En La Soriano Radio entrevistamos a nuestra compañera Nuria Escobar, integrante de la agrupación, que contó qué pasó con el pañuelazo que iba a realizarse antes del partido contra Central Córdoba.

 

“Varias agrupaciones del mundo San Lorenzo organizamos esto ante una situación que viene pasando hace varios meses y empezó a recrudecer este año. La policía en el control nos hostigaba por llevar el pañuelo verde y a muchas otras las obligaba violentamente a sacarlo en las afueras del estadio”, advirtió Nuria.

 

Enfatizó que como la situación empeoró este año, sucediendo lo mismo en todos los accesos al estadio (Popular, Sur, Norte), “nos juntamos todas y pensamos en hacer un pañuelazo que consistía en sacar una foto previo comienzo al partido en uno de los murales que está debajo de la popular” porque “entendemos que no hay ninguna cuestión de seguridad que nos impida ingresar con el pañuelo a la cancha”.

 

Valoró Nuria que se trata de “una cuestión arbitraria que tiene que ver con coartar nuestra libertad de expresión. Nos parecía importante poder visibilizarlo porque queremos ingresar con el pañuelo como vamos a la facultad, trabajo, escuela”.

 

Acerca de la suspensión del pañuelazo, contó en La Soriano Radio que debieron suspenderlo porque recibieron amenazas en las redes sociales. “Primero eran solo comentarios el día que se lanzó el flyer” pero al día siguiente “empezaron a llegar amenazas más concretas como irnos a buscar en el lugar donde nosotras habíamos puesto como punto de encuentro”, remarcó. Y agregó que siguieron evaluando si seguir adelante.

 

Sin embargo, al final del día “nos dimos cuenta que, al no poder garantizar nuestra seguridad, ni la de las compañeras que iban a asistir y nadie podía garantizar nuestra seguridad era mejor no hacerlo”, lamentó Nuria.

 

Camila Serrao, también compañera de la agrupación, agregó en La Soriano Radio que antes del partido contra Argentinos Juniors jugó el equipo de fútbol femenino el clásico contra Huracán en el Pedro Bidegain. “Quise entrar con el pañuelo verde, eran las 5 de la tarde y no había nadie aún en la cancha y una policía me dijo que no podía entrar con él porque podía provocar a otra socia y se podía armar lío”, relató; y aclaró que en ese momento tenía algunos problemas de salud que “le permitían a la señora darse cuenta que no me iba a pelear con nadie”.

A ello sumó que “en la Norte nos encontramos con un señor (abogado) que nos preguntó qué pasó con el pañuelazo y luego nos dijo que nos iba a poner una cautelar porque es un lugar privado y se necesita autorización del club para hacerlo”.

 

Según aclaró Camila, “no existe una figura legal donde se enmarque esa cautelar, no es que se iba a parar el partido o el pañuelazo se iba a hacer dentro del terreno de juego. Era un grupo de hinchas que se iba a sacar una foto y fin. De hecho también hubo problemas porque no dejaron ingresar gente con la remera de ‘Sí a la ley de rezonificación’ y eso también era algo que se reivindicaba con el pañuelazo”.

 

Mariana Cahn subrayó en el programa que “lo que se está discutiendo en definitiva más allá del aborto o la rezonificación, es que la policía se toma atribuciones sobre nuestros cuerpos y sobre con qué podemos entrar o no a la cancha”.

 

Luego enfatizó: “hablan de una resolución, que es lo que le dicen a las compañeras mientras las violentan. Cuando estás entrando a la cancha entre entrar o ser golpeada, nadie se va a poner a pedirles el número de resolución. Se escudan en que existe una cuestión protocolar que no se puede entrar con banderas políticas a la cancha y ahí sí entienden que la discusión del aborto es una cuestión política para poder sacárnoslo (después suelen decir que es una moda y etc.) que tampoco es legal y no resistiría un debate serio y técnico sobre el tema”.

 

Finalmente, Nuria resaltó la sororidad, que va más allá de las camisetas.  “Hubo muestras de solidaridad de otras agrupaciones. Las compañeras de Pincha feminista se sacaron una foto, las compañeras de Huracán feminista se organizaron para mandarnos un mensaje. Las compañeras de Vélez del área de género que se solidarizaron con mensajes”.

En suma, las compañeras de La Soriano remarcaron que van a seguir “construyendo y pensando algunas otras acciones para reivindicar esto que es algo que nunca vamos a dejar de reivindicar”.