Fin de fiesta

10/Nov/21

En la noche de Asunción Las Santitas se despidieron de su participación en la Copa Libertadores femenina 2021. No pudo ser y cayeron por 2-0 contra Nacional de Montevideo. Las uruguayas supieron manejar la ventaja de goles y cuando se dio la apertura del marcador terminaron aprovechando el desconcierto para romper definitivamente el partido. Los goles los marcaron Yamila Badell a los 30 minutos del segundo tiempo y 2 minutos después Esperanza Pizarro puso cifras definitivas.

Tal como se podía prever el partido de la tercera fecha del grupo D iba a marcar los destinos de quien acompañara al conjunto brasileño que de antemano era el cuco del grupo. En participaciones anteriores los dos equipos jamás habían logrado superar la primera fase, con lo que ambos conjuntos tenían por delante una cita con la historia.

Las once que paró Nico Basualdo fueron: Vanina Correa; Cecilia López, Gisel Vidal, Florencia Salazar, Florencia Coronel; Naila Imbachi, Sindy Ramírez, Maricel Pereyra; Eliana Medina, Nicole Hain y Débora Molina. En el parado en la cancha Sindy arrancó desde la mitad y Naila Imbachi fue quien se metió entre las centrales con una suerte 4-3-1-2 que se transformaba en un 3-4-1-2. Por su parte el conjunto uruguayo formó con: J. Villanueva; M. Costa, V. Colman, A. Ferradans; C. Gómez, L. Gómez, J. Viera: A. Gómez, K Bermúdez; E. Pizarro y Yamila Badell con un 3-5-2 y dirigidas por Diego Testas.

En el comienzo del partido las azulgranas salieron con ambición de ganarlo de arranque. Iban 3´cuando Sindy bajó un pelotazo largo para Débora Molina que definió al primer palo y la pelota se fue cerca, antes de los 10’  la zurda metió un gran centro para el ingreso de Hain y cuando parecía que sólo quedaba festejar Villanueva a puro reflejo le calló el festejo sacándola con el pie. Luego de eso Nacional probó con un tiro de Badell que tras un gran enganche en el vértice del área grande sacó un remate que se fue por arriba, enseguida vino una salida de una pelota parada con un tiro que se fue alto. Cuando el primer tiempo ya se iba San Lorenzo logró asociarse con criterio por la derecha con Eliana Medina que encontró la ruptura de Maricel Pereyra que metió un pase atrás para Nicole Hain que no le pudo dar fuerza ni dirección a un remate que Villanueva contuvo con relativa facilidad.

En 30 minutos del segundo tiempo tras un lateral Badell hizo la solitaria, la peleó con Flor Coronel, ganó y sacó un remate violento al arco que Correa no logró direccionar en el rebote y se convirtió en el primero del partido. Enseguida las Santitas lo quisieron ir a buscar pero todavía sentían fuerte el golpe del primero. Habían pasado 2´ cuando en un desconcierto en el medio Nacional robó y sacó una contra para poner a correr a Esperanza Pizarro que cuando agarró velocidad nadie la pudo parar, encaró a Correa, abrió el pie y definió bárbaro abajo para poner el 2-0 definitivo. Las Santitas tuvieron unos 20 minutos para ir a buscar la heroíca pero no pudieron siquiera descontar pese a tener alguna chance. El final del partido marcó el final de la participación de San Lorenzo en la fiesta sudamericana del futbol femenino de clubes. Faltó un poco de pericia en la definición en el arranque y luego también algo de suerte.

No se pudo dar pero esto sigue en cuartos de final del torneo local contra Platense en fecha y horario a confirmar. Se terminó la fiesta de la copa, pero esto recién empieza.

Las Santitas quedaron eliminadas en primera ronda de la Copa Libertadores al caer 2 a 0 ante Nacional de Uruguay.

Continuar leyendo

Los cosos de al lao

25/Oct/21

Las crisis suelen ser un círculo vicioso. San Lorenzo no sólo vive la sabida crisis económica, financiera y futbolística sino que también atraviesa una de identidad de tamaño colosal. El último semáforo rojo encendido es perder sobre la hora el clásico contra un rival al que no hace mucho alcanzaba con tirarle la camiseta sobre el field.

Nunca en mis años de conciencia estuve tantos partidos sin ganarle a estos cosos de Parque Poquitos. Jamás en estos 32 años de vida (29 de conciencia plena) y sentirme desde la cuna hincha de San Lorenzo había vivido una racha tan nefasta con ellos y con el hermano riachuelense, lo que marca que hoy no sabemos ni quiénes somos, les hemos ganado partidos insólitos con gol de cada tipo que después terminó tirando currículum en algún kiosco, que estar desde 2017 sin ganarles y haber cortado hace poco una racha de 5 años sin ganarle al hermano de la ribera me parece algo irrisorio y grave. Aclaro que es sin demeritar el trabajo que es dignidad, pero nadie sueña con ser kiosquero de chiquito, los sueños son de pantalones cortos y gritos desaforados de cara a la tribuna azulgrana que en el alarido desata una avalancha furiosa (bueno, les conté el mío desde que puedo patear una pelota, que sigue siendo el mismo pero sin posibilidad de ser cumplido jamás). El hecho no es no ganar sino la forma en la que se pierde, más propia de victorias nuestras que de ellos.

San Lorenzo logra empatarlo faltando poquito y enseguida se pierde el segundo, y ahí nomás desaprovecha la oportunidad de jugar con el miedo ancestral de los hijitos a los colores. Lo ya expuesto en varias crónicas en este último año del clima caldeado lógico después de comer mierda y de bastante tiempo de una caída estrepitosa que redunda en estos equipos llenos de pibes que juegan obligados a salvarnos sin haber tenido rodaje previo por decisiones espantosas a la hora de contratar futbolistas. El clima espeso y los insultos a la cúpula dirigencial son una manifestación de algo que no solo sucede en el campo de juego. Se maneja el fútbol sin tener una planificación de plantel, jugadores, técnicos e ideas que genera este penoso presente futbolero ¿Qué tenemos? ¿A qué queremos jugar? ¿Cuál es la impronta que le queremos poner a nuestros equipos? ¿Cuántos pibes suben de manera ordenada para que la situación no se los coma? ¿En qué puestos falta jerarquía? ¿Qué clase de jugadores traer? En síntesis, desde dónde nos queremos plantar para volver a competirle a Boca, River y algún colado más en estos tiempos que sufrimos fuertemente las consecuencias de malos manejos económicos. Decidir un camino para salir de este pozo y fijar un horizonte generando estructuras que nos saquen de este loop. Los problemas de dinero siempre empiezan a reflejarse en el fútbol, porque es el que genera los ingresos y egresos más fuertes, y las apuestas que pueden ser ganarse la lotería o quedar con números rojos.

Aunque nos empeñemos en resaltar que el fútbol femenino anda bien, que el futsal femenino y masculino pelean todo, que el vóley te sale campeón y que hasta su actual abandono (como un nene con un juguete viejo) el básquet ganaba todo lo que jugaba la realidad es que lo único que nos importa como hinchas es esa conexión primitiva con la pasión que nace desde los 11 hombres que visten este manto sagrado que soñamos con vestir nosotros, que nos regaló algún familiar muy querido cuando éramos niños o que elegimos. Todas las otras disciplinas deben funcionar, pero en el ánimo del club prima el fútbol masculino que es lo que cuando gana te alegra, te saca la pena o como una vez me dijo mi viejo te hace olvidar que no tenés para comer. Somos más que 90 minutos, pero esa frase también marca el peso gravitatorio en el ánimo general de la pelotita ¿Y saben qué? Está bien, nadie se hizo hincha de San Lorenzo por otro deporte que no sea el fútbol masculino.

San Lorenzo tuvo las más claras en el primer tiempo en los pies de Uvita, sin brillar, sin siquiera jugar bien. Por momentos fue un equipo que de haber golpeado primero podía ganar en ese reducto con pánico. Es obvio que Montero no era todo el problema, está enumerado más arriba, está enumerado en otras crónicas y los otros problemas son solo síntomas, pero es evidente que cualquiera es mejor DT y mejor opción que el uruguayo que fue un gran futbolista pero no ha dado la talla como técnico y menos para dirigir a un San Lorenzo que lleva varios torneos profundizando su crisis. Para experimentos era mejor dejar a Romagnoli que cuando tuvo que dirigir dejó en claro un par de cosas: que pone a los jugadores donde van y cuando le tocó armar los equipos sacó a varios de los refuerzos que supuestamente él había traído. Esto no es militancia por el Pipi DT, a mí también me gustaría que venga Heinze, Crespo o Cousillas, pero este fierro caliente no lo agarra cualquiera… Perdón la barbaridad pero no todo el mundo tiene las bolas, ni el compromiso (y está bien, no son hinchas) para dirigir en medio de un incendio arremolinado como el actual con un plantel bastante pobre y lleno de pibes a los que les pesa la situación. Yo creo que el mayor problema futbolero es la falta de viveza de varios de los grandes, porque es normal que los juveniles sean verdes. Cuando empatás un partido que viene mal y enseguida te perdés el segundo, si sos un poco pillo para jugar te ponés ordenadito con dos líneas de 4 compactas en la puerta del área y cuando la tenés tocás sin atacar y te haces faulear, lo más probable es que en ese juego ellos que son hijos, venían de banca por presente futbolístico y toda la vida nos han tenido miedo, firmaran el empate. Agrego que encima hasta en ese juego de conformismo capaz tenés una contra y los mandás a dormir. Todos queremos ganar pero a veces la sangría se corta con un puntito que te deje tiempo de buscar una mejor sensación, pararte y sumar puntos en lo que queda para encarar el año que viene desde alguna mínima certeza.

En el segundo tiempo Sabella lo pudo poner en ventaja, Pittón enseguida del empate también nos pudo hacer pasar al frente pero no sucedió y cuando un partido te da señales tenés que verlas; siempre un partido te da señales para ganarlo o para perderlo, por lo general en el fútbol se te avisa antes que suceda. Las señales del partido fueron claritas, cuando tenés las más claras y las errás es difícil que ganes por eso si empataste siempre es mejor no perder.

Otro golpe tremendo para San Lorenzo en un fútbol que es síntoma de problemas mucho más profundos. Perder con Huracán es tocar fondo, más cuando tu rival en un partido sin visitantes te canta “no tengas miedo podés cantar” marcando falencias graves, graves en serio de las que nos reiríamos a carcajadas con otro resultado. Festejaron estos cosos de al lao, está bien que festejen pero nosotros no podemos perder con ellos, nunca, a nada.

El editoral de Cafu Amador de la derrota en el clásico por 2 a 1. 

Continuar leyendo

El peor final

21/Oct/21

San Lorenzo volvió a perder en el Nuevo Gasómetro y el termómetro de la cancha sobrepasó el clima primaveral tardío que por fin nos regala Octubre. Fue 1-3 frente a Lanús, en donde el Ciclón comenzó ganando con un gol del “Yacaré” Andrés Herrera, pero que no pudo sostener la ventaja a lo largo del partido. Una vez más, se escucharon cantos con insultos hacia la dirigencia y al director técnico Paolo Montero. El esquema del técnico uruguayo se mantiene ordenado en defensa, pero los cambios de ritmos de los contrarios y el abismo que existe entre las dos últimas líneas y el arco rival hacen imposible sostener un esquema competitivo en el actual fútbol local. Sin respuestas en los resultados y en el juego, el ciclo de Montero en San Lorenzo está terminado y según todo indica iremos a disputar el clásico a la Quema con técnico interino.

El día y horario del partido eran, por lo menos, complejo para garantizar una buena concurrencia al Nuevo Gasómetro. Sin embargo, las ganas de volver a la cancha hicieron que el aforo permitido estuviera más que cumplido y la respuesta del equipo a ese apoyo durante los primeros 15 minutos fueron aceptables. El Dt Montero volvió a parar un esquema parecido en el fondo y en el medio, pero modificó el dibujo de los puntas y media puntas, en donde “Uvita” Fernández, el “Perrito” Barrios y Sabella, armaron una especie de tridente con movilidad por todo el ataque. Salió de los 11 iniciales el veterano Di Santo, con una contractura en la previa.

San Lorenzo tuvo a los tres minutos un buen remate desde afuera del área del Perrito Barrios y un buen pasar hasta el primer gol. Sabella robó una pelota en la salida de Lanús a los 12 minutos. La jugada de peligro parecía desaparecer, pero luego de un pase de caño de Uvita para Sabella, éste controló en el borde del área y dirigió la pelota en profundidad para el “Perrito” Barrios, quien corrió contra el arquero y llego a puntear la pelota para un centro atrás que el Yacaré Herrera busco con desesperación y entre tres jugadores de Lanús, logro puntear la pelota y conseguir el 1-0.

Luego del gol el conjunto local cedió la pelota y cuando rondaban los 30 minutos Lanús intentaba con un San Lorenzo esperando bastante atrás. Ortigoza, con menos tareas en la marca por la presencia de Gordillo en la mitad de la cancha, corría y llevaba la pelota, pero la distancia entre los delanteros y el arco rival eran enormes. A los 35 minutos, San Lorenzo maneja mejor la pelota y luego de intentar dos desbordes, un córner de Sabella pasó con peligro por el centro del área chica y rozó varias cabezas para salir por el otro costado.

Una particularidad del planteo de Montero es que, aunque suele ser prolijo en defensa cuando lo atacan, pero en ataque llega con muy pocos jugadores. Y por momentos mientras Uvita o el Perrito aguantan la pelota en tres cuartos de cancha, los volantes tardan una eternidad en mostrarse como opción de pase.

Sobre el final del primer tiempo, el granate hacía poco para revertir el resultado del juego y le costaba pasar la línea de 5. Pero esa línea de cinco defensores (y tres medios de contención) lo que los mata es cuando el rival hace circular la pelota rápido y de primera, en retroceso. Fue así, que cuando se desarmó la mitad de la cancha con una pelota perdida por Sabella, Lanús paso rápido al ataque y en la lentitud de nuestros centrales no pudo correr nunca a Víctor Malcorra que pasó entre los dos centrales, remató y el rebote de Torrico le dejó la pelota servida a Lautaro Acosta, quien definió con el arco vacío para poner el 1-1.

Antes de terminar el primer tiempo, Sabella de manera infantil fue a buscar a un jugador visitante, para darle una patada obvia y de barrio, ganándose una amarilla de jardín de infantes. San Lorenzo se iba al entre tiempo empatando y con murmullos duros desde las cuatro tribunas del estadio.

Al minuto del segundo tiempo Gordillo trabó una linda pelota y Ortigoza logró abrir bien para Herrera, pero el centro rasante cruzo toda el área, demostrando que faltaba un 9. En respuesta, Lanús tuvo una parecida, pero por suerte el veterano Sand no entendió el centro.

A los 10 minutos Gordillo cortó una contra y se ganó una amarilla. Con dos amonestados en la mitad de la cancha Montero eligió sacar al pibe Sabella, que minutos antes estuvo cerca de ganarse otro cartón y puso en su lugar a Martegani. A su vez, entró un 9 como Peralta Bauer y salió el Perrito Barrios.

En una carambola Lanús casi se pone en ventaja, pero el flipper entre Torrico y varios defensores cuervos terminó con la pelota fuera del área. Recién a los 12 del segundo tiempo San Lorenzo, por primera vez, llegó a una jugada de gol tocando entre la línea defensiva por derecha, trasladando la pelota hasta la izquierda por abajo, con buenos pases y con un remate potente de Nicolás Fernandez que se fue afuera.

Pero el equipo de Montero parece que no puede hacer las dos cosas al mismo tiempo, y por derecha San Lorenzo tenía varios problemas defensivos y el “rasta” Malcorra desbordaba con facilidad y seguido a Peruzzi. Luego de los cambios, en donde Ortigoza y Herrera salieron por el debutante Luján y Rosane, Montero paró una línea de 4 en el fondo, y Peruzzi pasó a jugar de 4. En respuesta a estos cambios, desde las tribunas estalló un canto con insultos para el director técnico charrúa.

Con jugadores más jóvenes y rápidos San Lorenzo trasladaba la pelota rápida en los pies de Martegani, aunque la vuelta costaba mucho, y el partido parecía romperse y hacerse de ida y vuelta. Esa reacción se sintió en las tribunas, que por un buen rato alentó al equipo como antes de la pandemia. Pero mientras ese aliento bajaba, Lanús se venía y casi como en un recuerdo de aquella noche fatídica del 2016 en el Monumental, iba a ponerse en ventaja. Luego de un córner, Martegani se cayó cuando recuperó la pelota, Morel agarró el regalo por el costado izquierda y colocó un centro perfecto para que el joven De la Vega empuje con la cabeza el balón al lado de la línea de cal. A pesar del aliento extraordinario que bajaba de los cuatro costados el Ciclón perdía 2-1.

Para intentar buscar el empate, el DT sacó a Peruzzi, que se fue chiflado, para que entre otro delantero, Alexander Díaz. Faltaban 5 minutos, cambiar la historia estaba difícil y al mejor de los nuestros, Fernández Mercau, le sacaban amarilla. Fue él mismo quien con empuje peleó una pelota desde abajo, abrió para Luján quien colocó un muy buen centro y Alexander cabeceó solo pero a las manos del arquero contrario. San Lorenzo no se rendía y luego de varios rebotes tuvo otra clara, cuando Uvita entró al área y remató pero por arriba del travesaño. El partido se terminaba y el grana iba a agrandar el marcador. Luego de un pelotazo largo del arquero contrario, Zapata una vez más con parsimonia intentó marcar a González, y luego de engancharlo dos veces remató para extender la diferencia y terminar 3-1.

El partido terminó con un fuerte “que se vayan todos”, además de insultos a Montero y algunos jugadores. El malestar es entendible, si bien Montero armó un esquema prolijo en defensa no logra sostenerlo cuando el equipo contrario toca rápido y lo encuentra volviendo del ataque. Los pibes, demostraron en este momento que tiene pasta, que pueden jugar a algo más, pero para eso se necesita un técnico que sepa qué hacer con planteles de esta categoría. El máximo error de los dirigentes que toman las decisiones en el fútbol masculino no son las barbaridades que se dicen en redes y que se grita en las canchas, de aquellos que no ven el excelente labor que se realiza en otras áreas del club. El principal problema es no tener nunca un proyecto coherente con el plantel que se arma y el técnico que se busca. Se trajeron técnicos caros pero sin presupuesto, que querían jugadores de afuera y no se los podía dar. Y después, cuando se buscaron técnicos para potenciar el proyecto de inferiores, se traían jugadores caros, viejos y con mañas, que no dejaron que ese proyecto se priorice. La elección de Montero no fue fuera de esta lógica, a un técnico que no ha tenido ningún éxito y varios fracasos (hasta en la C de Italia), se lo trajo para contener un vestuario en llamas, una situación institucional difícil y un proyecto de inferiores a medias. Lamentablemente el final fue lo que se sospechaba y no nos dio ninguna sorpresa el técnico charrúa, que acumula fracasos y desdibuja con el tiempo su gran carrera futbolística.

San Lorenzo deberá ir el domingo a la cancha de Huracán a buscar por amor propio un buen resultado y al parecer lo hará con técnico interno. Ojala, en la búsqueda de un nuevo técnico para esta institución, de una vez por todas coincida el plantel con el profesional buscado y se deje de improvisar con lo que más le importa el hincha de un club en el Argentina, que es que la pelotita entre en el arco contrario. Mientras tanto ciclo cumplido.

La crónica de una nueva caída del San Lorenzo de Montero.

Continuar leyendo

El 1×1 del triunfo en La Plata

29/Mar/21

Devecchi 7
Herrera 6
Donatti 6
Braghieri 6
Pittón 5
Rodríguez 6
Palacios 5
Troyansky 6
Fernández 6
Ramírez 7
Di Santo 7 (figura)

San Lorenzo cortó la mala racha ganándole bien 2 a 0 a Estudiantes de La Plata con goles de Uvita Fernández y Ramírez

Continuar leyendo

Ni el tiro del final

7/Nov/20

Luego del parate por la pandemia y después de quedar eliminado en la semifinal de la Basketball Champions League, el tetracampeón nacional se presentó ante Obras por el Juego 1 de la Zona Sur.

El primer cuarto encontró a un Ciclón muy errático, con poquísimo goleo y se lo llevó el tachero por 26-13.

En el segundo hubo una leve reacción pero igualmente cerró a favor del equipo de Av Libertador por 40-31.

El tercer cuarto fue muy favorable al equipo de Silvio Santander quien emparejó las cosas llevando el partido a 55-57 para Obras.

El último cuarto fue palo y palo, donde San Lorenzo tuvo la última chance del partido en manos de Máximo Fjellerup y la bola no quiso entrar.

José Vildoza fue el goleador azulgrana con 19 tantos.

Hoy mismo habrá revancha ya que el Ciclón se presentará ante Argentino de Junín a las 16.45 hs en el mismo estadio. El fixture es muy cargado ya que habrán 18 partidos en 38 días.

San Lorenzo cayó ante Obras por 83-82 en el primer partido de la Liga Nacional

Continuar leyendo