacemos cuatro o cinco por día. A veces se hace más lento todo porque en el cara a cara se resuelven las cosas más rápido. También tenemos nuestro trabajo, la familia… Hay que ir acomodando los tiempos.

LS: Con respecto a esto que decís, existe una discusión en relación a si los directivos deberían tener cargos remunerados. ¿Cuál es tu opinión?

M: Creo que, justamente por el formato de ser asociación civil sin fines de lucro, está bien que no sea así. No tengo dudas en que los cargos no tienen que ser rentados. Además, se me haría muy difícil pensar en cobrar un sueldo de San Lorenzo. Se mezcla todo: si cobrás un sueldo como directivo de San Lorenzo es porque no sos de San Lorenzo porque sino no le cobrarías al club. Nuestro estatuto dice que, para ser directivo del club, no se puede tener trabajo rentado con el club un tiempo antes, justamente siguiendo esta línea. Tal vez, lo que sí hay que hacer es profesionalizar ciertas áreas para que no cargue toda la labor en los directivos.

LS: La AFA sacó un comunicado diciendo que los entrenamientos vuelven en agosto. ¿Cómo afecta la pandemia a San Lorenzo?

M: Respecto al fútbol en general, San Lorenzo es un club grande, como a los otros cuatro, pero también esto afecta al resto de los clubes de primera. Hay un problema con los clubes de barrio con la cuarentena. Viven de la gente que va, que consume, la gente que va al bar, al club. Sé que desde el Ministerio de Turismo y Deportes están trabajando mucho en esto. La situación es crítica y hay que ayudarlos como sea.

En la Argentina, muchas provincias ya abrieron sus puertas y empieza esto de “bueno, yo puedo empezar a entrenar acá”. Pero está la ventaja deportiva. Queremos entrenar todos, que es lo más justo. Leí el protocolo de la AFA que salió por los medios. Me parece que es una época que espero ya haya pasado o esté en vías de terminar. Estamos esperando porque la ansiedad es de todos, de hinchas, jugadores, dirigentes. Entonces espero que para septiembre, octubre podamos tener algún torneo. Porque hay que definir cosas: plazas en las copas, hay que ver qué dice la CONMEBOL, qué decisión va a tomar la FIFA con esto.

LS: ¿Hubo reducciones en los montos de algunos contratos del plantel profesional como pasó en otros clubes?

M: Sí. Los jugadores han aceptado de buena manera reducir, mientras dure la cuarentena en Argentina, la escala salarial. Fue un muy buen gesto de parte de ellos, del Cuerpo Técnico, de la Secretaría Técnica. Entendieron la situación y estamos muy agradecidos por ello. Por otro lado, hay jugadores a los que se le vencía su contrato y hay que ver qué va a pasar con ellos a partir del 30 de junio.

A su vez, hay jugadores con los que quizás haya que renegociar el contrato. Estamos hablando con ellos para ver cómo seguimos.

LS: ¿Qué expectativas tenés desde lo futbolístico con la llegada de Mariano Soso?

M: El cuerpo técnico que hemos contratado tiene muchas ganas de trabajar. Mariano Soso me ha caído maravillosamente bien, tiene mucha calidad para el diálogo. Está todo dado para que nos vaya realmente bien y para seguir con esta racha positiva que habíamos agarrado antes de la pandemia. Resalto al cuerpo técnico porque que fue una gran elección.

LS: Si tuvieras que marcar 3 objetivos irrenunciables para esta gestión, ¿cuáles serían?

M: El primero, sin duda, es lograr la rezonificación y a corto plazo, o en el plazo más cercano posible, poder empezar a hacer realidad el proyecto de tener nuestro estadio en Avenida La Plata. Sin lugar a dudas es el gran objetivo. Además, con respecto al fútbol, poder generar un plan a largo plazo con este cuerpo técnico. También sueño con que en el club haya mucha juventud, gente nueva trabajando. Hay que renovar a la gente porque la perpetuidad en los cargos no está buena. Veo que se ha sumado mucha gente joven a trabajar en el club y eso me gusta mucho. Tenemos que formar nuevos dirigentes, con ideas, y dejar de lado viejas políticas que creo yo son las que llevaron a San Lorenzo, aún siendo inmenso, a no ser más grande de lo que es.

LS: ¿Cuáles son los aspectos, a grandes rasgos, que creés que hay que mejorar en el club?

M: No hay que tenerle miedo a la palabra política porque la política es esencial en todos los aspectos de la vida. Todos hacemos política, absolutamente todos. Pero a veces siento que el club tiene demasiadas internas que hacen que desde afuera nos vean como un partido y no como un club. Nosotros somos un club de vanguardia: en la vida, y en los proyectos, las ideas no sólo tienen que enunciarse sino que también se tienen que concretar. San Lorenzo dijo “vayamos por los contratos del fútbol femenino” y lo hizo. Después vamos por el cupo y vamos por la juventud. Pero si no metés una Secretaría de Juventud en el club que empieza a trabajar, no sirve de nada tampoco. Te sentás en la mesa con Carrefour, o con el Gobierno de la Ciudad, y en las redes te dicen “y pero ustedes tienen adentro el problema, tienen un problema interno”. Entonces creo que eso, en San Lorenzo, hay que modificarlo.

Si San Lorenzo hubiera podido lograr la unidad antes de las elecciones, habría sido un buen gesto. Con esa unidad política seguramente las cosas, no digo que hubiesen sido más fáciles, pero como muestra para el afuera hubiese servido más. Lamentablemente, en esto no se concretó. Esto no quiere decir que ahora no se pueda trabajar en una unidad.

LS: Es interesante lo que decís, porque aun así, en las últimas tres elecciones la alianza ganadora lo hizo con más el 80% de los votos, entonces hay algo que cambió en San Lorenzo en relación a la alianza de gobierno. Es decir, hay un nivel de interna que después no se termina manifestando en las elecciones.

M: Sí, más allá de que alguno se enoje, es inevitable hablar de los últimos siete años. Hay gente que te dice: “ya es historia”. Más vale que tenés que mirar para adelante, pero San Lorenzo en el 2012 estaba partido al medio, la situación era caótica. Se han logrado cosas importantes: campeonato 2013, la Copa Libertadores (la primera de la historia). Recuerdo cuando entramos Matías, Marcelo, Roberto, que eran los líderes de este proyecto, y dijeron: “ojalá que podamos ganar la Copa Libertadores y firmar la escritura de Av. La Plata”. Eso podría haber quedado en la nada, pero al 2019 lograste esos dos hitos importantísimos en la historia de San Lorenzo. Y después sumale un montón de cosas más que pasaron: el crecimiento social del club, el crecimiento en las instalaciones, el polideportivo; todo el tema social de San Lorenzo, la cantidad de gente que ayuda San Lorenzo, que da de comer con las becas deportivas para la gente de los barrios carenciados. Sumale la cuestión de género, donde es uno de los clubes que marca la delantera; un estatuto renovado, el primer estatuto que habla de un plebiscito con la participación democrática. En el estatuto hay minoría obligatoria en el órgano más importante que es la Asamblea. Todas estas son un montón de cuestiones que trascienden y convierten a San Lorenzo en un club de vanguardia. Después el socio va a votar y respalda la gestión con ese voto. Pero, de todas maneras, tenemos que esmerarnos todos los días.

LS: En 2018 se logró frenar el avance de las Sociedades Anónimas en el fútbol. ¿Crees que ya está ganada esa discusión?

M: Para San Lorenzo es una batalla ganada pero no creo que esté ganada la batalla total. Siempre el fin de lucro quiere meterse en el fútbol. Se ha metido en muchísimos países, en la mayoría, y por suerte acá no. El estatuto de San Lorenzo prevé, de manera muy acertada, que el club jamás podrá convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva contando con el aval de pocos socios que así lo dispongan. Me parece que eso, es uno de los mejores puntos del renovado Estatuto. Ningún otro estatuto tenía esa reglamentación. Si San Lorenzo fuese una sociedad anónima, lo único que importaría es aquello que da rédito económico; los socios no tendrían participación, no serían socios, serían simples adherentes de esa sociedad.

LS: ¿Cuál es el primer recuerdo que tenés en tu vida asociado a San Lorenzo? ¿Y cuál es el mejor?

M: Mi primer gran recuerdo es a los 3 años por una foto con mi viejo en la cancha con una camiseta con tela de pique (con agujeritos). Después recuerdo ir con mi viejo y mi mamá al Viejo Gasómetro. Yo era chico, pero iba con mi mamá a la platea de mujeres, mientras mi papá iba a la popular. Lo único que miraba en ese entonces era al Lobo Fisher porque era alto, con ese color de camiseta que nunca se recuperó, las medias, el pantalón blanco o azul. Después tengo otros recuerdos de ir al predio de Av. La Plata con mi viejo a ver básquet, al viejo gimnasio San Martin. Pero mi primera imagen es esa camiseta que es imborrable.

LS: ¿La tenés todavía?

M: ¡No la puede encontrar más! No sé qué paso. Sueño con esa camiseta. Calculo que en alguna mudanza se perdió. Pero la tengo en fotos…

Sobre el mejor recuerdo puedo nombrar tres: la firma de la escritura del año pasado, que lo viví con mucha emoción, por San Lorenzo y por cuestiones personales; el campeonato del ‘95, que fue el primer campeonato que viví y fui con mi viejo a Rosario. Y por último, la final de la Copa Libertadores, porque estaba con mi hijo y lo pude disfrutar al borde del campo de juego, que creo es el mejor lejos, porque estaba con él.

LS: ¿Cómo llegaste a la política del club?

M: Siempre fui a la popular pero después por una enfermedad que tuvo mi viejo decidimos sacar la platea norte. Empezamos a ir a la norte y ahí conocí a Matías. Siempre hablábamos con él y con un grupo de amigos que habíamos hecho en la platea. Decíamos que si algún día San Lorenzo nos necesitaba podíamos dar una mano desde algún lado, que nos gustaba participar. Siempre fui de involucrarme en esas cuestiones y un día, en 2012, las cosas no estaban bien en el club y me llamó Matías y me preguntó: “estás para dar una mano en algún lugar?” y le dije “sí, por supuesto”. En 30 días se llamó a una Comisión Directiva que duró un mes y después, a elecciones. Primero fui vocal de la Comisión Directiva provisoria y después vocal en esa que duró un año. Se creó el proyecto del Cuervo Móvil, y me hice cargo de eso. En 2013 empecé como Secretario del club. Todo fue por el vínculo que tenía con Matías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *