El San Lorenzo de Almirón tiene una energía muy pisciana: cuesta mucho diferenciar el adentro del afuera, se mezcla, no se sabe si los que jugaban en Rosario eran los titulares o los suplentes aunque todo indicaba que era el equipo muletto. El pisciano generalmente puede ser muy bueno en varias cosas, aunque tal vez le cueste generar un todo convincente y claro. Suelen tener variados problemas de comunicación y una clara tendencia al escabio y la poesía. Durante la primera mitad fue dominado por uno de los peores equipos del campeonato. Salió a jugar como embriagado de conceptos. A partir de los 20 minutos pudo empezar a hacer algo de pie y a controlar el balón con la lentitud y la previsibilidad que tanto lo caracteriza.

Este tema del 5 de contención con los dos creativos, este tema de camuflar con los laterales la falta de dinámica de dos jugadores como Botta y Castellani, o como Belluschi y Martinez es un tema que los sanlorencistas venimos padeciendo desde hace por lo menos dos gestiones en el banco. Este tema se cargó varios jugadores ya: expuestos e indefensos en la dinámica actual lo más probable es que todo el mundo le caiga a Bottita, o al rasta o a Castellani o a Mussis o a Mercier o a Moyanito y una larga fila de chiflidos. Fue un 0 a 0 esperable en el cual prácticamente no rematamos al arco. Loaiza y Herrera fueron lo mejorcito.

Vale la pena repasar la fatídica serie con Nacional de Uruguay del año pasado. El pampita puso aquí un 4-4-2 férreo y peleador con Mouche y Botta por los costados y Reniero y Blandi arriba. Ganó con una claridad que los biaggianos recordamos como uno de los grandes hitos de la gloriosa gestión de Claudio Darío. Luego fue a Uruguay con estos sistemas inventados, combinado con la falta de experiencia y la dura realidad de una eliminación vergonzante y autoinflingida. Los procesos en San Lorenzo no vienen acumulando ladrillo sobre ladrillo: son todas paredes nuevas.

En La Soriano hacemos gala de la alternancia porque sentimos que de alguna manera tenemos que soslayar esta  falta de continuidad que hay en nuestros procesos con los directores técnicos, en la sinuosa marcha de la economía nacional (proteccionistas, oligarcas y liberales) y en la simple cuestión de que hay una grieta que nos divide entre abogados de Almirón y detractores de Almirón. Nuestra línea editorial es pluralista y democrática.

Como si estuviera leyendo esta crónica, el mister llamó a Fertoli, movió el esquema y a los 2 minutos casi el chico Herrera tuvo una chance tras un gran toque de Loaiza. El cambio hizo que el equipo deje de presionar y se refugie en su campo sin prácticamente poder sostener la posesión del balón. Por suerte Central no era el Barcelona. La entrada de Ortigoza para el local produjo lo más claro de Central cuando puso una mágica pelota para Zampedri que Torrico desvió milagrosamente.

San Lorenzo no hizo absolutamente nada para ganarlo: los extraños cambios de Almirón hacen que este cronista no llegue a convencerse ni de que es un chanta ni de que es un genio incomprendido del fútbol, alguien que ve algo que los demás no vemos. Alguien como Neo, el de Matrix. Por noveno partido sacó un lateral y puso otro ¿Será una cábala? ¿Una forma de desperdiciar un cambio para que los suplentes que están trotando no se ilusionen que van a entrar? Se defendió en su campo y apostó por algo que no sucedía. No sucedía y nada parecía hacer sospechar que sucediera y sucedió: tuvo una contra sobre la hora y ganó el partido. Román puso la bocha sobre la alfombra larga para que Salazar se redima de la cobarde decisión que había tomado minutos antes y pudiendo vencer todos sus miedos, ya resuelto en sus múltiples formas el Príncipe de los piscianos, tranquilo y apacible, detuvo el balón y tocó a la red. A los pisicianos les gusta viajar, desenvolverse en lugares exóticos y por eso Nicolás anota solamente de visitante y en remotos y diferentes parajes ¡Grande Nico: habías jugado un partido horrible pero te amo!

Los melones se acomodan andando. El frondozo y pisciano mundo interno de Almirón es un misterio para este cronista. Hoy San Lorenzo se llevó un premio que no mereció y que simplemente consiguió porque enfrente hubo un equipo que hizo mejor las cosas pero que está pasando un momento peor. Se enfrentaron los sobrevivientes de Hiroshima contra los de Chernobyl; los rotos versus los descosidos; se enfrentó uno al que le falta una mano con uno al que le faltan los dientes. Por primera vez en mucho tiempo San Lorenzo ganó de pedo un partido. Eso es lo más importante, torcer ese designo maléfico que algún Dios pagano, católico, el destino o la cuestión astral viene signando uno y cada uno de nuestros pasos.