AD10S

26/Nov/20

¿Esto está pasando? ¿Es real? ¿En verdad se murió el Diego? Parece irreal, una aberración, una falla de la matrix. Es inverosímil casi como las millones de vidas que vivió en sólo 60 años. Escribo esto un poco seco de lágrimas, sin un hilo conductor. Es una ¿catársis? ¿reflexión? En realidad suelto palabras, las hago ideas, las tiro al aire, las paro de pecho y las devuelvo al papel. Casi como si escribir esto se tratara de jugar al fulbo.

Se me ocurre pensar en la historia que una a Maradona y San Lorenzo, pero es una historia de deseos truncos. Hay un cariño ahí medio inexplicable con él que es parte de nuestra identidad pero es raro porque nunca jugó acá, tampoco nos dirigió y es hincha de otro cuadro. Pero la realidad es que ese sentimiento está ahí y no lo invento yo. Existe y hasta es recíproco, Diego también nos quería. Nos ha ido a ver, ha declarado cosas lindas de nuestra hinchada. Las veces que nos fue a ver (algunas en partidos importantes y otras no tanto) la cancha se caía abajo al anoticiarse de su presencia. Hay anécdota e historias que lo demuestran; aquella vez del saludo y la reverencia, alguna vez dijo que somos la hinchada más ingeniosa y que le hubiera gustado jugar acá. Pudo haber pasado en el 80 y el 93 (no sé si tengo bien las fechas porque me falla la memoria y me puse como regla “no vale googlear”). Dicen que en una oportunidad se fue a dormir siendo jugador de San Lorenzo y en la mañana siguiente unos cambios en el contrato que hizo Miele terminaron en que el pase se cayera. Que picardía habernos privado de ver al más grande embanderado con la camiseta más linda y la 10 en la espalda. Hace poco scrolleando en Twitter encontré un video inédito en el que relata una anécdota que tiene al Gasómetro como protagonista. Cuenta que cuando volvían de entrenar siempre pasaba con el 15 por Tierra Santa, se bajaba con un amigo y esperaba que abrieran la puerta en los segundos tiempos, ahí nomás pasaba se colgaba del alambrado y veía jugar al Ciclón (creo que lo subieron de una cuenta llamada retro casla, perdón ya saben me propuse no googlear).

Maradona es más que un jugador de fútbol, es un ¿símbolo? ¿una leyenda? ¿un ídolo? La verdad es algo imposible de explicar y mucho más fácil de sentir (como las cosas que valen la pena de verdad, como el amor por San Lorenzo). Esta pandemia nos arrebató la posibilidad de recibirlo en el Bidegain y darle cariño (porque todos necesitamos cariño), mimarlo un poco, gritar su nombre y hacerle sentir que lo queremos como si fuera cuervo. La verdad es que lo amamos igual y no importa que no haya jugado acá. Diego nos hizo felices incluso a aquellos que por caprichos del orden de llegada no pudimos vivir su apogeo futbolístico.

Se fue un tipo que nunca se olvidó su origen, que eligió siempre ser incómodo tanto para quererlo como para odiarlo, un tipo por el que ponías la mano en el fuego con riesgo de quemarte y eso es lindo porque cualquiera pone las manos en el fuego si sabe que no se quema. Pelusa se peleó con la FIFA, Estados Unidos, Macri, Bush y un montón más. Le ganó a los ingleses con picardía primero y demostrando que somos mejores que ellos después. Le ganó una final a Alemania, eliminó a Italia siendo ellos locales, también a Brasil con el tobillo al hombro y aguantando que se le colgaran de la espalda, nos clasificó a un Mundial y se lo enrostró a casi toda la prensa gorila y ensobrada. Viajó en el tren del alba. La verdad es que eligió al más grandote y se le plantó con su metro sesentaipico y otra veces tuvo enemigos que no estaban a su altura. Fue amigo de Néstor, Evo, Chávez y en Fidel tuvo un segundo padre. También derrapó porque era un humano como cualquiera y tenía miserias como vos y como yo.

Es aberrante que un inmortal se haya muerto, es igual de aberrante que nunca se haya puesto la 10 del Ciclón.

¿Se habrá muerto en verdad? No, para mí vió venir a la parca y con la zurda la acomodó un poquito y la hizo pasar de largo con clase, con elegancia y en esa gambeta se transformó en mito.

Continuar leyendo

El 1×1 del triunfo ante Argentinos Juniors

22/Nov/20

San Lorenzo logró otra muy buena producción futbolística derrotando 2 a 0 al bicho de la Paternal con goles de Óscar de cabeza y Ángel tras un excelente tiro libre.

Monetti 6
Peruzzi 7
Gattoni 7
Donatti 6
Pitton 6
Menossi 7
Rodríguez 7
Ramírez 8
Óscar 7
P. Bauer 6
Ángel 9 (Figura)

Di Santo 5

Piatti, Díaz y Sabella S/N

El 1×1 de la muy buena victoria del Ciclón ante Argentinos Juniors

Continuar leyendo

La previa vs AAAJ

21/Nov/20

Este domingo 22 de noviembre a las 21:30hs San Lorenzo recibe en el Pedro Bidegain a Argentinos Juniors por la 4ta fecha en la zona 5 de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol. El Ciclón viene puntero del grupo y buscará acercarse de manera definitiva a la clasificación a la Zona Campeonato. Una victoria marcaría llegar a los 10 puntos y por lo tanto a meter un pie y medio en la siguiente fase. Argentinos viene de su primera victoria frente a Estudiantes en La Plata, fue 1 a 0 con gol de Batallini. Las autoridades del encuentro serán Andrés Merlos como árbitro principal, Juan Pablo Belatti y Gabriel Chade como asistentes; y Roberto Echeverría hará las veces de cuarto árbitro.

El historial marca 124 partidos disputados con 62 victorias, 33 empates y 29 derrotas. Tenemos algunos partidos icónicos como aquel donde perdimos 1-0 en 1981 y marcó la página más triste de nuestra historia que posteriormente se convertiría en la demostración de amor y fidelidad más grande de una hinchada en la historia del futbol (no sólo de acá, sino del mundo). El último encuentro es del año pasado por 3-0 categórico con un partidazo de Gaich (golazo de cabeza incluido) y Ángel Romero. En cuanto al árbitro nos dirigió en 13 oportunidades con 9 victorias, 3 empates y 1 derrota.

Es un partido para convertir el buen arranque en una buena racha, tomar confianza, quedar al borde de la clasificación y seguir sumando. El equipo de Mariano Soso iría con: Monetti; Peruzzi, Gattoni, Donatti, Pittón; Menossi, Rodríguez, Ramírez; Oscar; Peralta Bauer y Ángel. La única duda surge de una indisposición gástrica que tiene el Torito y su titularidad dependerá de su evolución, aunque la misma no sería un inconveniente para que juegue.

Podemos analizar un poco que pasó el sábado pasado en la goleada a Aldosivi (cuanta falta nos hacía ganar de esta manera). El Ciclón nunca negoció el esfuerzo a la hora de recuperar la pelota, eso parece irse afinando y ganando confianza para ejecutar la presión en zonas cada vez más altas, aunque el equipo es bastante pragmático y no tiene problema en retroceder, armar dos líneas de 4 y cortar los carriles de pase. Siempre escribo que los números no son importantes a la hora del funcionamiento del equipo, lo sostengo pero no deja de ser una referencia para entender, aunque si el fútbol fuera solo parar jugadores en la cancha y cuántos por línea más que fútbol sería batalla naval. Por momentos el equipo se para con dos líneas de 4 a la hora del retroceso y deja su dibujo inicial que es un 4-3-1-2 para pasar a un 4-4-2 o 4-2-3-1, es decir, el esquema es flexible; de hecho, por momentos para una línea de 4 y otra de 3 más adelante y libera a los de arriba para molestar en la salida y orientar al rival a la zona donde el Ciclón se siente más cómodo para recuperar. Por momentos ejerce una presión alta cuando ve que a su rival le cuesta salir o está desorientado. En este sentido, el Ciclón presionó alto cuando notó que Aldosivi estaba desorientado, así vinieron dos goles. El primero que quiero resaltar es el de Peralta Bauer con una muy buena presión de Alexander “el 33” Díaz que fue la figura de la cancha, eso generó un error que se supo aprovechar para estirar la ventaja que ya era de dos goles. También quiero destacar el segundo gol porque pese a no nacer de una presión asfixiante cuando llega el pase atrás San Lorenzo tenía 7 jugadores en las inmediaciones del área de Aldosivi lo que marca una gran voracidad ofensiva y un posicionamiento hecho para no dejar salir al rival, tanto es así que todos los rebotes que hubo en la jugada fueron a parar a uno de camiseta blanca con detalles azulgrana hasta que Piatti la clavó abajo.

San Lorenzo fue ancho con un buen partido de los laterales donde se destacó más la participación de Peruzzi (siempre te banqué, bueno, ya hago chistes internos que nadie entiende como Vignolo y Benedetto). A partir del toque y de tratar de llegar al fondo vimos una constante que salió bien varias veces, ir hasta el fondo para buscar el desborde y meter el centro atrás para el que llega de frente. Esa jugada es letal, no vengo a descubrir nada pero hace rato no la intentábamos con convicción y frecuencia.

Más que interesante fueron los roles que tuvieron Menossi, Piatti y Ramírez. El primero tuvo un buen partido con buena distribución y presencia en el medio, no siempre desde la pelota, sino también desde la ayuda al Torito Rodríguez para darle al equipo equilibrio. También supo aparecer por sorpresa en ataque, en la posición del enganche dando pie a que el resto de sus compañeros interprete el movimiento como un desorden ofensivo (generalmente trabajado) y sacar a los rivales de sus marcas fijas generando movimientos, pasillos, callejones y espacios para aprovechar en precisión y velocidad. Menossi suele ser mucho más cuando no carga con la mochila de ser protagonista de la tenencia sino cuando aparece por zonas donde no se lo espera, tanto es así que el centro del gol de Díaz lo tira él; que llega tocando y pasando hasta el fondo para meter la estocada atrás. Nacho Piatti nos recordó a unos años felices no tan lejanos pero en otro rol, fue el conductor de ese primer tiempo y sigue siendo ese jugador vertical con hambre de gol que siempre pisa el área, ya no está para hacer la banda como en aquellas noches gloriosas de Copa Libertadores 2014 pero sigue siendo una alternativa interesante con muchísima jerarquía. Por otro lado, Ramírez tiene la capacidad de jugar tanto por dentro como por fuera, puede ser parte de la estructura defensiva cubriendo la banda y también puede aparecer por el centro del ataque rompiendo líneas con la gambeta. De hecho faltando diez u once minutos para el final del primer tiempo y a unos 5 metros del círculo central se sacó de encima un hombre con la gambeta y tardó en dar el pase buscando una segunda gambeta que no consiguió. Es un jugador que me encanta (lo pido más o menos desde que jugaba en Argentinos Juniors) y si elige mejor cuando gambetear y cuando tocar y pasar va a ser fundamental para generar superioridad numérica en ataque. Me queda un jugador a destacar y ese es el Torito, que viene siendo fundamental a la hora de la faceta defensiva del equipo.

Hoy los analistas en pos de vender una idea de “fútbol moderno” nos dicen que la recuperación de la pelota no depende de trabajos individuales sino de un movimiento colectivo. Esto es cierto pero en el afán de embanderarse en la lógica del “progreso futbolero” se olvidan que el orden defensivo depende en buena medida de las características de los jugadores y que no es lo mismo que el 5 sea Mercier a que sea Paulo Silas, las características de ambos los hacen ideales para los puestos en los que se desempeñan. Existe en buena medida una “especialización” de algunos jugadores en aspectos distintos del juego, negarlo sería una terquedad y el Torito es un jugador que equilibra el juego, le da un plus en la recuperación y en la presión que no sería posible sin el laburo de sus compañeros y viceversa.

El partido no va a ser fácil, si bien Argentinos no viene jugando bien es un rival siempre complicado y San Lorenzo es un equipo en levantada que sigue estando en formación. Va a ser importante aprovechar los espacios, intentar que la racha de Peralta Bauer continúe y ver cómo llegan los hermanos Korioto de sus partidos por eliminatorias (más polémicos en la prensa y en el sentir de la maquinaria mediática que en el sentir del hincha de San Lorenzo). El partido en cancha del bicho fue muy trabado, San Lorenzo casi no encontró espacios para jugar y cuando los tuvo se notó que era el primer partido después de 8 meses; van a ser importantes los espacios que se puedan encontrar dado que el campo de juego del NG es mucho más grande que el del metegol de La Paternal, y a partir de esos espacios intentar jugar y saber que la victoria nos acerca muchísimo al primer objetivo pero un empate también nos deja bien parados, quienes deben hacer el gasto y salir a buscar el partido son ellos porque comparten el segundo puesto con Aldosivi, eso debería dejar huecos que se debe saber aprovechar para lastimar.

Que en la noche del domingo ruede la pelota en el verde césped del Bidegain y por supuesto ¡Qué gane San Lorenzo!

El domingo a las 21:30 el Ciclón recibe a Argentinos Juniors por la 4ta fecha de la Liga. Enterate de toda la previa

Continuar leyendo

El uno por uno de la victoria ante Aldosivi

14/Nov/20

San Lorenzo logró un gran triunfo en su visita a Mar del Plata derrotando a Aldosivi 4 a 1 con goles de Gattoni, Peralta Bauer, Piatti y Alexander Díaz. Gran producción del equipo de Mariano Soso, con puntos altos en todas sus líneas.

Monetti 5
Peruzzi 7
Gattoni 8
Donatti 7
Pitton 6
Menossi 7
Rodríguez 7
Ramírez 7
Piatti 9
P. Bauer 8
Alexander 9 (Figura)

Sabella 6
Herrera 6
Hausch s/n
Salazar s/n
Fernandez s/n

El 1×1 de la gran victoria del Ciclón en Mar del Plata frente a Aldosivi

Continuar leyendo

Previa vs Aldosivi

13/Nov/20

Este sábado a las 14hs el Ciclón visita Mar del Plata para enfrentarse con Aldosivi por la tercera fecha de la Copa de la liga Profesional del fútbol. El escenario será el estadio mundialista José María Minella. Las autoridades serán: Lucas Comesaña el árbitro principal, Pablo Gonzalez e Iván Aliende los asistentes y Bruno Bocca el 4to árbitro. El historial marca que nos enfrentamos en 8 oportunidades con 5 victorias, 1 empate y 2 derrotas.  La fría estadística marca una superioridad pero en los últimos años los rivales siempre fueron un hueso duro de roer.  Los marplatenses nos despidieron del campeonato en 2017 ganándonos 1-0 en el Nuevo Gasómetro en un desliz que costó la clasificación a la copa Libertadores 2018 y significó abandonar la pelea de manera prematura. El último enfrentamiento fue también en Mar del plata con victoria 3 a 1 (golazo de tiro libre de Óscar Romero para poner en un cuadrito).

Al equipo de Soso le espera un partido complicado ante un tiburón que viene envalentonado de ganarle al bicho en la paternal, aunque viene sumando una racha importante de lesionados que le complicarán al DT Hoyos armar el equipo. Fue un partido bastante parecido al que jugó San Lorenzo en el mismo reducto pero aprovechando la situación que tuvo para llevarse los 3 puntos.

El Ciclón tiene varios escollos por superar si quiere convertir un arranque expectante en uno bueno y dos partidos sin perder en el comienzo de una buena racha que lo deposite en la zona campeonato para pelear la copa y la clasificación a la Libertadores. El primero es que le van a faltar los hermanos Korioto que son los dos jugadores que cuando aparecen marcan diferencias ya sea en un pase, en una gambeta, sacando de quicio a los rivales o haciendo goles. El segundo es que el rival viene envalentonado por una victoria y porque la obligación de ganar en estos partidos es nuestra. Para el primero tiene en el banco algunas alternativas interesantes como Piatti e incluso jugar con un delantero como Herrera que puede aportar algo de lucha y fajarse con los centrales. Para lo segundo San Lorenzo deberá hacerse cargo de ser San Lorenzo de Almagro y sostener algunos tramos de dominio que tuvo ante Estudiantes.

El técnico Mariano Soso se inclinaría por Monetti; Peruzzi o Salazar, Gattoni, Donatti, Pittón; Menossi, D. Rodríguez, Ramírez; Peralta Bauer y Herrera. La primicia de último momento indica que pese a Angelito rompió a otro Palacios como en un efecto mariposa los nuestros se agarraron Covid y no serán de la partida. Resta definir quién será su reemplazo.

El sábado pasado el equipo mostró algunas cosas interesantes que vamos a pasar a analizar a continuación. El azulgrana estuvo bien parado en la cancha, se supo defender y prácticamente no le patearon al arco. Cualquier equipo serio debe tener en claro cómo defenderse y después entramos en la discusión de si prioriza defender más atrás o prefiere presionar alto y recuperar lo más cerca posible del arco rival, no es posible conseguir ningún objetivo sino se sabe defender y esto debe ser fundamental en cualquier funcionamiento. Para ver fútbol ofensivo, lindo y entretenido puedo buscar los partidos de la premier en algún streaming y ver el ida y vuelta, los goles, los tiros al arco y la velocidad pero claro, ahí no soy hincha, me cae simpático el Liverpool nada más y si pierde me tomo un mate y acá no pasó nada. Pero en San Lorenzo me gusta la previsibilidad porque tengo antecedentes cardíacos en la familia y todes sabemos que ser cuervo es eternamente sufrir para después festejar por lo que no le puedo sumar a esa característica algo como ganar o perder 4-3 todos los partidos porque no llego a los 40 años. Un poco amarrete en donde tengo el corazón y reclamando espectáculo en dónde no.

El equipo dominó el partido a veces con la pelota y otras desde la actitud, desde lo psicológico. Pudo plantarse en algunas zonas de la cancha con la intención de cortar el juego, así es cómo varias veces le salió bien la presión alta, pero no se casó con ella, también jugó a armarse bien y esperar bien plantado. En ese sentido se destacó El Torito Rodríguez que recuperó 11 pelotas. Cuando la tuvo la hizo circular y fue ancho sin una referencia de área jugó a encontrar un hueco y diagonales de los de arriba. A los 33 minutos esos movimientos se cristalizaron en Óscar dando un pase delicioso a Peralta Bauer que hizo un control que fue un escándalo para ponerla donde quiso. La misma jugada ya se intentó en el partido anterior y el movimiento empieza a ser un arma del equipo para generar situaciones de gol a partir de ir a atacar los espacios con movilidad y decisión. En la medida en que esa buena circulación aparezca el Ciclón ganará en confianza y se irá contagiando para animarse a más.

Imagino un partido trabado (como todos en el fútbol local) en el que será importante que San Lorenzo sepa hacer circular la pelota en los momentos de tenencia y se afine un poco más lo físico para hacer efectiva la presión . Algo que se vio en los dos partidos es un equipo que tiene una idea de presión, sin embargo varias veces llegó tarde y de haber estado más rápidos podrían haber rendido mejores dividendos. Ramírez deberá sostener el buen rendimiento del primer tiempo del sábado pasado y Lucas Menossi hacerse cargo de jugar, leer espacios y aparecer para asociarse en la zona del enganche con Ramírez, quien ocupe el lugar que suele ser Óscar y así alimentar a los delanteros. Lo importante será poder pisar con bastante gente la zona del enganche (lo que ahora llaman la zona 14) y no quedarse estáticos, tocar, pasar y generar situaciones de gol a partir del toque.

El esquema volvería a rondar en el 4-3-1-2 y a veces en el 4-2-3-1… Lo más importante del número telefónico es que San Lorenzo sepa pararse para defender (en varios tramos del partido con el pincha plantó 2 líneas de 4 o un línea de 4 y otra 3 poniendo 7 jugadores para recuperar el balón) y desordenarse en ataque para desorientar a la defensa rival.

Que la pelota ruede en el mundialista de Mar Del Plata y por supuesto ¡Qué gane San Lorenzo!

Mañana San Lorenzo visita al tiburón a las 14:00 hs y busca el segundo triunfo en la Liga Profesional. Toda la previa del partido. 

Continuar leyendo

La previa de San Lorenzo-Estudiantes

6/Nov/20

El sábado 7 de noviembre 18:30hs en el Pedro Bidegain el Ciclón se medirá con Estudiantes  por la segunda fecha de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol.

Ambos equipos vienen de empatar sin goles en el debut en partidos cerrados, trabados y algo aburridos. El historial marca que nos enfrentamos en 172 oportunidades con 71 victorias, 50 derrotas y 51 empates. La más icónica y recordada es aquella final del Campeonato Metropolitano de 1968 en el Monumental con victoria 2-1 en la prórroga que tiñó el título de azulgrana en una campaña fantástica que determinó a San Lorenzo como el primer campeón invicto del fútbol argentino. En los últimos años nos cuesta bastante ganarles en nuestra cancha; de hecho no lo hacemos desde el año 2014 debajo de esa lluvia hermosa con goleada  (un 4 a 0 categórico, golazo de Matos incluido para buscar en Youtube si te sobra un ratito de tiempo) antes de viajar a Marruecos.

El último enfrentamiento fue en otro mundo, antes de la pandemia, antes del aislamiento y parece que pasó hace muchísimo más tiempo del que realmente transcurrió: fue un 1 a 1 con un gran gol de Pittón (ojalá se repita) y el empate de ellos que vino de un pelotazo largo de Mascherano que encontró a la defensa dormida y aprovechó Retegui para sellar el resultado final.

El conjunto dirigido por Soso repetiría los mismos once que empataron sin goles en La Paternal la semana pasada: Monetti; Salazar, Gattoni, Donatti, Pitton; Rodríguez, Menossi, Ramírez; Óscar; Peralta Bauer y Ángel. El campeonato tiene una estructura bastante peculiar y los grupos seguramente se definan en las últimas dos fechas como suele pasar con estos formatos. Es importante hacerse fuerte de local y empezar a ganar para llegar con más aire y menos especulación a ese momento. Podemos repasar que cosas hizo bien y mal el equipo en la tarde del sábado pasado para intentar imaginar que puede pasar o que cosas le podrían dar al Ciclón la llave para quedarse con los tres puntos.

Empecemos por lo malo para terminar con lo bueno y esperar el partido con un poco más de ilusión. El equipo de Soso falló en la presión, terminó recuperando en los últimos metros por acumulación de gente pero no por definir desde qué sector de la cancha se siente más cómodo para empezar a presionar y recuperar, ya sea para atacar directo o comenzar a hilvanar desde el toque y la asociación.

A partir de ese déficit San Lorenzo no estuvo cómodo en la cancha. Claro, el rival también juega y la presión alta del bicho generó este escenario de los primeros 25 minutos en el que no se pudo sostener la pelota y por lo tanto no se atacó y se terminó recurriendo a salir largo donde Quintana le ganó todo el partido a cualquiera de los nuestros que son jugadores más de arranque y de gambeta que de lucha como un 9 más clásico lo que terminó siendo un gran déficit en el juego. Lo bueno es que el Ciclón supo aguantar esa presión, supo pararse mejor en la cancha (sacando la salvada de Monetti, Argentinos tampoco pateó al arco) y encontró una forma de quitársela de encima a partir de los 25 minutos del primer tiempo, encontrando algunos buenos circuitos de juego que podrían haber terminado en mejores oportunidades de estar más precisos (es algo que tal vez se adquiera con el correr de los partidos y la competencia).

Para ganarle al Pincha se necesitan encontrar esos espacios a la espalda del mediocampo rival y con los defensores de frente para que los hábiles que tenemos del medio para arriba puedan sacar ventajas, la subida de los laterales para que esa amplitud genere huecos y pasillos que pueda explotar a partir de tener la pelota y de juntarse a tocar porque, creéme, que San Lorenzo tiene con que hacerlo. Todo marca que el esquema será un 4-3-1-2 o 4-2-3-1 sin una referencia de área, lo que a mí no me dice mucho y menos en el fútbol actual donde los esquemas cambian constantemente y nada es tan estático (nunca lo fué, pero antes tal vez había una mayor previsibilidad), los equipos tienen funcionamiento y  a partir de eso ocupan los espacios en la cancha, con eso creo que los esquemas determinan bastante poco en la actualidad.

Que ruede la pelota en el verde césped y por supuesto ¡Qué gane San Lorenzo!

El sábado a las 18.30 hs el Ciclón se enfrentará a Estudiantes de la Plata en el Pedro Bidegain con arbitraje de Fernando Espinoza. La previa, acá, de la mano de Cafu Amador.

Continuar leyendo

Un empate y ¿algo más?

31/Oct/20

Después de 8 meses volvió el fútbol argentino y con el volvió San Lorenzo a jugar por los puntos. En una semana movida por el tratamiento en Comisión de Planeamiento de la Ley de Rezonificación y en el Diego Armando Maradona, el día después del cumpleaños 60 del 10. Desde marzo que nos despedimos con el golazo de Oscar Romero cuando moría el partido en Paraná hasta hoy pasaron 248 días, donde todo se puso de cabeza en el mundo entero.

El partido empezó trabado con un Argentinos presionando bastante fuerte y San Lorenzo peleado con la pelota, llegando milésimas tarde a las divididas. De entrada Gattoni barrió a tiempo y evitó una clara. Los Romero marcados, Menossi errático y Ramírez aislado. Argentinos seguía presionando hasta que se empezó a cansar y así es como San Lorenzo logró su mejor tramo del primer tiempo, logró bajar el partido a su ritmo y tuvo una clara en la cabeza de Peralta Bauer después de un gran pase de Óscar. Pudo perderlo también pero lo evitó una gran intervención de Monetti rebotando y reaccionando rápido para despejar. Fin del primer tiempo, para agregar: Buenas intervenciones de Gattoni con aires de tiempista, un equipo que supo mejorar después de un arranque muy apurado y la de cada vez que jugamos con ellos; Batallini siempre nos vuelve locos.

El segundo tiempo comenzó offside bien cobrado a Hauche, y de ahí en adelante poquísimo más. San Lorenzo estuvo mejor parado en la cancha y dejó de llegar tarde a todas las divididas. El partido siguió trabado, luchado, bastante aburrido sin nada memorable que comentar hasta que a los 33 minutos Ibarra cruzó fuerte a Menossi recibiendo la segunda amarilla y la consecuente roja.

Intuíamos que un Ciclón mejor parado en la cancha pudiera encontrar los espacios de ese buen tramo del primer tiempo, pero antes de que eso suceda la roja bajó la persiana del partido y le puso candado. Argentinos se acomodó compacto a esperar más atrás y presionar mas abajo llevando al Ciclón a un embudo. San Lorenzo tuvo algo más de la iniciativa. La roja lejos de significar más espacios se tradujo en muchos menos pasillos que explotar.

San Lorenzo es un equipo en formación que jugó un partido incómodo ante un equipo que sabe mejor su libreto en la cancha. Le faltó tenerla de manera limpia en el último tercio de la cancha, nunca encontró caminos, ni tuvo creatividad para llegar con peligro, casi no pateó al arco pero también aguantó el tramo de presión fuerte de ellos, supo emparejar y supo encontrar huecos para generar una de peligro que no aprovechó. Los Romero bien tomados y sin una noche inspirada, faltó quien se haga cargo de intentar tener la pelota cuando el rival está mejor y más confiado. En más de una oportunidad terminamos saliendo en largo con Ángel Romero o tirando centros al mellizo que lo mejor que tiene es la gambeta y el arranque en corto; jugó un poco 1 a 1 con Quintana y en físico iba a perder casi siempre. Nunca se encontró el hueco a las espaldas del medio rival y con los centrales de frente que es donde se podía definir el partido con la movilidad de Óscar, Ángel, Ramírez, Peralta Bauer más los ingresos de Piatti y Herrera. El equipo mostró algún movimiento interesante que quedó trunco por imprecisiones y malos controles, si el ciclón empieza a encontrar un ritmo y circuitos de juego puede mejorar bastante la imagen que dejó hoy con la pelota.

La verdad voy a decir una frase trillada que es “Está mal pero no tan mal” porque pudimos perderlo, pudimos ganarlo en un tramito del primer tiempo y en el segundo se estuvo mejor parados pero no se encontró formas de generar peligro. La semana que viene nos toca Estudiantes como local donde San Lorenzo tiene la chance de hacer que este empate sea más que un punto. La noticia es que después de 8 meses volvió el futbol, el primer grito de gol quedó pendiente.

El 1×1:

Monetti 6
Salazar 5
Gattoni 7
Donatti 5
Pittón 5
Rodríguez 5
Menossi 4
Ramírez 4
Oscar Romero 5
Peralta Bauer 5
Ángel Romero 5

Herrera 4
Palacios 5
Piatti –

Continuar leyendo

De la ilusión al espanto y de ahí a la sensatez

16/Oct/20

Viernes de sol y cielo despejado. El ciclón se mide con Lanús en un amistoso de cara al inicio del torneo en dos semanas.

 Se para en la cancha con una especie de 4-3-1-2 con Matías Palacios de enganche y Peralta Bauer-Di Santo arriba. La cosa empieza bien, como el día. Buen control de pelota, buenas combinaciones, el medio encontrando huecos para jugar rápido, un equipo ancho en el que los laterales subían con decisión, un poco roto en el retroceso del el ida y vuelta pero como se manejaba la pelota esto  no se notaba. Así es como Mati Palacios encuentra un hueco y un espacio para poner a correr a Ramírez que define bárbaro y pone el 1-0. El pibe a veces parece jugar como mirando el radar, como si en lugar de estar en la cancha estuviera mirando y tomando decisiones, casi como jugando al FIFA o al Pes: encuentra y ve los huecos que el resto de sus compañeros no ven. Con el 1-0 parecía que el sol iba a brillar más fuerte. Apilada de Palacios, córner, mano de De La Vega (que la rompió toda) y penal. Patea Di Santo, palo y afuera.

Ahí empezó la película de terror como si las nubes cubrieran todo el cielo; como si de golpe se hiciera de noche en pleno día. Se lesiona Peruzzi y viene el gol del empate luego de un centro al área chica, de otro centro similar un mal despeje de Monetti le queda a uno de ellos para hacer el segundo y para ponerle el broche a este raid de desgracias que sucedieron en 10 minutos De La Vega pone el tercero. Fue un cuarto de hora de golpe tras golpe de Knock-out y  el ciclón tiene la mandíbula floja, besa la lona con cierta facilidad. Es la segunda vez que pasa que le hacen un gol y se cae todo. Tres goles bien de esta pandemia, marcando como si se quisiera mantener el distanciamiento social, es que el virus es jodido y no hay que contagiarse.

El segundo tiempo arranca igual con un San Lorenzo que no puede tener la pelota, no puede presionar para recuperarla, deambula en la cancha y Lanús que parece que cada vez que se decide a atacar se mete al arco con pelota y todo. La continuidad de la película de terror, el sol sigue escondido. Di Santo se hizo expulsar de una manera bastante tonta para completar el arco narrativo oscuro del personaje que supo encarnar esta mañana. Se lesiona Palacios (otro más con una molestia física, quizás el punto más preocupante del día pese a los 4 goles y eso es decir bastante) y para cerrar todo, el cuarto gol de Lanús luego que Menossi la regalara en el medio mientras el equipo intentaba salir. Ellos roban, atacan rápido y a sacar del medio.

Una película de terror donde todo arrancó alegre, bonito y brillante hasta que el asesino se despachó con una seguidilla de desgracias que oscilaron entre el drama y el horror. Quedará de positivo esos primeros 20 minutos con bastantes cosas para rescatar; como la buena circulación de la pelota, el rato de Palacios, la buena lectura del juego de Ramírez y la facilidad para encontrar los huecos en ataque. Obvio que escribo esto casi de manera catártica, pero no deja de ser un amistoso de esos que antes se jugaban con pecheras. Hay  tener en cuenta que lo importante empieza en dos semanas cuando los resultados definan puntos, ojalá el guion no tenga estos cambios abruptos.

La crónica de la dura derrota 4 a 1 en el amistoso frente a Lanus en la pluma de Cafu Amador

Continuar leyendo

Mate y distancia social

10/Oct/20

Sábado 10 de octubre suena el despertador a las 10 y 20 de mañana, mientras recuerdo quien soy y donde estoy. Me doy cuenta que es porque juega el ciclón un amistoso con Talleres. Me dispongo a preparar el mate y cuando iba a poner la pava recuerdo que en la antigua normalidad estaría en la cancha, me hastío, devuelvo todo a su lugar y me voy contrariado a ver el partido ¡Qué espantoso el fútbol sin gente! Pero un poco es lo que hay, la otra es que no haya ni siquiera fútbol y eso me parece tan aberrante como la vida sin música.

San Lorenzo dibuja en la cancha algunos movimientos interesantes, de esa cuestión medio geométrica sale una linda combinación; Menossi lee bien el espacio y Mati Palacios pone el 1-0, aquel que debutara de la mano de un campeón del 95 como en su momento Romagnoli (aquella vez Ruggeri y esta vez el Pampa). De una jugaba que ahora se me nubla en la imagen del recuerdo llega un pique de Peralta Bauer que define por arriba del arquero… En ese mismísimo instante mi compañera (de ahora en más la quemera) mira y dice con cierto refunfuño “¡Qué golazo!” milésimas de segundo después la pelota pega en un palo, en un defensor, en el otro palo y no entra (el orden de los factores no altera el producto) y luego Ramírez llega para definir pero es empujado como en el fulbito del recreo del colegio y no es gol, no es penal y si me apurás no me acuerdo si cobraron corner. La miro con un gesto mezcla de cariño, reprobación y suspiro.

Final del primer tiempo. Algunas asociaciones interesantes, algunos movimientos, muy bien Sabella (como con Gimnasia), Palacios, Gattoni, Peralta Bauer que son pibes y pintan bien, aunque puede pasar cualquier cosa con ellos porque el fútbol y la vida se parecen en empecinarse en caprichos. Pareció verse un equipo que no se encierra en el toqueteo intrascendente con el que suele asociarse a los técnicos como Soso, respetando algunas cuestiones de un equipo relativamente ancho con laterales que suben y con un interesante desorden en el medio entre Menossi, Ramirez, Peralta Bauer y Palacios; no parecía haber algo rígido y una muestra es el gol donde llegan a posición de 9 y de segunda punta el engache y un mediocampista. Ramirez apareció un par de veces en posición de los 8 del estilo Monserrat. Menossi me gusta más haciendo lo que en una época hacia Belluschi, desordenando a todos para sorprender, me gusta menos cuando se le pone la mochila de organizador: ahí pierde cierta frescura y el equipo se hace más previsible que cuando aparece en la zona del engache.

Ya con el 1-0 me levanté envalentonado e hice el mate con alegría, con cierto aire de esperanza.

El segundo tiempo fue un embole, Talleres se adelantó un poco, San Lorenzo perdió cierto ritmo para tener la pelota. Y mejoró cuando entró el otro Palacios y tuvo un medio un poco más ordenado y previsible en cuanto a los espacios que ocupaban los jugadores. En ese momento pudo liquidarlo y también conceder el empate. Me terminé el mate y me sentí esperanzado en que el mundo vuelva a ser mundo aunque debería volver siendo otro mundo pero esa es una discusión para otro día.

La crónica de Cafu Amador del triunfo del Ciclón por 1 a 0 en el amistoso frente a Talleres

Continuar leyendo

El día que creí en un Dios azulgrana

15/Jun/19

El cielo estaba espeso, plomizo. Se arrimaba una tormenta como la que San Lorenzo atravesaba en aquel 2012 al constante borde del naufragio.

Yo me había sarpado un cachito de escabio la noche anterior a ese domingo de mayo. Jugábamos con ñuls que peleaba el campeonato y nosotros batallando con el descenso. Estaba jodido, había que encomendarse a Dios, pero yo estaba complicado porque era ateo.

Viví el partido entre resaca y malestar físico, solía ir solo en aquellos años. El partido arrancaba, San Lorenzo era más pero Ñuls hacia los goles (eso es el fútbol a veces, se puede jugar bien y no ligar) y terminaba el primer tiempo con un 0-2. La gente alrededor parecía sumergirse en la fe. Yo lo único que sabía es que San Lorenzo en las jodidas siempre se levanta, esa era mi única certeza en ese quilombo. El ciclón es una tromba y en una ráfaga se pone 2-2 con goles de Gigliotti y un héroe sin capa como Carlitos Bueno. El tiempo corre, se nos escapa como el agua entre las manos, con la certeza de no volver atrás. La desesperación me había aferrado a la fe, un diálogo con mis propias contradicciones, en el momento en que Bueno baja un bochazo imposible, Romagnoli se disfrazaba de sí mismo en los primeros años del 2000, desbordaba, tiraba el centro. Gigliotti en un movimiento irrepetible e intentendible empujaba el 3-2. Se ganaba un partido inganable, improbable, infartante y cuesta arriba; una señal de esperanza salida de no sé donde. Mis convicciones religiosas, previas al minuto 41 del Segundo tiempo, se habían ido al carajo. El Nuevo Gasómetro era un hervidero, un grito de desahogo, como un exorcismo masivo, arrimaba el Sol pese al cielo espeso… Si existe un Dios esa tarde también anduvo por el Bidegain.

Continuar leyendo