San Lorenzo puso el foco en la protección de la infancia y la adolescencia

30/Ago/20

CASLA es un lugar muy especial para la vida cotidiana de lxs pibxs porque allí no sólo hacen actividades recreativas/deportivas o participan de la colonia sino que también construyen vínculos afectivos y de confianza con sus profesores. Es ahí donde radica la importancia de este protocolo, que rescata esta función social tan importante y hace hincapié en la mirada, la contención y la escucha que lxs adultxs debemos tener.

Entre las líneas de acción que propone el documento está la difusión y promoción de derechos, la prevención de las violencias, la atención y acompañamiento de situaciones de todo tipo de vulneración de derechos y de violencias o malos tratos que sufren lxs pibxs adentro o afuera del club, con procedimientos institucionales, espacios de ayuda, orientación profesional y capacitaciones.

Porque concebir a lxs niñxs como sujetos de derechos, no solo es dejar de llamarlos “incapaces” o “menores” para decirles “niñas, niños, niñes, pibas, pibes y adolescentes” sino que se trata de cambiar nuestra forma de relacionarnos con ellxs, protegerlxs de todo tipo de violencias y malos tratos, brindarles información, respetarles sus decisiones, escucharles y fortalecer las redes de adultxs y de instituciones para cuidarles.

Con la puesta en marcha de esta herramienta, el Club se adecúa a la legislación vigente nacional e internacional en materia de infancias y cumple con lo ordenado por la ONU en 1989, cuando aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño. Esto obligó a todos los Estados parte a adaptar su normativa y garantizar la protección integral de lxs niñxs y adolescentes y su pleno desarrollo en su medio familiar, social y cultural.


En Argentina la Ley Nacional 26061 derogó en 2005 el viejo Patronato de “Menores” como se los concebía, haciendo alusión a la idea de tutelados, incapaces, sin voz, menores de otros, objetos de control, compasión o represión.

Esta Ley de protección integral de derechos de las infancias forma parte de las llamadas “leyes 26 mil” que fueron sancionadas entre el año 2003 y 2015 como parte del camino de la ampliación y profundización de derechos sociales y civiles que protagonizó nuestro país, como la Ley de Educación Sexual Integral, Educación Nacional, Prevención y sanción de la Trata de Personas y asistencia a sus víctimas, Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, Matrimonio Igualitario, Identidad de género, Ley de Banco de datos genéticos, entre muchas otras. Y que en el año 2014, con la sanción del nuevo Código Civil y Comercial fueron incorporadas de manera revolucionaria y sustancial, a nuestra vida cotidiana, nuestras relaciones de familia y de nuestra sociedad.

El protocolo establece que todas las acciones del Club se deben regir por los principios rectores de la Convención: el Interés Superior del Niño, es decir, la máxima satisfacción de sus derechos, la igualdad y la no discriminación de ninguna índole y el principio de autonomía progresiva en el ejercicio de sus derechos de acuerdo a su edad y grado de madurez. Esto es no sólo escucharlos sino también tener en cuenta lo que dicen. La Participación y la Educación Sexual Integral (ESI) son dos pilares fundamentales que esta herramienta pretende que estén presentes y fomentados en cada actividad.

La infancia es aquello que cada sociedad concibe y define como tal”. Así empieza el documento. Es lo que cada institución hace y construye día a día para lxs pibxs en cada gesto, en cada acción, en cada palabra. Es nuestro desafío y compromiso como cuervos y cuervas construir un Club donde lxs pibxs crezcan felices, libres de violencias y sean protagonistas.

Y otra vez, en un nuevo gesto de grandeza y compromiso con los Derechos Humanos, nuestro querido Club nos recuerda por qué es de vanguardia y es uno de los más grandes del fútbol argentino. Nos abre las puertas, nos marca el camino y nos brinda herramientas para que cada unx desde nuestro lugar, sigamos construyendo un club y una sociedad más igualitaria y respetuosa de los derechos de las niñeces y adolescencias que no sólo son el futuro sino que también el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *