Locura extrema

22/Feb/22

El fútbol le regaló a los neutrales una noche maravillosa. San Lorenzo perdió con Defensa y Justicia 3 a 4. Pudimos ser vapuleados, pudimos ser heroicos y quizás fuimos dignos.

La visita tardó 7 minutos en convertir. Hizo una jugada de pizarrón, desde la izquierda, para que Pizzini bien abierto por derecha centre hacia Bou. Lo extraño de la jugada fue que Braida terminó cerrando al centrodelantero visitante. Cabezazo fuerte y 1 a 0. El 2do, en cambio, fue de derecha a izquierda, moviendo y moviendo la pelota. De derecha a izquierda y frente al fallo de Peruzzi, y el de Zapata, de nuevo a la derecha. Iban sólo 28 minutos. Mano a mano de Menentiel y adentro. Para el 3ero directamente sacó el arquero y la tocaron todos. De un lado al otro. Gol de Rotondi. Iban 2 minutos del complemento.

Daba la sensación de que la estrategia de presionar a Defensa y Justicia en un campo tan grande como el nuestro, con un equipo en formación como el nuestro, no fue un acierto. No entiendo por qué tenemos un campo de juego del tamaño del Camp Nou si sólo tenemos del Barcelona el color de la camiseta. Espero que algún iluminado mande a acortar el campo, en los costados y en el largo. Creería que es más importante incluso que encontrar un buen funcionamiento. O al menos una solución más fácil de conseguir. Todo era horror y desesperanza y se lesionó Nico Fernandez Mercau (esguince). Iban 53 minutos cuando entró Martegani y el fútbol hizo su magia. Apenas dos minutos después el zurdo encontró una pelota en la medialuna, se perfiló para su derecha y pateó fuerte consiguiendo el descuento. En la jugada siguiente mandó un tiro libre directo a la cabeza de Zapata. El 2-3 elevó las pulsaciones y le dio rating a la noche. Quedaba media hora.

Defensa sintió el golpe y San Lorenzo lo fue a buscar empujado por su gente. A esa altura no importaba el dominio total de la visita, los troglioditas estábamos en partido. La catástrofe le dio lugar a la ilusión. No duró demasiado porque Defensa en cada córner amenazaba con el cuarto. El pito sonó cuando el joven Silva (entró por el lesionado Luján) manoteó una pelota fuera del área. Sin embargo, fue penal. Gran aparición de Torrico para atajarlo. Por decantación llegó el cuarto tras una sucesión de toques y una potente definición de Pizzini. Iban 35 del segundo tiempo.

La lógica dice que un equipo que hace poco fue campeón de la Sudamericana, que es en cada semana un poco mejor que en la anterior, que sostiene una coherencia en el tiempo, que sabe a lo que juega iba a ganarle fácilmente a un equipo como San Lorenzo, peor que en la temporada pasada, en perpetua formación, sitiado por sus propias inseguridades, con una calesita de técnicos en su haber. El fútbol no entiende de lógica y allí fuimos y conseguimos el 3-4 luego de una carambola exótica en una pelota parada con gol en contra de Soto incluido.

Para colmo de locuras sobre la hora Centurión tuvo en sus pies el empate, casi en el área chica y Unsain se lo impidió. La fuerza y la suerte empañan un poco el vidrio. San Lorenzo pudo hacer sido goleado, pero mostró coraje y peleó el partido. Eso es una buena noticia. Martegani es una buena noticia. El aliento de la hinchada es una buena noticia. Poquísimo de Centurion y de Braida. Flojos Zapata, Peruzzi y Uvita. Inofensivo Bareiro. Era previsible luego de ver el fixture y el plantel con el que contamos, que la cosa era complicada para nuestras aspiraciones y, aun así, no deja de doler ver a San Lorenzo

con apenas un punto de nueve. Troglio necesita tiempo y es un tipo inteligente. Ojalá logre enderezar este barco que flota en aguas revueltas. No la tiene nada fácil. Algún técnico, alguna vez, vamos a tener que bancar.

2 opiniones en “Locura extrema”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *