Partido raro ganó San Lorenzo. Un primer tiempo para el olvido y un segundo tiempo bastante más decente, sin haber sido la gran cosa. Qué manera de desorientarme este equipo. Cuando estoy a punto de tomar una decisión irrevocable, pasa algo que desmorona toda mi estructura teórica. Ponele, Reniero: si hubiera escrito esta crónica durante el entre tiempo, no hubiera vacilado en afirmar que ese muchacho no tiene que vestir nunca más la bonita camiseta azul y roja. Que se vaya a trotar a los bosques de Palermo o que haga cinta en un gym mientras mira el programa de Mariana Fabbiani, pero que no nos joda más a nosotros. Y después resulta que mete un segundo tiempo aceptable, a tono con la levantada grupal, juega criteriosamente algunas pelotas y logra que uno se ponga a pensar “ok, ahora sí, está recuperando la confianza”. No sé. Me declaro incompetente. 

Es como que lo queremos bancar, porque sabemos que tiene potencial, pero no sabemos dónde carajo ponerlo. Y no sé por qué intuyo que los dts no deben estar muy lejos de esta sensación del hincha. Es como Massa: lo queremos adentro aunque no sepamos qué hacer con él. De 9 ya sabemos que no va, porque hay otros jugadores para ese puesto; atrás del 9 creemos que podría andar pero nunca lo ponen ahí, y por la punta no le rinde al juego que quiere Pizzi. El Pochito, incluso con la visión obstaculizada por el balde que tiene en la cabeza, le puede ser más útil al equipo, a la hora de desbordar y a la hora de presionar la salida del rival. 

La presión de San Lorenzo no es nada. Es insignificante. Se manda uno a cubrir un poquito y por ahí se acerca otro pero con menos convicción que votante de Lavagna -perdón, es que se acercan las PASO-. Ya sé, ya sé, “esto es San Lorenzo”, “váyanse a hacer política a otra parte”. En fin. Vuelvo a la presión absurda que ejerce nuestro equipo sobre la salida del rival: lo veíamos a Pizzi mover los brazos como si fuera José Meolans, tratando de que sus delanteros hagan eso de atorar la defensa contraria como si fueran algo más que anfibios. Pero, yo siento eso: que les cuesta levantar las patas a nuestros muchachos. Anoche vi un rato del primer tiempo de Vélez vs Racing: eso es presionar, lo que hacen los pibes de Vélez; no solo van sobre la pelota para que la salida ajena se vuelva incómoda, sino que lo hacen en bloque y con inteligencia, anticipándose al pase que está por hacer el otro. Lo nuestro, por ahora, se desvanece en una intención y en las brazadas locas de Juan Antonio. Quizá en las prácticas les salga bien, vaya uno a saber.

Durante la primera etapa y algunos cuantos minutos de la segunda, el fantasma de Almirón merodeaba en mi cabeza. Ese avance al trotecito, esa colectiva falta de convencimiento, la sensación de preferir dormirse una siesta antes que seguir mirando ese bodrio. Todo eso, claro, sin ponerse a pensar en el salario de los jugadores. Hay dos cosas en las que no es aconsejable pensar demasiado: en la muerte y en lo que cobran los futbolistas.

Una cosa que parece una pavada pero que me parece que no lo es: cada vez que hace un cambio, Pizzi abraza al jugador que sale y tiene un breve intercambio con él. Almirón ni los miraba: les pasaban por al lado y él siempre con su postura parca. Qué sé yo. Para mí habla de otro tipo de relación entre cuerpo técnico y jugadores: una sobre la cual debe ser más fácil construir. Por último, creo que tendría que decir algo sobre el cambio de Vergini por el Perrito. Lo voy a decir: a mí me gustó. Había que defender el resultado y se defendió. Nos metimos todos atrás y nos trajimos los tres puntos. Corta la bocha. Lo banco al dt. Tampoco es que se hizo a los 20 del segundo tiempo. Se hizo para aguantar los últimos embates triperos, sabiéndolos inevitables. “La mejor defensa es el ataque”: bueno, a veces no se puede, por más que se desgarren las vestiduras los troskos que nunca tocaron un balón.

6 de 6. Lo bueno de haber quedado afuera de la copa, es que nos vamos a olvidar rápidamente de la tabla de los descensos. Igual, pienso en el partido del otro día y me pongo a llorar.