A la altura

5/Nov/21

Las Santitas hicieron su debut en la Copa Libertadores de América. Un estadio similar al de Arsenal de Sarandí llamado Arsenio Erico en el Barrio Obrero de Asunción fue el escenario del choque con Corinthians de Sao Paulo. Fue derrota por 2-0 con goles de Erika Dos Santos y Yasmin.
La excursión a tierras guaraníes tenía de arranque una parada brava frente al Timao que es de las máximas candidatas a quedarse con el título. La versión femenina del Corinthians cuenta en sus vitrinas con 2 Copa Libertadores las cuales logró ganar en 2017 y 2019. En términos más generales de 12 ediciones de la Copa, los equipos brasileños se quedaron con 9.
El técnico azulgrana, Nico Basualdo, pensó en varios cambios tácticos y de nombre para emparejar el enfrentamiento. En los papeles las brasileñas están un escalón arriba y vamos a enumerar los porqué más adelante. La transmisión oficial ordenó a las jugadoras en un 4-3-3 que no se condijo con lo que luego se vio en la cancha donde Sindy Ramírez ocupó un lugar en la defensa cuando en la gráfica parecía arrancar desde el eje central del mediocampo. En el fondo 3 centrales acompañadas de 2 laterales, en el medio las habituales wines ocupando un rol defensivo, Maricel Pereyra de volante central, Nicole Hain un poco más adelante y al costado intentando hacer las veces de enganche y Eli Medina de 9. Así las once fueron: Vanina Correa; Ceci López, Gisel Vidal, Sindy Ramírez, Flor Salazar, Flor Coronel; Sabina Coronel, Maricel Pereyra, Débora Molina; Nicole Hain y Eliana Medina. Por su parte las paulistas formaron con: Kemelli; Kati F, Campiolo, Erika, Yasmin; C. Portilho, Dianu, G. Zanotti, Tamires; Victoria A. y Adriana S dirigidas por Arthur Elías.
El comienzo del partido confirmó una diferencia de posturas. Mientras las brasileñas presionaron alto sin dejar salir del fondo, Las Santitas en ataque fueron un equipo largo que casi no generó peligro. Está claro que hay una diferencia en funcionamiento, orden táctico, inversión de dinero, infraestructura y eso se vio plasmado en el terreno de juego. Las brasileñas parecían moverse a otra velocidad en un juego bastante más rápido producto de un orden táctico más aceitado, y también de otros sueldos que permiten dedicarse de otra manera a la profesión, de hecho en 2017 CONMEBOL y la CBF firmaron un convenio que exige que cada equipo brasileño masculino tenga un par femenino profesional si quieren disputar la Copa Libertadores. Los sueldos que perciben quienes integran ambas selecciones brasileñas están igualados. Esto no deja de ser poco más que un gesto porque sabemos que en las selecciones masculinas no se juega por la plata porque la misma está en los clubes pero el gesto existe. De más está decir que la situación económica y estructural brasileña es otra y que incluso se empieza a notar también en el fútbol masculino donde desde hace un par de años monopolizan las finales de copa como en la primera mitad de la década pasada cuando un equipo azulgrana les cortó la fiesta en aquel hermoso 2014.
Las de Boedo lograron empantanar el partido y complicarle el ingreso al área al Timao que si bien contó con dos jugadas claras previo al primer gol, no le encontraban la vuelta a un equipo que defendía de manera compacta casi adentro del área. Cuando parecía que llegábamos a un oasis en el cual poder refrescarnos para afrontar de otra manera los siguientes 45’, Erika tras un centro que le bajaron de manera perfecta puso el 1-0 faltando 2 minutos para el final de la etapa inicial. Promediando la segunda etapa bajo un intenso calor Yasmin metió un centro que tuvo destino de arco, Vanina Correa intentó un manotazo pero la pelota pegó en el palo y se coló para poner el segundo. Una victoria justa del elenco paulista y unas Santitas que metieron mucha garra y coraje, lograron por momentos hacer que las diferencias no fueran tan notorias pero claramente se vieron superadas.
En el segundo turno del grupo Nacional le ganó 3-0 a Capiatá, obligando a las nuestras a tener que ganar el domingo frente a uno de los conjuntos locales cuando a las 19:45 se enfrenten por la segunda fecha. Luego deberá enfrentar a sus pares uruguayas de Nacional el miércoles que viene a las 19:45. Esto recién empieza y el golpe fue lógico, ahora queda jugar mano a mano antes dos rivales que están a un nivel similar, Las Santitas pueden, lo han demostrado un montón de veces. Si ganan el domingo el miércoles tendremos una final ¿Cómo no tenerles fé?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *