Inconscientes, esperanzados y motivados vaya a saber por qué misterioso designio unas 4 mil almas cuervas se acercaron a la gloriosa ciudad de Mar del Plata a ver a este alicaído San Lorenzo que estrenaba en el banco al interinato del interino: imagínese por un momento si tiene que seducir a alguien. Le dice “venga, acompáñeme a ver a mi equipo dirigido por los interinos del interino”. Posta no suena muy estimulante. A menos que te digan, “vea, el interino del interino es Hugo Tocalli”.
Hace unos meses tuvimos el gusto de conversar por radio con Tocalli, quien es tal vez el responsable de que Messi juegue para Argentina y no para España y nos confesó en aquella amena charla que no quería dirigir mayores: tal vez por eso se demoró tanto su llegada. Quedó bien claro que él era quien estaba junto a la línea de cal mientras que Pipi tenía un hermoso buzo de ayudante.
Contra todos los males de este mundo el equipo de Boedo se impuso 3 a 1 frente al ascendente Aldosivi. Totalmente de pedo, como otras veces nos tocó perder por el mismo tipo de flatulencias.
Tocalli planteó un partido con un clásico 4 4 2 con la intención de revolear el balón desde el fondo para saltear la insoportable presión del europeísta tiburón marplatense. A los 40 segundos hicieron una jugada digna del Ajax, mientras toda nuestra defensa miraba, que casi termina en un gol de taco de un muchacho que prefiero no nombrar. El primer tiempo fue digno partido de 6 pts. Trabajoso, con mucho balón en el aire. Tras un córner llegó la apertura del marcador en la cabeza de nuestro flamante y blondo goleador. Pitton fue capaz de cabecear en el primer palo un primer centro y darse vuelta para retomar su posición en el área chica para capturar un segundo centro finísimo (de zurda) del diestro de los Romero. Tuvo a los 42 otra tras una muy buena jugada colectiva con posesión y circulación de balón de izquierda a derecha que terminó con una increíble habilitación de Coloccini para Herrera. No fue gol por poquito.
Piatti salió con un golpe en el tobillo. Le pusieron hielo. Entró Oscar.
Ni bien comenzó el complemento y todo indicaba que nos íbamos a colgar dignamente del travesaño Herrera capturó una mala salida del local y habilitó a Gaich quien a pura potencia y con una enorme convicción pateó cruzado y logró vencer la débil respuesta del arquero. Al instante salió Angel por Peralta Bauer. Hielo en su tobillo…
Con un torpe movimiento nuestra defensa permitió un simple gol del local que amenazó el menudo y soleado finde en la feliz.
Para colmo cuando Gaich jugaba solo y todo su mojo se encontraba a pura ebullición o explotando de testosterona se torció mal el tobillo y salió llorando.
La imagen era desoladora: en fila estaban Angel Romero, Piatti y Gaich todos con hielito en el tobillo. Gaich lloraba. Y yo lloraba con él.
La historia dirá que pudimos aguantar el resultado y que sobre la hora Oscar se despachó con un soberbio tiro libre digno del astro rosarino al que ya hicimos mención antes.
Gran partido de Herrera, Menossi pierde muchas pelotas pero es fundamental para encontrar pases tras la línea de volantes rival (algo tan simple como dar pases para adelante) y conforma con Poblete (jugó muy bien) un probado y buen doble 5, Palacios se está asentando y es un jugador muy interesante que mete, juega y cambia el ritmo, ilusionan algunos movimientos de Peralta Bauer. Gaich hoy era todo Batistuta y Pitton conmueve con su fé.
Ganó San Lorenzo y eso no es poca cosa. Hay que abrazar a la suerte, porque como dice esa canción tan melosa, es amiga de la acción.