La Soriano: Un espacio en construcción para un San Lorenzo cada vez más grande

Se iba la primavera de 2011 en alguna cortada entre Boedo, Pompeya y el Bajo Flores. Parecía que se iba a la B nuestro querido San Lorenzo. En la religiosa “previa” a los partidos de local se compartían utopías, deseos y plegarias. San Lorenzo nos había congregado para combatir la soledad en los rituales. De ir a la cancha solos o de a dos, a que las alegrías y, sobre todo, las tristezas se experimentaran mejor con otra gente. Empezamos a conocernos: amigos de amigas, hermanos y hermanas de conocidos, compañeros de laburo, familiares lejanos pero cercanos en el corazón azulgrana. Nos encontramos para ir juntos a nuestro hermoso Nuevo Gasómetro, pero también para organizarnos para sacar entradas, reunirnos alrededor del televisor cuando nos prohibieron ir a otras canchas o mirar la tabla de posiciones y especular con resultados ajenos.

 

Las hazañas sanlorencistas nos hermanaron. Transitamos aquel 2012 con el corazón en la boca y con la certeza de que, pasara lo que pasara, a San Lorenzo lo hacía grande -muy grande- su gente. Fuimos parte de los 100.000 cuervos y cuervas que reventaron la Plaza de Mayo aquel inolvidable 8 de marzo, construyendo el hito fundacional de la Vuelta a Boedo. A pesar de que ninguno de nosotros conoció el Viejo Gasómetro, no concebimos a San Lorenzo afuera de Boedo. Por su historia, la de todos los deportes y la familia en el club, de los bailes y carnavales que atraían a gente de todos lados; por su presente, por los cientos de pibes y pibas haciendo deportes en el Polideportivo; por el futuro, por nuestra tercera cancha y por la posibilidad de volver a hacer de Av. La Plata un faro deportivo y cultural en Boedo, Buenos Aires y el mundo.

 

Luego de tocar fondo en 2012 los cuervos nos levantamos y logramos la recuperación institucional de nuestro club, el campeonato de 2013, el fideicomiso por la Vuelta a Boedo, la inolvidable Libertadores de 2014, la ampliación de obras en nuestra Ciudad Deportiva, el 4-0 a Boca en Córdoba, la construcción del polideportivo Roberto Pando en Boedo, entre otras cosas que son la demostración de que estamos creciendo. Hoy aquel grupo de hinchas que en 2012 se juntaba para engañar a la tristeza se transformó en agrupación para sumar a este crecimiento, no sólo en el fútbol, sino en todos los deportes y todas las actividades del club. En 2016, al calor de debates internos y reuniones largas se terminó de forjar La Soriano, un espacio de participación abierto y plural con el objetivo de construir un San Lorenzo cada vez más grande. Dimos hace poco un paso fundacional, erigiéndonos como agrupación con metas, ideas y propuestas claras; con el desafío de organizarnos no sólo para alentar a nuestros colores sino también para que nuestros esfuerzos estén al servicio de objetivos mayores para el club.

 

Nuestro nombre recupera el legado cultural del gran Osvaldo Soriano, periodista, escritor excelso y azulgrana enfermo. El nombre del Gordo sintetiza buena parte de nuestros valores rectores, sentimientos e ideas que desplegó desde su pluma a lo largo de toda su obra. Como hombres y mujeres jóvenes, nos sentimos parte de una nueva generación que, tras haber visto como viejas dirigencias arrastraban al club a distintas crisis económicas, futbolísticas e institucionales, no quiere repetir viejos errores. Nos sentimos herederos de aquellos socios e hinchas que el 30 de noviembre del año 2000 le dijeron NO al gerenciamiento de nuestro club. Desde aquel año, todos los 30 de noviembre los cuervos y cuervas celebramos el Día Internacional del Hincha de San Lorenzo en honor a ésa gesta heroica que nos salvó de la catástrofe. Para nosotros, la defensa de los clubes como sociedades civiles sin fines de lucro es la única manera de preservar a nuestro San Lorenzo y a nuestro fútbol de especulaciones económicas que lo único que logran es enriquecer a unos pocos a costa de nuestras finanzas. Al concebir a los clubes como espacios de socialización y recreación, sostenemos que un San Lorenzo grande debe vincularse con la comunidad, particularmente con los barrios del sur de la ciudad, los más postergados de nuestra querida Buenos Aires, promoviendo la participación e inclusión de los pibes y pibas de los barrios cercanos en los deportes y las actividades del club.

 

El lanzamiento de esta web es un paso más en este camino que emprendimos. Nos proponemos, más que hablar “de” San Lorenzo, hablar “desde” San Lorenzo. Es decir, desde lo que para nosotros representa una identidad, un modo de ver el mundo y habitar en él. Porque ser de San Lorenzo, además de una locura, es un modo de ser. Abrimos este canal de comunicación apostando al contenido y a las formas, a que sea un espacio de reflexión y de debate. Trataremos también desde aquí de constituirnos en un medio por el que puedan transitar cuervos y cuervas que representen el sentir por estos colores: dirigentes, jugadores, glorias, trabajadores del club, cuervos reconocidos en el mundo que tengan algo para decirnos. Por historia, somos un club vinculado a los deportes, las artes y la cultura. Desde este lugar nos sumamos a la rica vida cultural que florece alrededor de San Lorenzo, con el objetivo de potenciar y amplificar el trabajo de muchos colectivos de todo tipo que aportan a los colores algo más que noventa minutos de aliento.

 

A La Soriano la hacemos día a día, a pura alma y nervio, un grupo de cuervos y cuervas que en bandada despliegan sus banderas, sus líneas rectoras, puntos de partida; un grupo nutrido de jóvenes con distintas experiencias, oficios y profesiones, voces y maneras de ver el mundo. Una bandada que piensa y siente por igual. Nuestro común denominador es el amor por estos colores. La Soriano es una manera de hacer las cosas, de mirarnos a nosotros mismos, los cuervos, de trazar un puente hacía lo que viene. La Soriano piensa más allá de la línea de cal y la formación inicial, más allá de los noventa minutos (¡pero sin esos noventa minutos no puede respirar!). La Soriano se organiza porque entiende que la organización vence al tiempo. Y en este tiempo quien anide solo tendrá menos lugar para soñar. Mejor en bandada, mejor en colectivo. La Soriano es el barrio de nacimiento y el putativo, es la larga caminata de los sueños de Boedo hacia el sur. Y si “Boedo tiene quien le escriba” queremos

ser pluma negra y tinta de esta historia. Somos, por definición, una agrupación sanlorencista de base. Un espacio abierto, en construcción, reflexivo y activo, una nueva voz para hacer un club cada vez más participativo. Para hacer un San Lorenzo cada vez más grande.


Sergio Maldonado: “San Lorenzo me eligió a mí en un momento que yo lo necesitaba”

Conocimos a Sergio en la Casa de la Cultura, en una actividad organizada por la Subcomisión de DDHH. Tuvo palabras muy elogiosas respecto al club, meses después de haberse hecho socio. No era casual: San Lorenzo fue la primera institución del fútbol argentino que pidió la aparición de Santiago. Luego se juntó con el hincha más conocido del planeta -Francisco- y meses después pisó el Pedro Bidegain y el Polideportivo Roberto Pando.

Antes de irnos de esa actividad le hicimos una pregunta puntual y quedamos en conversar vía telefónica para la web de La Soriano. Semanas después salió una conversación profunda, de esas que te hacen pensar que de verdad somos más que 90 minutos: Sergio enfatiza sobre los valores del club, habla del acompañamiento de socios e hinchas y remarca “la parte humana” de nuestra institución. También da cuenta de la situación actual en relación al pedido de justicia por su hermano. Y agradece. Porque es un tipo que, a pesar de los golpes, sabe agradecer a quienes -como San Lorenzo- estuvieron siempre a su lado.

¿Cómo te vinculaste con San Lorenzo, el primer club que pidió la aparición con vida de tu hermano?

Santiago no era hincha de San Lorenzo. A él no le gustaba el fútbol directamente: no tenía un club. Lo de San Lorenzo es esto que decís vos: fue el primer club que salió a pedir la aparición con vida. Después se generó algo, no se si internamente, con esto de que el Papa es de San Lorenzo. El la recibió a mi vieja: ella y mi abuelo eran de San Lorenzo, mi abuelo iba a la cancha, en los años 50. Se había mudado a Buenos Aires y vivía ahí. Nunca me inculcó que me hiciera hincha de San Lorenzo, yo era hincha de Boca.

Pero sí me di cuenta que me había hecho hincha de San Lorenzo cuando grité el primer gol, la primera vez que fui a la cancha. Eso lo sentí, sentí el cariño de la gente. Sentí a esa hinchada, que no he visto en otro lado: que sean tan originales en las letras y canten tanto. Esa también fue una seducción para volver: yo había descreído un poco del fútbol y con esto de Santiago en diferentes lugares fui sintiendo contención. La contención la recibí de ahí, de la gente que está en DDHH: me pareció que era interesante todo lo que estaban haciendo. Ya el primer día que puse un pie en la cancha sentí ese cariño, no solo de la gente de San Lorenzo, sino de quienes trabajan ahí todos los días. Eso logró una especie de comunión con mi vieja: San Lorenzo me eligió a mí en un momento que yo lo necesitaba.

- ¿San Lorenzo te dio contención? Es un club que siempre tuvo vínculo con los organismos de DDHH

Es una mezcla de cosas. Es esa necesidad de tratar de empezar a estar un poco bien. ¿Por qué digo un poco bien? Cuando pasa lo de Santiago es como que yo personalmente me olvido de un montón de cosas. Y entrás en esa vorágine de pedir primero la aparición con vida, después seguir reclamando saber que le pasó para después poder tener justicia. Las victimas, los familiares, cuando pasa eso empezamos una especie de carrera por vencer a la justicia. Y a veces nos olvidamos de algunas cosas que teníamos nosotros: no digo placeres, pero si distracción. Y una de esas distracciones puede ser la música, el fútbol. A mi me costó reencontrarme: primero fue con ir a un recital, por ejemplo. Pero siempre se fue dando en el marco de estrechar más vínculos con esos sectores que salieron a respaldar o se pronunciaron a favor: se trataba de tener más contención.

- ¿Cómo aparece la figura del Papa Francisco en ese acercamiento con San Lorenzo?

Mi vieja es muy creyente y yo, más allá de haber ido a colegio católico, dejé un poco eso de la religión. Pero bieno, la figura del Papa es algo que trasciende todo eso. Y corta por sobre todo el resto. Eso fue en diciembre de 2017. A mi vieja le hizo muy bien. Y yo vuelvo a la cancha a fines de julio de 2018. Ahí es donde me hago socio y empiezo a ir. Pasó un tiempo, no es que fue enseguida, automático. Se fue generando un vínculo que fue generado por el. Y yo empecé a ver a la distancia todo lo que se había generado en torno a lo de Santiago.

Y digo que fue una elección porque se acercó Tamara de DDHH y ahí fue cuando empezó ese vínculo. Se fue dando: es un club identificado ya con un montón de cosas. Tal vez sea eso que estaba en que tenía que suceder: el Papa, la bandera por Santiago, la charla que di recientemente (en la Casa de la Cultura). Después fui a conocer la cancha de básquet: estaban todos jugando al ping pong, habían otras actividades. Cuando se van haciendo las cosas bien y se mantiene esa esencia de barrio. Por ahí eso es lo que necesitaba.

Y desde el club también me preguntan: “¿Cómo están tus viejos?” “¿Pasó algo en la causa?”. Por eso digo que va más allá de lo futbolístico. Hay seres humanos. Hay una parte humana que no digo que en otro club no esté, pero yo la encontré en San Lorenzo. Tal vez todos los clubes tienen lo mismo y yo nunca lo necesité. Es conmovedor y gratificante.

- ¿Es cierto que te gustaron tanto las canciones de la hinchada que te las bajaste en Spotify para aprenderlas? Contanos un poco de ese acercamiento a las canciones más originales del fútbol argentino.

Después que fui a la cancha, no enganchaba una letra. Yo venía de escuchar canciones menos elaboradas en las canchas. Estas son más complicadas: tenés que andar con una partitura más o menos. Y miraba, pero leía y no encontraba el tono. Y justó encontré en Spotify que había varias, mal grabadas pero que estaban buenas. Así que empecé a escucharlas y ya las otras veces que fui fue distinto. Y ahora las canto solo. Son muy ingeniosas: lo que me llama la atención es el cambio de ritmo que le meten. Arrancan y siguen. No se hace un bache. No hay un silencio. Y esto todo el tiempo, todo el partido, está bueno. La canción de “Si yo fuera presidente”, por ejemplo, tiene más letra que cualquier letra de música. La de “Vamos vamos Azulgrana” es el caballito de batalla mío: “porque nos fuimos a la B, porque volvimos a la A”. También “¿Qué te pasa quemero?”. Me gustan todas: no es “eh andate a la concha de tu hermana”. Hay una previa, una inteligencia en las letras.

¿En qué estado actual está el pedido de justicia por Santiago? ¿Cómo está viviendo tu familia este momento?

Nosotros seguimos insistiendo en que nos aprueben un grupo de expertos independientes que garanticen la investigación. Hoy todo depende del mismo Ministerio de Seguridad. No puede investigar Policía Federal y Prefectura cuando es parte del problema. Todos dependen del mismo Ministerio, a cargo de Patricia Bullrich. La Prefectura que mató a Rafael Nahuel no puede ser la que investigue cuando Gendarmerìa desaparece a Santiago y después aparece muerto. Todos dependen del mismo ministerio. Eso no va. Después tenés quiénes investigan, que son funcionales al gobierno: los mismos fiscales o jueces que deben investigar a Gendarmería lo hacen conmigo y con mi familia. La investigación va por otro lado. Nosotros seguimos pidiendo ampliar puntos de pericia de la autopsia, porque no dice ni cómo ni cuándo ni dónde murió Santiago. Y en base a eso seguir reforzando el pedido que se hizo de intervención de teléfonos. Nosotros seguimos pidiendo cosas y ellos las rechazan. Vamos a la Cámara, nos vuelven a rechazar. Apelamos. Y así estamos. Mientras buscábamos a Santiago nos intervenían el teléfono y nos investigaban a nosotros. Los procesos son largos: nosotros vivimos en Bariloche, la fiscal está en Esquel, la causa está en Rawson, la Cámara para apelar en Comodoro Rivadavia y la Corte Suprema en Buenos Aires. Con ese panorama tratamos de seguir viendo todos los días qué es lo que pasó. Y cuanto más tiempo pasa, más nos alejamos de la verdad.

¿Que querés decirle a los hinchas de San Lorenzo que te apoyaron durante este tiempo y ahora te sienten un cuervo más?

A los hinchas de San Lorenzo agradecerles. A ellos como a tantas otras personas que siempre nos apoyan y siguen manteniendo viva la memoria de Santiago y el pedido de Verdad y Justicia. Pero más que nada a los hinchas por el gran apoyo y por el cariño. Hay que bancar un poco al Pampa Biaggio: es un equipo nuevo, se está reencontrando. Nos quedamos afuera de la Copa (Sudamericana) pero quedan la Argentina y el Campeonato. Así que hay que meterle ahí. Más allá de eso los procesos a veces son largos: uno como hincha es lógico que quiera resultados inmediatos. Pero a veces hay que trabajar a largo plazo. Me parece que se puede esperar y tener un poco más de tolerancia, no como otros clubes donde perdés dos partidos y ya los empiezan a putear. Quedó claro con Patronato, que estuve en la cancha: jugaron los pibes, la gente alentó, los pibes respondieron y terminaron dando vuelta el partido. 


Eli Medina: “No podría jugar ni enseñar en otro club que no sea San Lorenzo"

Llegamos a Ciudad Deportiva, a la puerta de la pensión de mujeres del club para encontrarnos con Eliana Medina. Eli es jugadora del primer equipo de fútbol 11 y del futsal femenino. Fue campeona dos veces de la liga, 19 del Futsal, coordina la escuelita de fútbol femenino, entrena la 4ta y, como si todo eso fuera poco, trabaja en la sede de Avenida la Plata. Toda una vida dedicada a San Lorenzo.

Mientras caminamos por la ciudad deportiva la saludan les trabajadores del club, jugadores y hasta la empieza a seguir una perrita que anda siempre por ahí. Una referente para las más chicas y parte fundamental del femenino del club. Nos cuenta de una parte poco conocida del club de nuestros amores

¿Cómo empezaste a jugar al futbol?

 

Yo soy del interior, y desde muy chica empecé a jugar allá. Tengo todos mis hermanos, tres hermanos varones, primos varones; entonces desde chica que juego. Estuve hasta cierta edad ahí en un club con chicos, después ya la liga no lo permitió así que no pude jugar más. Estuve ahí un tiempo jugando en el campito de casa y después estuve un año yendo y viniendo a Rafaela que me quedaba cerca y estuve un año así, después era mucho entre el colegio y ya me estaba yendo medio mal y mis viejos no les gustaba mucho, tuve que cortar ahí. Después me llegó la posibilidad a los 14 años de una prueba en Independiente, yo formaba parte del seleccionado de Córdoba y jugó el seleccionado contra independiente y ahí me vio el técnico y desde ese entonces estoy acá en Buenos Aires

 

¿Cómo era ser futbolista y mujer en esa época?

 

Siempre digo lo mismo, por suerte en el lugar de donde soy no tuve que pasar por toda esa que me cuentan las chicas de la discriminación, de no dejarlas jugar, etc. Tenía muchos amigos varones, entonces ellos me integraron, no me costó mucho. Sí me costó mucho que la liga lo aceptara, que de hecho solo lo hizo un tiempo y me tuve que quedar con las ganas de seguir jugando.

Por suerte al poco tiempo tuve esta posibilidad. No es profesional esto, pero sí puede venirme, dejar mi familia, empezar a hacer otro tipo de sacrificio. Creo que cualquier jugadora del interior lo que quiere hacer es llegar a AFA.

 

¿Te adaptaste fácilmente a vivir en las pensiones?

 

Sí, por suerte cuando pasé de independiente a San Lorenzo vinimos un grupo importante y la mayoría estábamos ya en pensión, entonces fue un poco más fácil la adaptación. En tu casa te dan los gustos en la comida, acá fue un tema más que nada ese, de adaptarte a comer bien, a estar metida las 24 horas con compañeras, con gente que tiene otra forma de vida. Por momentos está bueno porque conocés otras historias, conocés a tus compañeras, sabés de qué forma vivieron, lo que les pasa, lo que no. Después la convivencia tiene sus problemas, no somos todas iguales, no tenemos todas la misma forma de ser. Ahora me toca convivir con chicas muy chicas y por ahí ellas están pum para arriba todo el tiempo y yo llega un momento del día donde chicas bajen un poco que estamos grandes algunas (risas).

 

Cuesta llevarles el ritmo

 

En todo sentido, en la convivencia, en los entrenamientos. Yo ya tengo 31 años y por ahí muchas lesiones y yo las veo y veo que no paran nunca.

 

Llegar a la pensión con tus compañeras ayudó a la convivencia entonces. 

 

Sí, obvio, ayudó en lo deportivo, en lo personal. Venir ya con un grupo formado y no caer otra vez desde cero como me tocó llegar a independiente y volver a adaptarte a un grupo, la verdad que venir de esa forma acá a San Lorenzo nos ayudó mucho y también nos ayudó mucho en lo deportivo. Nosotras ese año que estuvimos en Independiente estuvimos peleando, quedamos segundas, perdimos la final con River y venir acá ya con un grupo formado, más las que estaban y las que se sumaron, hizo que San Lorenzo empezara a pelear ahí arriba.

¿Cómo ves el futbol femenino en el club?

 

En el club va creciendo, creo que a medida que pasan los años le dan otra importancia. Si bien decimos que faltan muchísimas cosas, hoy tiene un lugar donde entrenar, una cancha. Hay clubes que tienen que salir a buscar el lugar para entrenar, tenemos ropa para entrenar, las del interior, la mayoría cobra un viático, les dan la ayuda de la pensión, tenés el médico acá, entonces creo que han mejorado muchísimas cosas. También obviamente faltan un montón, que como faltan acá faltan en Boca, en River, no es que solo San Lorenzo.

Creo que de a poco va a ir creciendo, de a poco le van dando la importancia que el deporte merece y bueno, ojalá en algún momento esto sea profesional del todo.

 

Y a nivel institucional, después de los reclamos de las chicas de la selección en la Copa América, ¿se vio algún cambio a nivel más general? ¿Qué crees que debería hacer la AFA para darle al femenino una respuesta?

 

Creo que en la selección las escucharon porque de hecho fueron a una gira que era impensada en otro momento, iban a tener que juntarse 15 días antes del repechaje y ver qué pasa. Por suerte se ve que las escucharon, entrar a un mundial es muy importante, creo que las chicas pueden lograrlo pero siempre trabajando. Uno empieza a crecer a medida que se va trabajando, es difícil cuando se preparan 15 días antes y después vos escuchas un montón de gente que habla mal, que son un desastre, pero no saben todo lo que esas chicas tuvieron que pasar, tener que prepararse solo 15 días antes de una competencia es difícil. Yo lo pasé en futsal y es complicado después, vas y te medís con selecciones que llevan años preparadas.

Esperemos que sigan por este camino.

 

¿Y en futsal como es la situación?

 

Es igual, no se le da la importancia que debería tener, porque aparte a nivel futsal acá en Buenos Aires está mejor organizado, hay muchos más equipos, si bien es más fácil juntar 10 jugadoras que 22, uno sabe eso. Creo que en cuanto a organización a nivel de AFA está un poco más organizado el torneo de Futsal pero en cuanto a selección todo lo contrario. En selección tienen que estar peleando, no se paga un viático, vas a jugar afuera, dejas tu trabajo todo el tiempo que tenés que estar afuera y es como si nada. Las chicas de campo (fútbol 11) a medida que va pasando el tiempo lo van logrando, y es importante para toda la disciplina, porque si ahora la selección clasifica al mundial, si bien se va a hablar de la selección es un avance para el futbol en general. Creo que lo hicieron en el momento justo, hicieron un excelente papel, si bien no lograron el resultado que querían, ellas trabajaron 2 semanas antes y lograron un subcampeonato y le hicieron partido a Brasil, uno de los mejores del mundo, entonces si se ve ese trabajo con poco tiempo, si las chicas trabajan y tienen esa posibilidad de estar constantemente en ese rodaje creo que la selección pude hacer un papel importante.

 

¿Cómo es la experiencia de coordinar la escuela de futbol?

 

Es algo lindo: enseñar, que las chicas aprendan un poco de lo que sé, más que nada la parte humana. Yo tengo la cuarta con Lucrecia que se retiró; nos enfocamos mucho en eso, en que formen un buen grupo, eso fue lo que nos dio resultado a nosotras acá en la primera división, primero formar un buen grupo y después se puede lograr cualquier cosa. Lo futbolístico se va a ir dando a medida que ellas vayan trabajando, creciendo; son nenas muy chicas, en escuelita tenemos nenas que no han jugado nunca, es empezar de cero y hay que llevarlas de a poco y para eso estamos. Lo hago porque es algo que me gusta, no lo tomo como un trabajo. Es despejarme, sé que llegan martes y jueves cuando entrenamos con la 4ta y los lunes y miércoles con la escuelita. Lo hago, ando a las corridas, pero lo hago y es algo que me despeja, es un cable a tierra. Lo disfruto más que un entrenamiento a veces.

 

¿Sentís que volvés un poco al momento en que arrancaste a jugar? 

 

Sí, yo siempre les digo a las chicas que ellas tienen que estar agradecidas que tienen esta posibilidad. Yo la hubiera querido aprovechar desde chica y no la tuve, muchas de mis compañeras también han querido formar parte de una escuelita y no se pudo. Ahora se está dando que en la mayoría de los clubes hay escuelita y bueno, ellas tienen que aprovechar eso, que pueden empezar a formarse desde chicas. Tenemos nenas de 6 años a chicas grandes, vino el otro día una chica de 28 años que no había jugado nunca, eso está bueno porque se puede aprender a cualquier edad, que ellas tengan esa suerte que pueden arrancar de chicas es una suerte.

 

¿Tienen muchas chicas en la escuela?

 

Arrancamos con 20 chicas. Se fueron sumando, se van bajando. La escuelita no tiene una competencia, un torneo, a veces se complica y se cansan de entrenar; ahora volvimos a arrancar y va a venir una convocatoria grande esperamos. A ver qué pasa, si las podemos inscribir en algún torneo para que puedan tener otro tipo de rodaje.

La idea es que de la escuela puedan salir chicas que después jueguen en 4ta de futsal que son las más chicas y que también se queden en el club, que San Lorenzo pueda tener una reserva de campo y que esas chicas que están en escuelita puedan formar parte de eso.

 

Estando en el semillero, ¿cómo ves el futuro de San Lorenzo en el femenino?

 

Yo creo que es importante, de hecho con la cuarta tuvimos chicas que este año que no habían jugado nunca y nos sorprendieron. Ahora termina el torneo y estamos peleando para entrar al playoff, que es algo importantísimo para ellas porque es un crecimiento enorme. Las primeras cuatro fechas nos tocó perder y a la quinta que era la más importante, que era el clásico, lo ganaron y ahí se notó el cambio, que aprendieron. Antes por ahí no podían parar la pelota con la suela, que en el futsal es fundamental y hoy la paran como si nada. Es un avance enorme, que se dé o no entrar a los playoffs también es un avance porque eran chicas que no habían jugado nunca y la verdad que lo que hicieron y crecieron es enorme.

Yo les digo a los dirigentes que ellos tienen que cuidar este tipo de cosas, a las chicas más chicas, porque son las que van a quedar en un futuro. Tenemos hoy jugando a Rocío Vazquez, a Maricel Pereyra, a Ariana, la arquera de sub 20, son chicas muy chicas que tienen entre 15 y 16 años. Son ellas las que tienen que quedar en el club. El club debe empezar a preocuparse por esas chicas, a darles rodaje, que ellas empiecen a tomar confianza, a tener minutos en cancha y que el día de mañana, que yo que soy la más grande por ahí, que diga me puedo ir tranquila porque sé que en mi lugar va a quedar gente que va a seguir y va a estar el mismo tiempo que yo acá en el club.

 

Decías que tenés 31 años, sos la referente de las pibas en futsal y en fútbol de campo ¿Qué te queda ahora? 

 

Tuve la suerte de jugar con el club la Copa Libertadores en campo y en futsal, tuve la suerte de ganar torneos en fustal y en campo, de ser parte de la selección de futsal, de jugar un mundial, sudamericanos, tuve suerte de jugar todo lo que un futbolista quiere jugar. Me queda la copa libertadores que es por lo que vamos este año, sabemos que es difícil porque está Brasil, Colombia, Venezuela que son equipos duros, pero nosotras nos hicimos muy fuertes, mentalmente más que nada, formamos un buen grupo y creo que las incorporaciones que tuvimos este año también son importantes porque son jugadoras de nivel internacional, de nivel de selección, las venezolanas, las uruguayas.

Creo que este año por lo que voy es la Libertadores y ojalá se dé. El año que viene está complicado, como les decía, estoy grande. mis lesiones a veces juegan un poco en contra y quiero por ahí no dedicarme tanto a jugar sino empezar a pensar en hacer otra cosa, enseñar que es lo que me gusta y después ver, por el momento no lo quiero pensar.

 

¿Te gustaría seguir en San Lorenzo? 

 

Siempre digo que si no es San Lorenzo, en AFA, en otro club no podría ni jugar ni enseñar. Si no es en San Lorenzo será en mi pueblo o en Córdoba mismo.

 

Terminamos siempre las entrevistas con un pingpong, te decimos una palabra y nos decís lo primero que se te venga a la cabeza.

 

 

AFA: el torneo más grande que creo que hay, y que cualquiera quiere jugar.

 

Marta: es crack, igual ahora chicas más chicas que son más crack que ellas. Yo te cambiaría marta por Banini que es nuestra.

 

Pipi Romagnoli: es mi ídolo.

 

San Lorenzo: hoy lo es todo para mí, me hizo crecer como jugadora, como persona y le debo muchísimo al club.

 


Repudiamos la violencia

Somos Cuervas y Quemeras, somos hinchas de fútbol, nos une el amor a la camiseta, el folcklore, el juego limpio y sobre todo la búsqueda de un futbol sin violencia. Venimos trabajando hace 7 años en la campaña más allá de los colores para visibilizarlo. Por ello, repudiamos los incidentes ocurridos ayer durante el partido de futsal femenino que jugaron las chicas de Huracán y San Lorenzo.
Desde nuestro lugar, velamos por el juego limpio, porque las familias vuelvan a los estadios, por mantener nuestra herencia intacta. Estamos convencidas que somos mayoría quienes pregonamos valores como la solidaridad y la tolerancia, más allá de la competencia.
Como mujeres sabemos de la violencia que poseen los ámbitos que durante tanto tiempo nos han expulsado sistemáticamente con sus prácticas y viejos paradigmas. Es tiempo de cambiarlos y luchamos cada día para lograrlo, anhelando un fútbol y una sociedad más justa.

  • La Soriano
  • ONG Corazón Quemero
  • Subcomisión del Hincha - CASLA

Entrevista con Horacio Arreceygor: "San Lorenzo es mi cable a tierra"

Mientras esperamos a Horacio Arreceygor, en la imponente sede del sindicato de los trabajadores de la televisión, una amable secretaria nos acerca un café y nos admite que Arreceygor es un tipo ocupado que, sin embargo, trata de comer sano. El secretario general del SATSAID y actual vocal de la Comisión Directiva de San Lorenzo, nos recibe en su cómodo despacho, en el que lo rodean trofeos de los equipos de diferentes deportes del sindicato y fotos con distintas personalidades. Sobresale la de su encuentro con el Papa Francisco. Durante la charla, varias personas y algunas llamadas interrumpirán nuestro cuestionario. Arreceygor atiende a todos, pero no quiere dejar de hablar sobre su “cable a tierra”, como él mismo llama a su pasión: San Lorenzo.

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando se dice San Lorenzo?

Mi primer día de cancha habrá sido por el año `73, `74 en el “Viejo Gasómetro”. En mi casa mi papá no sabía nada de fútbol, mi vieja era de Estudiantes de La Plata y mi hermano también. Yo siempre iba a un kiosco en Entre Ríos y Garay y el kiosquero era fanático de San Lorenzo, le decían Pirincho. Cada vez que iba a comprar, Pirincho me regalaba algo de San Lorenzo y me decía que me iba a llevar a la cancha y así empecé a hacerme simpatizante. Hasta que Pirincho consiguió el permiso de mi vieja para llevarme a la cancha. Primero fuimos a tomar una coca cola en un bar en la esquina de Avenida La Plata y Santander. De repente aparecieron 500 tipos por la Avenida gritando y saltando. Uno de estos tipos pasó y me sacó el gorrito de San Lorenzo que me había comprado Pirincho; eran hinchas de Gimnasia de La Plata. Así ese fue mi primer partido en la cancha de San Lorenzo, en el Viejo Gasómetro, ganamos 1-0. A partir de ahí quedé cuervo, con un fanatismo inexplicable. Después con mi familia nos mudamos a Avenida la Plata, cerca de la autopista y fui a estudiar de 5º a 7º grado en el colegio Calasanz (en Directorio y Avenida La Plata). Pasaba los días en el colegio y en el Club.

Cuando crecí un poquito empecé a ir a la popular con la hinchada. Después hice todo el secundario en Boedo, en el Industrial 29. Me crié en San Lorenzo, toda mi vida en Avenida La Plata.

¿Qué sentiste cuando se perdió todo eso en el 81?

Fue terrible. Éramos pibes, teníamos 20 años y no fue de un día para otro, fue un proceso largo, no se empezó a jugar porque no había una luz, tiraban cualquier excusa. Fueron tres años, del `78 al `81 que “nos pasearon”. Fue durante la dictadura. Yo nunca había militado ni política, ni en el club. En el ´86 fui a votar. La elección era Savino contra Miele y la hinchada estaba con Savino. Yo no tenía ni idea, me llevaban a votar (risas). Mi participación política sí arrancó con el tema de la privatización del club, el tema de ISL. Yo tenía una concepción del Estado, de lo público, de los clubes como sociedades civiles sin fines de lucro y ahí me metí fuerte en la política de San Lorenzo para defender lo que sentía que se iba a destruir. En ese momento tenía vecinos en la agrupación “San Lorenzo para Todos” y ahí ingresé a la Agrupación.

El día que se iba a votar lo de ISL (el 30 de noviembre de 2000) éramos 100, queríamos entrar a la asamblea y no podíamos. Nosotros teníamos dos o tres asambleístas que iban contando lo que pasaba.

¿Qué rol jugó Savino ese día?

Nosotros en ese momento estábamos aliados con (Rafael) Savino, porque la movilización la frenamos con él y con (Héctor) Viesca. Después siempre estuve en la oposición. Integré todas las comisiones directivas, menos una, siempre en la oposición.

¿Por qué siempre estuviste en la oposición y ahora en el oficialismo? ¿Qué es lo que te hizo cambiar posición?

Yo en el 2007 fui candidato a presidente con el “Frente Sanlorencista”. Hicimos una gran elección. El frente era una ensalada de fruta complicada, pero se armó bastante bien, perdimos porque Marcelo (Tinelli) se puso a jugar, porque si no Savino no ganaba. Al no ganar se hizo muy difícil sostener ese Frente, que se fracturó cuando Savino me invita a Paraguay al sorteo de la Copa Libertadores. Los del Frente lo tomaron como una “traición” política y después, en el 2010, fue la elección de las 6 listas. En ese momento, el “Frente Sanlorecista” estaba bastante desarmado. Abdo me ofreció ser candidato a vicepresidente pero yo ya había tomado un compromiso con parte del oficialismo, no por Savino. A mí me parecía que Savino tenía que dar un paso al costado. Sobre todo, porque veníamos hablando con una camada de pibes nuevos entre los cuales estaba Matías (Lammens).

Ahí el oficialismo se quedó sin candidato y pone a Di Meglio que fue un candidato virtual porque la campaña la hicimos Matías y yo. Con 6 listas, en teoría el oficialismo tenía que ganar las elecciones, pero se perdieron 8 partidos seguidos, así que encaramos esa campaña como pudimos. Se perdió y le tocó asumir a Di Meglio en Comisión Directiva por la minoría; renunció y asumí yo que era el segundo. Lo demás es historia conocida…

¿El haber sido dirigente durante muchos años, cambió en algo tu ser hincha de futbol?

Tenés otra actitud. Yo siempre fui a la popular, pero ahora estoy en la Norte. Tenés otra visión del fútbol. Por ahí le pedís al de al lado que no insulte, que se calme. Yo nunca fui de putear, si un jugador tiene la camiseta de San Lorenzo lo banco. Después hay malos, mejores y peores.

Cuando estuvimos en la B, para los que vivimos esa época, fue algo inolvidable. Era pensar desde el lunes hasta el sábado en San Lorenzo y en la movida para llenar todas las canchas. Eran caravanas, manifestaciones. Fue una de las mejores experiencias, lo disfrutamos mucho. Me acuerdo las canciones nuevas que sacábamos en Ferro. Y toda la gente lo hizo ascender. Ojalá que el futbol cambie, no hay que vivirlo como una tragedia. En este país el fútbol se vive de otra manera, pasionalmente de otra forma.

¿Cómo es tu participación en la actual comisión en relación al tenis y otros deportes?

Manejo el tenis, el bowling y el handball. El bowling estaba cerrado, era un desastre, lo reabrimos, hicimos todo nuevo y tenemos todos los campeonatos. Cuando lo agarramos queríamos hacerlo más vinculado a lo social, que la gente festejara sus cumpleaños, etc. Pero se formó un equipo de jugadores semiprofesionales que están ganando todo y quieren competir. Pero el que quiere ir a jugar al bowling, juega; está abierto para todos los socios.

El handball es difícil porque no hay presupuesto. Igualmente, el primer año ascendimos de la C a la B, pero lo más importante de todo en el handball es que triplicamos la cantidad de chicos. En esta disciplina no se trata de ganar nada, si podemos ascender, ascendemos, pero lo más importante es la cantidad de pibes. Si el handball lo traemos a Avenida La Plata explota por los colegios, porque en los colegios se juega mucho. Ahora tenemos 500 pibes, estamos muy contentos.

En el tenis hicimos una revolución. Es un deporte que “elitista” y en el barrio donde estamos tenemos que facilitarle todo lo necesario para que los chicos vayan a practicar tenis. Hicimos algunas obras, pusimos las canchas de otra manera. Los que nos cambió la ecuación fue hace 2 años cuando organizamos el primer Future. El año pasado logramos jugar el interclubes y lo organizamos en la Ciudad Deportiva, ahí tuvimos que hacer obras, porque vienen jugadores de todo el mundo, es una logística tremenda. Logramos que se televisara, se transmitió la final por TyC, logramos traer a Pella, lamentablemente perdimos la final pero ganamos en mujeres, las chicas juegan bárbaro. Estaba lleno de gente, fue algo importante para el club. Ahora la novedad es que estamos intentando jugar el campeonato interclubes en el Polideportivo y estamos haciendo todo el esfuerzo. No es fácil porque no es barato, las reglamentaciones son medio complicadas, hay que trabajar la superficie, etc. Llegar a hacer el interclubes en el polideportivo sería extraordinario. Estamos tratando de que participen los chicos del bajo flores, tenemos clínicas, les damos raquetas a los chicos. De todas maneras, el tenis San Lorenzo creció mucho, hasta los mismos de la asociación te ven de otra manera. Costó porque los mismos socios del tenis son complicados.

¿Cómo ves el 2019 en el club?

El oficialismo tiene que tener una continuidad, vamos a tener una propuesta, todo el gran esfuerzo que hemos realizado tiene que tener una continuidad. Seguramente discutiremos con Matías y con Marcelo sobre cómo seguir. Ellos son la conducción del espacio. Lo estaremos discutiendo en el momento oportuno el año que viene, sin prisa. Mientras tanto, seguimos cumpliendo el objetivo de la vuelta a Boedo.

Nosotros somos una agrupación sobre todo juvenil ¿Qué tenés para decirles a los jóvenes?

Me remito a lo que fue mi vida. Mi vida fue una militancia. Difícilmente una persona no pueda pensar en estar mejor tanto en su vida personal, en su lugar social, en el país, en el club o en el barrio si no participa, si no se compromete.

En el lugar que uno esté, me parece que siempre hay que tener activa participación. Para mí San Lorenzo siempre fue un cable a tierra y creo que la militancia es importante en todo acto de la vida.

Lo venimos viviendo a diario. La campaña a favor de la legalización del aborto es una muestra de que cuando uno tiene una idea y hay un colectivo; uno toma eso y lo milita. A los pibes les digo que participen en San Lorenzo, que se involucren. Uno no puede estar durmiendo en los laureles. Hay muchas actividades en el Club: sociales, deportivas recreativas y política. Siempre hay algo para hacer, para discutir. San Lorenzo además del fútbol tiene muchos objetivos, como por ejemplo la vuelta a Boedo. Tenemos que tener una militancia política para convencer a los vecinos del barrio de Boedo de lo bueno que sería tener el estadio acá.

Los jóvenes se tienen que involucrar y defender las ideas que tienen. Siempre hay que tener un compromiso y sobre todo cuando es pasional. Acá no es sólo política, estamos hablando del Club de tus amores. Todos lo que hacemos política en el Club lo hacemos para mejorar el Club porque lo amamos.

Terminamos con el ping pong con definiciones breves de unas personalidades.

Matías Lammens: Matías es un amigo y es pura gestión. Un motorcito. Está todo el día en el Club y a veces le hace mal pese que es muy joven. Está en todas.

Marcelo Tinelli: Marcelo es una cosa totalmente diferente. Marcelo es el número 1. Sinceramente a mí me mataba en sus programas de televisión cuando no les daba caramelos a los pibes si no eran hinchas de San Lorenzo. Es una necesidad para San Lorenzo, esté o no esté en la conducción del Club siempre va a tener un protagonismo, ojalá que nunca lo perdamos.

Papa Francisco: Yo fui con San Lorenzo a Roma a conocerlo. Ya lo conocía cuando era Bergoglio, pero ahí en Roma te transmite otra cosa. No se puede explicar. Sentís una cosa diferente. Te transmite paz. Fue un viaje realmente lindo. Soy católico, vengo de una familia católica; pero más allá de esto, milité a favor de la legalización del aborto porque creo que es una cuestión de salud. Yo me casé por iglesia hace poco, como corresponde.

El Pipi Romagnoli: Es un ídolo. Ojalá que le vaya bien con su nueva función en el Club. Se está matando de laburo. Yo creo que va andar bien porque ama a San Lorenzo y conoce a todo el mundo. Va a andar bien.


"Mi papá murió el año que ganamos la copa"

Por Lucía Santa María

 

Durante mucho tiempo quise escribir un cuento que diga, que explique, cómo fue que eso pasó, cómo fue posible que habiendo tantos años, tantas copas, tantas posibilidades (bueno, eso no) justo ganamos la Copa Libertadores ese año, el año en el que mi papá se murió. Empecé textos, escribí notas en el celular, arranqué hojas de mi cuaderno Rivadavia, siempre sin poder llegar a nada, buscado una respuesta que no estaba en ningún lado.

Si fuese de otro equipo, estas palabras quizás no tendrían mucho sentido, pero yo soy de San Lorenzo, así que pararme en este lugar implica muchas cosas, incluso pensar que el futbol nunca es solo fútbol, sino algo más complejo que va atravesando tu vida, tu historia, tu familia y con eso, todos los momentos que te determinan.

San Lorenzo siempre fue un lugar de pertenencia, generador de una secuencia de imágenes que arrastro desde mi infancia y también de anécdotas que le pertenecen a mi papá, pero que cuando resurgen, hay algo vinculado a la complicidad que las instala como propias. En esos relatos lo imagino yendo al Viejo Gasometro o a cualquier cancha a la que le tocara seguir a San Lorenzo. Puedo verlo en la tribuna visitante, mezclado entre los hinchas rivales porque esa vez no tenía un mango (bah, nunca tenía ) y no le alcanzaba para un choripán, entonces compró una popular visitante que era mas barata y pudo hacer las dos cosas. Porque además de cuervo, gordo siempre..

Viajo mentalmente a ese primer partido en la cancha juntos, una noche recontra fría en la que por supuesto perdimos 3-1 contra Gimnasia de Jujuy, creo que fue en el 98’. Vuelvo a ese campeonato que ganamos en 2001, esa fue la primera vez que vi a San Lorenzo salir campeón en la cancha. Revivo la alegría, los abrazos, la locura de sentir que por fin nos tocaba a nosotros. Me acuerdo de terminar peleando porque ni a mi hermano ni a mi nos dejó entrar a la cancha. Yo tenía 12, 13 años y pensaba que si arrancaba un pedacito de pasto, la felicidad de ese día se iba a quedar conmigo para siempre. Después vinieron un montón de otros partidos, con calor, con lluvia, pero siempre que pienso en mi infancia en la cancha se me viene la misma imagen: mi hermano y yo chiquitos, saltando abajo de la lluvia, eufóricos, y papá tratando de taparnos con una bolsa que había encontrado por ahí, pero nosotros no queriamos evitar esa lluvia, nos sentíamos invencibles.

Y de repente pienso en el campeonato del 2013, el que le dió a San Lorenzo la posibilidad de clasificar a esa copa. Me acuerdo del partido con Velez, de la pelea con mi hermano porque no me quiso llevar a verlo con él y los chicos al club. El calor de ese diciembre, los nervios, la atajada de Torrico, esos ultimos minutos caminando sola por la vereda de mi casa porque ya no aguantaba más. Y después entrar corriendo y ese abrazo que de cierta forma se unía a ese abrazo que nos dimos en la cancha en el 2001, pero esta vez el escenario era distinto, nos abrazábamos en el pasillo de mi casa, sin querer hacernos cargo pero sabiendo que no quedaban más campeonatos juntos.

Así que ese 2014 el destino trazó una gran paradoja, mi papá solo pudo ver uno de esos partidos, el primero, ese que perdimos 2-0 con Botafogo y que claramente no ilusionaba a nadie. Se fue antes de poder ser testigo de esa clasificación agónica, de ver como empezábamos a estar cada vez más cerca, incrédulos pero rendidos ante esa esperanza miedosa de quien puede lograr algo que soñó tanto. El escenario era increible y la ausencia de mi papá lo terminaba de completar. Èl no estaba para resoplar con un pucho en la mano y agarrarse la cabeza de costado, con ese gesto tan suyo que se me arma mientras escribo esto. Tampoco estaba para gritar ese gol de Piatti que empezaba a cambiarlo todo.

Pero el fútbol no es sólo fútbol, nunca es solo fútbol, así que entre todos esos nervios, entre todos esos sentimientos que se iban ensamblando, yo lo sentí ahí conmigo. Lo busqué en cada corner, nuestro para que el gol llegue, de ellos para que la pelota se vaya al estacionamiento. Lo busqué cuando cerré los ojos y Ortigoza pateó el penal. Un poco porque necesitaba de esa complicidad, otro poco porque no me animaba a mirar el arco. Me acuerdo de abrir los ojos en medio de tantos abrazos, darme cuenta de que la pelota había entrado y pensar que solo quedaba aguantar, como siempre. Bancarla toda para defender esa felicidad.

Ese día, ese 13 de agosto, cuatro años antes de que yo pueda escribir esto, ganamos la copa, y digo ganamos porque estoy segura de que él también estuvo ahí, apretando el puño desde algún lugar y llorando sin entender nada como nosotros.

 

https://revistacopenhague.blogspot.com/2018/08/mi-papa-se-murio-el-ano-que-ganamos-la.html?m=1


Un debut con luces y sombras: El ciclón empató con Tigre en Victoria

Por Gonzalo Gamallo

 

El match comenzó recordando aquella tarde contra Godoy Cruz: con un San Lorenzo débil en la defensa y en el aspecto mental del juego. Desconcentrado y errático se dejó llevar por delante por un Tigre que amenazaba y a los 5 minutos concretó con un disparo de Menosi quien al encontrarse solo tras un débil despeje de Gonzalo colocó el balón con maestría en el ángulo. A los pocos minutos nuestro golero Navarro incurrió en todas las fallas posibles en una misma jugada: con el equipo abierto y en posición de ataque jugó un balón débil al centro de la cancha directo al pecho de un rival: habilitación y gol de Gonzalez. Iban 10 minutos y San Lorenzo estaba dos goles abajo. Nos vimos mal y preocupados.
De a poco La Pampaneta se despertó y se metió en el partido. De la mano de Ariel Rojas y el camión Moyano. Tuvo un cabezazo de Reniero muy claro y un tiro libre de casi gol de Ariel Rojas (todavía perdíamos uno a cero). A los 24 minutos luego de una confusa jugada donde se implementó de forma muy criolla el VAR el capitán Blandi descontó tras de una serie de rebotes y de una serie de discusiones de la terna arbitral (y de alguno más que hablaba por handy). Canuto estuvo muy generoso y a los 36 minutos devolvió la gentileza con un toque horrible hacia atrás que permitió a Reniero empatar el partido. Tigre y San Lorenzo intercambiaron golpes y errores y se fueron al descanso con el 2-2.

Durante los primeros 25 minutos del segundo tiempo San Lorenzo mereció ganar el partido. Dos de Botta, una media vuelta muy buena de Blandi, una clarísima de Reniero. Tigre tuvo las suyas y la sensación que quedó es que se podría haber ganado pero el resultado es justo. En este fútbol de hoy es indispensable facturar lo que se genera.
Para destacar lo de Reniero dando una mano en el medio, jugando con soltura y sacrificio. Mouche y Rojas entraron bien al equipo, uno aportando órden y progreso y el otro buscando siempre y generando varias situaciones de gol. La consolidación de Moyano y Senesi: silenciosamente se asientan en primera y demuestran que tienen una enorme jerarquía.
Preocupa la falta de variantes. Tenemos muy pocos mediocampistas y la venta de Piris se siente mucho más que la de Paulo. Ojalá Bellu vuelva pronto y en buena forma y el Pampa tenga la sapiencia y el temple que demostró hasta ahora. Es fundamental recuperar la solvencia defensiva que nos caracterizó en las últimas temporadas: desde allí se puede soñar con un San Lorenzo competitivo que aspire a estar en los puestos de vanguardia. Habrá que ser cautos y entender que estamos en una etapa de transición donde se apuesta a un equipo plagado de juveniles. Ahora a defender el hat trick conseguido en el escritorio contra el bravo Temuco.
¡Vamos ciclón!


Toto responde 02/08/2018

Toto ¿Qué opina de los periodistas deportivos?

Andre, de Balvanera

Opino que tienen que hablar demasiado tiempo de algo que no tiene tanta frescura y que por ende no les queda otra que vender humo sin parar. Lo desgraciado del asunto es que los mismos practicantes profesionales del fútbol consumen mucho de este humo y la ingesta que les provoca tamaña cantidad de monóxido de carbono hace que termine siendo todo una especie de elipsis degradante. Debatir el rol de los medio creo que no es el asunto de esta organización de modo que dejaremos el asunto para más adelante.

¿Que le dirias a los q dicen que el pampa no sabe nada?

Alberto, de Milán

¡Qué bueno que nos sigas desde tan lejos Alberto!Les diría que la modernidad del fútbol que pudimos observar en el Mundial, donde los equipos hacían culto al despliegue físico y a embocar cualquier gol de chiripa que ande dando vueltas, donde el campeón obligaba a su super estrella blonda a marcar y a correr a nuestro querido capitán, donde el susodicho combinado convirtió más del mitad de sus goles de pelota parada, les diría que Claudio Darío es un DT cuyos jugadores se comportan prácticamente en el futuro que acaba de llegar: todos corren, todos meten, todos se sacrifican. Ahí está el poder mágico de La Pampaneta: si usted lo que quiere es conmoverse con belleza y cambios de frente, toques de primera y gambetas en los metros finales tal vez debería dedicarse a ver la Premier League y esas ligas que son beneficiadas con la actual División Internacional del Trabajo.

Toto: ¿Mouche es más que Cerruti que supuestamente era más que el Tito Villalba?

Gustavo, de Barrio Parque

Mire, no lo sé. No porta con mi simpatía a priori pero podemos darle el crédito que se merece cualquier persona que se ponga la camiseta de San Lorenzo. Tito eligió la tranquilidad de la ciudad de Atlanta: lo de Cerruti termina siendo inexplicable aunque imagino que no encontró lo que si encontraron Piatti y Tito. La otra vez vi por televisión la parrilla que se mandó a construir Nacho en su casa de Canadá: imaginate vas a jugar, nadie te putea, si perdés a nadie le va a enloquecer nada, si ganás sos un capo y encima te toca saborear la tostada capitalista del lado que tiene más mermelada. Debe ser difícil para un muchacho como Cerutti vivir en una desierto tal.

¿Toto por qué los putean tanto en Twitter?

Juan Manuel, de Bahía Blanca

No es bueno llevarle el apunte a los puteadores de twitter. Hemos sido injuriados por algunos y está todo bien. Con algunos, de carne y hueso, hemos podido hablar y explicarles que somos un grupo de socios organizados con ideas y ganas de colaborar en la Vuelta a Boedo. Otros no sabemos que existe pero también está todo bien. No queremos generar una onda de ida y vuelta cloacal, para nosotros es interesante contar el día a día del club, darle espacio a las distintas disciplinas que se practican, a través de nuestra comisión de género pelear por que cada día nuestro club sea más inclusivo y le de mayor espacio a las mujeres. Que acá no hay nada raro detrás y que si bien entendemos que no somos una cosa muy usual cada vez hay en más clubes grupos como el nuestro, de hinchas que no están de acuerdo con las S.A. y que se ocupan de velar por los distintos menesteres de cada club. Hay un micromundo divertido detrás del odio en las redes sociales que simplemente funciona como termómetro. Está todo bien.

Toto, me quedé sin trabajo y tengo 3 pibes. No puedo poner plata en el Fidelcomiso ¿De qué manera puedo colaborar con la Vuelta a Boedo?

Camila, de Boedo

Hablar con los vecinos, convencerlos de que no solamente tendrán mucha gente dando vueltas los días de partido, sino que el club tiene un plan de integración del barrio, proyecta una escuela, actividades culturales en el polideportivo y un sinfín de nuevas oportunidades para que los vecinos de Boedo puedan disfrutar en familia.
Participar de la vida activa del club, acercando propuestas. Desde acá podemos afirmar que hay una dirigencia abierta a las propuestas participativas, que cree que San Lorenzo no es solamente un equipo de fútbol que sale a ganar todos los fines de semana: los sanlorencistas creemos firmemente en la función social de nuestro club. En lo importante de sacar a los pibes y a las pibas de la calle. Con los valores que el deporte pregona.

Toto en el mundial me pareció que Messi no se la banca y que es hora de que se vayan todos estos pecho frío.

Fernando, de Barracas

Mire, yo entiendo que en la vida moderna el éxito mueve la aguja. Que ganar es lo único que vale. Que la perspectiva de las cosas está supeditada al mísero valor de la victoria. Yo no creo eso; sí le digo que no entiendo porque estos jugadores boicotearon al inmenso Bauza, porque aparentemente nos les gustaba su estilo conservador y fueron a pedirle al tacticida de Sampaoli que se convierta en el Patón. Hay algo ahí que me rompe bastante la paciencia. Si la idea era jugar cuatro cuatro dos con el estilo que mejor asegure el 0 en nuestro arco entonces el error clave de este proceso de Elminatorias y Mundial fue haber depuesto a Edgardo. Los sanlorencistas sabemos perfectamente de la mística y el carisma de aquel gran conductor. Héroe, genio y figura. La situación actual muestra un claro dominio del fútbol del viejo continente. Borges decía que la democracia era el imperio de la estadística y mire si desde el 98 hasta aquí apenas dos equipos sudamericanos han accedido a la final del mundo, siendo dos veces Brasil y una vez esta generación de Messi y sus compañeros. Yo creo que algún mérito tiene que existir en esta subdesarrollada patria donde el modelo agroexportador de la generación del 80 ha conquistado nuestra lógica de criar pequeños talentos para que se desarrollen afuera.

Toto no entiendo si Tinelli es radical o peronista y si Lammens es como Ibarra o un poco mejor ¿Tenés algo de luz entre tanta oscuridad?

Fernando, de Colonia Suiza

Mire, Matias es de San Lorenzo. De modo que inevitablemente es un poco mejor que cualquiera que no sea de San Lorenzo. Su gestión al frente del club y sus opiniones sobre macropolítica sin dudas lo ubican en el costado progresista del tablero. Como egresado del Nacional Buenos Aires podemos también encontrar otra similitud. Sin embargo seamos claro: todas las personas son distintas y su pregunta sin dudas tiende a molestar.
A Lammens lo operan de todos lados porque justamente no es ni radical ni peronista, no viene del riñón de la política tradicional argentina y eso lo vuelve una enorme oportunidad para desafiar la tan rancia y alicaída credibilidad de los políticos. Al igual que Marcelo, viene de la gestión privada. Tenemos un presidente en el país que también viene de la gestión privada. Pero claro: ninguno de los nuestros ha hecho millones con la obra pública, ni ha forjado su fortuna defraudando al estado, ni por negociados extraños con cloacas ni con la compra de empresas de correo. Ninguno fue beneficiado con la estatización de sus propias deudas. A lo que voy es a que es probable que Tinelli sea peronista, aunque ni los peronistas están seguros de eso. Ser peronista es una cosa bastante ambigua en un punto: mientras deseen la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria lo serán. Yo no tengo dudas que han hecho un gran bien por nuestro club y que si algún día deciden lanzarse a la política llevarán consigo las banderas que de algún modo han sabido acompañar desde San Lorenzo. Aunque claro: todo es posible en este costado del Río de la Plata.


"San Lorenzo tiene acá su otro pulmón"

Entrevista a Gustavo Carrara, obispo auxiliar CABA
Fundador de Madre del Pueblo

Llegamos inusualmente temprano a la cita con el Padre Gustavo. Estacionamos en el playón, armamos el mate y nos quedamos repasando algunas preguntas para el arzobispo auxiliar de la Ciudad de Buenos Aires.

A nuestro alrededor un paisaje propio y ajeno a la vez: de un lado, el sol de la tarde bajando al ras de los techos en la entrada a la 1-11-14, donde al Club Atlético Madre del Pueblo vive de puertas abiertas. Ahí mismo, las estampas de la virgen María y del Papa Francisco pintadas sobre el muro, el piberío volviendo de la escuela y de fondo el murmullo de un picadito en un potrero.

Del otro lado, a nuestras espaldas, el Pedro Bidegain.

Una escena que hemos visto miles de veces, pero desde enfrente, desde la otra vereda, mientras a paso firme bordeamos Ciudad Deportiva por Perito Moreno camino a la popular local. Esa postal hoy se invierte: estamos viendo caer la tarde desde este ángulo, preguntándonos cuántas veces desde 1993 San Lorenzo cruzó la calle, tendió puentes o construyó muros. En definitiva, nos encontramos en la tarea de revisar las veces que San Lorenzo de Almagro se pensó desde la Villa, porque la 1-11-14, no queda duda de esto, es bien cuerva.

Enseguida nos hicieron pasar al club. Mucha gente haciendo adentro, de todas las edades, entrando y saliendo del predio, yendo del club a la parroquia o viceversa. A lo lejos lo vimos aparecer al Padre Gustavo, inconfundible, incluso para quienes no lo habíamos visto en persona. Una bandada de pibitos le revoloteaban alrededor para decirle una infinidad de cosas: preguntarle, pedirle o darle un abrazo. Se acercó y nos dijo: “pasen por aquí por favor” y entramos de lleno al mundo del Club Atlético Madre del Pueblo a través de su enorme palabra.

P: ¿Cuándo nace Madre del Pueblo y cuál es su objetivo?

R: El Club Atlético Madre del Pueblo surge en 2012 como un instrumento, como una herramienta, de la Parroquia Santa María Madre del Pueblo, que fue creada en 1975 aquí, en la Villa 1-11-14. La capilla que tenemos acá está desde el 69, 70. Los primeros curas que llegaron a vivir en este barrio, junto a los vecinos, levantaron la capilla. En el 75 se crea como Parroquia: es importante porque se reconoce la existencia de un barrio al crear una Parroquia. Si en los mapas aparecía algo verde, como que no había nada, aquí había miles de personas viviendo, y formando un barrio. Esto es importante destacarlo: por ahí cuando el Estado no lo reconocía, o cuando la dictadura militar quiso erradicar a la Villa -y lo hizo casi completamente-, ya se reconocía la existencia de un barrio. Ese es como el antecedente.

De alguna manera, el Club Atlético Madre del Pueblo tiene un origen parecido, análogo, al Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Allí el Padre Lorenzo Massa, junto con un grupo de muchachos - sabrán ustedes la historia- funda el club, sobre todo, para que los chicos no estén en la calle y estén acompañados. Nosotros tenemos actividades en la parroquia, que se dan los sábados, muy fuerte, con la catequesis; que se dan los domingos, como el movimiento infantil juvenil, liderazgo positivo sobre todo. De ahí han salido muchachos que están estudiando para ser curas, han salido universitarios que están haciendo carreras, salieron dirigentes de chicos más chicos. Es una escuela de liderazgo positivo los días domingos, del movimiento infantil juvenil. Pero queríamos hacer una oferta que abarcara toda la semana: por eso se nos ocurrió el formato del club.

El club en este momento tiene cuatro áreas: deportiva, cultural, educativa y social. El año pasado nosotros tuvimos 2 mil socios, entre niños y adolescentes. Tiene un impacto importante en un barrio que tiene muchísimos niños y adolescentes.

P: ¿Cuándo nació que cantidad aproximada de socios tenía?

R: Arrancamos con 50 socios. Fue creciendo. La idea es una oferta positiva y preventiva de lo malo, como puede ser el uso de la droga, la violencia, las armas. Que no llegue eso como oferta primera, sino que llegue como oferta primera el ámbito del club. Es un club que surge de la Parroquia, así como desde la Parroquia surge la escuela, o cómo surge el Hogar de Cristo para acompañar a los jóvenes que están en la calle, en consumo. La propuesta del club surge para abarcar a la mayor cantidad de niños y adolescentes posibles.

P: ¿Cuáles son las necesidades cotidianas de la 1-11-14? ¿La seguimos llamando 1-11-14?

R: Así se llama más cotidianamente, se la llama la Villa del Bajo Flores y nosotros tenemos un proyecto, que no se quiere imponer, sino ir consensuando de a poco con los vecinos, de llamarlo al barrio Padre Rodolfo Ricciardeli porque fue uno de los primeros curas de las villas, junto con Mugica, Vernaza, De la Sierra, Botán. Ellos empezaron a vivir y a trabajar en las villas. El Padre Ricciardeli llegó aquí en el año 1972 y falleció aquí en el año 2008. Es decir: entregó su vida para este barrio. Y que esto sea hoy un barrio tiene mucho que ver con su presencia, junto a la de Vernaza, sobre todo en los momentos más complicados que atravesó el barrio. Esa es nuestra propuesta: había que esperar los diez años del fallecimiento para hacer una propuesta más formal, de ley, y la idea es hacerla este año en la Legislatura.

Sobre las necesidades, casi la mitad de la villa son niños y adolescentes. Los estudios que tenemos, que hemos hecho hace unos años con el Observatorio de la Universidad Católica, dicen que el 43% de quienes viven en las villas de CABA tienen menos de 17 años y el 60% tiene menos de 25 años. Es decir, es una población muy joven que necesita primeras oportunidades: escuelas, clubes, capillas. Por eso hablamos a veces de la Triple C: Capilla, Colegio, Club; así como el Papa habla de las Tres T: Tierra, Techo, Trabajo. Ambas están entrelazadas. Nosotros tenemos un estilo de trabajo: detectamos una necesidad, y esa necesidad revela un derecho vulnerado. Entonces hacemos los reclamos pertinentes a las áreas que haya que hacerlo, pero a la vez tratamos de contribuir a la solución del problema.

Por ejemplo: veíamos faltas de vacantes en nivel inicial, y generamos en la otra punta de la villa un jardín que aporta hoy 120 vacantes. No son muchísimas, pero son 120. Eso nos posibilitó en otro momento, abrir la secundaria. Nosotros veíamos que los chicos que acompañabamos en el movimiento infantil juvenil, en la catequesis, en el club, al llegar a primer o segundo año, muchos abandonaban la escuela. En una edad crítica, digamos. Entonces quisimos aportar vacantes e ir buscando un modo de acompañar a esos adolescentes. Como teníamos -y tenemos- buen vínculo con la FM Bajo Flores, eso nos inspiró a hacer una escuela con orientación en comunicación. Entonces acá tenemos un equipo de radio, la antena, el equipo transmisor. El objetivo era acompañar a un grupo de adolescentes, ahora ya con el secundario. Tanto la escuela como el club buscan derribar muros y tender puentes para esa integración urbana de la que hablamos nosotros.

Y después eso que se inició en el jardín, que continuó en la secundaria, siguió con la primaria. Este año tenemos de primer a tercer grado. Es una propuesta concreta para romper ese sufrimiento que vivieron los padres, para que no lo repitan los hijos. Porque cuando uno llega a acompañar a un muchacho o una chica que está en la calle, con tuberculosis, que no ha ido a la escuela, o que no tiene capacitación laboral, lo primero que hay que decir es que uno llegó tarde. No porque no se pueda hacer nada: de hecho se puede hacer un montón. Pero ¿por qué tanto sufrimiento, tanto dolor?. La idea es que eso que vivieron los papás, no lo vivan los chicos. Por ahí hay un chico que su madre lo tuvo estando presa, y su primer año de vida lo vivió en la cárcel con su mamá. Simbólicamente eso es fuerte. Y la escuela primaria la queremos ensamblar con el proyecto del club: que de 8 a 4 de la tarde estén en la escuela, y luego puedan ir al club.

En esto es importante el vínculo que hemos generado con San Lorenzo. Acá hay espacios reducidos y actividades que no podemos hacer, como por ejemplo natación. En eso San Lorenzo ha tendido puentes y hemos hecho natación ahí, en el club. Si no me equivoco, nos dieron 150 plazas gratuitas el año pasado solo para el club. Pero también hemos hecho actividad de natación con la escuela secundaria y el primer grado. Para los chicos de barrio ese es un mundo hermoso, nuevo. Y además con el futbol infantil a veces hemos hecho de local en San Lorenzo.

P: ¿Cómo nace ese vínculo? ¿Lo buscaron ustedes? ¿Lo buscó San Lorenzo?

R: Nosotros tenemos en San Lorenzo una capilla, que está sobre la calle Cruz. Y empezando a atender esa capilla, que un grupo de socios quiso hacer, nos vinculamos con los dirigentes. Primero con el Intendente, Alejandro (Maccio), luego conocimos a Matías (Lammens), y así se fue generando ese vínculo. La verdad que los sentimos cercanos y muy dispuestos. Yo por ahí llamo y digo “me gustaría ir con el grupo de abuelos a hacer una convivencia ahí” y vamos con el grupo de abuelos a hacer una convivencia. O voy con 150 pibes del Hogar.

En un videíto que una vez hicimos con San Lorenzo yo dije que San Lorenzo tiene acá su otro pulmón, de alguna manera. Porque a veces está bien lo de la Vuelta a Boedo, la mística que eso genera, de recuperar lo perdido injustamente, pero bueno, los años van pasando, San Lorenzo se hizo una vida acá, hubo un barrio que lo recibió. Y eso también hay que destacarlo de alguna manera. También le dio crecimiento, desde ese sufrimiento del desarraigo, del perder el estadio. El dolor engrandeció al club, me parece. Por eso yo siempre destaco: está bien cantar por la Vuelta a Boedo, pero no se olviden del Bajo Flores. Lo que San Lorenzo le dio al Bajo Flores, pero también lo que el Bajo Flores le dio a San Lorenzo.

Volviendo a lo que hablábamos de erradicación. Como estos eran terrenos fiscales, y fueron en sus comienzos, terrenos tomados, por acentuar excesivamente el concepto de propiedad privada, parecía que los otros derechos se caían. Pero se ha avanzado. De ese paradigma de erradicar la villa y sacarla, después se pasó al paradigma de urbanizar: abrir una calle, dar buenos servicios de agua, de cloaca, de luz, etc. Nosotros los curas acuñamos un concepto de integración urbana. Con eso buscamos decir que se debe dar un encuentro entre dos culturas: la cultura urbana porteña y la cultura popular latinoamericana que vive en estos barrios. Estos barrios han sido formados en la primera etapa de la villa por gente del interior de la Argentina. Al retorno de la democracia empieza una corriente migratoria de los países hermanos. Se respira aquí la cultura popular latinoamericana, se da el encuentro entre dos culturas. Queremos destacar eso. No solo la villa recibe de la ciudad, sino que también le da a la ciudad muchas cosas. Sobre todo, trabajo. En la villa hay miles de trabajadores que construyen las casas en las que vivimos, que hacen la ropa que nos ponemos, que cuidan a nuestros abuelos, que a veces atienden las casas de familias. Si estos sectores populares no estuvieran la ciudad se paralizaría. Entonces hay que destacar eso, en primer lugar. Después la potencialidad que tiene, mirando a futuro. La zona norte de la ciudad la población está envejeciendo y en la zona sur está la población más joven de la ciudad, el futuro. Ese es un aporte de fuerza joven que va a hacer crecer a la ciudad. Después hay una serie de valores de la cultura popular latinoamericana, valores que hacen a la vida comunitaria, que hacen a la solidaridad, que están marcadamente presentes. Hablamos entonces de un encuentro entre dos culturas. Eso queremos decir con el término “integración urbana”.

Si uno quiere integrar hay dos ejes que son claves para la integración. Uno de ellos es el trabajo, cómo generar trabajo en estos sectores que quieren trabajar. Nosotros tenemos una oficina de empleo que hemos creado, aquí nadie no quiere trabajar. San Lorenzo en su fundación nos aportó una persona que trabaja dos veces por semana en nuestra oficina de empleo para ayudarnos en nuestra oficina. Pero es el Estado el que tiene que buscar los caminos para generar mayores oportunidades de trabajo en estos lugares.

Otro eje de integración clave es la educación. La posibilidad de que los niños y adolescentes alcancen espacios para estudiar. Incluso la UBA está muy lejos de que un joven llegue a estudiar ahí. Igual hay bastantes, gracias a Dios, pero queda mucho camino por recorrer. Y después yo hablaría de facilitadores de integración. Aquí yo pondría a San Lorenzo y a otros clubes con los que hemos trabajado aquí y en otras villas. Los clubes grandes tienen una posibilidad muy grande no sólo de buscar talentos deportivos, sino en la línea de tender puentes para integrar estos barrios. Simbólica y concretamente es muy fuerte para sus socios, para sus hinchas y para la sociedad en general y los clubes grandes están transitando este camino. Otros facilitadores de la integración son las universidades…

P: Hay una lectura de Francisco de que el momento actual necesita de los jóvenes para cambiar muchas cosas. Como agrupación juvenil, nos interesa su opinión de esto.

R: Yo diría que Francisco propone el diálogo entre los jóvenes y los ancianos. Y por supuesto tiene una gran expectativa en la fuerza que tiene la juventud.

Nosotros tenemos un problema con los jóvenes y la droga. Acá no hay un problema central de droga, pero el principal problema son la falta de oportunidades. Nosotros hacemos las acciones que hacemos (una escuela, un club, una escuela de oficios, etc.), porque queremos dejar oportunidades concretas al alcance de los niños, de las familias de los adolescentes. Esto también para pensar una intervención inteligente del Estado en un barrio como este.

En relación a la droga veo tres niveles. Un primer nivel es el consumo de la sustancia, el paco. Un segundo nivel es cómo la droga muestra la marginalidad en la que viven muchos. Nos encontramos con los rostros concretos de la pobreza. Por ejemplo, el nivel alto de tuberculosis que tenemos en el barrio es cercano al de algunos países de África. Un nivel más profundo es la orfandad. Orfandad de vínculos, de amor, de familia. El secreto de nuestro éxito es tratar de proponer esa dinámica comunitaria familiar hogareña. Así es cómo lo vemos nosotros como constituirse la iglesia como familia que acompañe toda la vida. Y eso lo puede hacer un club, un club como familia donde los vínculos se fortalecen. Donde nos ocupamos de los miembros más frágiles de la familia. Esa es la mística con la cual nosotros trabajamos con los jóvenes que están en esta problemática. No son un asistido, no son un paciente, no son un cliente, son parte de la familia. Eso te cambia la perspectiva. La parroquia, un club, puede fortalecer los tejidos comunitarios, sociales.

P: Nosotros terminamos nuestras entrevistas con un ping pong. Le decimos un nombre o una frase y usted nos dice lo primero que se le venga a la cabeza.

Jesús: Es la fuente de todo lo que yo intento vivir y hacer. Es la fuente a la que tengo que volver constantemente. A veces me alejo, pero sé que es la fuente.

Pueblo: Me lo uniste a Jesús. Al pueblo y a los más pequeños y pobres te manda Jesús. Si vos leés el Evangelio él empieza esta revolución de amor en la periferia del Imperio Romano, en una provincia perdida del imperio romano. Esta revolución de amor y de servicio a los más humildes, de lavar los pies a los más pequeños. Jesús nos dice “Yo no he venido a ser servido sino a servir y a dar mi vida en rescate por una multitud”. Ese camino los cristianos queremos seguirlo.

La virgen de Luján: Es mi mamá. Mi mamá está en el cielo y mi segunda madre es la virgen de Luján. No se enojaría mi madre, si digo eso. Ahí me bautizaron el 13 de octubre de 1973. Camino todos los años a Luján, en la peregrinación de jóvenes a Luján.

El Papa Francisco: Es alguien que intenta vivir lo que Jesús propone en el Evangelio y es una motivación concreta para lo que nosotros hacemos en las villas diariamente. Uno se admira de su sabiduría, de su capacidad de trabajo.

San Lorenzo: Bueno, ustedes saben que yo soy de Boca. Tengo algunas anécdotas del Papa y San Lorenzo. Una vez le escribí un mail justo antes que ganara la Libertadores. Cuando se reza el Rosario, se estila que las últimas cuentas del Rosario se rezan por las intenciones del Papa. Entonces yo le escribí preguntándole si no estaría rezando para que San Lorenzo gane la Libertadores (jaja) Y él me responde, “bueno, seguí rezando nomás”.


Toto responde 21/05/2018

Toto, ¿compro dólares, botes o el pase de algún jugador medio desconocido y lo arrimo al club? Parece que agarran cualquiera en estos momentos. Le voy a saber agradecer.

Elsa, de Flores

 

Querida Elsa: cuando Fernando Miele trajo al Pampa Biaggio proveniente del Danubio de Uruguay hubo mucho run run. Nadie esperaba un milagro así. Sin embargo. Se me vienen a la cabeza Pusineri, Abreu y Gonzalo Verón. O el Pochito Lavezzi, jugadores que compramos y eran totalmente desconocidos y terminaron no sólo rindiendo muy bien sino también siendo campeones en algunos casos y revendidos en un dinero interesante. Si el niño mágico que acabamos de comprar resulta una maravillosa inversión y un refuerzo inesperado o si resulta un paquete terrible que tendremos que arrastrar lo sabe sólo Dios. Y bien sabemos que el representante del mismo en la tierra está de nuestro lado.

 

Toto, está en un avión que se viene abajo con Giunta, el Radiólogo Carrizo, Zandoná, Erviti, Saja y Abreu. ¿A quien le da el paracaídas que sabe que no funciona?

Raúl, de Mataderos

 

Recuerdo que el muerto de Zandoná cuando llegó a Velez dijo que por fin llegaba a un club grande. A una persona que tiene tantos problemas para interpretar la realidad no se le puede pedir mucho.  Yo elegiría a Giunta porque básicamente dejó muy poco en nuestro club y se convirtió en lo peor que se puede convertir un ser humano: un símbolo de la berretada xeneize.

 

Toto, usted parece u señor experimentado, con mucho cafetín y calle, ¿ya lo pudo perdonar a Abreu? Yo a ese oriental no quiero verlo ni de lejos

Pipo, de Sarandí

 

Si aquella noche del silencio atroz hubiera jugado bien nos hubieran ganado. Él lo intentó, inclusive gritó goles. La doctrina particular de esta sección de nuestra web se basa en la valoración del vaso por su costado más lleno y no por su costado más vacío. El fútbol es maravilloso porque nos afecta con intensidad sin prácticamente depender de nosotros. En esa relación que uno tiene con el medio es importante no caer en la inseguridad depresiva de gritarle barbaridades a una persona que ni siquiera conocemos. Todos los hinchas podemos aportar dejando de ser energúmenos y comportándonos con un uso medido del apasionamiento.

 

Toto, ¿qué opinión le merece Alexis "bailarina" Castro? No estábamos mejor con el camioncito Moyano?

Cacho, de Buenos Aires

 

En primer lugar eso de decirle “Bailarina” a un jugador que no es de su agrado me parece absolutamente machista. Atrasa por lo menos 25 años. Moyano tiene todo para ser un enorme jugador y un preferido de los hinchas: conducción, pegada y un comportamiento ejemplar. Marca, hace los pases adecuados y se anima con los cambios de frente. Da la casualidad que ambos jugadores juegan con ilustres apellidos pintando sus dorsales. A mí me parece que el revolucionario es muy buen jugador aunque no haya podido demostrarlo por su falta de tranquilidad. El camionero por su parte trasmite madurez y solvencia y es apenas un gurrumín.

 

Toto, La Soriano se debería presentar a elecciones el año que viene?

Marcelo, de Palermo

No es momento de hablar de candidaturas. Estamos emocionados con el lanzamiento de nuestro sitio web y con la posibilidad de organizar nuestra primera charla en el Pando.  Es real que en la vida política de la institución hay ciertos sectores que nos tienen miedo o que piensan que nos mueve la ambición. Los que nos entusiasma es ver a San Lorenzo cada vez mas grande en estos tiempos de bipartidismo futbolero.

 

Toto, ahora que se viene el mundial, ¿cómo ve a la selección de Sampaoli? ¿le parece bien que lo haya dejado afuera a Angelito Correa?

Patón de Rosario

 

Cada vez que escucho hablar a Sampaoli sobre de qué manera hay que atacar y que atacar con esto y con aquellos y que cuando atacamos tenemos que atacar atacando al atacado. Siento escalofríos en mi interior. Miedo. Pánico: como cuando me dicen que los bancos me van a chupar los ahorros. Hay una línea histórica que dice Bilardo-Sabella y que sin dudas tenía en nuestro Patón esa concepción nacional de cómo se organiza el futbol. Nuestro presidente Lammens tiene un discurso Bielsista y de futbol de ataque. El chico Guede cuando vino llegó con un libro lleno de extremos y terminó dando conferencias de doble 5. Todos aquellos que putearon a Bauza son los que tendrán que darnos explicaciones sobre por qué pidieron un futbol de ataque en un país que sólo ha tenido buenos resultados cuando supo cuidar su arco y tener defensas intratables.

 

Toto, si SL fuera un capítulo de Black Mirror y mañana fueran las elecciones. A quien votaría: Miele, Abdo o Savino?

María, de paternal

 

No miro series: son la continuación de TN por otros medios. Creo que usted se refiere a una de “ciencia ficción” o de “realidades probables futuristas” donde la tecnología hace daño a los ciudadanos de Inglaterra. Lo he dicho varias veces. Creo que votaría a Abdo porque su primo está muy fuerte en Paraguay y seguramente lograríamos que la teoría del derrame funcione como quieren los gurús del neoliberalismo.

 

Toto, vivo a la vuelta de av la plata y tengo miedo que con el estadio me hagan caca en la puerta de casa.  ¿Qué hago?

Danilo, de Boedo

 

Yo le aconsejaría que una vez que pongan la comisaría en la puerta de la cancha vaya y hable con los policías. Ellos deben tener algún tipo de oferta, digamos informal, como para vigilantearte la casa los días de partido. ¿Qué te pueden cobrar? Un plus nomás, algo irrisorio. Te recomiendo que pongas pimienta blanca en la puerta: con los gatos funciona, una vez que huelen que hay pimienta no mean más en ese lugar.

 

Toto estoy re caliente dejamos afuera al rojo y se metió el globo en la copa. ¿Qué hago?

Adrián, de Boston

 

Mirelo así: con Huracán adentro es más probable que se vayan a la B. Con el rojo afuera toda esa saraza del gran club copero se convierte en una penosa realidad llena de drones.