Ni el tiro del final te va a salir

22/Abr/21

San Lorenzo perdió 0-1 en su debut de la Copa Sudamericana contra el desconocido Huachipato de Chile. Así dejó tres puntos clave de local y una imagen preocupante, luego de aquella eliminación “heroíca” de la Copa Libertadores en donde el conjunto de Davobe parecía encontrar el equipo. Sin respuestas desde lo físico y lo futbolístico, al Ciclón ni siquiera lo acompañó la suerte, ya que, aunque jugó mal, tuvo varias oportunidades de gol para empatar el partido y ni siquiera salieron. Lo único bueno, ¡volvió Torrico!

En una tarde que en la previa parecía traer pocas emociones, las cuervas y los cuervos se sentaron a ver el partido en su casa, principalmente por la vuelta al arco del Cóndor “San” Torrico, quien además fue el capitán del equipo. La otra novedad en la previa fue la no inclusión del “Torito” Rodríguez en la plantilla de los convocados, quien había alcanzado su tercer tarjeta amarilla ante el Santos por la Copa Libertadores y ante una posible presentación para impugnar el partido por parte del equipo chileno, se decidió dejarlo afuera.

De esta manera, San Lorenzo salió a la cancha sin un volante central de marca (y no es que el “ternerito” Rodríguez sea un especialista en eso), y lo reemplazó por Jalil Elías de cinco y Ramírez y Óscar Romero por los costados ayudando en la marca. Las deficiencias del medio fueron un rasgo característico del partido, ya que la recuperación de la pelota terminó siendo siempre cerca del arco de Torri. El partido fue de ida y vuelta, ya que los chilenos tampoco pudieron realizar buenas recuperaciones en esa parte de la cancha. Y fue así desde el arranque, ya que, a los tres minutos en una buena salida rápida, Peruzzi  colocó un buen centro por el piso para Alexander Díaz el cual remató fuerte pero al cuerpo del arquero. Al minuto siguiente, San Lorenzo mostró sus primeros problemas en la defensiva, y desde un lateral, entre tres jugadores del Ciclón no pudieron evitar que Poblete realice un centro de volea para que, el 23 Martínez, anticipe a Peruzzi adentro del área chica y con un cabezazo encuentre mal parado a Torrico para convertir el 1-0. Un defensa dormida que iba a pagar muy caro ese gol tempranero.

San Lorenzo perdía 1-0 y desde el mismo saque del medio Alexander Díaz desperdició el empate pegándole de volea por arriba de travesaño cuando quedaba solo contra el arquero. El local intentaba tener la pelota sin éxito, y en un nuevo descuido en el fondo, el 14 se escapó con la pelota y San Torrico pudo tapar su primera pelota difícil de la noche. No sería la única del primer tiempo, ya que más tarde sacaría con los puños un tiro libre venenoso. A los 21, luego de una mala salida del equipo chileno, el conjunto de Boedo se llevó la pelota hasta el área contraria con una serie de rebotes, que le dejaron la pelota servida y picando a Gino Peruzzi, quien remató con mucha potencia pero afuera de los tres palos. Esa sería, sin lugar a dudas, la jugada más clara del Ciclón para empatar el partido.

San Lorenzo peleaba mucho arriba en vez de generar juego y en el medio al revés, no luchaba ni recuperaba la pelota. Llegando a los 25 minutos, San Lorenzo parecía recuperarse a fuerza de voluntad y el equipo chileno se llevaba ante esto, su primer tarjeta amarilla para Claudio Sepúlveda. Los tres puntas del ataque se entendieron muy poco. Ángel Romero y Uvita Fernández jugaron un primer tiempo para el olvido. Alexander estuvo falto de confianza, volvió atrás en varias que podía darse vuelta, encarar y rematar. Aun así, fue uno de los mejores del primer tiempo. El medio seguía desordenado, Ramírez y Óscar no sabían cuando salir a marcar y cuando bajar a buscar el esférico. Y Jalil Elías retrocedía demasiado, pegándose a los dos centrales y permitiendo que el equipo trasandino gane mucho terreno con la pelota. Lo de la línea del fondo es llamativo, en lo que respecta a lo ligero que van los defensores del ciclón a marcar. Aun así, San Lorenzo merecía por lo menos empatar en este primer tiempo. Y hasta tuvo una última en el minuto 44, con un remate de Alexander desde afuera del área que se fue cerca del travesaño.

En el segundo tiempo, el Ciclón salió a la cancha sorprendentemente sin variantes. Al técnico al parecer no le llamó la atención el mal nivel de algunos jugadores ni su supuesto cansancio. Ni tampoco jugar sin 5.

A los dos minutos San Lorenzo tuvo un buen tiro libre y un córner, pero de ese tiro de esquina, Huachipato sacó una contra que terminó en un tiro libre infantil para el conjunto chileno, lo que le valió la tarjeta amarilla a Uvita, el cual ya pedía a gritos salir de la cancha. Huachipato agrandado comenzó a presionar en la salida, de hecho, los chilenos tenían siempre un jugador encima de Óscar para evitar que el equipo de Davobe pueda salir con el 10. Mientras tanto en el fondo se posicionó con una defensa de cuatro muy en línea, jugando al offside. Algo que tentaba y mucho a los tres delanteros nuestros, que se paraban esperando un pelotazo que sorprenda a Huachipato, algo que nunca sucedió.

En lo ofensivo San Lorenzo buscaba encontrarse por izquierda con Ángel, Óscar y Ramírez y con la pelota dominada buscar la entrada de Gino Peruzzi por el costado derecho. Así tuvo dos jugadas casi calcadas, una que no pudo controlar el 4 entrando al área y otra en donde Gino entró más tranquilo y remató fuerte de nuevo, pero pegándole a la red del costado del arco. De nuevo en los pies de Peruzzi San Lorenzo perdía la jugada más clara.

Con el correr del tiempo la desesperación empezó a entrar en la cancha (¡y eso que no había público!). El Ciclón comenzó a acumular faltas cerca del área contraria, pero ninguna fue bien aprovechada: un lindo tiro libre para Ángel que ni siquiera pasó la barrera, varios córners desperdiciados y un tiro libre lejano que parecía un buen centro, pero terminó en offside de Donatti. En casi 20 minutos San Lorenzo era dominador del partido, pero porque el contrario le entrega la pelota, y aunque no sabe bien que hacer, llega y desaprovecha las que tiene. El partido va de área a área igual, no tanto por las situaciones, sino porque como ya dijimos, NO hay medio. San Lorenzo recupera la pelota y corre sin parar, ya sea con Ángel o con Uvita o Alexander y algunos pases al medio salen bien, pero no generan peligro.

En ese momento de caos y desazón, en donde el poco público presente ya gritaba como si no hubiera protocolo, entraron Troyansky y Melano por Alexander (de los mejores en cancha y el más descansado, ya que no venía jugando) y Uvita . Quedaban 15 minutos y los cambios parecían haber desordenado al equipo. El partido se perdía y el recurso de San Lorenzo era intentar buscar el error del achique de Huachipato (que no lo cometía). Así, con pelotazos o pelotas entre líneas se fueron varias jugadas y minutos en offside de los ingresados. Las pocas que pudieron progresar en esa dinámica eran las que Óscar les colocaba a Ángel por el costado izquierdo, pero aun así carecían de peligro.

Ya entrando en los minutos finales “ni el tiro del final te va salir” dice el tango, y así fue. En una de las pocas jugadas colectivas que lograron armar, la pelota fue de derecha a izquierda, y le quedó casi en la línea del fondo a Pittón, quien colocó un centro atrás para que Ángel desde el vértice del área chica sacara un fuerte remate que se fue por arriba del travesaño. Pero no iba a ser la última, ya que en otra jugada de combinación, Melano se abrió por derecha y Ángel le devolvió una pared perfecta, que le permitió al 7 entrar al área y llegar hasta la línea final de la cancha, para realizar una especie de remate-centro atrás, que rebotó en un jugador chileno y cruzó todo el arco, pegando en el palo y yéndose afuera. Y aunque de ese córner Braghieri volvió a perderse el empate con un buen cabezazo, increíblemente no iba a ser la última jugada de partido. Ya que en el alargue San Lorenzo perdió dos veces la pelota saliendo de abajo, pero gracias a Torrico y al palo se evitó que el partido termine 2-0.

Con esa sensación de absoluta desesperación y desconcierto terminó el partido, que nos dejó con un debut amargo y de nuevo con la obligación de tener que ganar o ganar, ya que encima en esta Copa solo pasa de grupo el puntero. Luego del juego con Platense y el buen partido en Brasilia, San Lorenzo parecía darnos algo de paz, pero no. Lo más preocupante es que en una apuesta arriesgada, el entrenador puso todo lo que tenía en esta seguidilla de partidos, pero ahora no sabemos que le queda para enfrentar a River por el torneo local y luego a Central en un partido que va a definir el grupo de la Sudamericana. Faltan ideas, aunque en lo ofensivo algo se improvisa. Lo que tiene que trabajar con urgencia, ya que no queda tiempo, es la recuperación de la pelota en el medio y en la defensa. Si eso no mejora, este equipo difícilmente puede pelear algo.

Un comentario en “Ni el tiro del final te va a salir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *