“Misión cumplida”: la crónica de Facu Amador de la victoria ante Liniers por Copa Argentina

19/Feb/21

Ganó San Lorenzo. Fue 3 a 0 en la noche de Mar Del Plata frente a Liniers por Copa Argentina. Los goles fueron convertidos por Alexander Díaz y Óscar Romero en dos oportunidades. El resultado está bien, el Ciclón sacó provecho de las diferencias físicas y de jerarquía ante Liniers que juega en la D.

De arranque tras una buena intervención de Devecchi, Coloccini puso una bocha larga que el fondo de los celestes no rechazó y Alexander que siempre va a todas la peleó, la ganó y puso el 1 a 0. Es necesario en estos partidos potencialmente tan desparejos en lo futbolístico para uno y en lo anímico para el otro arrancar ganando para evitar sorpresas. San Lorenzo lo hizo. Ellos lo fueron a buscar y pudieron incomodar con alguna jugada clara, de hecho tuvieron una que quien entra se da la suela contra el palo. Pero más allá de situaciones aisladas el Ciclón controló el partido y Liniers metió, peleó y se jugó la vida en todas las bochas. Iban 9 del segundo cuando Rojas apareció de puntero izquierdo, metió un centro pasado que Óscar conectó en una pseudo/semi palomita que encontró destino de red para sellar el 2 a 0. Con espacios y algunas piernas frescas el equipo de Dabove pudo haber ampliado el marcador antes de los 34 min, cuando en una contra comandada por Ángel abierto en la derecha terminó en una carambola que Óscar aprovechó para ponerle cifras definitivas al resultado. Tuvo algunas más que no logró convertir. Ganó bien imponiendo las diferencias que tiene a su favor. Es una señal positiva para seguir trabajando con tranquilidad.

Con los Romero bien abiertos en las bandas y por dentro Díaz-Troyansky es como se pararon los de arriba. Equipo ancho, que intentó aprovechar las espaldas de los laterales rivales y los 4 de arriba que si bien partían así, podían cambiar de una jugada a la otra intercambiando posiciones. Los laterales participaron mucho del juego yendo, apareciendo arriba y con la pelota en los pies. Buena actuación de Herrera en la vuelta a la titularidad luego de la lesión. Era una linda noche para ver a aquellos que no jugaron por el torneo, poder espiar a algunos jugadores nuevos y otros que vuelven. El técnico también aprovechó para darle confianza a algunos hombres como Melano y Uvita que entraron en los últimos minutos para complicar en velocidad, también ingresó Jalil Elías para darle aire al medio. Se ven rasgos de un equipo intenso que intenta aprovechar las bandas y la velocidad de los de arriba. En el juego no brilló pero fue inteligente en una cancha que sufrió las consecuencias de lluvias constantes, por momentos intentó asociarse pero como no pudo jugó en largo a las espaldas de los defensores, hasta prescindiendo del medio que no hizo pie y otro por decisión estratégica. Hizo el partido que tenía que hacer y sacó las diferencias que debía sacar. San Lorenzo cumplió.

La Copa Argentina es rara, es un torneo que está bueno por los batacazos siempre y cuando no te toquen en contra. Para los rivales de categorías más bajas es el partido de sus vidas y eso empareja la cosa. Tiene algunas lindas historias que permite a clubes más humildes jugar con un equipo grande y que en la misma cancha haya tipos que tienen un laburo aparte y otros que han jugado copas del mundo. Hablando de eso la mañana del partido mi viejo me contó que cuando era pibe iba con amigos del barrio a la vieja cancha de Liniers en Gaona y General Paz a esperar afuera que alguna pelota se vaya para llevársela me pareció un historia pintoresca que iba a contar si ganábamos, y como ganamos la cuento. Por suerte, por jerarquía, por planteo y por pegar en los momentos justos hoy evitamos lo que nos ha pasado en las últimas donde quedábamos afuera de arranque con un equipo de categorías inferiores. Sí, es poco, pero es un avance.

Ganó San Lorenzo, ganó bien y muestra ideas interesantes. Ojalá se sostengan y se mejoren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *