Sana costumbre

17/Sep/21

Las Santitas volvieron a golear, esta vez fue 5-0 a Defensores de Belgrano en condición de visitante. Los goles los marcaron: Imbachi, Ramírez, Pereyra, Molina y Lugo. Así las azulgranas cuentan con puntaje ideal y una enormidad de goles a favor. La próxima fecha quedarán libres y se siguen preparando para la Copa Libertadores que se jugará en noviembre.

En el fútbol femenino sanlorencista la vara parece estar tan alta que un partido trabado, aburrido y por momentos picado termina en goleada; y no sorprende porque se ha vuelto algo habitual. El andar arrollador de Las Santitas genera este acostumbramiento a los grandes resultados. Es algo destacable porque si bien está claro que San Lorenzo tiene más que sus rivales no siempre es fácil imponerlo y mucho menos marcar fuertemente las diferencias.

El equipo dirigido por Nico Basualdo salió a la cancha con: Camila Espíndola; Cecilia López, Gisel Vidal, Sindy Ramírez, Florencia Coronel; Naila Imbachi, Maricel Pereyra; Sabina Coronel, Eliana Medina, Débora Molina y Macarena Sánchez. Mientras tanto las locales: Quintilli; Matticoli, Forgoso, Pucheta, Figueroa; Peralta, García, López, Da Silva; Miño y Tappia.

El primer tiempo fue algo aburrido. El campo de juego estaba medio complicado, a Las Santitas les faltaba siempre el último toque o el pase previo a ese último toque que deje a alguien en el área chica mano a mano con la arquera. En ese contexto a las de Boedo les costó abrir el marcador en un partido que por momentos incluso se picó. Las locales atendieron de entrada a Maca Sánchez, también lo hicieron con Eli Medina y de golpe un partido normal un jueves por la tarde se puso discutido, se vistió de potrero en un instante. Dejó de ser ese partido por los tres puntos y pasó a ser de barrio y por la cancha entre patadas, lujitos, charlas y empujones. Esos duelos donde si te molesta que la pise entonces la pongo contra la suela más veces. Defensores de Belgrano casi no pudo llegar con peligro y Las Santitas de a poquito fueron aceitando el juego.

El reloj marcaba 25 cuando Débora Molina sacó un córner desde la derecha que picó en la puerta del área chica y sobró a todas; Gisel Vidal la corrió y dentro del área al sentir un contacto se tiró. Salomé Di Iorio marcó penal aunque la pretensión de objetividad periodística que me guía al escribir estas líneas me obliga a decir que para mí no fue nada. Bienvenido el regalo, no le quita la quebradura a Mili Vargas pero agradecemos el presente. Así que Eli Medina lo estrelló en el palo izquierdo, Naila Imbachi corrió, tomó el rebote y disparó a quemarropa pero Quintilli le sacó el gol y en un momento de flipper luego de algún rebote logró meter el pie y darle a la pelota destino de red para poner el primero. El primer tiempo se iba cuando Gisel Vidal volvió a correr un rebote tras un córner y le hicieron foul a pocos metros del vértice del área grande. Eli Medina y Sindy Ramírez ejecutaron una jugada de laboratorio, la 10 cobró la falta haciendo creer que vendría un centro al área pero la uruguaya se desprendió de su marca y en el área grande recibió un gran pase al pie clavando un zurdazo raso que se metió entre Quintilli y el palo para irse al descanso con el segundo en el bolsillo.

La mitad final iba a empezar otra vez con un gol de Las Santitas. Tras un córner ejecutado por Eli un rebote le quedó a Gisel Vidal que pateó fuerte pero en el área chica encontró el pie derecho de Maricel Pereyra para corregir la dirección y vencer por tercera vez la valla local. En este momento Basualdo empezó a meter mano para darle rodaje a juveniles, descanso a algunas jugadores y probar algunas variantes tácticas. El ingreso de Tesio hizo que Imbachi bajara un poco sin abandonar su lugar en el mediocampo pero moviéndose en un rol de patrullaje defensivo y en el fondo quedaron 3, generando una mitad muy poblada pero repleta de gente joven con buen pie. Las pruebas parecen apuntar a la Copa y al rodaje de las más jóvenes que están pidiendo pista y necesitan minutos para afirmarse.

Iban 26’ cuando la debutante Fonseca parada por la derecha metió un centro buscapié que Maca Sánchez no pudo controlar y la pelota quedó para el ingreso por izquierda de Débora Molina que controló, se hamacó y sacó un tiro violentísimo que se convirtió en el 4-0. Y cuando el partido ya se terminaba Maricel Pereyra por la derecha metió una bocha para lo corrida de Camila Lugo que definió con sutileza por encima del cuerpo de Quintilli para terminar de decorar el resultado con un golazo.

Fue victoria, goleada, a pura contundencia con un equipo que estuvo bien parado en el fondo y prácticamente no sufrió los momentos que suele sufrir en otros partidos donde a veces tiene tramos que se le complican. El partido fue un poco aburrido en su primera mitad y en la segunda ya de arranque quedó definido. Que siga la racha, que continúen las buenas costumbres, que golear se siga haciendo tradición.

La crónica de Cafu Amador de otra goleada de las Santitas, esta vez ante Defe de Belgrano

Continuar leyendo

¿Arranca o no arranca?

30/Ago/21

En una tarde primaveral, esas jornadas que mi abuela miraba el cielo y decía “hoy es un día peronista” San Lorenzo volvió al triunfo. El Ciclón goleó a Patronato en el Pedro Bidegain por 3 goles contra 0 cortando una racha de 4 partidos perdidos al hilo y sin marcar goles. Los autores de los tantos fueron Uvita Fernández, el colombiano Zapata y, desde el punto penal, Franco Di Santo.
Últimamente el mundo San Lorenzo vive pasando de tormenta a incendio y de incendio a inundación, las cosas suceden con una vorágine inexplicable. En el medio de este ciclo tortuoso se dio la salida de los Romeros, los comunicados, las diatribas mediáticas, los cruces televisivos y una constante sensación de un auto que acelera de frente a un paredón o un abismo. Los paraguayos rescindieron no sin polémica, alguien filtró un video y le echó kerosene al fuego. En el medio de todo eso también rescindió Diego Rodríguez en un desmanejo porque lo compramos hace 6 meses para que se vaya gratis hoy, nunca rindió (incluso antes de la maravillosa idea de comprarlo) y terminó costando carísimo. Mientras la saga de rescisiones transcurría, Montero metía un cambio de esquema y cambios de nombres. El azulgrana estrenó esquema con 3 en el fondo, 4 en el medio y 3 arriba… Un esquema medio holandés en el medio del terremoto. Paolo metió quinta y decidió profundizar, como en Los Simpson del pozo sólo se sale cavando. Fue así que paró a: Torrico; Peruzzi, Donatti, Zapata; Herrera, Rosané, Ortigoza, Fernández Mercau; Cerutti, Di Santo y Uvita.
El azulgrana venía siendo un auto destartalado. No llegaba ni a la esquina sin quedarse, con el cambio de esquema, después de las derrotas en fila eligió ser un poco un utilitario, un coche de esos que sin lujos te lleva a donde tenés que ir aunque a veces haya que bajarse a empujarlo. El equipo hoy mostró una cara que en las derrotas no se vio, metió, corrió, luchó y también jugó. Es necesario en este fútbol en el que a nadie le sobra nada ir a trabar cada pelota con la vida. El producto es más lucha y barro que fútbol y San Lorenzo viene de la lucha y del barro, de la garra y el tesón.
De entrada el equipo parecía un poco partido entre los que la sacaban del fondo y los de arriba, había ahí unos metros donde nadie se acercaba para recibir y Patronato acumulaba gente en ese sector. Pero gran parte de la clave del partido estuvo por afuera con Herrera y Fernández Mercau que permitieron que tanto Cerutti como Uvita jueguen un poco más adentro siendo el primero quien fue a ese hueco en donde el equipo quedaba partido siendo clave como descarga por dentro para los laterales y el mediocampo. El Pocho jugó un buen partido con mucha movilidad, siendo bastante incisivo y asociándose bien con Herrera que estuvo más fijado en banda. De arranque cuando iban 3’ apareció del centro a la derecha para meter un buen centro que Uvita no conectó por poco, la pelota iba a derivar en Fernández Mercau que enganchó para adentro y muy bien ante Gudiño que pasó de largo como colectivo lleno. El juvenil cedió para Cerutti quien ensayó un remate que rebotó quedándole a Uvita entre tres rivales, guapeó, se bancó un empujón y definió a lo Romario con el puntín para meterle la pelota entre las piernas a Ibáñez y marcar el gol. Así se cortó una racha de más de 400 minutos sin goles a favor desde aquel gol del mismo Uvita frente a Banfield el 1/8 hasta hoy 30/8.
Con el gol San Lorenzo iba a jugar más tranquilo. Tuvo un remate de afuera del área de Uvita que iba a controlar con facilidad Ibañez. Cuando iban 15’ a Cerutti lo iban a bajar por la derecha después de pelear una pelota, ganar la posición y poner el cuerpo para aguantarla. De esa falta iba a venir el centro muy bien puesto para que Zapata a la carrera meta el frentazo contra el suelo que Ibáñez iba a rebotar para que el colombiano luche y llegue a la pelota y ponga así el segundo encaminando el rumbo.
En 37’ Di Santo presionó en el medio, robó y encaró para el callejón central, Uvita le picó muy bien pero el mendocino no resolvió bien el pase que si acertaba era más de medio gol. Y en la última del primer tiempo otra vez Di Santo galopó pero esta vez por la banda izquierda pero cuando quedó 3 contra 1 no se animó a definirla, quiso ceder para el medio que entraban Uvita y Cerutti solos pero Cobos lo cortó. De manera increíble San Lorenzo se perdía el tercero que ya merecía. Esta fue la última acción del primer tiempo, en que el Ciclón hizo un buen partido, fue superior y también luchó.
Con el segundo tiempo aún en pañales Cerutti apareció por izquierda, para amagar a tocar con Fernández Mercau, pero el Pocho utilizó a su compañero para encontrar un hueco, encaró en diagonal para el área, descargó con Uvita que le devolvió muy bien la pared con ventaja para que su marca lo tenga que correr de atrás. Cuando el delantero se aprontaba a definir, Geminiani le apoyó la mano en el hombro desestabilizándolo y generando que Lousteau señale con su brazo en forma recta para el punto del penal. Fue ahí que se dio una particularidad. Di Santo agarró la pelota y miró a Ortigoza que pareció hacerle un gesto y el grandote se hizo cargo de cambiar el penal por gol con un remate bajo al palo izquierdo de Ibáñez. El equipo de Montero ganaba 3-0. Si la conversación gestual entre Di Santo y Ortigoza fue real (y no un producto de mi colorida imaginación) es para destacarla, el gesto de darle al 9 que venía bajo la posibilidad de meter un gol sirve para levantarle el ánimo y que redondeé un buen partido.
Con la victoria prácticamente consumada San Lorenzo pudo haber ampliado la ventaja en un par de oportunidades como en esa donde combinaron los Nicolás(es) Fernández(es) para que sea Uvita el que ponga un buen centro que Herrera no conectó porque se la peinaron antes para mandarla al lateral. Fernández Mercau tuvo la posibilidad de ponerle el moño a una actuación brillante cuando en posición de enganche robó la pelota en la salida de Patronato, se sacó uno de encima y disparó un remate raso que Ibáñez iba a mandar al corner. Se moría el partido cuando Di Santo la peleó y tocó con Jalil Elías que abrió un callejón para la subida de Herrera quien mandó un buen centro para Peralta Bauer que entraba por el segundo palo pero Ojeda barrió y se la sacó del buche.
El equipo que paró hoy Montero parece pensado como un rastrojero gasolero medio cascado que sin apuro y ante todo pronóstico te lleve a todos lados. Tuvo algunos ratos de ser un auto modelo 2016/17 con el tanque lleno de nafta y con la carrocería brillosa. La figura del partido fue Nicolás Fernández Mercau que no se cansó nunca de correr, de ser opción de descarga de ir hasta el fondo y de volver también. Rosané hizo un buen trabajo aunque silencioso, sin la atención de las miradas y las luces. Hoy San Lorenzo fue un equipo, supo pelear, supo jugar, supo hacer circular bien el balón y ganó, no es exagerado decir que la diferencia pudo ser más amplia. Esperemos que de ahora en adelante el gasolero de Montero pueda seguir superando obstáculos.

En una semana turbulenta, San Lorenzo pudo conseguir una alegría derrotando 3 a 0 a Patronato.

Continuar leyendo

El baile de la gambeta

28/Ago/21

Las Santitas golearon a Lanús por 6-0. Con esta victoria suman puntaje ideal, 20 goles a favor y 4 en contra, un arranque arrollador del equipo azulgrana. Los tantos fueron 3 dobletes para darle alegría a la gente con TOC dejando todo ordenadito, prolijo y ecuánime. Las autores de los goles fueron Macarena Sánchez a los 7´ y 35´, Débora Molina (jugó un partidazo) a los 26´ y 38´; y Eliana Medina a los 33’ y a los 37’ de la segunda mitad, el primero de la capitana fue una joyita para archivar como el cañazo que tiró casi adelante mío a los 26’ del segundo tiempo y cerca estuvo de llevarse la pelota a la casa cuando el partido se terminaba.
La mañana estaba hermosa, soleada, se prestaba para meterle algún obstáculo a la conciencia que llene el campo visual de colores nuevos y disfrutar de la jornada o para ver golear a las Santitas. El equipo que dirige Nicolás Basualdo salió a la cancha con: Vanina Correa; Cecilia López, Gisel Vidal, Sindy Ramírez, Florencia Coronel; Naila Imbachi, Maricel Pereyra; Sabina Coronel, Eliana Medina, Débora Molina y Macarena Sánchez. Por su parte las dirigidas por Karina Medrano formaron con: Brisa Rio; Shirley Insaurralde, Javiera Salvo, Evelyn Argañaraz, Fiamma Romero; Brenda Varela, Victoria Sosa, Milagros Paiva; Antonella Barreto, Marcela Figueroa y Camila Vasquez.
Voy a meter un out of context aquí porque me lo merezco(?). San Lorenzo salió a la cancha con camiseta blanca y pantalón blanco la combinación por excelencia de las camisetas alternativas, el club debería tener una especie de manual de marca para que no nos hagan esos inventos que combinan pantalones azules con camiseta titular, la titular azulgrana va con pantalones blancos, la suplente blanca con pantalones azules. Así lo marca la historia, las tradiciones de este hermoso club. Sé que es una tontería con los problemas que tiene el club hoy pero… Azulgrana con pantalón azul o rojo es de otros clubes europeos que son azulgranas pero no son San Lorenzo ¿Estamos claros? Bueno entonces vamos con el partido.
Ya de entrada Maca Sánchez bajó a posición de lanzadora y desde el medio le metió una gran pelota a Eli que cuando la arquera salía la quiso picar, pero Rio logró reaccionar y sacarla al córner. El primer aviso marcaba una tendencia, las azulgranas con pelotas punzantes desde el centro del campo podían lastimar a un Lanús cuyas centrales les costaba el retroceso y defender con espacios a sus espaldas. Entonces a los 7’ Sindy Ramírez salió del fondo con una linda pelota larga entre el espacio formada a las espaldas de las defensoras que aprovechó muy bien Débora Molina que sin egoísmos metió el pase atrás para que entrara sola a definir Maca Sánchez e inaugurar el marcador.
Cuando iban 19’ Flor Coronel combinó con Eli que le puso la pausa para dejar que su compañera escale y le colocó la pelota por el hueco para que la lateral izquierda meta el centro atrás pero Macarena Sánchez la agarró un poco mordida y le dio tiempo a la arquera Rio a recuperarse. En 20’ Vanina Correa se quedó con el empate tras un buen tiro alto de Paiva que obligó a la golera a estirarse. Cuando iban 22’ Maricel Pereyra (siempre de gran partido, siempre prolija, siempre correcta y cada vez que puede verticalísima) metió una linda bocha para poner a Sabina Coronel mano a mano pero la mediocampista derecha definió cruzado y se le fue ancha. Pero en 26’ Débora Molina iba a convertir un golazo para el 2-0, Imbachi le metió una pelota por arriba saliendo de contra, la zurda estaba sola contra la defensa de Lanús, enganchó bárbaro sacándose su marca de encima y definió de derecha con maestría al segundo palo.
Cuando iban 33’ llegó la joyita de la capitana. Macarena Sánchez metió un cambio de frente bárbaro para Imbachi que controló y encontró una vía de acceso a la diez que sóla frente a la arquera se la sacó de encima a pura gambeta y puso el tercero. El toque de distinción de cada partido de la que juega distinto. En 35’ Eli tocó para meter una pared con Imbachi, la capitana en el medio de la cancha iba a meter un pase divino de cachetada para la subida de Débora Molina que fue hasta el fondo y metió el centro atrás para que Macarena Sánchez la empuje y marque el 4-0. Enseguida tras una presión de Eliana Medina y Naila Imbachi, Lanús salió mal del fondo y Maricel Pereyra metió una bocha para encontrar a Débora Molina que se sacó a la arquera de encima y puso el 5to. La zurda tuvo un primer tiempo arrollador, donde obligó, gambeteó, desbordó, metió goles y asistencias. Así terminó el primer tiempo. No hubo equivalencia alguna, las azulgranas fueron mucho para las granates y se fueron el descanso goleando.
En el segundo tiempo no pasó mucho, el partido ya estaba liquidado. En 26’ minutos Eli se ofreció como descarga para Flor Coronel y cuando Paiva le salió a la marca la desairó metiéndole un caño hermoso para luego cambiarla de frente para la subida de Ceci López. Para levantarse y aplaudir. Un minuto después Flor Coronel (de gran partido) robó en ¾ de cancha y tocó con Tesio que sin engolosinarse la pisó, esperó, la soltó rápido para la lateral izquierda que como si fuera una volante creativa le puso un hermoso pase a Eliana Medina que entró por izquierda y abriendo el pie la puso al segundo palo. El partido se ponía 6-0. Nota de color, observación del cronista, ojo de futbolero como se llame pero cuando Tesio agarró la primera pelota sólo con la forma de pararse para recibir te das cuenta que la piba de 15 años tiene clase, no sé como expresarlo pero es una mezcla de la forma de pararse, la forma de arquearse para recibir, cómo la controla y el movimiento que hacer con la cabeza levantada para combinar con sus compañeras. Ahí como con otras juveniles hay un diamante en bruto que debe ser pulido. Con el set de tenis ya alcanzado el partido transcurrió buscando el final.
Las Santitas volvieron a ganar, volvieron a golear y llevan 9 de 9. Después de la noche del jueves hacía falta una caricia así para sacarse la bronca de cara al fin de semana. La figura, sacando a Eliana Medina que es figura cada vez que juega al fútbol porque es crack, fue Débora Molina que hizo un primer tiempo impresionante.

La crónica de Cafu Amador de la arrolladora victoria de Las Santitas ante el granate.

Continuar leyendo

Un engendro

27/Ago/21

San Lorenzo perdió 2-0 frente a Estudiantes en su visita guiada a La Plata. Es un bodrio ver a este equipo. Te hacen un gol y ya podés dar por sentado que no lo vas a dar vuelta, no lo vas a empatar y difícilmente encuentres una jugada de peligro. Nada de nada. Menos emoción que una hoja en blanco. Los goles de los locales fueron de Pasquini y Pellegrini.
El azulgrana profundizó el mal momento futbolístico. Jugó muy mal sacando algunos tramos del segundo tiempo, luego del cambio de esquema y la entrada de Ortigoza. El asunto de la semana fue la casi segura salida de los Romeros del plantel dado que el club no puede pagarles sus contratos y los cruces mediáticos entre el Arreceygor-Cetto por un lado y los mellizos por el otro. La verdad es que en términos futbolísticos el equipo fue una cosa espantosa, no pateó al arco, no generó peligro y en 70 minutos de los 90 no dio más de tres pases seguidos. Un equipo que mira pasivamente a los rivales, que no es capaz de pelear los partidos (salvo en algunos tramos), jugadores sin rebeldía, ni siquiera alguien que pueda generar una gambeta, un caño, algo que genere algún tipo de emoción. Apatía es la palabra que define este presente.
Montero tiró el típico manotazo de ahogado que tiran los dt´s azulgranas cuando no le pueden encontrar la vuelta que es defender con línea de 5; Herrera por derecha, Gattoni, Donatti, Zapata en el medio y por izquierda Pittón. En el mediocampo se pararon Rodríguez, Elías y Sabella; es decir el peor tándem de mediocampistas que vi en mi vida en San Lorenzo (que baratos no deben ser) y un pibe del club que es de los pocos que muestra algún tipo de carácter. En el ataque el petiso Uvita Fernández parado de 9 para recibir los centros del gigante Franco Di Santo (este se ve que no es caro y no cobra en divisa estadounidense, o en realidad sabe que no le pueden pagar y está esperando para hacer un juicio y llevarse algo) ¿Por dónde iba a pasar el juego de este equipo? No era difícil darse cuenta que con estos jugadores dependías de la jerarquía de Di Santo para meter un pase o tener una, pero el grandote está en muy bajo nivel o de la movilidad de Uvita porque en el juego era previsible que no había posibilidad de dar 3 pases seguidos y menos para adelante. Porque la apuesta del triple 5 era prenderle una vela a que se iluminara un pibe que recién arranca, ya sabemos que el torito nunca esta donde tiene que estar y que Jalil Elías se cree Toni Kroos pero no puede dar un pase de primera a dos metros sin equivocarse. Y el fondo bueno no puedo decir mucho, parece que los espectadores volvieron a las canchas algunos con el privilegio de mirar desde adentro.
Estudiantes previsiblemente te abre el partido con una pelota parada y lo liquida con un contraataque por afuera y centro atrás para quien llega de frente. En algún tramo del partido San Lorenzo compitió un poco a partir de los pies de Ortigoza, las ganas de Nicolás Fernández Mercau y probablemente cierta fatiga del local. No hubo soluciones mágicas futbolísticas, ni hubo una actitud que demuestre ganas de vestir estos gloriosos colores. Se ve que sacar a las supuestas manzanas podridas que dividían al vestuario no generó unión, compromiso y ganas de sacar esto adelante, más bien estos millonarios con depresión crónica siguieron con apatía y seguirán ganando fortunas con sus sueldos o con los juicios que harán después. Te sacan las ganas de mirar fútbol, la crisis económica que tiene el club obliga a sacarse de encima a los mejores (yo no sé si obliga tanto en realidad, pero quien te va a venir a buscar a tipos que no pueden dar dos pases seguidos, si se van de acá no creo que alguien los vaya a buscar). El presente y el futuro inmediato son oscuros, no se ve la posibilidad de armar un equipo que se comprometa, que luche, que le pegue un par de veces al arco y que gane algún partido; el nivel de juego es muy pobre y cualquier equipo con poco te gana bien, en tres pases te pasan por el medio y físicamente te pasan por encima ¿La culpa siempre es del dt o los jugadores? No, está claro que San Lorenzo es un caos deportivo e institucional pero ponerle un poquito de voluntad…
No puedo hacer otra cosa que una crónica depresiva, eso me transmite ese equipo, me dan unas ganas locas de hacerme una ensalada de cianuro y cicuta o de volver a terapia y empezar un tratamiento psiquiátrico. Que se yo, estoy harto de verlos arrastrarse y perder con cualquiera que junte once.

La crónica de Cafu Amador de una nueva derrota de San Lorenzo. Esta vez ante Estudiantes en La Plata

Continuar leyendo

La orquesta de Eliana

23/Ago/21

Menos mal que existen Las Santitas para robarle una sonrisa futbolera al hincha de San Lorenzo. Otra vez las azulgranas impusieron su jerarquía al vencer a Gimnasia y Esgrima de La Plata en el Estadio Diego Armando Maradona por 6 goles contra 2. Las autoras de los goles fueron Débora Molina, Eliana Medina, Flor Coronel y Nicole Hain que se anotó por duplicado en el tanteador, el gol restante fue en contra de Bilos mientras que para GELP convitieron Claudia Roldán y Camila Uzqueda.

En la previa se conmemoró el día de la futbolista argentina que recuerda aquella histórica actuación de Elba Selva que le marcó 4 goles a Inglaterra en el mundial femenino de México 71, justo en el 50 aniversario y luego de que en 2020 el Congreso de la Nación aprobara el día de manera oficial. Así que con homenaje incluído a las pioneras del fútbol femenino y en un estadio que lleva el nombre del mejor futbolista de todos los tiempos no solo de este planeta también del universo y tal vez de varios universos paralelos (perdón me salió el maradoniano de adentro, incluso me puse a llorisquear un poco), Las Santitas volvieron a hacer sonar la orquesta del fútbol de los botines de su directora Eliana Medina.

Las azulgranas llegaron un poco emparchadas por el insólito amontonamiento de partidos entre el futsal y futbol femenino, dado que muchas jugadoras comparten la práctica de ambas disciplinas desde antes de la profesionalización del deporte de 11 y es medio extraño que las pongan el mismo día y prácticamente al mismo horario. Parece injusto que por sueldos que no les permiten resolver su vida personal para dedicarse únicamente a la práctica de un deporte se termine generando esa necesidad de optar por uno o por otro cuando es un poco cambiarles la vida que llevaban antes sin que eso signifique un pasar económico que amerite llevarlas a esa decisión. Son cosas que se deben pulir, no cuesta nada acomodar los días un poquito y que las cosas decanten por si solas permitiendo que practiquen ambas disciplinas quienes lo hacen. Las Santitas salieron con: Vanina Correa; Karen Puentes, Gisel Vidal,  Sindy Ramírez, Florencia Coronel; Naila Imbachi, Maricel Pereyra; Eliana Medina; Sabina Coronel, Nicole Hain y Débora Molina.  Por su parte el conjunto local formaba con: Ana Rolón; Daiana Ollivier, Juana Bilos, Abril Reche, Agustina Maturano; Milagros Olivier, Milagros Díaz, Camila Uzqueda; Lucía Zapata, Marilyn Esquivel y Claudia Roldán.

Los primeros minutos fueron de estudio, mucha presión y un juego trabado en el medio sin pasar los tres cuartos de cancha para ninguno de los conjuntos. Pero a partir de eso Nico Basualdo les iba a pedir a las jugadoras una marcha más y con alguna dificultad las azulgranas empezaron a encontrar espacios para explotar su jerarquía. Nicole Hain recibió en posición de enganche, se frenó y encontró la subida de Flor Coronel en la banda que metió un triangulazo para Débora Medina que sacó un remate que quedó a medio camino entre centro y tiro al arco, ya iban 18’ y Las Santitas empezaban a hallar el partido pese a la buena presión en el medio del conjunto local que exceptuando una de Roldán en un pelotazo no tuvo mayor peligro.

Cuando iban 33´ Maricel Pereyra recuperó, pisó y salió entre dos rivales, vio el hueco por el cual se mostraba Nicole Hain que quisó continuar tocando para la entrada de Débora Molina pero Bilos se la llevó puesta marcando en contra el primero de San Lorenzo. Enseguidita Débora Molina metió un golazo descomunal tras una jugada trabada casi de flipper en el centro del campo. Sabina Coronel se la llevó y tocó con la zurda que desde afuera del área sacó un fierrazo que se metió por arriba de Rolón para ampliar el marcador. Cuando todo parecía encaminado llegó la vieja estirpe sanlorencista de complicarse solo para después remar y sacar adelante el partido, nos pasa en todas las disciplinas sin distinción, es una cosa increíble casi como una cruz que pesa sobre los hombros de un Atlas vestido de azulgrana. Primero Roldán que recibió una linda asistencia de Oliver apareció sola en el punto del penal para marcar el descuento y casi sin poder sentir el golpe tras un buen remate de Ramírez, Vanina Correa la sacó para donde pudo y el rebote encontró a Uzqueda sola frente al arco para poner el segundo. San Lorenzo reclamaba un foul a Maricel Pereyra pero GELP no perdonó los dos minutos fatales y se llevó el empate al vestuario.

Con el arranque del segundo tiempo iba a aparecer la distinción, el toque de magia de Eli, la 10, la capitana, la que destaca de la media por su forma de jugar este deporte, con los pies, con la cabeza y también con el corazón. Hain parada otra vez en posición de 10 como aprendiendo las lecciones de la capitana la puso para la entrada por derecha de Eliana Medina que con mucha clase la picó por encima de Rolón y en dos minutos de la etapa final destrabar un partido que se había complicado. Como en todo las que juegan bien al fútbol se entienden, sale sola esa química y esa sociedad de crack y aprendiz todavía tiene varios capítulos para escribir, juegan a la pelota en el mismo idioma.

En 25´ la lateral izquierda Florencia Coronel desde atrás de mitad de cancha iba a poner una pelota larga, que fue un pase divino para la entrada de la juvenil Hain que sin dudar ante la salida de la arquera definió cruzado para mandarla a la red, poner el cuarto y empezar a despegarse. Casi sin poder pestañear Eli desbordó por la derecha metiéndose al área y encontrando la entrada de Hain por el punto penal que de primera y abriendo el pie iba a marcar otra vez para ampliar la ventaja.

Pero el partido no se iba a ir sin el sexto como si esto fuera un partido de tenis. Flor Coronel apareció casi como mediocampista derecha un poco más cerrada en lugar de sobre la línea, tiró una bicicleta, gambeteó a la defensora platense y definió por arriba para marcar otro golazo.

Así se fue el partido con la participación destacadísima de Nicole Hain que juega una barbaridad, no sólo tiene gol, también tiene gambeta, panorama y buen pase. La delantera parece ser una alumna aventajada de la orquesta de Eliana. Golearon Las Santitas otra vez, menos mal que están ahí para recordarnos que con la camiseta de San Lorenzo también se puede jugar lindo y bien al fútbol.

La crónica de Cafu Amador de la gran goleada de las Santitas en La Plata

Continuar leyendo

El agujerito sin fin

23/Ago/21

Me pasan cosas con este equipo, todas de carácter negativo pero cosas al fin. San Lorenzo vive cayendo en un pozo que parece no tener fondo, lleva así gran parte de los últimos años y se pasa contradiciendo aquella frase popular de “peor que esto no se puede estar”. El equipo de Boedo ayer casi no compitió, pese a algunos esfuerzos individuales Argentinos Juniors con poquito, muy poquito, le ganó 1-0 con un gol de arranque tras una desatención en un corner. Encima el gol de la visita lo hizo Nicolás Reniero como para que el piso de la caída siga corriéndose como aquel relato de Galeano y la utopía; el azulgrana juega y el pozo se corre diez metros más abajo.

El club parece guionado por el manual de marca de las series de Netflix. Todo el tiempo pasa algo, no termina de florecer y resolverse un conflicto que ya aparece otro; todo seguido, todo vertiginoso, todo sin pausa, todo sin un mínimo descanso y sin tiempo para respirar. La saga de esta semana empezó en la derrota frente a Talleres donde el agua ya le había llegado a las rodillas al ciclo de Paolo Montero (de esto hablaremos luego), las discusiones en el aeropuerto y el intento de borrar a los Romero ¿Por parte del DT? Una situación que se repite a lo largo de los ciclos. En algún punto de todos los ciclos de los entrenadores hay una “pelea” con los hermanos ya sea con el técnico o con los “referentes”, los hermanos salen del equipo y el resto demuestra con ganas lo mal que juegan al fútbol, lo pasivos que son para pelear los partidos y hasta el más anti-Romero termina pidiendo por favor que sean titulares. El DT de turno los pone tarde y generalmente hace que Ángel tenga que correr al lateral derecho del rival en lugar de explotarlo en lo últimos metros. Esto ya pasó con Pizzi, Monarriz, Soso, Dabove y ahora se le suma Montero. Los mellizos pueden ser un montón de cosas pero cuando les tiras la pelota de lejos no les rebota 5 metros en el control, eso solo ya los hace mejores que el 90% del plantel. Voy a permitirme esbozar aquí mi opinión sobre estos affaire: Los Romero juegan bien al fútbol, el resto del equipo no. Los hermanos en otra época podrían haber hecho destrozos, tal vez en ciclos con mejores jugadores como el de Guede o Aguirre. Son caros para estar tan mal rodeados. La solución es sacarte de encima la jauría que los rodea o dejarlos, vender a los mellis y que nos resignemos a no ver siquiera una gambetita, un caño o una pisada. Me gusta el fútbol, por eso la decisión me parece simple.

Las acciones del partido arrancaron con Argentinos Juniors y la pelota, mientras San Lorenzo miraba, llegaba tarde a todas las jugadas como si nadie le hubiera prendido el joystick a Paolo, así tocaron de derecha a izquierda y tras un centro de Hauche consiguieron un tiro de esquina desde la izquierda. El centro cayó lejos del área chica pero en la cabeza de MacAllister que conectó sin fuerza, la pelota dio en el palo, el rebote fue para el medio del área donde Nicolás Reniero la empujó como pidiendo permiso y tratando de no hacer ruido para que la siesta de los 4 jugadores azulgranas no se cortara de manera brusca. Todos mirando como la empujaba el delantero, nadie interviniendo, todos llegando tarde, el rival festejando y los hinchas agarrándonos la cara impávidos ante el estupor de una película repetida una y otra vez. Una especie de espiral o para continuar con la idea un pozo de una caída que no termina nunca.

Después del gol el partido iba a plantearse de otra manera. Palacios y Sabella iban a ser de lo mejorcito de un equipo con poquísimo juego, mucho pelotazo a Di Santo buscando una segunda jugada que llegó muy poco y las pocas veces que lo hizo se extinguió en un mal control, una pelota que quedó atrás, alguna falta de sincronización a la hora de picar. Cuando iban 12´ Palacios y Di Santo se conectaron entrando al área, el volante enganchó intentó un centro, recuperó el rebota y le dio al arco. La pelota rebotó en Torren y salió. Un minuto antes Sabella desde la izquierda recortó para adentro y sacó un bombazo de lejos que se le fue alto. Los juveniles al menos mostraban rebeldía, vergüenza deportiva. De por sí ellos solo con eso marcaban una mejoría respecto de los dos partidos anteriores. Poco más iba a pasar hasta los 38’ cuando Ortigoza cambió de frente para Sabella que en el vértice del área grande controló y sacó un derechazo que se fue cerquita en la más clara del Ciclón en la etapa inicial.

En el segundo tiempo las cosas iban a seguir en la misma tónica y Reniero, casi de arranque, cabecea prácticamente solo en el área para que Torrico se estire aunque la pelota se iba a ir un poco por arriba. Nada había cambiado mucho, solo el equipo de Milito empezaba a perder tiempo cada vez que podía, lo que en si no está bien o mal excepto por la falta de autoridad del pésimo árbitro Echavarría al que le tomaron el pelo todo el segundo tiempo. Iban 20’ cuando Zapata salió hasta el medio, no encontró pase, retuvo la pelota y la perdió dejándole una contra a la visita que tuvo que intervenir Torrico tapando un remate a quemarropa desde el punto del penal que partió de los pies de Hauche. Enseguida Zapata le sacó el segundo a Hauche que definía sin arquero tras una buena jugada del ex San Lorenzo.

Iba media hora de juego de la segunda mitad cuando San Lorenzo iba a tener un primer espasmo de reacción tras un córner cobrado por Ángel Romero. La pelota le cayó a Di Santo en el vértice del área chica, el lungo cabeceó sin fuerza como metiéndola otra vez y Cerutti la peinó pero Chávez se iba a quedar con la pelota que era el empate. En 41′ Uvita iba a robar en el medio, abrió para Di Santo que increíblemente se frenó entrando al área como con miedo de hacer el gol para convertirse más cómodamente en un asistidor para volver a tocar con Fernández pero le tiró un ladrillazo que el delantero no pudo controlar y así se iba la última chance de torcer el rumbo. No solo se jugó mal sino que tampoco salió una. El final del partido se iba a ir entre San Lorenzo corriendo detrás de la pelota como si jamás se hubiera estudiado a un rival que juega siempre parecido y Argentinos perdiendo el tiempo.

Los cambios fueron raros. Los hermanos terminaron entrando ambos ante la urgencia del resultado aunque tarde. Ángel de nuevo teniendo que correr al lateral y Óscar faltando 10 minutos. Uvita Fernández ingresó de arranque en el segundo tiempo cuando supuestamente no estaba para un esfuerzo grande. La salida de Sabella fue extraña ya que era por bastante el mejor de San Lorenzo, más sabiendo que no estaba jugando en su puesto que es al lado de un volante central sino en la banda. Fue clarito que Jalil Elías no andaba y que Ortigoza se cansa, entonces si encima de jugar mal los cambios se hacen tarde las cosas tienen un final anunciado. Ante la entrada de Cerutti San Lorenzo jugó al pelotazo encontrando siempre libre a Herrera para salir del fondo y en ese momento lanzando a los volantes y delanteros para meter el bochazo y nunca intentó que el que estaba parado de volante se acercara al lateral derecho permitiendo una opción de pase más cercana, arrastrando marcas, generando una distracción. Todo juntar gente arriba para meter un pelotazo. El ciclo de Montero está complicado aunque los errores del técnico no pueden tapar el triste presente que surge problemas económicos e institucionales y se devora a cualquiera que esté en el banco. Negar la influencia de la crisis institucional en el deporte más importante del club sería mentir o analizar olvidando la variable más decisiva.

Otro golpe más, una caída que continúa sin encontrar el final, ojalá lo de ayer haya sido el piso y desde aquí el agujerito sin fin en el que estamos se convierta en un resurgir. Para matizar un poco tanta catarsis debo decir que la camiseta nueva es hermosa, de las más lindas de los últimos 20 años. Ojalá prontito esa belleza sea honrada en cancha con un poquito más de ganas y fútbol.

La crónica de Cafu Amador de la derrota del Ciclón de local frente a Argentinos Juniors 

Continuar leyendo

Un tren

16/Ago/21

Las campeonas estrenaron el título siendo un tren. En un debut arrollador se impusieron por 8-2 ante su par de El Porvenir. Los goles los marcaron Débora Molina, Maca Sanchez y Nicole Hain en dos oportunidades; Sabina Coronel y Maricel Pereyra marcaron en una oportunidad. El escenario fue el Pedro Bidegain, que se convirtió en el patio de la casa de Eliana Medina que peló toda su arsenal de magia y se calzó el uniforme de maquinista de la bestia.
El conjunto que visitante hizo pasillo para honrar al conjunto azulgrana y así aplaudir a las campeonas. Las Santitas se pararon con su esquema característico donde por momentos se parte de un 4-2-3-1 y en otros se torna en otro en que las de afuera se adelantan un poco, Eli Medina queda de enlace entre el medio y las de arriba. Una particularidad fue el debut de Camila Espíndola, aquera de tan solo 16 años. El equipo azulgrana formó con: Espíndola; López, Vidal, Ramírez, Coronel; Imbachi, Pereyra; S. Coronel, Eli Medina, Molina; M. Sánchez. La visita salía a la cancha con: Britez; Bazán, López, Insaurralde, Sosa; Verón, Silva, Díaz; Pafundi, Merlo y Ochiuzzi.
De arranque nomás iban a quedar las palabras previas en el aire. En una salida arriesgada la pelota iba llegar a Ceci López con cierta complicación, jugó con Eli quien ensayó la devolución para la lateral derecha que sacó a relucir una visión digna de una mediocampista creativa para ponerle una bocha en cortada a Débora Molina que gambeteó a la arquera y con el arco vacío poner el 1-0. No iba ni un minuto aún.
Tras el gol de arranque se iba a aplacar un poco y El Porvenir iba a tener un par, la primera una jugada preparada tocando corto una pelota parada desde la izquierda de su ataque que con un centro pasado de Sosa fue Bazán quien no pudo conectar. Cuando iban 18 Ochiuzzi cerca del vértice del área chica anticipó un centro a media altura desde la izquierda y la punteó por encima de la humanidad de la arquera para firmar el empate parcial.
Las Santitas reaccionaron antes de sentir el impacto del golpe, Eliana Medina inventó una jugada de peligro de la nada desde la banda derecha. La 10 se frenó para que la defensora que barría pase de largo y se quedó con la pelota para meter un centro que encontró la entrada al área de Macarena Sánchez y Débora Molina. La zurda con todo el tiempo del mundo la paró y definió abajo al primer palo. En 32’ vino el tercero. Fue Maca Sánchez la que transformó en gol una gran combinación entre Pereyra y Eli Medina.
En el tramo posterior San Lorenzo iba a meter 2 goles en 3 minutos, en una ráfaga el Ciclón se iba a ir al descanso ganando 5-1. Cuando el cronómetro marcaba 42´fue otra vez Macarena Sánchez la que sola frente a la arquera definió arriba al primer palo llenando la red de gol. Inmediatamente Eli Medina iba a tocar con Maricel Pereyra en la puerta del área quien abrió un callejón para la subida de Sabina Coronel. La puntera derecha la paró y la levantó logrando así un golazo por encima de Britez que se metió entre el travesaño y el segundo palo. Así llegabn las azulgranas al descanso haciendo pesar su jerarquía, Las Santitas fueron un tren cargado de goles y fútbol.
En el segundo tiempo no pasaba mucho hasta que Eli Medina sobre la banda izquierda nos iba a regalar un poquito de fútbol. La 10 primereó, giró, enganchó, pisó la pelota, volvió a girar y puso un pase bárbaro para Débora Molina a la espalda de Bazán pero no pudo hacer prosperar la promesa de peligro. Es una jugada que destaco pensando en el final de este texto que será una oda a los botines de la capitana. Y a los 17´ Coronel salió el fondo, tocó con Eli Medina que con un pase de primera pusó de nuevo a Débora Molina a correr detrás de la espalda de Bazán pero esta vez la zurda azulgrana iba ganar el espacio para poner un centro raso que Nicole Hain definió de primera en la puerta del área chica y así llegar al sexto grito. Cuando iban 22´ descontó Guadalupe Donato con una linda definición por encima de Espíndola. Pero como en el primer tiempo al gol visitante lo iba a seguir inmediatamente un gol azulgrana. Maricel Pereyra parada en posición de enganche buscó a la capitana que en el área volvió a hacer aparecer su genio, tocó con la aprendiz de magia Nicole Hain que controló, y salió para atrás generando el hueco por donde encontró de nuevo a la volante que de primera iba a poner el séptimo abriendo el pie y definiendo arriba al segundo palo. Enseguida Nicole Hain iba a cerrar el score tras un pase de Eli Medina poniendo cifras definitivas. La juvenil también cada vez que entra hace destrozos con su gambeta, su movilidad y su capacidad para encontrar espacios.
Poco más se puede decir del partido más que lo que el resultado mismo expresa, San Lorenzo fue arrollador para las intenciones de una visita que encontró algunos espacios donde lastimar pero que no pudo con la jerarquía de las campeonas que fueron superiores, contundentes y tuvieron a la magia de su lado en los pies de Eliana Medina que sin convertir goles generó casi todos, generó las de peligro que no terminaron en goles y hasta tiró firuletes para embellecer el juego. La 10 entiende todo, juega con la cancha en la cabeza, aparece en los espacios donde puede sacar ventaja, por momentos es más vertical, en otros baja a armar juego, aparece para cambiar el ritmo con un pase o una gambeta. Jugó en estado de gracia total. De sus pies salió todo el fútbol, estuvo presente en todas las facetas del juego y cual si fuera Beckenbauer en un momento apareció por el fondo para sacarla limpia casi en posición de 2. Jugó un partido bestial. Arrollador comienzo de campeonato.

La crónica de Cafu Amador de la gran victoria de las Santitas en la defensa del título

Continuar leyendo

Maldición iba a ser un día hermoso

7/Ago/21

Está difícil Santa Fé. No me acuerdo la última vez que ganamos allá pero tengo la sensación de que ha pasado bastante tiempo. Esta vez San Lorenzo se volvió con una goleada en contra. Fue derrota 4-0 ante Unión.
No sé que escribir sobre el partido porque después del segundo gol de ellos se miraba las imágenes sin pasarlas por el filtro de la razón. Como cuando estás y no estás. Incrédulo y semi-catatónico frente a la TV. La mañana había sido de sol, una hermosa jornada, con una temperatura agradable mostró de golpe unos dientes negruzcos y se tornó en mambo negro. El Ciclón hizo un partido espeluznante. En el arranque San Lorenzo intentaba salir por abajo pero más lento que de costumbre, jugando mal, falto de conexión y lucidez. A medida que el partido fue pasando se fue descomponiendo, perdiendo confianza, orden y hasta por momentos parecía un equipo cansado. Cuando vino el segundo gol la simbiosis entre mi desorden interno y el rendimiento del equipo era total. Con el primero todavía estaba eso de aferrarse a mejorar porque peor no se puede (Spoiler Alert: Sí se puede estar peor). La jugada del primero de ellos nace de un mal control de Ángel Romero sobre la banda, continúa con Torrico tirándose con el pie y finaliza con Gattoni llevándosela por delante y abriendo el marcador. Bueno, un tropezón no es caída, que sé yo, todavía se puede. Esas cosas que surgen desde el genuino optimismo de estar vivos. Lo mejor del ser humano. Ahora cuando Unión metió el segundo en esa jugada de afuera hacia dentro por la izquierda, con una defensa que perdió por completo la compostura, quedando desordenada fue cuando vino el mazazo. Enseguida hicieron el tercero y se terminó el primer tiempo. No tengo ni idea quien los hizo. Esta no es una crónica soriana, esto es una catarsis facundiana. Más que esto no puedo hacer, no puedo analizar mucho el partido (aunque cuando lo hago es de caradura). Solo puedo intentar ponerle palabras a mi sentir. En otro momento podía decodificar mi sentir ante estos resultados como ira, pero desde hace un par de años ni idea, es un sentimiento mucho más silencioso, templado pero no por eso menos negativo, sino que todo lo contrario es algo que sin dudas es peor que estar iracundo.
Unión venía siendo de lo peorcito del campeonato y San Lorenzo venía de una semana impresionante después de la aprobación de la Ley de Rezonificación. Concentración en la Legislatura, el festejo con la aprobación y la caravana a Boedo con la alegría de poder imaginar el futuro. Muy flechita para arriba. Estaba todo dado para ganarlo y coronar una semana increíble. Así que nos comimos 4 de visitante porque la vida no es una película de Disney y la de San Lorenzo menos. Habrá muchas cosas que analizar, mucho que mejorar en la semana, mucho que laburar porque esto recién arranca pero hoy el equipo dió varios pasos atrás, hizo mal lo que venía haciendo bien e hizo peor lo que ya venía haciendo mal. Da bronca pero nos viene pasando seguido comernos una goleada con un equipo random de alguna provincia. Tengo esta cosa optimista de no querer dejar que me termine de cagar el día la goleada, tal vez sea un intento fútil de tomarme las cosas de otra manera, tal vez esta catarsis este sirviendo o tal vez ese sentimiento tan negativo pero calmo me invada horriblemente en un rato nuevamente. Igual aunque se intenten formas saludables de procesarlo la horrible verdad es que fueron 4 y pudieron ser más.
No sé que nombre ponerle a este ensayo catártico pero tampoco sé cómo se llama lo que siento, parece decepción pero no, ella es como más vertiginosa. Tampoco es que terminó el partido y me deprimí. Pero bueno después de esta semana no puedo dejar que ese sentimiento me inunde. Así que ya fue. La semana que viene jugamos con Talleres en Córdoba, ojalá el Ciclón recupere la memoria y vuelva al triunfo. Este espacio me ha servido, espero que ustedes también, sino acudan a profesionales que han estudiado para eso, tienen matrículas y saben. La salud mental es muy importante.

La catarsis de Cafu Amador luego de la preocupante derrota de San Lorenzo en Santa Fé

Continuar leyendo

Un papá genial

28/Jul/21

Ganó San Lorenzo en la noche del martes, fue 2-0 ante el hijo eterno en su cancha. Los goles los marcaron Gino Peruzzi a los 30 del primer tiempo tras una asistencia de Ángel Romero y cerró la cuenta el enorme, eterno y hermoso Néstor Ortigoza de penal a los 3 minutos del segundo tiempo, tras un foul del arquero Lastra a Julián Palacios. El equipo de Paolo Montero suma su segunda victoria y llega a 7 puntos en un buen arranque de ciclo.
La semana fue un llanto constante de Boca, desde que los durmieron en Conmebol frente a Mineiro e hicieron ese papelón a la vista del mundo no dejaron de operar a través de todos los hinchas de Boca disfrazados de periodistas serios y los fanáticos del billete desde todas las pantallas que pudieron. Riquelme salió a pedir cosas hasta en radio Disney. Quisieron primerear y presionar a Tinelli, AFA, Liga, San Lorenzo, Carla Vizotti y hasta al presidente de la Nación. Todo lágrimas. Pidieron solidaridad, pidieron aplazos, pidieron cagarse en todos los protocolos, quisieron hacerse los piolas cada vez que pudieron y no les salió una. Patalearon e hicieron berrinches justo cuando papá asomaba en el horizonte. Para coronarla después de decirnos que no existimos y que no les importamos hicieron circular un historial berreta que suma cualquier cosa para así tratar de empardar. Pónganse de acuerdo chiquitos. No les importamos o inventan historiales, las dos cosas juntas no se puede.
Así las cosas el Ciclón se presentaba en La Boca con el regreso de los mellizos Romero y la vuelta de Gaby Rojas al lateral izquierdo, salieron Alexander Díaz, Alexis Sabella y Bruno Pittón. El azulgrana paró un 4-2-3-1 con alma de 4-4-2 para jugar a la uruguaya o, como dice el compañero Gamallo, a la italiana. Un equipo ordenadito, que no quiere dejar huecos, intenta desbordar por afuera, asociarse desde los pies de Ortigoza y veremos a partir de hoy con los mellizos como parte fundamental de ese circuito. Después de tanto llanto era una fija que no había que desesperarse, ni pasarse de vueltas buscando un segundo gol antes que el primero. Se intuía también que de arranque Boca iba a tener licencia para pegar y pasó, hasta que el tiempo transcurrió y fue poniendo las cosas en su lugar. Entre Boca y San Lorenzo siempre hubo esa pica de barrio, pero siempre que el terreno se llevó a quien de los dos es más guapo ganamos nosotros porque entre ellos y nosotros siempre fuimos los más guapos, les duela cuanto les duela el historial que se contó toda la vida no miente.
El partido arrancó con cierto empuje, más ganas que otra cosa del equipo local pero San Lorenzo se iba a ir acomodando de a poco en el partido. Cuando iban 9’ el árbitro pareció hacer caso a los pedidos de la transmisión partidaria de Latorre y Gargajo Vignolo cobrando un foul en la puerta del área a pedir de Cardona. El colombiano la tiró ancha y después de eso iba a pasarse toda la noche intentando hacerse el picante pero logrando ser un ridículo.
Iban 12’ cuando el Ciclón anunció que estaba. Entre Bernardi y Fernández se complicaron solos, Uvita y Óscar Romero presionaron, el paraguayo encaró hasta la medialuna y soltó para el delantero que entró al área y ante la salida del arquero definió al palo. Avisaba Boedo.
Por momentos Óscar y Ortigoza intentaban ocupar el mismo espacio en la cancha cosa que en el transcurso del partido fueron corrigiendo, Ángel pareció muy encajonado pero cuando tuvo que aparecer lo hizo.
Cuando llegábamos a los 25´ Cardona tuvo otro tiro libre, tocó corto con Fabra y se le fue afuera por bastante poco.
El reloj marcaba los 30’ cuando San Lorenzo iba a cortar por la derecha, salir con la combinación de Peruzzi, Palacios, Uvita y Ortigoza que la iba a limpiar cambiándola de banda para la subida de Rojas a la izquierda que se asoció muy bien con Óscar y Uvita para llegar casi al fondo. La jugada se iba a ensuciar ahí, Palacios ganó el rebote pero otra vez se iba a cruzar con un pie bostero. Ángel la punteó, la acomodó, la pisó y sacó un centro venenoso con zurda al segundo palo que Peruzzi se iba a encargar de empujar al gol y firmar la ley del ex. El partido se ponía 1-0, el Ciclón se sacaba un poco la mochila de la presión mediática de la semana, y tras una buena jugada colectiva que se ensució al final lograba la ventaja.
Sin profundizar el equipo de Montero iba a crecer y manejar los tiempos del juego. Desde los pies de Ortigoza, las apariciones de Óscar y cierto orden colectivo San Lorenzo era más, ganaba bien y si se decidía a acelerar podía hacer daño. Así se iba el primer tiempo.
Ni bien arrancó el segundo tiempo Óscar Romero la peleó, la bajó y buscó a Ortigoza que exigido la cambió toda para la subida de Palacios quien tocó para Uvita que la rebotó rápido para que el 10 paraguayo meta un estiletazo de zurda en el callejón que se abrió entre Aranda y el recién ingresado Barco. La pelota encontró la carrera de Julián Palacios que iba a primerear a Lastra y cuando el surgido de las inferiores no tenía ángulo el arquero de Boca se lo iba a llevar puesto para que a Fernando Echenique no le quedara otra opción que cobrar penal. El encargado de cobrarlo era ÉL. Ortigoza la tomó, la hizo rebotar un par de veces contra el piso, le susurró algo a la pelota y la clavó en el ángulo ante un arquero que iba a adivinar la intención pero no iba a tener ninguna chance de sacarla. El ídolo y esta noche capitán volvía a marcar con la azulgrana, se daba vuelta y respondía de manera terminante “Conmigo no” ante un intento de mufada de algún bostero. Era el 2-0 que iba a ser definitivo.
Después de ampliar la ventaja el partido no se jugó más. San Lorenzo fue un equipo ordenado que mantuvo la línea de 4 defensores varios metros fuera del área, un poco más adelante la línea de volantes y atoró a Boca con sus delanteros ni bien el local cruzaba la mitad de cancha. El local iba a intentar casi siempre con tiros de afuera que salieron lejos y el Ciclón nunca encontró la jugada para seguir ampliando el marcador. El partido se fue así entre la impotencia de Boca, la bronca del relato partidario, el mate inundado de llanto de Riquelme y el orden del equipo de Paolo que lo ganó bien.
El equipo de Boedo suma así 7 puntos de 9 que hubo en juego. Muestra algunos indicios positivos desde el orden y la actitud, eso puede haberlo sumado el liderazgo de Ortigoza y ciertas decisiones firmes cuando algunos le faltaron el respeto a esto colores por algún llamadito telefónico calentador de oreja de un ex grandísimo número 10. Habrá que crecer de aquí en más desde el juego, consolidar el orden y creérsela, está claro que hoy el Ciclón está lejos de aquello que todos los hinchas deseamos al empezar un campeonato, pero hay que construir y se hace mejor cuando se suman puntos.
El historial queda así con 74 victorias azulgranas, 65 derrotas y 50 empates. Cuenten lo que cuenten seguimos arriba (incluso en su suma falopa). Siguen siendo hijos nuestros como toda la vida y el periodismo sigue yéndose triste a casa después de cada enfrentamiento entre azulgranas y bosteros. Pataleen y hagan berrinche… QUE NACIERON HIJOS NUESTROS, HIJOS NUESTROS MORIRÁN.

Continuar leyendo

Las dos caras del retorno del Jedi

19/Jul/21

Empezó el torneo de la Liga Profesional de fútbol, San Lorenzo visitó Sarandí y empató 1 a 1 con Arsenal. Los goles los marcaron Uvita Fernández a los 17´ tras un centro de Bruno Pittón y a los 23’ de la segunda mitad Mateo Carabajal puso el empate tras un córner ejecutado por Bruno Farioli desde la derecha. Se fueron expulsados Rojas y Carabajal cerca del final del encuentro. El duelo tuvo la particularidad de ser el regreso oficial de Néstor Ortigoza, el ídolo que volvió del exilio, y la presentación oficial de Paolo Montero en la dirección táctica del equipo de Boedo. La previa del partido con el affaire de Ramírez, Riquelme, Boca, la concentración y la mar en coche (un tema del que no pienso opinar porque poco sé) advertía que como siempre en el fútbol masculino las aguas llegaban turbias.
Se puede decir que el Ciclón tuvo dos caras en el partido. En el primer tiempo fue un equipo ordenado que estuvo bien parado en el medio y no sufrió prácticamente en defensa, intentó asociarse desde afuera con la subida de los laterales y el arranque por la derecha de Julián Palacios. En cuanto a la tenencia y circulación del balón, no mostró mucho. Sin hacer unos primeros 45´ brillantes fue superior y mereció la ventaja con la que se fue al descanso. El segundo tiempo mostró un inicio flojo donde Arsenal empezó a levantar y luego de la hora del encuentro el equipo perdió ese orden de la etapa inicial, el equipo de los Grondona lo desbordó con cierta facilidad, lo encerró contra su área y llegó al empate. Todo lo rescatable de la primera mitad se fue por la borda en la segunda. El azulgrana perdió la prolijidad, no pudo sostener la pelota y solito fue dejando venir al local.
El partido fue bastante difícil de mirar, incluso con la pasión del hincha y el deber de hacer una crónica. Debo confesar que vi partidos de administrativos contra inspectores y notificadores que me han parecido más divertidos que el de hoy.
Punto aparte ¿Quién fue el cráneo qué decidió que era una buena idea hacer jugar al local con su tradicional camiseta celeste con banda roja y al Ciclón con la camiseta blanca? El producto a veces toma decisiones desastrosas y después justifica que San Lorenzo no pueda usar su tradicional pantalón blanco con la camiseta azulgrana por cuestiones de confusión en cuanto a la imagen de la televisión. Ridículo, digno de un fútbol 5 con amigos donde para dar un pase le tenés que mirar tres veces la cara a tu compañero con la salvedad de que si hace calor al menos un equipo decide jugar en cuero.
La vuelta del 20 fue una caricia al alma, una especie de recordatorio de que hubo tiempos mejores en lo futbolístico y que sin dudas los va a volver a haber. Es lindo ver al ídolo pisarla, ordenar, HABLARLE AL ÁRBITRO (en un plantel que nos tiene acostumbrados a la falta de picardía), meter algunos pases que sólo se le ocurren a él.
Corrían 3’ cuando por la derecha se asociaron Uvita, Pittón y Palacios. El surgido de las inferiores metió un centro al segundo palo que Navas despejó cortita y Alexander Díaz intentó una pirueta sin ángulo que encontró la red del arco del lado que no vale.
Pasadito el cuarto de hora inicial San Lorenzo iba a materializar la mejor jugada colectiva del partido. Tocó con paciencia, con el sello de Ortigoza, desde la recuperación de Gaby Rojas en una disputa aérea. Fueron 13 toques del medio, hacia atrás y de atrás a la izquierda para terminar en centro de Bruno Pittón y entrada de Uvita Fernández a la altura del punto penal que definió con zurdazo raso al segundo palo venciendo a Sappa para poner la ventaja. Así el Ciclón con paciencia, siendo un equipo, tocando y encontrando espacios. Un golazo desde la construcción hasta la definición de Uvita que también tuvo una semana complicada pero en lugar de hacer berrinches se quedó para aguantar los trapos con sus compañeros y eso merecía premio.
Arsenal tuvo algún atisbo de reacción encadenando pases, alguna pelota parada y algún tiro de afuera que no generaron peligro. El partido se fue poniendo un poco hablado de parte de Ortigoza, Gordillo y algunos viejos conocidos de la casa como Alan Ruiz (un tipo con unas condiciones tremendas que nunca explotó producto de su inmadurez), el marciano Ortiz y Bottinelli.
Iban 32’ cuando Pittón volvió a salir de su banda y apareció por la derecha para recuperar y asociarse con Peruzzi, Uvita y Palacios. Otra vez el de las inferiores sacó un centro para la entrada de Alexander que despejó Antilef, el rebote lo ganó Peruzzi que metió un centro fallido que Díaz rebotó para Ortigoza en la puerta del área, éste la abrió para la subida de Rojas que amagó a desbordar, enganchó y sacó un remate con la derecha peligroso que quedó a mitad de camino entre tiro al arco y centro para Uvita.
A los 36’ iba a desbordar Díaz por la derecha, cuando se metía al área el lateral izquierdo Suárez le apoya el brazo en hombro, el juvenil siente el contacto y se tira. Pudo haberse cobrado como no, realmente era el típico penal que si te lo dan en contra con el VAR querés prender fuego la AFA, el Sadra y el colegio de árbitros y si te lo dan decís “eh pero lo toca”. No parece ser nada, el fútbol es un deporte de contacto. Desde mi punto de vista el juvenil azulgrana podía seguir en lugar de dejarse caer, el contacto no es fuerte como para frenarlo y desestabilizarlo; y para colmo por el medio entraban Uvita algo marcado y Pittón solo por el punto penal. En ésta pifió el pibe.
Así se iba el primer tiempo con la ventaja por la mínima y la esperanza de sostener el rendimiento en la segunda mitad.
En 10’ del segundo tiempo Arsenal iba a empezar a encontrar espacios en la estructura defensiva del equipo de Montero. Atorado por dos rivales Uvita iba a perder la pelota, Arsenal fue del medio hacia la izquierda y de la izquierda a derecha para la entrada del Marciano Ortiz en siete toques pero el ex San Lorenzo iba a definir muy feo. Ese fue el primer aviso serio de que el trámite del partido había cambiado. El Ciclón ya no tenía el mismo orden de la primera etapa, empezaba a dejar espacios y huecos que el equipo del viaducto podía aprovechar.
A los 12’ el ídolo que retornó esta tarde en la zona sur del conurbano bonaerense iba a sacar una pelota parada del medio para Rojas, éste se encontró con Pittón que con bastante fortuna salió con un lindo firulete para quedar con la cancha de frente, jugar de nuevo con su compañero de banda que metió un centro pasado y Palacios la remató desde la derecha bastante alta. Un buen movimiento colectivo del Ciclón que si bien había arrancado flojo la segunda mitad todavía exhalaba espasmos de lo sucedido en la primera parte.
El reloj marcaba 15´ y Arsenal seguía encontrando movimientos, asociaciones y subidas de los laterales que complicaban a San Lorenzo. Una buena jugada que terminó en un centro de Farioli al segundo palo y Peruzzi logró cerrar y evitar el empate cuando entraba por detrás suyo Alan Ruiz. De ese córner devino una jugada extraña, un rebote en el área que parecía que nadie podía sacar, un tumulto parecido al Sarmiento a la mañana yendo a Once, los empujones para subir a la línea B del subte en Dorrego o al colectivo cuando viene hasta la manija y parece que para subirte tenés que meterte una especie de scrum laboral. La jugada parecía un flipper. Pero al lograr cortar salió de contra a toda velocidad Gaby Rojas que cruzó el medio, llegó a tres cuartos y no se entendió con Alexander Díaz desaprovechando una oportunidad inmejorable de liquidar el partido en plena bajada de rendimiento azulgrana. Pudo ser un mazazo para las aspiraciones del conjunto local.
Los cambios de Montero lejos de servir para el reordenamiento del equipo tuvieron el efecto contrario, la salida de un cansado Ortigoza y el ingreso de Rodríguez buscó acomodar el medio y con eso el retroceso pero obtuvo todo lo contrario. El equipo azulgrana se terminó de desordenar, terminó de perder la línea que ya venía perdiendo desde el arranque del segundo tiempo. Reflexiono esto a título meramente personal: estoy harto del Torito Rodríguez, no sé si jugó tan mal partido pero salta al campo y enseguida te empatan, prefiero que juegue Sabella o Rosané, que en última instancia son jugadores surgidos del club.
Cuando no aprovechas las señales que el partido te da lo más probable es que pronto la termines yendo a buscar adentro. Tan cruel es este deporte que a los 23’ tras un centro de Farioli desde el tiro de esquina, Carabajal le iba a ganar en la puerta del área chica en la cancha de arriba al mismo Gaby Rojas. El lateral saltó poquito, el central le ganó y con un cabezazo al primer palo iba a poner el 1-1. Para agregar el equipo de Boedo tenía un jugador en ese palo y la pelota igual tuvo destino de red.
En los minutos siguientes Arsenal pareció estar mejor en el partido. San Lorenzo esperaba alguna asociación que lo pueda poner a algún delantero cara a cara con Sappa y recuperar la delantera en el marcador. Poco más pasó, esa asociación no llegó y el local no supo acelerar para llevarse la victoria. Cuando iban 43’ fueron expulsados Carabajal y Rojas en una disputa infantil que ya venía de prácticamente todas las pelotas paradas del partido. El de Arsenal saltó con la pierna arriba como si fuera un karateka con la excusa de buscar la pelota pero de manera muy peligrosa para la integridad física del rival, rozó a Rojas en la frente que al ver al defensor local en el piso se calentó de manera bastante tonta y le tiró una patadita flojita como para marcar presencia cuando el central estaba en el piso. Resultado: Segunda amarilla para Carabajal y expulsión directa para el lateral izquierdo del Ciclón. Sé que esta no suele ser la línea que mantenemos en la página pero basta de que los jugadores sean malevos y guapos dentro del campo de juego agrediéndose, si realmente tienen ganas de pelearse háganlo en los pasillos, en los vestuarios y no se hagan los picantes para las cámaras. Es ridículo y podés dejar a tu equipo con uno menos ¿Ganando qué?
Se fue la primer fecha para San Lorenzo, en una previa complicada y sin sus figuras empató contra los suplentes de Arsenal. Pudo ser mejor, pudo ser peor, esto recién comienza ojalá mejore porque va a ser necesario.

Volvió Ortigoza para la alegría del pueblo azulgrana pero no alcanzó. La crónica de Cafu Amador del empate del Ciclón en Sarandí en el inicio del campeonato.

Continuar leyendo

San Lorenzo de los milagros

16/Jul/21

Las Santitas se quedaron con el campeonato. Sobre la hora le empataron 1-1 el partido a Boca (que ganaba desde el primer tiempo) para forzar los penales y allí vencieron 3-2 para quedarse con el Torneo Apertura. El marcador lo abrió el conjunto de la ribera del Riachuelo a los 19´ del primer tiempo y a los 45´del segundo fue Sindy Ramírez la que puso el empate que transformó la noche en histórica.
En la previa del partido las favoritas a quedarse con el título eran las bosteras, que vienen de buenos rendimientos sostenidos y eran las campeonas vigentes, pero el pronóstico era bastante cerrado en un torneo que fue más parejo que otros. Las azulgranas llegaban sostenidas por la ilusión de dar el golpe, con buenos rendimientos entre los últimos partidos de la fase regular y los de eliminación directa. El entrenador Nico Basualdo repetía el equipo que consiguió el pase a la final el domingo en la victoria contra la UAI por 1-0 en cancha de Platense. Las once azulgranas que saltaban a la cancha con la intención de alzarse con la copa fueron: Bobadilla; Cecilia López, Vidal, Sindy Ramírez, Flor Coronel; Naila Imbachi, Maricel Pereyra; Sabina Coronel, Eliana Medina, Débora Molina; y Macarena Sánchez. Por su parte Boca Juniors iba con: Oliveros; Cruz, Quiñones, Mayorga, Stábile; Huber, Gómez Ares, Vallejos; Troncoso, Ojeda y Y. Rodríguez dirigidas por Meloni-Pizzi.
El arranque del partido lo tenía a Boca mejor parado y a San Lorenzo con un postura un poco más replegada. Mientras las Santitas intentaban encontrar asociaciones, del otro lado había una idea de buen manejo de la pelota pero más directo a jugar a los huecos que quedaban a las espaldas de las laterales con cambios de frente, bochazos largos para la segunda jugada y la idea de llegar al fondo y meter el centro atrás. El trámite del partido fue parejo aunque claramente las acciones las comandaba el equipo que tenía la localía mientras a las azulgranas les costaba hacer pie, por momentos el doble 5 jugaba bastante retrasado y eso le quitaba un escalón en la construcción de juego, eso fue bastante mérito de las rivales que lograron desconectar ese circuito y al elegir atacar las bandas hicieron que las laterales jueguen más contenidas. Obviamente era una final; esos partidos se definen por detalles y se juegan con el corazón en la mano. Muchas veces no alcanza con hacer un buen partido o con ser superadas en el trámite para ganar o perder, a veces el partido te tiene que dar señales para apretar el corazón en la mano e ir al frente a buscar lo que parece que no está escrito de antemano pero está el guión dado esperando materializarse en una película épica. Así lo jugaron las Santitas con más coraje que fútbol, con ganas, con el corazón en la mano y yendo a buscar la épica, la heróica que iba a aparecer sobre el final del juego cuando parecía que la historia ya estaba escrita.
Cuando iban 4´ las de Boca iban a tener la primera del partido cuando una bocha larga en un hueco entre las espaldas de Ceci López y al costado de Maricel Pereyra encontrando a Vallejos que quiso definir al segundo palo de Bobadilla que fue al piso y la rebotó para afuera quedando una segunda jugada que no iba a prosperar.
Iban 9´cuando Gómez Ares puso una pelota en el hueco entre Sindy y Coronel, Vallejos metió el centro atrás, Troncoso metió una pifia que le salió pase y Bobadilla estuvo rapídisima para atorar a Ojeda que sin ángulo y apretada por la salida de la arquera definió mal.
A los 11´ San Lorenzo iba a hacer el primer acercamiento del partido con un tiro débil de Maricel Pereyra que iba a controlar muy tranquila la arquera Oliveros.
El crónometro marcaba 18’ cuando Stábile metió el enésimo pelotazo, la pelota le picó raro a Sindy Ramírez, quedó atrás, no se pudo recuperar y Troncoso se fue mano a mano con Bobadilla que salió para achicarle el arco pero la de Boca iba a definir abajo a un palo y poner el 1-0. Parecía un mazazo y durante unos minutos se sintió como tal pero a veces el fútbol es como en el boxeo: Hay que saber aguantar cuando las rodillas se doblan, mantenerse de pie y volver a ir para adelante.
Cerca de los 21´minutos Bobadilla la pisó en al área e hizo pasar de largo a la delantera que la venía a atorar, todo elegancia de la arquera aunque en el momento de la pisada más de uno necesitó un desfibrilador. A los 37´ Eli Medina metió un caño hermoso para hacer un gif y mandárselo a tus amigos y amigas.
El primer tiempo se iba a ir así, pasando poco más que eso con alguna pelota parada que pareció más peligrosa de lo que realmente fue. Las Santitas no encontraban el juego, les costaba llegar al área rival, sostener la tenencia del balón y Boca manejaba mejor el trámite del partido con un juego sencillo pero bien ejecutado. Igual era una final y a veces también se juegan en otros planos que no son el meramente futbolístico. Quedaba mucho y todavía se podía.
Con los ingresos de Nicole Hain y Rocío Vázquez, las Santitas iban a encontrar mejores sensaciones en el partido, mayor movilidad y un poco más de chispa para pasar la línea final que hasta ese momento parecía una barrera infranqueable.
Cuando iban 3´ Vázquez arrancó en el último tercio del campo rival, se sacó un par de encima y abrió para Eli Medina que desde la línea del área sacó un tiro que controló bien la arquera Oliveros. La capitana fue un poco más arriba con el ingreso de Hain, jugando por momentos de delantera y marcadamente como la primera a la hora de presionar.
Cuando iban 12´ Eli cobró un foul desde la izquierda, metió un centro venenoso que Ramírez no llegó a conectar porque la anticipó la arquera. Avisaba Sindy que habiendo jugado de 5, de 6, hasta de arquera podía tener una noche de gloria ocupando la posición de 9. Ahí hubo algo, un merodeo con el destino, una danza tribal a nivel metafísico con la historia, que sé yo, pero algo hubo.
Ya iban 22’ cuando Mayorga la bajó en el área santa tras un córner y Huber remató ancho desde el punto penal. Se salvaba el arco de las azulgranas ayer vestidas de negro.
Pero a los 26´ iba a llegar un momento bochornoso. Gómez Ares fue mal al piso contra la recién ingresada Milagros Vargas y el ruido del choque se sintió en toda la línea del Sarmiento, desde Moreno hasta Once y por el largo de la Ruta Provincial 7. Era roja directa o al menos amarilla. La juez Salomé Di Iorio no cobró ni foul, dio un pique. La jugada es clara, aunque van a disputar la pelota y llegan exigidas, la mediocampista de Boca es quien lleva en su cuerpo el control de la intensidad del choque y fue con todo como se va en una final pero se pasó de rosca y lesionó a la lateral azulgrana. La jueza estaba dos metros y dio pique, de mínima era foul y amarilla. Un escándalo. A veces me surge la pregunta de porque algunos jueces parecen necesitar el arma homicida, un motivo, un móvil y dos testigos para echar a una jugadora aunque la intención de Gómez Ares no es ir a romper, va mal y muy fuerte. El partido se descontroló un poquito, el clima se enrareció. Nico Basualdo mandó a Flor Salazar a la cancha y adelantó a Sindy. Las Santitas se agrandaron, se sintieron heridas tal vez, con la sangre en el ojo y el partido cambió.
Iban 44’ cuando desde la izquierda Eli encontró a Hain en la medialuna con una bocha larga, controló con el pecho , la acomodó con la derecha y sacó un zurdazo potente que iba a encontrar bien ubicada a la arquera. Enseguida Boca salió mal del fondo ante la presión de Hain que durmió a la mediocampista que bajaba a recibir, tocó rápido con la capitana que con una templanza tremenda, no se puso nerviosa, ojeó todo el panorama y encontró un hueco para meter la bocha a Sindy Ramírez que estaba habilitada por la siesta de la central izquierda del conjunto de la ribera del Riachuelo, que en posición de 9 iba a quedar sola con la arquera, con la historia y con algún libro llamado destino, la paró y ante la salida de la arquera definió de derecha al palo izquierdo poniendo el empate para desatar la locura, el festejo y darle al Ciclón una vida más.
Se venían los penales. La dirección técnica de Boca (Posesión!! Posesión!! JEJE que decís amigo? Largá un poquito al tarambana de Seba Domínguez y todos los que hablan sin haber dirigido a un equipo de baby fútbol) quiso hacer la de Van Gaal con Krull en Brasil 2014, cambiar la arquera para jugar en el plano psicológico. Pero en ese plano el empate de Sindy cuando se moría el partido había determinado claramente un ganador que los penales se iban a encargar de confirmar.
Había que patear los penales que definían quien salía campeón, el aire se ponía espeso, se cortaba con cuchillo, la tensión iba en aumento.
En el primero Alicia Bobadilla estuvo cerca del tiro de Stábile pero pese a rozarla la pelota encontró destino de red.
Eli Medina cambió el suyo por gol con tranquilidad, con mucha clase, como quien en lugar de rematar la suelta al palo derecho con la arquera yendo al otro palo.
Troncoso la tiró por arriba encontrando la red del alambrado y no la del arco. San Lorenzo tenía la chance de ponerse arriba.
Sindy Ramírez abrió su pie izquierdo y la definió bárbaro para transformar el penal en gol y obtener la ventaja.
Huber con poca carrera también falló por arriba del travesaño.
Nicole Hain tomó poca carrera y el tiro le salió poco esquinado para que Tortolo lo ataje.
La misma arquera de Boca ejecutó el siguiente con mucha pericia, fuerte al palo derecho mientras Bobadilla se la jugó al otro.
Débora Molina quiso cruzarla pero se encontró otra vez con la humanidad de la arquera de Boca.
Yamila Rodríguez tomó carrera como para romperle el arco a la arquera paraguaya pero todavía están buscando la pelota ahí por la base aérea de Morón.
Karen Puentes agarró una pelota que quemaba. Tenía la presión de cambiar el penal por gol y el gol por campeonato. La mochila no le pesó, definió al palo izquierdo, esquinado y abajo. Gol y campeonato.
Algo había en el aire desde aquel anticipo de la arquera a Sindy, no se qué, pero se pareció bastante a la mística, a un plano de fuerzas difíciles de comprender para la finitud del raciocinio del ser humano, algo se amplificó con el momento de la lesión de Mili, como si una fuerza arrasadora eligió posarse en algunas jugadoras para torcer el destino y escribir otra página milagrosa de tantas en la historia de este hermoso club.
Las Santitas con mucho amor propio y algo de la suerte que todo campeón necesita se quedaron con el título en un partido trabado, vibrante, en el que pasó de todo, desde lesiones, goles sobre la hora y definición por penales. Salud campeonas, merecido y a festejar…

Vení, vení canta conmigo…

La crónica del partido histórico donde las Santitas se consagraron campeonas del Torneo Apertura 2021

Continuar leyendo