Último bondi

27/May/21

Se fue nomás un semestre olvidable, el conjunto azulgrana viajó a Chile en medio de un brote de Covid y terminó jugando un buen partido. Se trajo de su visita trasandina la victoria con goleada por 3 -0 incluída y buena participación de varios juveniles que no venían teniendo lugar como Fernández, Sabella, Sequeira y la aparición de Hausch (que jugó bien el ratito que le tocó pese a errar un gol insólito). Los tantos los anotaron Uvita Fernández en dos ocasiones durante el tiempo inicial y cerró la cuenta Luis Sequeira en la etapa final. Así, San Lorenzo culmina su participación en las competencias en un semestre que lo tuvo eliminado de cuanta copa disputó.
El conjunto de Romagnoli volvía a apostar por el 5-3-2, esquema que plantó la semana pasada en Paraguay aunque esta vez sin los hermanos Romero (que se encuentran ya entrenando con su selección). El Pipi apostó al ingreso de Coloccini en el fondo, la continuidad de Flores y Gattoni en el centro de la defensa, por afuera mantuvo a Salazar y la continuidad de Nicolás Férnandez. En el eje central Gordillo para aportar marca, el ingreso de Sabella para distribuir y la aparición de Luis Sequeira por la izquierda pero con mayores libertades. En la delantera Uvita Fernández y Julián Palacios quien se movió por todo el frente de ataque haciendo las veces de enganche pero partiendo como delantero. Por su lado Huachipato necesitaba ganar para esperar un resultado de Central que le diera la chance de pasar. San Lorenzo con la ñata contra el vidrio mirando de afuera la definición del pasaje a octavos.
El Ciclón parecía cómodo en el partido, sin ejercer un dominio asfixiante manejaba mejor la pelota, presionaba bien a partir de que la segunda línea donde la manejaba el medio rival, apostando a recuperar y tratar de abrir la cancha. El local cargaba con la obligación y eso le jugaba en contra. Parece algo muy de esta época de estadios vacíos en que los locales sienten la obligación de ganar y los visitantes aprovechan para jugar sin la presión de las hinchadas rivales y con la psiquis de los locales. Habría que estudiarlo porque viene pasando en las copas, en los torneos, en el ámbito local, sudamericano y también europeo; los visitantes ganan mucho. San Lorenzo lo padeció en el torneo local en partidos como Central Córdoba, Aldosivi, Huachipato y 12 de Octubre, aunque cuando los puntos importaban no consiguió ser un visitante del todo incómodo porque no dio la talla en partidos claves pero sí ganó bastante en esa condición. Parece que mientras que ser visitante le da un plus a un equipo por la falta de presión, al Ciclón eso no le pasaba cuando todavía se podía subir a algún bondi que lo llevara a la clasificación. Sin ninguna presión redondeó dos buenos partidos ante rivales que sí jugaban por algo. Los dos partidos fueron distintos porque en Paraguay se manejó más la pelota mientras que en Chile se recurrió más a la contra y la efectividad.
Cuando iban 9 minutos iba a llegar el primero. Desde un córner Sabella ejecutó un lindo centro a la puerta del área chica cerca de la altura del primer palo cuando Gattoni la desvió y apareció Uvita (en offside, hay que decirlo) para empujarla a la red. Siga, siga y 1-0. Cuando iban 31, Flores apareció en posición de lanzador, cruzó el medio y puso a correr a Palacios que controló, se frenó, vió la entrada de Uvita, le tiró una bocha venenosa que le complicaba el panorama al defensor que corría para atrás, al arquero que no sabía si salir o quedarse y arremetió Fernández que de cacheteda con la zurda la metió sobre el cuerpo del arquero. Golazo para que grite Romagnoli con su pinta de profesor de educación física de secundaria y 2-0. Así se iba el primer tiempo.
El segundo tiempo empezó parecido al primero, cuando iban 8 Sabella frenó, tocó para atrás y volvió a empezar, Gattoni se desprendió del fondo y pasó al ataque sacándose a uno de encima con el control de zurda (que pareció más defectuoso que adrede) y en posición de enganche puso un lindo estiletazo de derecha para la subida de Luis Sequeira que picaba al área por izquierda, el juvenil en dos toques (primero el buen control para orientarla y luego el remate) la puso al primer palo con la cara interna del pie, vencer al arquero y poner el tercero. Ya casi al final San Lorenzo iba a encontrar otra buena jugada de contra con Salazar, Melano y Hausch que iba a errar increíblemente el cuarto. No quedaba más. Párrafo aparte cuando el partido se moría salió Fabricio Coloccini quien se va de la institución, el de rulos fue un grandísimo jugador de fútbol, central de jerarquía, campeón en 2001 y que supo rendir en la época del Pampa; personalmente creo que no supo irse a tiempo lo que no quita que fue un excelente futbolista con una carrera para aplaudir de pie.
Final de un semestre oscuro, final de ciclo para varios jugadores y cambios que tendrán que llegar en las próximas semanas porque para agosto falta un montón pero hay que tratar de llegar ahí con algunas certezas. Tener un proyecto futbolístico, definir una idea, una línea de juego, no gastar en puestos que puedan ocupar juveniles o jugadores que ya están en la institución y solo erogar dinero si implica un salto de calidad. Tener un horizonte al que apuntar sino seguiremos llegando tarde al bondi y viendo como todos se van mientras nosotros tenemos que esperar el próximo.

La crónica de Cafu Amador de la victoria azulgrana en Viña del Mar

Continuar leyendo

En plena turbulencia

21/May/21

San Lorenzo venció a 12 de Octubre por la 5ta fecha de la fase de grupos de la Copa Sudamericana. Así logra su primera victoria pese a que ya no juega por nada, sirviéndole en bandeja la clasificación a Rosario Central. Los tantos los convirtieron Alexander Díaz al final de la etapa inicial y Óscar Romero amplió la ventaja cuando iban 15 de la segunda etapa. Con este triunfo al menos no se va de la copa sin ganar.

El Ciclón vive tiempos violentos, turbulentos. El club atraviesa una crisis futbolística que lleva varios años de gestación, crisis institucional a partir de los cambios en la comisión directiva de esta semana y problemas económicos serios. En medio de todo esto el equipo masculino viajó a Paraguay para cumplir. El Pipi planteó un esquema peculiar para jugar con 5 defensores, 3 mediocampistas y 2 delanteros. En el fondo la continuidad del juvenil Flores, en el mediocampo la vuelta de Gordillo (que se lesionó en la ida contra U de Chile allá lejos y hace tiempo) y en la delantera con el regreso de Ángel Romero que se recuperó del covid. En lo relativo al esquema no son más que números: lo que importa es el funcionamiento del equipo, pocos recordaran que el Brasil de Scolari ganó el mundial 2002 defendiendo con 5 en el fondo y muchos asocian a Bilardo con dos líneas de 4 cuando el narigón siempre jugó con 3-5-2, el San Lorenzo campeón de América de Bauza solía poner a Mercier entre los centrales al defender quedando así con 5 atrás. Los números son un orden inicial que luego se mueve a partir de que la pelota también lo hace. Puede graficar de alguna manera intenciones pero no siempre es así.

El 12 de Octubre es un equipo que parece moldeado de esos teams paraguayos de los 70/80 e incluso principios de los ’90. Defensivamente aplicado, sin intenciones de tenencia del balón, duro, abusando por momentos de la pierna fuerte, apostando a pelotas largas y centros a delanteros grandotes o potentes. Así se llevó un empate que pudo ser victoria en la ida en el NG y dejó a San Lorenzo al borde de una eliminación que se concretaría una semana más tarde con la derrota ante Central. El local necesitaba ganar para llevarse la clasificación y de entrada intentó un dominio que le resultaba evidentemente incómodo. En el comienzo un buen desborde que nadie llegó empujar. El equipo azulgrana ayer vestido de negro se empezó a acomodar en la cancha y así llegó a dominar territorialmente, llevar la batuta del juego y circular el balón sin encontrar profundidad. El Ciclón incomodaba con la movilidad de Palacios que desde la izquierda tenía la posibilidad de perfilarse y pegarle con mejor ángulo. Tal vez la mayor amenaza en los minutos iniciales. El despegue del equipo en el partido se dio a partir de la asociación de los hermanos Romero. Cuando la primera etapa se iba, en la segunda jugada después de un tiro de esquina, Óscar metió un centro venenoso de zurda que en la puerta del área chica iba a conectar Alexander Díaz cayéndose para vencer la portería del local y poner el primero de la noche.

El primer tiempo fue bastante aburrido, como un deja vú de aquel partido de Copa Libertadores 2016 cuando recibimos a Liga de Quito ya eliminados con Guede en el banco de suplentes.

En el segundo tiempo el equipo de Romagnoli iba a mostrar su mejor cara a partir de encontrar espacios que el conjunto guaraní iba a dejar por su necesidad de darlo vuelta. Así San Lorenzo se encontró con campo para armar jugadas, hacer subir a los laterales a partir de la movilidad de Palacios y Ángel sumado a los pases punzantes de Óscar. Con eso el Ciclón tuvo las dos primeras de la etapa final con un pase entre líneas bárbaro del Romero zurdo que puso a correr en diagonal a Julián Palacios que pateó al arco aunque parecía tener pase para Alexander Díaz que entraba por el medio. Ahí nomás combinaron los Romero y esta vez fue el diestro quién puso a correr a Salazar que llegó con lo justo definiendo mal. Cuando el reloj marcaba 14 minutos Palacios inició la contra, Ángel se frenó en el borde derecho del área, se sacó su marca de encima y espero la entrada de su hermano que el control desairó a tres defensores y quedó prácticamente de frente al arco de Cardozo Patiño. El gemelo zurdo definió de derecha con tiro raso que se metió entre el palo y la fútil estirada del arquero. Linda jugada, buenos movimientos y gran gesto técnico en el control de Óscar. El equipo se ponía 2-0 de manera justa. Desde aquí en adelante el equipo paraguayo iba a intentar arrinconar pero repitiéndose en centros y tiros de afuera que no llegaron a inquietar. Final del partido. Victoria justa, sin presiones, para ver algunos jugadores, para ver algunos movimientos y no mucho más.

Queda un partido más, habrá que viajar a Chile para visitar a Huachipato y terminar este semestre tan tortuoso para la moral del hincha. Después vendrá el receso que debe empezar un proceso de reconstrucción futbolística, la elección de un DT, quizás de un manager también, el rearmado del plantel, tal vez la apuesta por una columna vertebral y juveniles. Lo que más deseamos es que la reconstrucción también sea un resurgir deportivo y San Lorenzo vuelva a meterse en la disputa, habrá que tener paciencia si el proceso es la apuesta a juveniles apuntalados por algunos jugadores del plantel actual. De cualquier modo en la vida las cosas terminan y este mal momento que se extiende en el tiempo en algún momento debe concluir para volver a ser felices viendo al Ciclón jugar al fútbol. Las turbulencias no son eternas. Tiene que pasar. Siempre que llovió paró. Yo sé que vendrán buenos tiempos y nos vamos a volver a abrazar gritando goles del Ciclón y emborracharnos de felicidad en alguna esquina de Boedo festejando victorias.

La crónica del triunfo del Ciclón por Copa Sudamericana contra 12 de Octubre en la pluma de Cafu Amador. 

Continuar leyendo

Destino final

9/May/21

San Lorenzo quedó eliminado de la Copa de la Liga Profesional de Futbol. Cayó 2-0 de manera contundente e inapelable ante Racing en Avellaneda. Los dos goles los marcó Tomás Chancalay, uno a los 16 de primer tiempo y el otro antes del minuto de la etapa final. Así el equipo azulgrana queda fuera de todas las competencias con una mínima chance matemática en la Copa Sudamericana tirando todo el semestre a la basura. Un papelón como al final de cada uno de los últimos 6 o 7 semestres.
El equipo de Dabove llegó a Avellaneda confiando en que con el empate estaba adentro de los clasificados. Es decir el técnico planteó el partido para ir a buscar el puntito como premio mayor. Al local no le quedaba otra que ganar y a eso fue, a buscarlo de arranque mientras San Lorenzo jugaba un fútbol timorato, sin coraje, aferrándose al 0 en su arco con uñas y dientes. Estos planteos no salen porque, pese a lo que el técnico cree, este equipo no sabe defenderse y lo que mejor hace es asociarse adelante para atacar. Defiende mal, deja huecos insólitos, le llegan por todos los costados y en pelota parada le cabecea en el área hasta Los Grossos. Pobló el medio de gente, el partido se terminó jugando y sufriendo por las bandas. En ataque el equipo fue improvisación y espasmos como siempre desde el inicio de este ciclo, no hay plan ofensivo, no hay táctica ofensiva, ni siquiera hay un laburo visible en la pelota parada. Todos los partidos cuando hay que hacer un gol gasta un cambio en algún lateral, hoy terminó sacando al volante central que mejor le ha rendido para poner a Elías que no se destaca por ser un gran recuperador. Otra decepción.
¿Cómo vas perder un partido definitorio contra un equipo de Pizzi? ¿Quién sos, el Tata Martino? Dabove nunca supo jugar con la presión que tenía el local, no paró un equipo punzante en el contraataque, Palacios y Ramírez jugaron muchas veces sobre la misma banda chocándose entre ellos y dejándole todo el callejón a Mena para lastimar con sus subidas; eso es lo que todos sabíamos que iba a hacer… Todos menos uno.
Pensó todo el partido como si dirigiera a Godoy Cruz en lugar de a San Lorenzo. Después se puede gritar mucho desde la línea, dar indicaciones, hacer gestos pero no alcanza cuando los partidos se plantean mal y con tanto miedo como si enfrente estuviera siempre el City de Guardiola o el Chelsea de Tuchel. La clasificación se empezó a perder cuando el técnico pensó que podía ponerse del lado de algún bando en la disputa obvia que había en el plantel entre referentes de cartón y los Romero. Lo mejor de este ciclo salió de los pies de los mellizos paraguayos (a los cuales el técnico boludeó hasta el cansancio poniendo sobre ellos a Melano o Troyansky) cuando el azulgrana se junta para atacar. No poner a los que mejor juegan es mala praxis y privilegiar a los refuerzos que no demostraron nada para jugar con una camiseta tan pesada como ésta, también. Este bochorno es saca técnico. El Ciclón llegó a la última fecha con todo a su favor; 3 puntos y 2 goles de ventaja y perdió la clasificación desde el planteo cobarde de su DT.
San Lorenzo sufría mientras Racing desbordaba, se asociaba y empujaba. En las manos de Torrico estuvo la esperanza que duró hasta los 96 porque de no ser por el cóndor podían haberse ido al entretiempo dos goles arriba. Cuando arrancó el segundo la defensa salió dormida, cansada, con la almohada en la cara todavía de la siesta y en cinco toques desde que sacaron del medio se pusieron 2-0. A partir de eso el equipo de Dabove recién iba a esbozar otra postura más ambiciosa, más acorde a la historia del club, más a tono con lo que el hincha quiere (que no es un equipo hiperofensivo bobo sino algo que se asemeje a atacar bien) pero para eso tuvimos que estar virtualmente eliminados, de la misma manera que se atacó a Santos recién perdiendo 2-0 y como en Brasil con la serie en desventaja. Una constante reacción tardía y como en las dos oportunidades anteriores no salió. Cada tres meses volvemos a lo mismo de barajar otra vez y empezar de nuevo pero los errores se repiten: mercados de pases pésimos, equipos mal preparados físicamente, planteos tácticos mediocres, jugadores que no dan la talla y supuestas internas en un plantel que no tiene espalda para tener interna alguna. En San Lorenzo fallan todas las patas de la mesa. Esto es así y mientras más rápido se entienda más rápido habrá una solución.
Al Ciclón solo le queda pedir un milagro en la Sudamericana. Torneo que partido a partido el técnico se encargó de descartar para apuntar a esta copa nacional en la que arruinó una levantada bárbara con este planteo de mierda. No le queda otra que apuntar todo a un milagro que parece poco probable, es insólito este semestre y es una mierda este presente de varios años de una pálida atrás de otra. Como si eso fuera poco hay hasta mala suerte como el contagio de tu mejor jugador previo a dos duelos definitorios y así no poder contar con tu ancho de espadas (aunque el técnico lo trató más de una vez como un 2 de bastos y a su hermano como un 2 de copas). Decir que hay que pasar la página parece la salida fácil pero no hay que pasarla, hay que revisarla hasta el cansancio para dejar de repetir los mismos errores que suceden una y otra vez desde aquella eliminación copera del 2017 en la cancha de Lanús. Es un ciclo repetitivo de finales bochornosas que le quitan prestigio a esta camiseta y de esos son responsables todos porque la culpa del técnico siempre es la salida más fácil para no hacerse cargo de las cagadas cometidas. No hay más margen de error para nadie. San Lorenzo merece ser la prioridad de todos y merece que se lo defienda en todos lados dejando la vida por los colores, dentro y fuera de la cancha. Es hora de que todas las partes tomen nota y se dejen de joder que el horno no está para bollos. El hincha está harto de comer mierda.

La crónica de Cafu Amador de la eliminación azulgrana en Avellaneda

Continuar leyendo

Restricción de fronteras

7/May/21

Cuando juega Copa Sudamericana parece que San Lorenzo está empeñado en rifarla y perder la chance de intentar conseguirla. El Ciclón jugó muy mal y empató como local frente a un timorato 12 de Octubre que con poquito le complicó la vida mucho más de lo esperable. El empate no lo elimina matemáticamente pero lo deja con bajísimas chances. Los goles los hicieron Troyansky de cabeza a los 31 del primer tiempo y empató el bajito Nuñez de cabeza cuando la etapa inicial se terminaba.

No hay mucho por decir del partido. El técnico claramente apunta los cañones al duelo del domingo frente a Racing en Avellaneda, por eso metió mano en el todas las líneas y del medio para adelante solamente mantuvo a Óscar Romero en el once titular (sí, aquel al que de arranque no ponía porque supuestamente no aportaba en defensa, ahora no le da nunca un descanso). Con los ingresos de: Flores, Pittón, Palacios, Peralta Bauer, Troyansky y Alexander Díaz para jugar un partido decisivo. La rotación claramente descarta la competencia internacional. Algunos cambios son obligados como el de Ángel Romero que dio positivo de covid luego de la victoria del domingo ante Godoy Cruz.

El arranque del juego se hacía previsible con un equipo que tenía la obligación de ganarlo y otro que juega a ser un bloque compacto, ordenado y al que no le interesa tener la pelota. El equipo de Boedo intentó romper el orden defensivo casi siempre con pelotas en cortada que eran rechazadas por el fondo paraguayo. El Ciclón la circulaba lentamente sin encontrar cambios de ritmo, sin claridad y sin explosión. En el fondo el rival estaba cómodo con su previsible planteo de meterse con los 11 tras la línea de la pelota, llamar a Colón, la tripulación, la pinta, la niña y la Santa María para que también defiendan. Así San Lorenzo chocó con un frontón y el equipo paraguayo se fue animando poco a poco a jugar a la espalda de Pittón que hace rato es una autopista con la barrera levantada. Iban 13’ cuando Donatti salió por una contractura dejándole su lugar a Braghieri. El equipo de Dabove es un conjunto de a ratos, tiene ráfagas en los partidos y a veces las aprovecha bien. En el mejor momento azulgrana vino el córner que Óscar Romero le puso en la cabeza a Troyansky para que éste la esquine y ponga la ventaja. Con eso el azulgrana se replegó e inexplicablemente le regaló la pelota al rival que con una tenencia muy rústica lo fue empujando, fue aprovechando ese carril vacío a la espalda del lateral izquierdo. En el final del primer tiempo Óscar tocó de frente para un Pittón que no pudo controlar una pelota sencilla rebotándole como si tuviera un resorte en el botín, el conjunto paraguayo robó y ganó un foul (bastante tonto). Tiro libre frontal, pelota que sobra a todos, muy malas marcas y cabezazo del más chiquito para poner el empate. Baldazo de agua helada en la fría noche de mayo.

El segundo tiempo mantuvo la misma tesitura con un rival cómodo, muy sólido abajo y un San Lorenzo muy dependiente de Óscar Romero que jugó muy solo. Más solo que Adán antes de conocer a Eva. Algo de empuje pero sin generar peligro real, así el partido se fue diluyendo y pudo haberse perdido. En el final 12 de Octubre casi lo gana con un tiro libre que se fue cerquita. Preocupante partido de un equipo irregular, que no es capaz de encadenar un par de triunfos en fila en ambos frentes y que entre semana es bastante distinto al que juega el torneo local. Los cambios de nombre influyen, la continuidad de partidos también, pero es notorio que el azulgrana depende muchísimo de arrebatos individuales de los Romero, Ramírez y pará de contar. De lo más rescatable el pibe Rosané que se va afirmando en el mediocampo pero sacándolo a él, Óscar y Torrico; el resto debe mucho después de la pálida imagen que dejaron hoy. Pobrísima y triste imagen del Ciclón que deberá ser cambiada inmediatamente, no hay tiempo, este calendario y el andar irregular no dan margen para estar contento más de 3 días seguidos o para putear otros 3.

La Sudamericana ya  es cosa del pasado aunque la matemática diga lo contrario, a Dabove solo le queda el torneo local en donde el domingo se juega mucho en Avellaneda. Deberá trabajar varios aspectos pero también lo anímico para que el plantel en general sienta que su aporte es importante, hoy dio la impresión de que pese a ser una final al equipo le daba lo mismo. Para el duelo definitorio del domingo no podrá contar con Ángel pero se presume que volverán varios que vienen siendo titulares los fines de semana.

Este cronista está muy embroncado porque le parecía que esta Copa lleva varios años siendo accesible al menos para meterse en instancias avanzadas y San Lorenzo la rifó con rendimientos muy pobres. Era una buena chance en un plano internacional que siempre nos ha sido esquivo.

La crónica de Cafu Amador del empate de San Lorenzo por Copa Sudamericana

Continuar leyendo

Naranjo en flor

3/May/21

Triunfo sufrido en un día casi primaveral en pleno mayo. El Ciclón venció por 1-0 a Godoy Cruz con un gol de penal de Óscar Romero en la primera etapa, en la segunda Ángel erraría otro y el final sería otra vez para sufrir sin descanso. Casi como un tango.
En este trajín de partidos al equipo de Dabove lo acecha la irregularidad como su mayor enemigo, no sólo entre partidos sino también en el transcurso de los mismos. El mayor rival a vencer muchas veces es uno mismo. El conjunto azulgrana encadena triunfos en el torneo local pero derrotas en la copa, pero no conforme con ese andar también tiene momentos de titubeo en los partidos que le hacen sufrir más de la cuenta cuando debiera haber liquidado los mismos un rato antes.
Previsible cambio de nombres luego de la rotación entre semana, con ingresos de Donatti, Rojas, Jalil Elías, Ramírez, Ángel Romero y Uvita. El técnico paraba lo que se presume como el equipo titular. En el esquema ninguna sorpresa con un dibujo táctico que oscilaba entre el 4-2-3-1, 4-1-4-1 y el 4-4-2 dependiendo de los momentos del equipo con la pelota y sin ella.
Cuando iban 3 minutos combinaron Ángel y Óscar Romero quien le pegó de afuera del área avisando. En ese arranque al Ciclón le faltó hacer pie en el medio para cortar y manejar mejor la pelota, cosa que se iría corrigiendo a medida que el pibe Rosané tomaba confianza y se hacía dueño del juego en ese sector. Iban 8’ cuando desbordó el mellizo maligno y metió un centro raso para Uvita que llegó al borde del área chica en posición de nueve y la pelota se le fue un poco menos de un metro a la derecha del primer palo. Corrían 12´cuando Rojas y Ángel combinaron bien, el paraguayo desbordó y metió un centro pasado que sobró a Uvita, cuando Jalil Elías intentó una volea que terminó siendo una pifia. El conjunto azulgrana era más, se acercaba con peligro y andaba cerca del primero. A los 24’ volvió a florecer la sociedad de la banda izquierda. Rojas buscó a Ángel que la rebotó para Ramírez que se metía con gambeta al área un par de metros a la izquierda de la medialuna, lo bajaron y el árbitro Trucco marcó penal. El encargado de pegarle fue el mellizo zurdo que le dió fuerte al medio y pese a un roce en el arquero puso la victoria parcial. Dos minutos después el Ciclón hizo lenta una que era para acelerar y se perdió la posibilidad de aumentar el marcador. A los 33′ Rosané se animó sacándose a dos de encima y Ángel intentó un tiro esquinado que se fue cerquita del palo derecho del arquero Espínola. El cronómetro cantaba 35′ cuando Gaby Rojas la peleó en la banda izquierda, se metió de carambola al área y cuando le quedaba la cancha para el centro lo bajaron ¡Fue un penalazo! Pero Trucco dijo siga siga y a otra cosa medio que dando a entender que difícil que en un mismo tiempo te den dos penales. El tramo final San Lorenzo se replegó, le costó sostener la pelota y el equipo mendocino se acercó sin generar peligro. Al finalizar el primer tiempo los gauchos de Boedo ganaban merecidamente en un partido con altibajos.
Cuando arrancó el segundo tiempo el elenco de Dabove parecía jugar a otro ritmo que su rival y combinaba rápido pero le faltaban 5 pa´l peso. Iban 3′ cuando Uvita cabeceó un tiro libre que ejecutó Rojas, y rápido de reflejos Espínola la envió al corner. Pasaron 2 minutos para que en un centro del lateral izquierdo, el delantero paraguayo la acomodó con el pecho y ensayó una volea bárbara que se iba a estrellar en el palo. Era el gol de la fecha. A los 15´ Angelito desbordó después de un pase largo de su hermano Óscar, se frenó haciendo pasar de largo a su marcador y se la dejó a Ramírez que le pegó sin fuerza pero consiguió un córner. Iban 18′ cuando Óscar parado de Ortigoza en el centro de la cancha lo vió a Herrera solo a la derecha y le puso la pelota, el yacaré de primera la rebotó para Uvita cuando Santos se lo llevó puesto y así a Trucco no le quedó otra que cobrar el segundo penal de la tarde. Ésta vez lo iba a ejecutar Ángel que con mucha preparación lo quiso ajustar contra el palo pero Espínola leyó bien la intención y se lo sacó. El partido seguía 1-0 aunque San Lorenzo debía estar claramente uno o dos goles más arriba de los mendocinos. Jugaba mejor, era superior, atacaba con peligro, soltaba bien a los laterales, manejaba bien el medio, recuperaba rápido, tocaba bien, se lucían Ramírez y los Romero. El Juani levantó mucho en este partido, como si se hubiera hecho un perfil en Tinder. Pero a partir de ese momento el Ciclón desmejoró. Los cambios dejaron muy solo a Rosané en el medio que tuvo que correr para todos lados como perro de presa, con ello terminó retrasándose y Godoy Cruz empezó a tener ratos de dominio. Iban 21′ cuando Torrico le sacó una bocha bárbara a Ávalos luego de un centro del Ramírez de ellos. A los 26′ tras un rebote en las dos piernas de Badaloni, el Cóndor parecía vencido pero se levantó como si tuviera 20 años y cacheteó una bocha que tenía destino de empate. Cuando solo habían pasado 120 segundos el prócer azulgrana le ahogó el grito al Ramírez de ellos. Lo que siguió encontró al azulgrana parado de contra para ampliar el marcador que no se dio, pero tuvo una clara en un desborde de Ángel, un cabezazo de Martegani que Rondamón Pittón no llegó a conectar. Final, victoria, 21 puntos y parte de la clasificación a cuartos en el bolsillo.
El equipo sufrió muchos altibajos en el partido. Mostró su mejor cara en varios tramos en los que fue muy superior al Tomba, pero también sufrió para luego quedarse con los tres puntos. Gran partido de Rosané, los Romero, Ramírez y tremendos 10 minutos donde Torrico sostuvo en sus manos el triunfo. El jueves enfrenta a 12 de Octubre en el Nuevo Gasómetro y el domingo se juega la clasificación en Avellaneda. Domingo completo porque comento de paso que vacunaron a mi vieja y se me pianta un lagrimón. Ganó San Lorenzo, pariendo pero… Primero hay que saber sufrir.

La crónica de Cafu Amador de la trabajosa victoria ante el Tomba

Continuar leyendo

Triste Blues

29/Abr/21

Triste noche de miércoles. Se complica el Ciclón en la Copa Sudamericana. Cayó 2 a 0 en su visita a Rosario Central sumando así 0 puntos y 3 goles en contra en dos presentaciones. Muy lejos de las expectativas generadas. 

San Lorenzo es como la vida misma y cada vez se parece más a estos tiempos. Las alegrías se esfuman en el viento ante los golpes que propinan las malas noticias. Después de derrotar a River y afirmarse en la pelea por la clasificación, cuando se podía presumir un despegue futbolístico el equipo de Diego Dabove no dio la talla y se llevó una derrota dolorosa, casi un triste blues de su excursión copera. Desde este humilde lugar quiero decir que era evidente y cada vez más impostergable la rotación. Mientras avanza el torneo era cada vez más visible que esa rotación tenía el riesgo de ser muy costosa. El Ciclón salió con muchísimos cambios a enfrentar la segunda fecha del grupo. Cambió la defensa casi entera, cambió el esquema, cambió los de arriba y solo mantuvo a Óscar Romero en el medio. Poner 5 defensores se antojaba como excesivo, aunque daba la impresión de que el plan era mantener el 0 y planificar (desde los 5 cambios posibles) otro partido en el segundo tiempo para así traerse los 3 puntos.

El azulgrana tardó menos de un minuto en sufrir la primera de peligro a la salida de un corner. Iban solo 10 minutos cuando  Central convirtió un tiro libre en gol, Ferreyra metió un centro al punto penal, Torrico salió mal y Almada se la punteó. El Ciclón no encontró el rumbo; cuando tenía la pelota le duraba poco y cuando la podía sostener terminaba en pelotazos y el conjunto local llegaba con facilidad hasta cerca del área. En el medio el partido se hacía tortuoso con solo dos jugadores en el eje central contra un equipo que ponía 4 o hasta 5 jugadores en esa zona. La obvia superioridad numérica en el medio hacía que Óscar levantara la cabeza sin encontrar socios y que el conjunto rosarino pasara esa zona como una autopista.

El técnico decidió meter mano en el esquema y reacomodar al equipo en la cancha. Mandó a Flores que es central de lateral derecho, a Salazar que es lateral derecho de lateral izquierdo, a Pittón que es lateral izquierdo de volante por izquierda y a Troyansky que vino siendo extremo izquierdo de delantero central. Un lío. Un blues en Re con una viola improvisando arriba en la pentatónica de Do, un desorden. El plan A de aguantar el 0 en el arco propio había sido efectivo 10 minutos, parecía que no había plan B y solo gracias a Torrico el primer tiempo no terminó en una desventaja lapidaria. San Lorenzo no pateó al arco en los primeros 45.

En el segundo tiempo entraron Ramírez y Ángel Romero y el equipo mejoró, tuvo mejor la pelota, dominó territorialmente al rival y se acercó con mayor peligro al arco defendido por Broun. Sin ser un cambio maravilloso se mostraba otra cara, pero Central siguió complicado y yendo. San Lorenzo tuvo un tiro cruzado de Ángel, un pif de Pittón, un tiro de lejos de Ramírez, un tiro libre de Ángel. Faltaban 10′ cuando Vecchio dejó pagando a Rosané y encaró haciendo malabarismo por la raya del fondo para meter el centro atrás dejando pintado a Coloccini, que no se percató de que el rosarino no tenía ángulo para hacer otra cosa que un centro atrás, y le regaló la línea de pase al medio para que Lucas Gamba defina cruzado y sentencie el partido.

Poquísimo del Ciclón. Falto de actitud, falto de reacción, falto de ideas, desordenado, improvisado y derrotado con justicia. La rotación tuvo un costo altísimo; a veces cuesta entender el enamoramiento del técnico con jugadores como Melano o Troyansky, puedo entender algo del último porque es voluntarioso aunque en la mayoría de los partidos su desempeño fue intrascedente, pero con el primero me cuesta más encontrar justificación para que juegue, incluso para traerlo siendo que San Lorenzo es un equipo que trabaja bien en inferiores ¿No hay un pibe para jugar por afuera y por el qué no haya que desembolsar grandes sumas para traerlo y contratos más altos? Me parece que la respuesta es sí, no se puede andar gastando por gastar en jugadores que no marcan diferencias, para eso es mejor que jueguen juveniles que en el mejor de los casos los podes vender y en el peor demostrarán que no están a la altura de jugar en la primera de San Lorenzo como tantos otros que hemos comprado últimamente.

Un partido que fue una canción triste, un blues lento en escala menor, la Sudamericana empieza a quedar cada vez más lejos en un grupo que a priori era accesible. Quedan 4 partidos y no hay margen para otra cosa que no sea los 12 puntos en fila, parece difícil pero no es imposible. El domingo a las 14:20hs recibe a Godoy Cruz en lo que será un partido definitorio en la Copa de la Liga Profesional.

La crónica de Facu Amador de la derrota por Copa Sudamericana frente a Rosario Central. 

Continuar leyendo

San Torrico y los apóstoles Romero

25/Abr/21

Domingo a la noche y descontrol en aislamiento. El Ciclón de Boedo metió un triunfazo en condición de visitante frente al más pintado del barrio, de guapo se llevó los tres puntos del Monumental. Fue 2 a 1 con goles de Uvita y Jalil Elías, no faltaron las emociones, las atajadas de Torrico y los nervios. El equipo de Dabove se afirma entre los 4 que clasifican a los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

Una semana movida después de la derrota con Huachipato, donde se suscitaron todo tipo de noticias que no vienen al caso, pero que sumaron a un clima enrarecido. Encima tocaba enfrentar al equipo que parece que ni cuando es derrotado efectivamente pierde: el meritócrata River de Gallardo, una especie de Bayern Nuñez en los medios de comunicación del binomio insoportable que domina todo el discurso mediático deportivo. La realidad es que, más allá del obvio sentimiento revanchista que anima al cronista, el equipo azulgrana tenía una parada brava. Para complicar aún más el panorama en la previa del partido, el Ciclón salía de la zona de clasificación y necesitaba traerse algo de su visita al gallinero para seguir con expectativas.

En el arranque los Forzosos salieron a empujar arriba para intentar golpear primero en un partido en que se presumía sería dominado por su rival. El equipo parecía bien parado y consciente de lo que se jugaba: lo iba a buscar, lo peleaba e intentaba dominar territorialmente. No iban ni 5´ cuando el Ciclón ya había tenido las dos más claras. Casi de arranque Uvita recibió entrando al área volcado a la derecha de la medialuna y sacó un remate cruzado que obligó a Armani a la estirada, por el palo izquierdo Ángel entraba solo. Iban 3 minutos cuando el Torito apuró la salida de River y se comió un planchazo criminal de Palavecino, la pelota le quedó a Elías que la puso para Ramírez, quien tocó para Uvita que la rebotó para la entrada de Ángel cuando Montiel se cruzó evitando la apertura del marcador.

Por supuesto que el rival se iba a venir pero bajo los tres palos estaba el Cóndor Sebastián Alberto Torrico que es top 3 de mejores seres humanos vivos en este momento. Muchos centros, algunos descolgados por Torrico, otros sacados por los centrales y otros cabeceados afuera. A los 13 se juntaron los mellizos, Óscar le puso una bocha deliciosa a Uvita que corrió en diagonal y definió con un tiro que le salió al cuerpo del arquero local. Enseguidita nomás River salió mal del fondo presionado por el azulgrana y Enzo Pérez generó una remake de aquella de Hummels e Higuaín en el Maracaná solo que esta vez quedó en los pies de Uvita que metros a la derecha del punto penal la controló con el pecho, se giró y definió cruzado ante la salida de Armani para poner el 1 a 0.

Los mejores minutos del ciclo Dabove con el equipo bien parado, presionando, jugando, yendo a buscar y atacando el espacio con los mellizos como ejes. Luego del gol el equipo de Gallardo lo fue a buscar chocando una y otra vez con el señor Torrico. Primero fue Borré que quiso definir cruzado pero se encontró con la humanidad del Cóndor tapándole todo el ángulo de tiro. Luego Palavecino remató sin ángulo en una fácil para el arquero azulgrana. River dominó territorialmente, llegó, complicó pero se repitió en centros que chocaron contra el frontón compuesto por el fondo. El Ciclón se metió atrás esperando tener espacios.

El segundo tiempo fue una continuidad del final del primero con River yendo y San Lorenzo replegado esperando morder y salir. Borré tuvo una que se le fue alta. Dominio territorial del local. Iban 6 minutos cuando Óscar Romero fue al piso y ganó, después de un mal control de Palavecino (que jugó regalado desde los 3 minutos del primer tiempo), y tocó para Uvita que giró y jugó con Ángel que encaró, ganó la cuerda, desbordó y metió un centro atrás para Férnandez quien erró, pero en ese toque mordido la pelota le quedó servida a Jalil Elías que esta vez no perdonó, la mandó a guardar y despertó un grito desaforado en todos lados, con epicentro en Boedo. El Ciclón ganaba 2 a 0, se volvía a meter entre los que pasan de ronda y daba un buen golpe sobre la mesa.

Lo que siguió fue bastante parecido a los últimos 20 del primer tiempo. Un Torrico fenomenal tuvo una intervención fantástica ante De La Cruz cuando iban 23′ que luego quedaría en pies de Girotti, que lo erraría con el arco vacío. Zafábamos. El reloj marcaba 29´ y llegaría el descuento del equipo local tras un centro de Borré, un rebote en Donatti y una carambola que le iba quedar en los pies al pibe que se tomaba revancha del gol errado un rato antes. El partido se ponía 2 a 1 y a sufrir como siempre porque esto es San Lorenzo y sino sufrimos no vale, no es real, es así; esa es nuestra impronta, sufrir siempre para disfrutar después.

El equipo de Dabove pudo haber ampliado la ventaja en alguna contra en los pies de Troyansky que jugó a atacar el espacio y ocupar la banda en el retroceso, dejando a Óscar Romero como el más adelantado, liberándolo de funciones defensivas. Faltando 5´el mismo pibe iba a pegar un cabezazo en el travesaño para que agarremos los celulares buscando guardias cardiológicas cercanas. El local seguía dominando la pelota pero sin generar peligro más allá de incontables centros. Pero nada pasó pese a los ¡seis minutos! que adicionó un generosísimo Echenique para ver si así lo empataban. No pudieron aunque luego venga la sarasa de los merecimientos, la dignidad, las intenciones y la mar en coche ¡Ganó San Lorenzo carajo!

En el arranque se vieron los mejores minutos del ciclo Dabove con buena presión, ambicioso y con una idea de juego basada en atacar el espacio. Luego del gol se replegó dejándole el campo al equipo de la meritocracia; sufrió y por momentos fue superado por su rival, pero supo pegar en los momentos justos y aguantar. Puntos altos en Torrico, los mellizos gemelares y la zaga central, destacable partido de Rodríguez. El miércoles debe ir a buscar los 3 puntos a Rosario por la Copa Sudamericana, el fin de semana recibirá a Godoy Cruz para dar un paso más en la búsqueda del objetivo de meterse entre los 8 que irán a los mano a mano. La moneda está en el aire ¡Vamo arriba! Y que siga la alegría que hace falta por Boedo ¡Vamos Ciclón carajo! El boverato se va a dormir re caliente esta noche.

La crónica de Facu Amador del triunfazo del Ciclón frente a River en el Monumental.

Continuar leyendo

Triunfo de resurrección en la vigilia

3/Abr/21

Volvió a ganar San Lorenzo. Fue otra vez por 2 goles contra 0, esta vez el rival fue Rosario Central y el escenario de la victoria el Nuevo Gasómetro. Los tantos los consiguieron Franco Di Santo cuando corrían 36 minutos de la primera parte y cerró el marcador Ángel Romero a los 58 minutos de la segunda mitad ¿Qué, 58 minutos? Sí, acá abajo te cuento porqué.

En la previa el homenaje con la banda del Regimiento de Infantería 1 Patricios tocando el himno de Malvinas, el Nacional y retirándose con la gloriosa marcha de San Lorenzo (mi canción patria preferida). Un momento profundamente conmovedor para nunca olvidar a los combatientes y jamás claudicar en el reclamo de soberanía de las Islas Malvinas y del Atlántico sur.

Nuevamente Diego Omar Dabove paraba un equipo distinto al del partido anterior, esta vez con un ojo mirando el partido contra el canalla y otro pispeando el duelo del martes frente a Santos. Esta vez el técnico metía a Elías de volante tapón y a Óscar Romero de interior sacándolo del clásico lugar de enganche que suele ocupar, haciéndolo parar unos metros más atrás. En la defensa los ingresos de Gattoni, Peruzzi y Rojas, en el mediocampo por la bandas a la derecha Melano y en la izquierda Ángel Romero. El esquema volvió a ser el 4-3-3 que parece ser el dibujo predilecto. Claro que en la cancha los jugadores se mueven pero el armado táctico se respetó bastante al punto de que Óscar Romero colaboró mucho en el retroceso que solía ser la mayor crítica futbolera que se le podía hacer al hábil zurdo paraguayo.

El Ciclón intentaba imponer condiciones pero Central le peleaba el partido de arranque. El duelo se mostró bastante pobre en el inicio con un San Lorenzo que se mostraba un poco mejor que su rival pero ninguno de los dos generaba situaciones de peligro claras más allá de acercamientos, un tiro de afuera de Julián Palacios de arranque, el cabezazo de Braghieri que se fue cerca para los locales y un mano mano bastante extraño en el cual Devecchi se queda bajo los tres palos y logra retener el tiro de Marinelli. El azulgrana metía una buena presión en la salida rival pero sufría por momentos cuando el equipo rosarino lo atacaba lo que es lógico porque es un equipo que rota bastante y por lo tanto algunos jugadores no han jugado mucho juntos. Iban 31 cuando un centro de Julián Palacios fue peinado en el primer palo y la pelota le quedó a Di Santo entrando por el segundo palo quien abrió el pie para ajustarla contra el palo y se le fue un poco ancha, estaba solo el grandote pero iba a tener revancha. Apenas 5 minutos después Romero metió un centro que Braghieri logró peinar y encontró a Di Santo parado en el mismo lugar, casi con el mismo ángulo pero está vez el delantero no perdonó, la ajustó bien contra el palo del lado que vale y puso el primero. Sexto gol en 15 partidos jugados, viene derecho el centrodelantero que se mueve por todo el frente de ataque, esperemos que siga así en los partidos que vienen. Corrían 43 minutos cuando Óscar Romero estuvo cerquita de ampliar la ventaja con un tiro libre desde la derecha con poco ángulo que el zurdo estuvo a nada de convertirlo en el segundo. Así se iba una buena primera etapa del equipo de Dabove que suplió algunas carencias futbolísticas con esfuerzo y entrega. En líneas generales aprobado con algunos sobresaltos.

El segundo tiempo comenzó con un Ciclón que tuvo de arranque la primera cuando corrían 5 minutos Di Santo la peinó raro, Melano se la llevó y abrió para Ángel Romero que sacudió y Fatura Broun ahogó el grito, Di Santo se pasó pero llegó a tocar atrás para Palacios que venía embalado y también se pasó pero corrigió, aguantó y tocó para Óscar Romero que la perdió pero luchó y Elías aprovechó para llevársela, meter un centro pasado que Ángel bajó para un Peruzzi que no llegó a conectar. Iban ya 20’ cuando Ángel combinó por derecha con Melano que la metió para el recién ingresado Troyansky quién la rebotó para Jalil Elías que sacó un zurdazo raso que solo por obra del arquero canalla no terminó siendo el segundo. Pasaron 5 minutos cuando Vecchio tuvo un tiro libre en la puerta del área que se le fue algo ancha, intentaba reaccionar Central. A los 30’ un tiro libre desde la derecha que ejecutó Ángel encontró a la carrera la cabeza de Melano y se fue cerquita, muy cerquita del travesaño. Luego de eso el partido fue al terreno que más le servía a los rosarinos que era el del empuje, así a los 42´ Devecchi se quedó con la pelota del partido cuando después de un bartolazo de Laso y unas pifias del fondo la pelota le quedó a Martínez Dupuy que un poco a la derecha del punto penal ensayó una acrobacia que el arquero retuvo quedándose con la jugada más clara del visitante en el partido a falta de nada para la finalización del tiempo reglamentario. Se jugaban 3 de los 5 adicionados por Comesaña cuando se vino el momento pugilístico del partido; Ángel la aguantaba sobre un costado y le hacían foul cuando la cosa se picó, empujones, corridas, insultos, intentos de separaciones, algún que otro ñoqui que voló por ahí. El partido se fue poniendo más picante a medida que pasaban los minutos y gran responsabilidad de eso la tiene el Kily González que como DT de la visita pedía todo, casi al extremo del rídiculo, pedía cualquier cosa, le faltaba pedir una docena de empanadas o una pizza nada más y encima buscaba a alguien para pelear en el túnel ¡Un papelón! El árbitro resolvió sacar amarilla a Sabella y Vecchio quien ya estaba amonestado ganándose así la roja. En la reanudación los Romero tocaron entre ellos sobre la línea cuando Blanco le metió un manotazo a Ángel y vió la segunda amarilla y la consecuente tarjeta roja. Solamente habían pasado dos minutos cuando Siro Rosané metió un bochazo bárbaro que encontró al mellizo diestro corriendo, se llevó la pelota y disparó abriendo el pie izquierdo para poner el segundo cuando ya iban 58 del segundo tiempo. Segundo tanto y final del partido. Nueva victoria azulgrana, la segunda de manera consecutiva.

El equipo de Boedo fue superior a su rival, supo luchar para maquillar sus falencias futbolísticas y ganó bien, sin sobrarle nada pero mereciéndolo. Buen triunfo para resurgir en la vigilia del duelo copero frente a Santos. Será importante que todos rindan, que el equipo corra, meta, que todos se sacrifiquen por el otro para poder aprovechar las chances que se tengan y así sacar un buen resultado para ir a ¿Brasil? y buscar la clasificación a la fase de grupos. Esperemos que se cumpla el viejo refrán popular que no voy a citar porque soy cabulero.

 ¡Ganó San Lorenzo carajo! Las Malvinas son, fueron y serán argentinas.

La crónica de Facu Amador de la buena victoria del Ciclón ante Central en el Bidegain

Continuar leyendo

Utilitario

30/Mar/21

Jugó San Lorenzo y ganó ¡Carajo! ¡Ganó el ciclón! Fue 2 a 0 en condición de visitante contra Estudiantes De La Plata con tantos de Uvita Férnandez y Juan Edgardo Ramírez (si me cae bien y si quería escribir Edgardo, gracias eternas).

En una semana complicada luego de la acumulación de malos resultados y con la eliminación de la Copa Argentina fresca el aire estaba denso. El conjunto de Diego Dabove necesitaba un triunfo para encarar el tramo final con otra cabeza. Muchos comentarios sobre la discusiones entre jugadores y el técnico, reproches, y la mar en coche. Ya cansa el radiopasillo.

El hombre del saco negro decidió volver a hacer un cambio de esquema y sacó a Ramírez de la banda para ponerlo en el medio en un dibujo que parecía un 4-3-3. Pero el del partido bonaerense de Moreno se paró un poco más adelante, por el centro en una especie de línea de volantes detrás de Di Santo y Uvita, y flanqueado por Troyansky en la izquierda y Palacios recostado a la derecha. Luego de conseguir la ventaja, por momentos Troyansky terminó jugando pegado a Pittón. El Ciclón jugó un buen partido sin brillar, fue un equipo utilitario: ganó mereciéndolo, jugando de manera equilibrada. El equipo visitaba La Plata para enfrentar a un rival que había arrancado bien el campeonato, aunque en las últimas fechas se fue desinflando. El encuentro se suponía parejo y peleado y así fue, vimos dos equipos que metieron y lucharon. San Lorenzo mostró una mejoría con respecto a sus últimos encuentros, nada para volverse loco, pero algo es algo.

El Ciclón arrancó el partido mejor y más metido, como le viene pasando en los últimos partidos. El reloj no marcaba los dos minutos cuando Troyansky metió un centro que rebotó en una pierna y Pasquini, llegando antes que Férnandez, despejó  con una acrobacia. Iban 11´ cuando Pittón llegando casi a tres cuartos de cancha, tocó para un Di Santo recostado en posición de extremo izquierdo, el lungo desbordó y metió un pase bárbaro con la zurda para que llegue Uvita quien aprovechó el hueco que se formó entre central y lateral izquierdo local para arremeter y definir casi pisando el área chica marcando el 1 a 0. Lindo gol, buena jugada, gran intervención del 9 sobre la izquierda e inteligencia del autor para ver el hueco y meterse por ahí. Estudiantes intentó acercarse jugando por fuera casi sin peligro.

Corrían 25´ cuando Ramírez acomodó una pelota parada sobre la izquierda y tiró un centro con rosca venenoso, Pittón llegaba de frente con ventaja pero el lateral zurdo conectó mal con el muslo, y terminó saliendo un centro que Di Santo, quien entraba por el otro palo, empujaba a la red. El línea levantaba la banderita y el gol no fue convalidado. Hay un offside de Troyansky luego de que conecta Pittón, pero este no participa en la jugada; según parece el línea al verlo mover las manos intuyó que intentaba participar. Es una jugada bastante fina pero ante la duda el juez lo anuló. Vencido el plazo de los 25 minutos Estudiantes parece haber aprovechado la mezcla entre la postura y el cambio de aire de San Lorenzo para mejorar su imagen. En ese tramo Devecchi tuvo dos grandes intervenciones evitando el empate. La primera fue después de un centro frontal que cabeceó Leandro Díaz, en una jugada en la que Pittón quedó enganchado habilitando a todos; el portero retuvo una jugada que podría haber sido más comprometedora. La segunda, y más complicada, tan solo dos minutos después cuando Castro conectó un centro de Pasquini cabeceando para abajo buscando el pique y Devecchi se estiró para llegar a rebotarla, una buena muestra de reflejos. Final de la primera etapa y el conjunto de Boedo ganaba bien, sin sobrarle nada.

En el segundo tiempo se paró con una postura de repliegue y ceder la pelota intentando aprovechar los espacios que debía dejar Estudiantes si quería ir a buscar el empate. El pincharrata no generó mucho peligro, se la pasó metiendo centros que no configuraron un peligro real para el arco azulgrana. Con el control de la pelota por parte de los locales, el partido se sumió en la intrascendecia hasta que a los 22´ entre Palacios y Herrera lucharon una pelota con Noguera que el lateral derecho rebotó para un Di Santo parado de volante por derecha, que esperó a que su compañero ponga quinta y metió un pelota que puso a correr al correntino, desbordó para meter un centro atrás que Troyansky aguantó y tocó para la entrada de Ramírez quien a la altura del punto penal definió abriendo el pie izquierdo para poner el 2 a 0 con un tiro raso al viejo rincón de las arañas. Una muy buena combinación por la derecha, buena visión de Troyansky para no intentar marcar su gol sino ver a su compañero mejor ubicado y gran definición del volante. Terminaba el partido cuando el recién ingresado Ángel Romero dejó a un Herrera ya fundido mano a mano con Andújar que evitó el tercero.

Final del match que terminó con Estudiantes quejándose de vaya uno a saber qué, como es su costumbre. Buena victoria para encarar lo que quede de la Copa de la Liga y la llave de Copa Libertadores. La figura fue Di Santo quien participó de manera decisiva en los dos goles, asistiendo en el primero y metiendo el pase que cambió el ritmo en el segundo. El Ciclón recibirá el viernes a Central a las 19hs y el martes 6 buscará sacar un buen resultado ante Santos que lo deje bien parado para definir la llave en condición de visitante en vaya uno a saber dónde, ya que la situación sanitaria de Brasil podría cambiar la sede de la vuelta.

El equipo mejoró aunque todavía le quedan muchas cosas que corregir, también poder sostener más los tramos del partido donde es superior y generar una racha que encadene resultados positivos para ver si así cambia el clima y tenemos menos de lo que quejarnos, porque el fútbol no es algo importante pero cuando no se gana como duele y cuando se gana el mundo es un lugar brillante. ¡Vamos Ciclón carajo!

La crónica de Facu Amador del triunfo en La Plata por 2 a 0 frente a Estudiantes. 

Continuar leyendo

Ni poniéndole onda

26/Mar/21

Jugó San Lorenzo por los 16vos de final de la Copa Argentina. Fue derrota 2 a 0 en Banfield frente a Defensa y Justicia con tantos de Benítez a los 25 de la primera parte y selló el resultado Merentiel cuando iban 3 minutos de descuento en la etapa final. Eliminación, noche negra y rumores bajo la lluvia.

Uno intenta ponerle onda. En la desesperación solemos recurrir a soluciones metafísicas, a lo que es intangible para ver si así mágicamente todo se soluciona. Me senté a ver a San Lorenzo en modo Ivana Nadal vibrando alto, con optimismo, con fé y esperanza. Creyendo que con la buena onda y la energía positiva el universo iba a escuchar mis plegarias. Por las dudas, citando a Homero Simpson, estaba siendo sarcástico. Creo más en aquella frase de Don Drapper de que el universo es indiferente. Pero ni poniéndole esa onda espiritual se puede tapar lo evidente. El Ciclón juega mal y pierde. No se le cae una idea y no alcanza con poner actitud de a ratos, el fútbol es otra cosa.

Después de la agónica derrota contra Aldosivi había revancha enseguida. Había que jugar con el Halcón de Varela en el Florencio Solá. El técnico decidió cambiar varios jugadores y poner un equipo similar al que consiguió el pasaje a la Fase 3 de la Copa Libertadores. Nuevamente muchos cambios, incluso de esquema, de vuelta los 4 en el fondo y chau a la línea de 5. Parece que hay desconcierto en la cabeza del grupo y cuando eso es así es difícil, siempre el desorden se filtra en el juego del equipo. Da la impresión que se castiga primero a los pibes del club cuando se equivocan en lugar de castigar a los que también erran pero vienen de afuera. Una clásica del club siempre: lo de afuera es mejor. Así es como el partido anterior se pierde con un resbalón del 6 pero quien sale es el 2 que también viene jugando mal. El 6 recién llega y es el capitán, el 2 es del club y como el otro día los surgidos de acá salen primero, no sea cosa que se note que hace varios mercados de pases compramos mal. Los pibes del club dejan todo; está claro que con eso no alcanza pero siempre suma. No es nada contra Braghieri, aunque cualquier ex Lanús 2016 me despierta muchos sentimientos de bronca.

El partido empezó como siempre con San Lorenzo intentando presionar arriba y buscar la diferencia rápido, Defensa y Justicia no deja de ser el último campeón de la Copa Sudamericana pero luego de los primeros 20 minutos el equipo de Dabove se desinfló. Iban 14 cuando el mellizo cazó un buscapié de Herrera en el vértice del área chica y le pegó muy mal yéndose alto. Pasado el tiempo inicial y con un equipo sin piernas y apático, el conjunto del sur movió la pelota a su antojo. Cuando iban 24 minutos Pizzini metió un centro atrás que le cayó en los pies a Jalil Elías, quien parado en la medialuna no pudo controlar (tenía que sacarla más que controlar), fue comido por el rival, la pelota le quedó a Bou que pateó y una carambola le cayó a Benítez quien convirtió aprovechando el desvío en Donatti. Con ese tanto el colectivero se soltó y bailó a San Lorenzo, que no veía la pelota y sufría el partido. El Halcón pudo haber aumentado en varias ocasiones chocando con Devecchi y con su propia ineficacia. Final del primer tiempo. La cosa no podía ser peor (eso creí).

Después de 15 minutos de paz arrancó el segundo tiempo y nos encontramos con la sorpresa de las salidas de Ramírez y Ángel Romero, que no habían jugado un gran primer tiempo pero son los mejores jugadores que tenía en el equipo, aquellos que pueden frotar la lámpara y generar peligro. El técnico mandó a la cancha a Troyansky y Uvita Fernández, apostando al enésimo cambio de esquema. El equipo de Boedo puso más actitud, metió, corrió pero no jugó al fútbol, no encontró nunca asociaciones para generar peligro por fuera de los incontables centros. En ese contexto el único que intentó frotar la lámpara fue Julián Palacios quien quiso poner la pelota al piso y jugar. Iban 2 minutos cuando Donatti cabeceó un córner que detuvo el arquero. Siguieron las sucesiones de centros que no generaron peligro cuando a los 33 minutos Herrera enganchó en el área y le dió de zurda encontrando a Unsain quien metió la mano para desviar con la mala suerte de que a nadie nuestro le quedó el rebote; la jugada más clara del Ciclón en el partido. El empuje y las situaciones de peligro pasaban por los pies del tándem formado por el correntino y el 34. Iban 40 minutos cuando el DT decidió desarmar esa dupla sacando al lateral derecho para poner a Peruzzi que también es lateral derecho. El argumento era que el lateral estaba cansado, pero faltaba poquísimo y se podía pensar en un cambio más ofensivo.

Quedaba nada cuando Defensa lo liquidó saliendo de contra y poniendo a Merentiel a correr con espacios para enganchar, desparramar al defensor y definir ante la floja respuesta de Devecchi. Final 2 a 0 y eliminados de la Copa Argentina. Rumores de discusiones en el entretiempo, de reuniones del técnico y la secretaría, de renuncias. Todo eso está por verse y es parte de otra historia.

Evidentemente el fútbol que le gusta a Dabove es directo: correr para adelante y meter pelotazos. Es una forma que, bien ejecutada y con los intérpretes adecuados, puede funcionar. Este cronista no cree en los dogmas futboleros y que el fútbol se juega de una sola manera, es un deporte hermoso que tiene un montón de formas de plasmarse en el terreno de juego. Hay formas de juego que pretenden más estética y otras que pretenden más equilibrio, ninguna es desestimable y San Lorenzo ha ganado con todas; ¿Cuál es la idea de juego de San Lorenzo? Hace años pasamos de un técnico que busca atacar descuidando el orden a otro que buscar privilegiar el orden y el equilibrio por sobre el juego ofensivo. El fútbol es las dos cosas. Entonces, no siempre puede ser culpa del técnico de turno (aunque se equivoque en casi todo como los últimos que pasaron por el banco azulgrana); cuando no hay un orden plasmado en un proyecto futbolístico que tenga una idea de juego que intente respetarse y seguirse. El problema es más grande que el técnico o los jugadores, parece ser estructural. No alcanza con pedirle al universo para que otorgue, hay que hacer las cosas medianamente bien sino por más plegarias, buenas ondas o metafísica las derrotas se repiten y ya lo dijo Einstein: “locura es intentar lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”

La crónica de Facu Amador de una nueva derrota azulgrana

Continuar leyendo

Estamos en problemas

21/Mar/21

En la tarde del domingo San Lorenzo recibió a Aldosivi y fue derrota por 2 a 1 en un mal partido del conjunto azulgrana. Los goles los convirtieron Grahl y Contreras (sí, el surgido de acá) para la visita y Di Santo lo había empatado de manera transitoria.

El técnico azulgrana pensó un planteo al menos extraño al repetir los 5 defensores que plantó la semana pasada frente a Banfield; parecía mucho para enfrentar a Aldosivi. En el medio Rosane y Elías, más adelante los Romero, muy lejos el uno del otro estacionados cada uno en una banda, y de centro-delantero Di Santo. Cuesta entender el planteo inicial, cuesta entender poner a los mellizos juntos para tenerlos lejos el uno del otro. Parecía una apuesta grande o una prueba pero terminó asemejándose más a un capricho.

El ciclón suele empezar todos los partidos de la misma forma, presiona fuerte el primer cuarto de hora y después se desinfla, deja que el rival se agrande y las sensaciones que da el juego terminan por ser negativas. El planteo de ir a buscarlo fuerte de arranque ya no tiene sorpresa: cualquiera que haya visto tres partidos de San Lorenzo nota el patrón. El fútbol también es sorprender al otro y cuando los planteos son similares no hay sorpresa. El equipo fue desbordado a espaldas de los carrileros, no tuvo juego y quedó muy partido.

Poquito que destacar excepto algún buen desborde nacido de combinaciones entre Pittón y Ángel Romero, un sólo tiro al arco en los pies de Óscar Romero que salió al medio y el arquero, de apellido imposible de escribir, mandó al córner. Cuando el primer tiempo se moría, Braghieri hizo un foul bastante tonto cerca del área, Grahl la acomodó y se adivinaba que sólo podía entrar donde entró, no tenía ángulo para convertir de un tiro directo en otro rincón del arco que no fuera ese, tal vez por eso Monetti se confió esperando el centro pero el jugador de la visita la mandó a la red. Bastante responsabilidad del arquero en un tiro que realmente no parecía tan difícil y la forma en que entra lo hace bastante más espectacular de lo que fue. Final de la primera etapa: un equipo partido, perdido y un tiempo entero regalado en un planteo con mucha gente en defensa que cuesta entender.

En el entretiempo se vinieron los cambios que se adivinaban de otra manera, al equipo azulgrana le sobraba un defensor pero, más que cualquier otra cosa, le faltaba juego. El técnico decidió sacar al amonestado Rosane y a Flores (que no habían hecho un mal partido) para meter a Rodríguez y a Palacios. Estamos en problemas si Dabove decide que la solución se encuentra sacando a los juveniles como si este presente fuera responsabilidad de ellos y que la desconexión del juego se soluciona con la entrada del Torito. En el segundo tiempo hubo una mejoría actitudinal pero no futbolística, hubo empuje pero nada más.

A los 10 una buena combinación de Óscar y Palacios terminó en un centro que Pittón no pudo controlar para empalmar de primera. Tan sólo tres minutos después un centro que Gattoni primereó venciendo al offside se fue alto. En la siguiente un centro raso de Pittón le quedó a Ángel Romero que le pegó mordido y se fue. Fueron los mejores 5 minutos azulgranas en el partido. Con el equipo jugado y la moneda en el aire el técnico decidió mandar a la cancha a Ramírez y Alexander Díaz con las salidas de Elías (este humilde cronista no entiende porque es titular casi siempre) y Óscar Romero, que de los hermanos había sido el mejorcito y estaba descansado porque no jugó el miércoles. Iban 47 cuando Palacios la peleó, la guapeó sobre un costado, mandó un buen centro atrás para un bien parado Di Santo que extendió su buena racha goleadora para poner el 1 a 1. Parecía que la tarde que venía torcida se empezaba a enderezar.

Cuando no quedaba nada Alexander Díaz la fue a buscar en el área sobre el costado izquierdo del ataque de San Lorenzo, lo cruzan de una forma que parecía falta, podría haber sido penal y victoria pero en la misma jugada Braghieri perdió queriendo anticipar un pelotazo, cayó al piso, Contreras se la llevó y Aldosivi entró al área tocando como si fuera la Alemania del 2014 en aquella semifinal contra Brasil. Gattoni no pudo hacer mucho y el delantero surgido de acá se la elevó por encima del cuerpo a Monetti (que increíblemente no te salva nunca) para poner el 1-2 final y bajarle la persiana al partido. Es increíble que Braghieri que no lleva nada en el club sea el capitán, es algo poco visto que alguien sin historia llegue y se ponga la cinta.

Estamos en problemas porque no llegamos ni a la mitad de la copa y estamos fuera de todo, porque perdemos partidos insólitos de local contra Central Córdoba y Aldosivi, porque cuando parece que podemos enderezar terminamos derrapando al final, porque el técnico no le encuentra la vuelta cambiando 5 ó 6 jugadores entre partido y partido y porque cuando el 9 viene derecho ni siquiera lo podemos aprovechar. San Lorenzo no solo juega mal sino que tampoco liga nunca una.

Esto sigue pero no hay tiempo para más resbalones. El jueves a las 19:10 se enfrenta con Defensa y Justicia por la Copa Argentina y el lunes con Estudiantes por la copa de la liga, esperando el cruce por Copa Libertadores del 6 y 13 de abril frente a Santos. El campeonato está muy lejos, pero en las copas no hay margen de error. Hay que empezar a ganar, dejar de regalar tiempo con planteos extraños, jugar al fútbol y resolver este problema ya.

La crónica de la derrota frente a Aldosivi por 2 a 1 de local en la pluma de Facu Amador. 

Continuar leyendo