Lo primero que tengo que hacer es jurarles algo: esta crónica iba a ser escrita, no importaba cuál fuera el resultado de hoy. Luego de las últimas dos derrotas, versus Argentinos y Boca, nos fuimos en silencio, porque sinceramente ya no sabíamos de qué disfrazar los disgustos. Tampoco es que nos rendimos rápido, porque, antes de esos dos, entre el Dr. Gamallo y yo alcanzamos a cronicar cerca de diez lamentos consecutivos. Pero llegó un momento en que metíamos la mano en el baúl de las desgracias y nos dimos cuenta de que las habíamos usado todas. Una cosa es repetirse en las buenas, a costa de triunfos y alegrías, y otra es darse la cabeza contra la pared cuando son todas pálidas. Pero esta tarde habíamos decidido que ya era tiempo de bancarse la que viniera y poner la otra mejilla si hacía falta. Por suerte, o por los influjos del Papa Francisco, ganó San Lorenzo, y estamos como si hubiésemos salido campeón de algo. Yo telefoneé a un par de amigos, a ver si nos íbamos a festejar a San Juan y Boedo, pero me dijeron que me calme.

Ok. Hablemos de fútbol, como decía Quique Wolff mientras acariciaba a “la caprichosa”. San Lorenzo arrancó el trámite más o menos bien. Me refiero a los primeros diez minutos, no más que eso. El pibe Salazar, con casi nada, demostró que podemos esperar de él bastante más que de sus compatriotas. Tiró un par de pelotas largas e intentó usar las bandas para ganar en velocidad. En una llegó al fondo y sacó un centro de rastrón que no tuvo buen final. Del otro lado, Rentería al menos se acercaba un poco más a lo que uno espera de un jugador de fútbol, rebotando la pelota en dirección a un compañero, intentando amagar para acercarse al área e incluso protagonizando una acción peligrosa, que acabó desviando el arquero rival. Sigue siendo poco, de hecho no ingresó a disputar los últimos 45 minutos de juego. El otro que se quedó en el vestuario fue Fernando Belluschi, que se fue al descanso maltrecho. El enganche, cuyo juego supo enorgullecernos hasta hace relativamente poco tiempo, otra vez brilló por su ausencia, salvo por un remate de media distancia que no contó con la potencia suficiente. De todas maneras, esperemos que el golpe en la rodilla no revista gravedad: no pudo olvidarse de cómo se juega a la pelota.

Lo mejor del partido, para San Lorenzo, llegó a los 30 del primer acto, y el mérito no fue de ninguno de los que tenían puesta la casaca azul y roja. Resulta que a un amigazo de Junior se le ocurrió la excelente idea de golpear con el codo a Damián Pérez, en una jugada que no decía nada, y se fue para las duchas poniendo caritas. El DT de la visita se vio obligado a meter un cambio para reordenar su defensa, y a Boedo le quedaba una horita por delante para tratar de hacer algo esta vez.

En lo que quedó de la primera mitad no lo consiguió, y el segundo tiempo envejecía pronto, y una gota de sudor comenzaba a recorrer la frente de todos los cuervos y las cuervas, en dirección a la sien. Hasta que, de pronto, el apagón del Papa Francisco, la mano de Dios tocando el tablero eléctrico del Bidegain, permitiéndole a la hinchada hacer alarde de su bella voz y a los futbolistas una última reflexión, una bajada de decibeles a tono con la luz y un volver a empezar, como Alejandro Lerner. Y en el arranque nomás de esa suerte de tercer tiempo milagroso se apretó un poquito más, y Junior se vio obligado a replegarse cerca de su área. ¿Claridad? No, gracias, no es lo nuestro. De hecho, estuvimos a esto de perderlo, pero los colombianos sobraron un poco la definición. Nosotros llegamos una vez a fondo y por suerte la pelota cayó en los pies de Román Martínez, un tipo que sabe jugar a este juego. Recibió en el borde del área grande, dominó, amagó el remate, encaró hacia su derecha y definió seco al primer palo. Golazo y descarga.

Pero, claro, a este partido le faltaba la peor parte. La maldición de San Lorenzo, el karma de Almirón: aguantar el resultado en tiempo de descuento. Y nos pasó como esas veces que no sabemos si reír o largarnos a llorar, porque esta vez había que aguantar un descuento de ¡14 minutos! La verdad, no me acuerdo bien qué pasó. En un momento salió Juan Camilo y en su lugar entró Torres, de eso sí me acuerdo. Y así como entró, empezó a amasar la pelotita como si fuera Andrés Iniesta. Perdió un par pero por suerte para él no pasó a mayores. Después, sobre el final, metió una buena habilitación que Fértoli no pudo embocar en el arco (no vaya a ser cosa que ganemos por dos goles, ¿vio?). Coloccini obligaba al público azulgrana a reconocerlo con aplausos, a fuerza de barridas y pelotas recuperadas.

El pueblo cuervo puede dormir en paz, al menos esta noche, después de una tormenta que amagaba convertirse en el diluvio universal. Digamos que el equipo cumplió. Falta que el capitán recupere su nivel. Él también tuvo una para liquidar el trámite, después de un contragolpe bien orquestado por sus compañeros, y falló en la definición. Con un buen Blandi, con un Adolfo en el banco de los relevos, con Poblete y Loaiza alternándose para manejar con firmeza el mediocampo, con un socio que lo acompañe a Román en la creación, con laterales más sueltos, con wines rápidos como Fértoli y Camilo, la cosa debería empezar a caminar. A ver si, con un poco de suerte, los fantasmas se mandan a mudar.