VAReiro

28/Jun/22

San Lorenzo volvió a empatar como local contra Tigre 1 a 1 y sigue sumando puntos en este incipiente y vertiginoso torneo.

El partido no era fácil, Tigre es el reciente subcampeón argentino, tiene un equipo armado y ordenado y debía recuperarse de las últimas dos derrotas sufridas en este torneo. San Lorenzo salió a la cancha como viene hace años, con algún inconveniente previo más allá del juego. En este capítulo, dos jugadores que vienen siendo claves como Cerruti y Martegani, no fueron parte de los 11 titulares. El primero, un veterano que mejoro muchísimo en los últimos partidos, que le da juego y velocidad al ataque azulgrana; y que se lesiono luego de renovar su contrato. El segundo, un juvenil que promete, que da esperanza en el juego del Ciclón, y que decide no jugar para cuidarse de una lesión por una posible venta. Si cambiamos los nombres y las fechas, esto podría haber pasado en el 2018, 2021 o en el alguno de los últimos años. Lo que demuestra que se necesitan cambios profundos en San Lorenzo. Hay que decir, que esta suerte de pesadilla repetitiva, no solo no le sirvió a nuestro club, sino que también termino siendo un problema para los jugadores. Sobre todo, para los chicos que se apuran en conseguir un representante, irse a otro país y mirar desde el banco de suplentes las segundas o terceras ligas de Europa.

Yendo al juego, el Gallego Insua tuvo que volver a rearmar al equipo titular. En este caso, Batalla fue al arco, Gattoni, Lujan, James conformaron una línea de tres que se convierte en cinco cuando retroceden Giay y Mercau. En el medio Elias y Rosane fueron patrones de la cancha. Y arriba Braida, Bareiro y Leguizamón intentaron ser el frente de ataque.

El primer tiempo fue ordenado. Pero Legizamon y Braida no pudieron hacer diferencia por sus costados y aunque Mercau y Giay llevaron en varias oportunidades el balon hasta tres cuartos de cancha, los dos delanteros no se sacaron nunca a un defensor de encima. Rosané y Elías tuvieron un buen partido, y el visitante casi no conto con jugadas de gol. Pero luego del cambio de árbitro, cuando este tuvo que salir lesionado, Tigre encontró mal parado el costado derecho de la defensa del Ciclón y logro abrir el marcador. Nadie quiso tocar a Facundo Colido, que fue pasando camisetas azulgranas, abrió para el lateral derecho Blondel, este engancho y la mando a guardar al palo más lejano del ahora titular Batalla. El Ciclón no había hecho mucho para gritar gol, pero tampoco merecía irse perdiendo al entretiempo.

Luego de eso, con más empuje que otra cosa, los juveniles fueron a buscar el partido. De dos pelotas paradas San Lorenzo casi tuvo el empate. Primero un cabezazo desde lejos de James que cruzo toda el área y se fue cerca del palo de Roffo. Después, una pirueta extraña de Gattoni, que capto un mal despeje de un corner, pero que el arquero visitante logro agarrar en el aire. Desde la tribuna bajo un “vamos, vamos los pibes”, y la demostración de que comprar cualquier cosa en los mercados de pases es menos eficiente que apostar a los juveniles del club, es cada día más empírica.

Para el segundo tiempo, Insua sacó a Braida (que para ser buenos vamos a decir: de mal presente futbolístico) y lo mando al Perrito Barrios (si, este es el banco de suplentes que tenemos). Al rato, y en un cambio un poco extraño, ya que Rosane venía jugando muy bien, el Gallego lo sacó y puso al juvenil Sequeira. Este último cambio no tuvo el efecto esperado. El juvenil que viene teniendo un gran desempeño en la reserva del Pipi Romagnoli tuvo un flojo partido y no pudo demostrar nada de lo que tiene como promesa. Sin embargo, el Perrito Barrios si fue más determinante y cuando jugo por el medio pudo habilitar y darle mucho más aire a Leguizamón para que desbordara.

En uno de esos desbordes, al cual nos está mal acostumbrando el juvenil Legui, llego un centro malo, pero que Bareiro fue a buscar de espaldas y el defensor de Tigre que lo marcaba llego tarde y nos regaló un penal. El 9 del Ciclón, entre otras tantas de las falencias técnicas que tiene, suma la de exagerar hasta las faltas que son cobrables solo con tirarse al piso. Esto hizo dudar al cuatro arbitro (ahora titular) quien no cobro primero la falta, pero que luego con el VAR determino el tiro desde los 12 pasos. Hay que reconocer, que la herramienta tecnología nos está salvando de varios de los errores que los árbitros tienen cuando dirigen a San Lorenzo. Si contamos, son 3 los penales cobrados desde Ezeiza, más una roja que le des-sacaron a Gattoni en Rosario hace unas fechas.

Fue Bareiro, el ahora goleador del TORNEO, el encargado de cambiar penal por gol y poner a San Lorenzo 1-1. Las estadísticas de Bareiro hablan de lo poco precisas que son en muchas ocasiones este tipo de herramientas para analizar la realidad. Las mismas señalan que los tres remates que Adam acertó al arco en este torneo fueron gol. Lo que no dicen, es que dos fueron de penal y el tercero de cabeza. Es decir, que tenemos un delantero goleador que no remato una sola vez al arco (inserte sticker del Chiqui Tapia, “no trates de entenderla, disfrútala”).

Con el empate el partido se rompió un poco, pero las llegadas de gol siguieron faltando. Tigre tuvo dos remates desde afuera del área entrando por derecha que se fueron muy cerca del caño izquierdo de Batalla. El segundo, fue una buena jugada colectiva y levanto por los aires la botellita de agua que deja el arquero del Ciclón pegada al palo del arco. El Ciclón tuvo una buena que termino con un remate por el centro del área del Perrito Barrios, pero fue al cuerpo de Roffo.

El San Lorenzo de Insua no termino sufriendo ni atacando, convencido de que es mejor tener pájaro en mano. Para destacar: el segundo tiempo de Elías solo como volante central recuperando y siendo efectivo con los pases. Además, Mercau volvió a demostrar su calidad y jugó un gran partido, al igual que Giay por el otro costado, quien corrió toda la banda derecha y aporto con el juego. Si en este equipo entra bien Maroni y Martegani se termina quedando, San Lorenzo podría tener un buen torneo. Mientras tanto, sumar siempre viene bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *