¡Por fin una!

13/Mar/22

¡Ganó San Lorenzo carajo! ¡Sí, por fin ganó el Ciclón! Tuvimos que llegar a la sexta fecha para ver al azulgrana sumar de a 3. Victoria 1-0 frente a Talleres en el estadio Mario Kempes con gol de Gordillo a los 35´ del primer tiempo tras una buena avivada de Ezequiel Cerutti. De cara al clásico del sábado que viene el conjunto de Pedro Troglio corta una seguidilla negrísima y aunque un buen resultado no es una chispa que ilumina la oscuridad, sí permite encarar desde otro lugar lo que resta.

La tierra del cuarteto, el fernet, las sierras y un larguísimo etcétera (positivo y también negativo) fue testigo del final de más de una racha. La primera (y más obvia) la victoria que inaugura el casillero de partidos ganados en este 2022, en segundo orden el Ciclón corta una racha de 6 partidos sin victorias ante Talleres (la última en el año 2003) y por último volvió a ganar en ese estadio, resultado que no se conseguía desde la goleada 4-0 a Boca de la Supercopa 2016.

El partido en sí fue parejo, tal vez el local comenzó un poco mejor pero luego San Lorenzo lo emparejó y empezó a ejercer un tímido dominio, sufriendo mucho cuando lo atacaron por su flanco izquierdo y con una propuesta de ataque directo sin mucha elaboración, lo mejor del fútbol asociado azulgrana salió de los pies de Martegani que en un equipo sin muchas certezas demuestra fútbol y ganas. En términos individuales Ricardo Centurión fue de lo mejor, las pidió todas, gambeteó, encaró, consiguió faltas, cargó de amarillas a la defensa rival y jugó su mejor partido en su estancia en la institución. Buen rendimiento de un sacrificado Uvita Fernández ubicado en el ojo de la tormenta tras el penal errado frente a River. También fue destacable el andar de Ezequiel Cerutti que tuvo un gran primer tiempo, incansable y cuyo instante de lucidez fue clave para ganar el partido.

Es necesario comentar la jugada del gol porque escapa de la media malísima del Ciclón en los últimos años, no por la estética, ni por lo táctico, ni por la ejecución sino por algo mucho más simple y primordial. Cerutti encontró una pelota al lado de la línea y decidió jugar rápido para aprovechar la siesta del conjunto local, Uvita que fue hasta el fondo y metió un centro atrás que Gordillo aprovechó para festejar. San Lorenzo hizo un gol de una avivada después de años, un gol de velocidad mental y de estar metido en el partido en lugar de transitar el mismo de manera ascética.

En el segundo tiempo Talleres mejoró de arranque pero San Lorenzo supo capear el momento y volver a dominar, incluso tuvo posibilidades para ampliar la ventaja en los pies de Uvita, Braida y Blandi, esta última tras una jugada de papi fútbol de Ortigoza que entró al área a pura gambeta. Ganó bien San Lorenzo, jugó mejor y fue superior a su rival, no jugó un partido perfecto y debe mejorar un montón de cosas pero ganó, nos sacó una sonrisa en medio del caos dibujando una mueca de alegría en el medio de la desesperanza.

Así como tres derrotas no pueden apresurar decisiones en épocas de lógica impaciencia tras años de malos resultados y de un club que se caracteriza por entregar una mala noticia por día, una victoria por más necesaria y aliviadora que sea no te saca de un presente penoso en lo económico e institucional que se reflejan en lo deportivo (el fútbol masculino, la actividad más importante que tiene el club). San Lorenzo está mal, lleva muchos años mal, el clima es áspero y el problema no es futbolístico porque eso se soluciona relativamente fácil contratando alguien que sepa y cuyo oficio sea ver fútbol y no otros negocios, comercios o profesiones (¿Quién fue la mala persona qué les dijo qué sabían de este deporte?). Lo importante es construir para adelante sin olvidar la grandeza del club, la grandeza de la hinchada y que la misma no es un documento pétreo sino que hay que revalidarla todo el tiempo, no se puede vivir de la nostalgia, no se puede vivir del pasado, la vida es presente constante y entre otras cosas que necesita el club, en lo deportivo será importante empezar a revalidar la Historia el sábado en el clásico. El sábado hay que ganar como sea, cueste lo que cueste y empezar a construir tiempos mejores, a la altura de los colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *