Naranjo en flor

3/May/21

Triunfo sufrido en un día casi primaveral en pleno mayo. El Ciclón venció por 1-0 a Godoy Cruz con un gol de penal de Óscar Romero en la primera etapa, en la segunda Ángel erraría otro y el final sería otra vez para sufrir sin descanso. Casi como un tango.
En este trajín de partidos al equipo de Dabove lo acecha la irregularidad como su mayor enemigo, no sólo entre partidos sino también en el transcurso de los mismos. El mayor rival a vencer muchas veces es uno mismo. El conjunto azulgrana encadena triunfos en el torneo local pero derrotas en la copa, pero no conforme con ese andar también tiene momentos de titubeo en los partidos que le hacen sufrir más de la cuenta cuando debiera haber liquidado los mismos un rato antes.
Previsible cambio de nombres luego de la rotación entre semana, con ingresos de Donatti, Rojas, Jalil Elías, Ramírez, Ángel Romero y Uvita. El técnico paraba lo que se presume como el equipo titular. En el esquema ninguna sorpresa con un dibujo táctico que oscilaba entre el 4-2-3-1, 4-1-4-1 y el 4-4-2 dependiendo de los momentos del equipo con la pelota y sin ella.
Cuando iban 3 minutos combinaron Ángel y Óscar Romero quien le pegó de afuera del área avisando. En ese arranque al Ciclón le faltó hacer pie en el medio para cortar y manejar mejor la pelota, cosa que se iría corrigiendo a medida que el pibe Rosané tomaba confianza y se hacía dueño del juego en ese sector. Iban 8’ cuando desbordó el mellizo maligno y metió un centro raso para Uvita que llegó al borde del área chica en posición de nueve y la pelota se le fue un poco menos de un metro a la derecha del primer palo. Corrían 12´cuando Rojas y Ángel combinaron bien, el paraguayo desbordó y metió un centro pasado que sobró a Uvita, cuando Jalil Elías intentó una volea que terminó siendo una pifia. El conjunto azulgrana era más, se acercaba con peligro y andaba cerca del primero. A los 24’ volvió a florecer la sociedad de la banda izquierda. Rojas buscó a Ángel que la rebotó para Ramírez que se metía con gambeta al área un par de metros a la izquierda de la medialuna, lo bajaron y el árbitro Trucco marcó penal. El encargado de pegarle fue el mellizo zurdo que le dió fuerte al medio y pese a un roce en el arquero puso la victoria parcial. Dos minutos después el Ciclón hizo lenta una que era para acelerar y se perdió la posibilidad de aumentar el marcador. A los 33′ Rosané se animó sacándose a dos de encima y Ángel intentó un tiro esquinado que se fue cerquita del palo derecho del arquero Espínola. El cronómetro cantaba 35′ cuando Gaby Rojas la peleó en la banda izquierda, se metió de carambola al área y cuando le quedaba la cancha para el centro lo bajaron ¡Fue un penalazo! Pero Trucco dijo siga siga y a otra cosa medio que dando a entender que difícil que en un mismo tiempo te den dos penales. El tramo final San Lorenzo se replegó, le costó sostener la pelota y el equipo mendocino se acercó sin generar peligro. Al finalizar el primer tiempo los gauchos de Boedo ganaban merecidamente en un partido con altibajos.
Cuando arrancó el segundo tiempo el elenco de Dabove parecía jugar a otro ritmo que su rival y combinaba rápido pero le faltaban 5 pa´l peso. Iban 3′ cuando Uvita cabeceó un tiro libre que ejecutó Rojas, y rápido de reflejos Espínola la envió al corner. Pasaron 2 minutos para que en un centro del lateral izquierdo, el delantero paraguayo la acomodó con el pecho y ensayó una volea bárbara que se iba a estrellar en el palo. Era el gol de la fecha. A los 15´ Angelito desbordó después de un pase largo de su hermano Óscar, se frenó haciendo pasar de largo a su marcador y se la dejó a Ramírez que le pegó sin fuerza pero consiguió un córner. Iban 18′ cuando Óscar parado de Ortigoza en el centro de la cancha lo vió a Herrera solo a la derecha y le puso la pelota, el yacaré de primera la rebotó para Uvita cuando Santos se lo llevó puesto y así a Trucco no le quedó otra que cobrar el segundo penal de la tarde. Ésta vez lo iba a ejecutar Ángel que con mucha preparación lo quiso ajustar contra el palo pero Espínola leyó bien la intención y se lo sacó. El partido seguía 1-0 aunque San Lorenzo debía estar claramente uno o dos goles más arriba de los mendocinos. Jugaba mejor, era superior, atacaba con peligro, soltaba bien a los laterales, manejaba bien el medio, recuperaba rápido, tocaba bien, se lucían Ramírez y los Romero. El Juani levantó mucho en este partido, como si se hubiera hecho un perfil en Tinder. Pero a partir de ese momento el Ciclón desmejoró. Los cambios dejaron muy solo a Rosané en el medio que tuvo que correr para todos lados como perro de presa, con ello terminó retrasándose y Godoy Cruz empezó a tener ratos de dominio. Iban 21′ cuando Torrico le sacó una bocha bárbara a Ávalos luego de un centro del Ramírez de ellos. A los 26′ tras un rebote en las dos piernas de Badaloni, el Cóndor parecía vencido pero se levantó como si tuviera 20 años y cacheteó una bocha que tenía destino de empate. Cuando solo habían pasado 120 segundos el prócer azulgrana le ahogó el grito al Ramírez de ellos. Lo que siguió encontró al azulgrana parado de contra para ampliar el marcador que no se dio, pero tuvo una clara en un desborde de Ángel, un cabezazo de Martegani que Rondamón Pittón no llegó a conectar. Final, victoria, 21 puntos y parte de la clasificación a cuartos en el bolsillo.
El equipo sufrió muchos altibajos en el partido. Mostró su mejor cara en varios tramos en los que fue muy superior al Tomba, pero también sufrió para luego quedarse con los tres puntos. Gran partido de Rosané, los Romero, Ramírez y tremendos 10 minutos donde Torrico sostuvo en sus manos el triunfo. El jueves enfrenta a 12 de Octubre en el Nuevo Gasómetro y el domingo se juega la clasificación en Avellaneda. Domingo completo porque comento de paso que vacunaron a mi vieja y se me pianta un lagrimón. Ganó San Lorenzo, pariendo pero… Primero hay que saber sufrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *