Las dos caras del retorno del Jedi

19/Jul/21

Empezó el torneo de la Liga Profesional de fútbol, San Lorenzo visitó Sarandí y empató 1 a 1 con Arsenal. Los goles los marcaron Uvita Fernández a los 17´ tras un centro de Bruno Pittón y a los 23’ de la segunda mitad Mateo Carabajal puso el empate tras un córner ejecutado por Bruno Farioli desde la derecha. Se fueron expulsados Rojas y Carabajal cerca del final del encuentro. El duelo tuvo la particularidad de ser el regreso oficial de Néstor Ortigoza, el ídolo que volvió del exilio, y la presentación oficial de Paolo Montero en la dirección táctica del equipo de Boedo. La previa del partido con el affaire de Ramírez, Riquelme, Boca, la concentración y la mar en coche (un tema del que no pienso opinar porque poco sé) advertía que como siempre en el fútbol masculino las aguas llegaban turbias.
Se puede decir que el Ciclón tuvo dos caras en el partido. En el primer tiempo fue un equipo ordenado que estuvo bien parado en el medio y no sufrió prácticamente en defensa, intentó asociarse desde afuera con la subida de los laterales y el arranque por la derecha de Julián Palacios. En cuanto a la tenencia y circulación del balón, no mostró mucho. Sin hacer unos primeros 45´ brillantes fue superior y mereció la ventaja con la que se fue al descanso. El segundo tiempo mostró un inicio flojo donde Arsenal empezó a levantar y luego de la hora del encuentro el equipo perdió ese orden de la etapa inicial, el equipo de los Grondona lo desbordó con cierta facilidad, lo encerró contra su área y llegó al empate. Todo lo rescatable de la primera mitad se fue por la borda en la segunda. El azulgrana perdió la prolijidad, no pudo sostener la pelota y solito fue dejando venir al local.
El partido fue bastante difícil de mirar, incluso con la pasión del hincha y el deber de hacer una crónica. Debo confesar que vi partidos de administrativos contra inspectores y notificadores que me han parecido más divertidos que el de hoy.
Punto aparte ¿Quién fue el cráneo qué decidió que era una buena idea hacer jugar al local con su tradicional camiseta celeste con banda roja y al Ciclón con la camiseta blanca? El producto a veces toma decisiones desastrosas y después justifica que San Lorenzo no pueda usar su tradicional pantalón blanco con la camiseta azulgrana por cuestiones de confusión en cuanto a la imagen de la televisión. Ridículo, digno de un fútbol 5 con amigos donde para dar un pase le tenés que mirar tres veces la cara a tu compañero con la salvedad de que si hace calor al menos un equipo decide jugar en cuero.
La vuelta del 20 fue una caricia al alma, una especie de recordatorio de que hubo tiempos mejores en lo futbolístico y que sin dudas los va a volver a haber. Es lindo ver al ídolo pisarla, ordenar, HABLARLE AL ÁRBITRO (en un plantel que nos tiene acostumbrados a la falta de picardía), meter algunos pases que sólo se le ocurren a él.
Corrían 3’ cuando por la derecha se asociaron Uvita, Pittón y Palacios. El surgido de las inferiores metió un centro al segundo palo que Navas despejó cortita y Alexander Díaz intentó una pirueta sin ángulo que encontró la red del arco del lado que no vale.
Pasadito el cuarto de hora inicial San Lorenzo iba a materializar la mejor jugada colectiva del partido. Tocó con paciencia, con el sello de Ortigoza, desde la recuperación de Gaby Rojas en una disputa aérea. Fueron 13 toques del medio, hacia atrás y de atrás a la izquierda para terminar en centro de Bruno Pittón y entrada de Uvita Fernández a la altura del punto penal que definió con zurdazo raso al segundo palo venciendo a Sappa para poner la ventaja. Así el Ciclón con paciencia, siendo un equipo, tocando y encontrando espacios. Un golazo desde la construcción hasta la definición de Uvita que también tuvo una semana complicada pero en lugar de hacer berrinches se quedó para aguantar los trapos con sus compañeros y eso merecía premio.
Arsenal tuvo algún atisbo de reacción encadenando pases, alguna pelota parada y algún tiro de afuera que no generaron peligro. El partido se fue poniendo un poco hablado de parte de Ortigoza, Gordillo y algunos viejos conocidos de la casa como Alan Ruiz (un tipo con unas condiciones tremendas que nunca explotó producto de su inmadurez), el marciano Ortiz y Bottinelli.
Iban 32’ cuando Pittón volvió a salir de su banda y apareció por la derecha para recuperar y asociarse con Peruzzi, Uvita y Palacios. Otra vez el de las inferiores sacó un centro para la entrada de Alexander que despejó Antilef, el rebote lo ganó Peruzzi que metió un centro fallido que Díaz rebotó para Ortigoza en la puerta del área, éste la abrió para la subida de Rojas que amagó a desbordar, enganchó y sacó un remate con la derecha peligroso que quedó a mitad de camino entre tiro al arco y centro para Uvita.
A los 36’ iba a desbordar Díaz por la derecha, cuando se metía al área el lateral izquierdo Suárez le apoya el brazo en hombro, el juvenil siente el contacto y se tira. Pudo haberse cobrado como no, realmente era el típico penal que si te lo dan en contra con el VAR querés prender fuego la AFA, el Sadra y el colegio de árbitros y si te lo dan decís “eh pero lo toca”. No parece ser nada, el fútbol es un deporte de contacto. Desde mi punto de vista el juvenil azulgrana podía seguir en lugar de dejarse caer, el contacto no es fuerte como para frenarlo y desestabilizarlo; y para colmo por el medio entraban Uvita algo marcado y Pittón solo por el punto penal. En ésta pifió el pibe.
Así se iba el primer tiempo con la ventaja por la mínima y la esperanza de sostener el rendimiento en la segunda mitad.
En 10’ del segundo tiempo Arsenal iba a empezar a encontrar espacios en la estructura defensiva del equipo de Montero. Atorado por dos rivales Uvita iba a perder la pelota, Arsenal fue del medio hacia la izquierda y de la izquierda a derecha para la entrada del Marciano Ortiz en siete toques pero el ex San Lorenzo iba a definir muy feo. Ese fue el primer aviso serio de que el trámite del partido había cambiado. El Ciclón ya no tenía el mismo orden de la primera etapa, empezaba a dejar espacios y huecos que el equipo del viaducto podía aprovechar.
A los 12’ el ídolo que retornó esta tarde en la zona sur del conurbano bonaerense iba a sacar una pelota parada del medio para Rojas, éste se encontró con Pittón que con bastante fortuna salió con un lindo firulete para quedar con la cancha de frente, jugar de nuevo con su compañero de banda que metió un centro pasado y Palacios la remató desde la derecha bastante alta. Un buen movimiento colectivo del Ciclón que si bien había arrancado flojo la segunda mitad todavía exhalaba espasmos de lo sucedido en la primera parte.
El reloj marcaba 15´ y Arsenal seguía encontrando movimientos, asociaciones y subidas de los laterales que complicaban a San Lorenzo. Una buena jugada que terminó en un centro de Farioli al segundo palo y Peruzzi logró cerrar y evitar el empate cuando entraba por detrás suyo Alan Ruiz. De ese córner devino una jugada extraña, un rebote en el área que parecía que nadie podía sacar, un tumulto parecido al Sarmiento a la mañana yendo a Once, los empujones para subir a la línea B del subte en Dorrego o al colectivo cuando viene hasta la manija y parece que para subirte tenés que meterte una especie de scrum laboral. La jugada parecía un flipper. Pero al lograr cortar salió de contra a toda velocidad Gaby Rojas que cruzó el medio, llegó a tres cuartos y no se entendió con Alexander Díaz desaprovechando una oportunidad inmejorable de liquidar el partido en plena bajada de rendimiento azulgrana. Pudo ser un mazazo para las aspiraciones del conjunto local.
Los cambios de Montero lejos de servir para el reordenamiento del equipo tuvieron el efecto contrario, la salida de un cansado Ortigoza y el ingreso de Rodríguez buscó acomodar el medio y con eso el retroceso pero obtuvo todo lo contrario. El equipo azulgrana se terminó de desordenar, terminó de perder la línea que ya venía perdiendo desde el arranque del segundo tiempo. Reflexiono esto a título meramente personal: estoy harto del Torito Rodríguez, no sé si jugó tan mal partido pero salta al campo y enseguida te empatan, prefiero que juegue Sabella o Rosané, que en última instancia son jugadores surgidos del club.
Cuando no aprovechas las señales que el partido te da lo más probable es que pronto la termines yendo a buscar adentro. Tan cruel es este deporte que a los 23’ tras un centro de Farioli desde el tiro de esquina, Carabajal le iba a ganar en la puerta del área chica en la cancha de arriba al mismo Gaby Rojas. El lateral saltó poquito, el central le ganó y con un cabezazo al primer palo iba a poner el 1-1. Para agregar el equipo de Boedo tenía un jugador en ese palo y la pelota igual tuvo destino de red.
En los minutos siguientes Arsenal pareció estar mejor en el partido. San Lorenzo esperaba alguna asociación que lo pueda poner a algún delantero cara a cara con Sappa y recuperar la delantera en el marcador. Poco más pasó, esa asociación no llegó y el local no supo acelerar para llevarse la victoria. Cuando iban 43’ fueron expulsados Carabajal y Rojas en una disputa infantil que ya venía de prácticamente todas las pelotas paradas del partido. El de Arsenal saltó con la pierna arriba como si fuera un karateka con la excusa de buscar la pelota pero de manera muy peligrosa para la integridad física del rival, rozó a Rojas en la frente que al ver al defensor local en el piso se calentó de manera bastante tonta y le tiró una patadita flojita como para marcar presencia cuando el central estaba en el piso. Resultado: Segunda amarilla para Carabajal y expulsión directa para el lateral izquierdo del Ciclón. Sé que esta no suele ser la línea que mantenemos en la página pero basta de que los jugadores sean malevos y guapos dentro del campo de juego agrediéndose, si realmente tienen ganas de pelearse háganlo en los pasillos, en los vestuarios y no se hagan los picantes para las cámaras. Es ridículo y podés dejar a tu equipo con uno menos ¿Ganando qué?
Se fue la primer fecha para San Lorenzo, en una previa complicada y sin sus figuras empató contra los suplentes de Arsenal. Pudo ser mejor, pudo ser peor, esto recién comienza ojalá mejore porque va a ser necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *