De pirueta a la ilusión

7/Nov/21

En la jornada del domingo cuando el Sol caía sobre Buenos Aires y Asunción, Las Santitas ganaron un partido clave, sufrido, disputado y chivísimo por 1-0 frente a Deportivo Capiatá. Con la victoria logran el primer triunfo en esta edición de la Copa Libertadores. La uruguaya Sindy Ramírez fue la autora del gol que enciende la ilusión de cara al miércoles donde se define todo frente a Nacional de Montevideo desde las 19:45hs.
La superposición horaria del final del partido del equipo masculino frente a su par de Vélez y el comienzo del duelo copero femenino me obligó a tratar de disociar un ojo del otro para observar ambos cotejos y la derrota en Liniers me dejó unas anteojeras un tanto pesimistas para ver el otro partido. Las Santitas tenían la obligación de ganar para llegar con chances al cierre del grupo, del otro lado el equipo paraguayo tenía la misma obligación, ambos conjuntos acarreaban una derrota en su primera presentación lo que no daba lugar a ninguna especulación. Más temprano Corinthians había hecho lo suyo goleando 5-1 a Nacional, abriendo la puerta para quien ganara en el atardecer guaraní.
El conjunto dirigido por Nico Basualdo tuvo otra fisonomía. Las once fueron: Alicia Bobadilla; Ceci López, Gisel Vidal, Sindy Ramírez, Flor Coronel; Naila Imbachi, Maricel Pereyra; Rocío Vázquez, Eliana Medina, Débora Molina y Nicole Hain. Por su parte el conjunto dirigido por Nelson Basualdo paró a: A. González; N. Genes, T. Riso, E. González, L. Cristaldo; T. Espínola, J. González, D. Cortaza, A. Martínez; G. Ávila y L. Peña. Duelo táctico de tocayos de apellido.
Las Santitas intentaron presionar arriba de arranque para ahogar y recuperar lo más arriba posible con un rival desplegándose para salir. Esta voracidad iba a jugar una mala pasada cuando antes de los 5’ Ramona Martínez salió de contra y definió con un tiro mordido contra Bobadilla que la llegó a rozar pero el peligro se mantuvo al acecho porque entraba por el otro palo Liz Peña pero Flor Coronel pudo anticiparla y la arquera volvió rápido para retener el peligro. Entre los 22’ y 24’ San Lorenzo contó con tres pelotas paradas para meter a su rival en el área pero no prosperaron. Así se fue un primer tiempo bastante trabado y con mucho roce.
El segundo tiempo iba a seguir en la misma tesitura. Cuando iban 13’ Bobadilla salió un poco lejos sobre el costado derecho de la defensa siendo anticipada por Liz Peña que metió un buen centro al área chica que Espínola cabeceó afuera cuando la golera volvía. Zafaban las nuestras.
En 32 minutos iba a llegar la jugada del partido. Chamy Coronel la metió al área, Gisel Vidal la peinó y Sindy Ramírez ensayó una acrobacia, una pirueta a la ilusión y cayéndose conectó de zurda una pelota que cayó por encima de la arquera González y se metió en el segundo palo para subirse al marcador como el gol de la victoria azulgrana. La uruguaya se paró en la segunda jugada como delantera goleadora como en la final con Boca que se cargó al hombro la responsabilidad, se puso la capa y se volvió a vestirse de heroína.
Cuando corrían 38’ en una pelota sobre un costado González le dejó la pierna arriba de manera innecesaria a Eliana Medina, Macarena Sánchez se enojó, la increpó y el partido se terminó de picar. Empujones, insultos, gente separando. Parecía la salida de algún boliche del conurbano (nunca fui muy de boliche pero militaba en una casa cultural en San Martín y cuando nos quedábamos de joda, escabiando hasta que no diera más y hubiera que desayunar salíamos con algo de morbo por la zona de la plaza y veíamos escenas similares pero con menos equilibrio) La defensora paraguaya vió la roja. Las Santitas intentaron un gol más que las dejara en una posición más cómoda de cara al duelo definitorio del miércoles para la clasificación a cuartos de final pero el partido terminó con la diferencia mínima.
El miércoles el choque con Nacional define quien pasa y quien se queda. Es un partido bien copero a matar o morir entre un equipo argentino y otro uruguayo, casi como una Copa Libertadores de los años 70. Las cuentas son claras: San Lorenzo debe ganar para clasificar porque pese a estar igualadas con sus pares uruguayas en puntos y diferencia de goles, el conjunto oriental cuenta con más goles a favor producto de la goleada a Capiatá en la fecha inicial. El miércoles desde las 19:45 juegan por el pasaje a la siguiente fase. Para dejar en claro: ambos equipos suman 3 puntos y diferencia de gol de -1, pero San Lorenzo cuenta con 1 gol a favor mientras que las uruguayas con 3 lo que les da una lucecita de ventaja de cara a la definición. No queda otra que ganar. Las Santitas saben de jugar finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *