Se terminó la novela: los hermanos Romero jugarán en San Lorenzo

Después de varias semanas de negociaciones intensas se confirmó que la semana que viene arribarán los mellizos Romero al país para firmar con San Lorenzo.

Ángel, quien proviene del club Corinthians, llegará con el pase en su poder y firmaría por 4 años. Oscar, que llega libre del club chino Shangai Shenhua, lo haría por 3 años y le venderá una parte de su pase al club.

Ambos comenzaron su carrera en el club Cerro Porteño y cumplirán su sueño de jugar juntos.

Boedo los espera con los brazos abiertos, en búsqueda de lograr la segunda Libertadores.

Son bienvenidos mellizos !!!


Futsal masculino: fin del sueño continental

El equipo del futsal masculino perdió 4 a 2 contra Panta Walón y se esfumó el sueño de gritar campeón en casa.

El partido fue muy intenso. Comenzó ganando el equipo peruano con un gol a los 10 minutos del PT. Casla igualó mediante una sexta falta a través del goleador Pablo Vidal.

En el segundo tiempo a los 6 minutos adelantó el marcador para el ciclón Juan Rodríguez pero inmediatamente la visita igualó el score. En tiempo suplementario Panta Walón anotó dos goles, finalizando 4-2.

Las semifinales las jugarán Carlos Barbosa (Brasil) vs. Panta Walón (Perú) y Alianza Platanera (Colombia) vs. Cerro Porteño (Paraguay)

San Lorenzo jugará hoy a las 20 vs. Corinthians (Brasil) por la reubicación del quinto al octavo puesto.

Fin del sueño de ganar la copa. Igualmente nada para reprochar a estos muchachos que dan todo por la camiseta.


Colángelo sobre la vuelta a Boedo: "Los más beneficiados van a ser los vecinos"

En el segundo programa de La Soriano Radio (martes 18 hs., FM Boedo 88.1) entrevistamos a Mariano 'Nano' Colángelo, integrante de la Subcomisión del Hincha y vocal de la Comisión Directiva de San Lorenzo de Almagro.

En la charla, Colángelo se refirió a la vuelta a Boedo y manifestó: "Esto va más allá de volver a tener un estadio. Es que el barrio recupere muchas cosas que perdió cuando San Lorenzo se fue. Los más beneficiados van a ser los vecinos".

Dijo esto y mucho más. Escuchá la nota.

 


El trapo que casi queda en Marrakesh

La previa del partido contra el Madrid venía difícil. Un solo supermercado, Carrefour (ejem), y toda la bebida caliente. Esto hacía que extrañara al chino de la esquina de casa. A medida que circulaba el alcohol subía la temperatura.
Para ir a la cancha conseguimos una especie de moto con caja atrás en la que entraban 8 personas y ahí fuimos: la primera loma de burro tuvimos que bajar dos para empujar.
Faltando 20 cuadras para llegar a la cancha nos paró un semáforo y el cuervazo que iba atrás con la bandera era el que estaba más borracho de todos. Entonces no fue difícil para el niño de aproximadamente 8 años robársela y salir corriendo.
En ese segundo se bajaron cuatro y una señorita (que estaba embarazada y no lo sabía todavía) en búsqueda de aquel travieso marroquí.
Esa corrida fue inolvidable, con varios kilos y bebida de más fue difícil atraparlo entre calles laberínticas.La corrida desembocó en un especie de barrio marginal que estaba lleno de gente que se sorprendió al ver 4 personas vestidos enteramente de azulgrana. No tardaron un minuto en rodearnos. Entre insulto va, insulto viene y sin entendernos absolutamente nada, presagiamos un final oscuro.
Fue en ese instante que apareció milagrosamente el conductor de nuestro viaje ynos hizo unas señas que entendimos perfectamente. La traducción fue mas o menos así: "déjense de romper los huevos, vuelvan a la moto que yo les arreglo esto"
Y sí. A los 5 minutos volvió con nuestra bandera. Absolutamente nadie le preguntó como la consiguió, total no íbamos a entender nada.
El viaje siguió y el resto es otra historia.


Recuerdos de Primera B

Tengo pocos recuerdos del ´82, era muy chico. Esa campaña fuimos con mi familia a todas las canchas. Ningún estadio soportaba la marea de cuervos, en cada partido quedaba gente afuera que entraba con el partido empezado y se metía hasta en la popular visitante. Lo recuerdo como algo intenso, un poco perturbador. La campaña en Primera B fue una de las grandes gestas azulgranas y mi inicio como hincha. Las imágenes siguen siendo confusas, se mezclan y cambian de sentido con el paso de las anécdotas y de los años. Pero de este partido creo que me acuerdo, o más bien dicho, me acuerdo de esta foto. Fue en el Amalfitani, en épocas en donde nadie iba a la cancha con cámara de fotos salvo los reporteros gráficos. Al parecer salí en la revista Goles cosa que quedó en el imaginario familiar ya que nunca tuvimos la versión en papel e ese ejemplar.

Aquel día le ganamos a El Porvenir con un gol casi sobre la hora de Rubén Insúa y minutos más tarde la gente invadió la cancha, la euforia era una cosa de no creer. San Lorenzo volvía a Primera. En ese momento no me daba cuenta de todo lo que pasaba. Creo recordar que las salidas y entradas a los estadios eran un caos, y yo iba en andas de mi viejo para no perderme entre la gente, eso me lo acuerdo muy bien. Y recuerdo también que en ese año aprendí a gritar los goles, los gritaba como si fueran míos. A veces a la noche repasaba las jugadas en la cama antes de ir a dormir.

De aquel año todavía tengo la sensación: la presencia indeleble de la marea humana sacando nuestro querido San Lorenzo de sus años más oscuros.