Ni ganando

14/Dic/21

San Lorenzo despidió otra campaña que ni siquiera califica como mediocre. Directamente fue mala y pudo ser catastrófica sin el sprint de las últimas fechas.
Nada hace suponer que lo que viene será diferente: sin técnico y con un póker de rechazos a cuestas. Con la notable mezquindad de no ir a buscar a Gorosito porque es amigo de tal y no de cual.
San Lorenzo recibió a Newell´s y le ganó. Levantó dos veces un partido, lo cual sin dudas podría ser noticia. En medio de una catarata de puteadas logró empatarlo y hasta hizo una buena jugada para meter el tercero. Luego, con dos hombres más (hasta la expulsión de Sabella), terminó colgado del travesaño.
Fue un 3 a 2 raro. A los 5 minutos entre Fernández Mercau y Rosané perdieron una pelota tonta por izquierda que propició un ataque rápido de la visita. Zapata esperó todo lo que pudo, tanto que no opuso resistencia cuando lo encararon, tiraron el centro y entró un chiquito de nombre González a poner el 1 a 0.
Aquellos que están yendo a la cancha solamente a putear tuvieron lo que necesitaban. Podían chiflar a Zapata, a Di Santo, a Tinelli y a Lammens.
Como si ganar o perder fuera todo lo mismo.
A los 17 Bittolo insultó al lineman y lo echaron dejando a Newell´s con uno menos. Hubo un penalazo a Uvita a los 32 que, igual que el otro día con el rojo, parecía que no nos querían cobrar. La evidencia en el rostro de Fernández habló por si sola o ¿Hay un VAR de facto en Argentina? Ortigoza fue y la puso al ángulo.
Apenas unos minutos después nos hacen un gol tontísimo, con un hombre más. Un centro feo, que se desvía, que nadie saca y que Fernández logra conectar desde el borde del área. En el descuento y mientras puteaban a Lammens sin parar, vaya paradoja, gran pase de Ortigoza para Pocho, centro a Zapata: la baja y aparece el resistido Di Santo para empatarlo cuando se moría el primer tiempo.
Apenas al minuto y medio Di Santo conectó otro centro de Cerutti y puso cifras definitivas. Bajo un mar de puteadas, el lungo de sueldo europeo, se despachó con dos goles importantes. Lo que siguió fue mediocre y si bien San Lorenzo tuvo chances de ampliar la ventaja, no logró terminar cómodo en el partido. Ni siquiera cuando Newell´s se quedó con 9. Al final y para ponerle emoción, Sabella se hizo echar tontamente.
El ciclo Montero fue muy malo, con Monarriz la cosa mejoró un poco. San Lorenzo tuvo pasajes en este campeonato donde ni siquiera dio la talla para competir. El punto más bajo fue sin dudas la visita a Unión y los partidos siguientes. Comenzó el campeonato con Ramírez y los Romero y terminó sin los 3. Comenzó el campeonato aspirando a entrar a una copa y terminó aspirando a no salir último.
Sabemos que los jugadores no están a la altura. Sabemos que muchos dirigentes no están a la altura y que aún hoy, en este berenjenal, siguen con la mezquindad y la soberbia de tomar decisiones entre cuatro paredes. Aún cuando no pegan una hace un buen rato.
La gente está impaciente y tiene sus razones. Ojalá esa mística de apoyar en las buenas y en las malas mucho más, no sea simplemente un pasaje de una canción y se convierta en una realidad efectiva. Estamos mal, pero acostumbrados. Como diría Inodoro Pereyra. Tanto que ni ganando se nos va la preocupación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *