Me perdí el primer tiempo del clásico pero alcancé a ver casi todo el segundo. Gran partido, de ida y vuelta, con 22 tipos enchufados, pidiéndola, buscando el hueco, desbordando, tirando gambetas e intentando ser profundos en el ataque. Un nivel de intensidad digno de ver, más allá de que por momentos hayan logrado más o menos volumen de juego. Cecilio y Benítez obligando por el lado del Rojo, Verón desbordando y metiendo un centro punzante para el empate transitorio y el joven Menéndez que siguió intentando cuando lo reemplazó. Chelo Díaz distribuyendo en el medio campo del puntero, Zaracho metiendo, lo mismo Solari cuando le tocó entrar, Cvitanich clave para desnivelar el marcador y Licha López que se comió la cancha y a esta altura del partido es el mejor delantero del fútbol nuestro de cada día.

 

¿Y qué joraca tiene que ver esto con la visita de San Lorenzo a Córdoba? Bueno, los contrastes sirven a veces para explicar algunas cosas. Mientras corrían los minutos en Avellaneda y la intensidad del juego no mermaba, y cuando parecía que los jugadores estaban bingo fuel y sin embargo daban un poco más en cada pelota, yo no podía dejar de preguntarme qué mierda les pasa a los nuestros. Que alguien me explique qué les pasa. Se supone que son chabones tan atléticos como sus colegas que juegan para otros equipos (¿es así, no?). Últimamente tengo la impresión de estar viendo un partido de solteros contra casados, cada vez que juega San Lorenzo, y nuestros jugadores tienen los anillos puestos, pero unos anillos que pesan como 20 kilos. Parece que la vida les pasó factura a nuestros muchachos, aunque el míster quiera zafar después del match, diciendo que está muy conforme con la actitud y blablablá. Cuando terminó el partido, lo primero que hice fue rogarles vía WhatsApp a mis compañeros y compañeras de La Soriano para que me tiren un par de puntas sobre ese desastre que acabábamos de atestiguar. Era inenarrable lo que había visto, tanto o más de lo que veníamos viendo.

 

Un compañero opina que, durante los partidos anteriores, al menos se vislumbraba algo de lo que pretendía Almirón. Hoy ya ni siquiera eso. Otro dice que se tocó fondo en cuanto al rendimiento y enseguida viene la aclaración de que encima jugamos contra uno de los equipos más flojos del torneo. Alguien quiere rescatar los primeros quince del segundo tiempo pero ese consuelo no parece arreglar a nadie. Otra habla de la mala leche por el cabezazo al travesaño de Castellani (pero ya me dá un poco de escozor hablar de “mala fortuna” en estas crónicas). Salta un dato en el grupo: el último partido que ganamos de visitante fue en abril del año pasado. El Mundial de Rusia parece que fue hace mil años, ¿no? Bueno, imaginate entonces ese triunfo otoñal.

 

Bueno, no me queda más remedio que escribir sobre el equipo. Quiero empezar por los puntos rescatables: tenemos un buen arquero, una buena zaga central y dos (y hasta tres, contándolo al pibe Insaurralde) buenos mediocampistas centrales. Listo, nos vemos, buena semana.

 

Está bien, sigo: muy flojo el primer tiempo que hizo ayer el pibe Herrera, inseguro, perdiendo la banda y no pudiendo concretar en ataque. Por el otro sector, Pérez no demostró casi nada. Botta dio algunos pases bien e intentó triangular, pero ya estoy harto de hablar de buenas intenciones. Todos esperábamos más de Botta y está claro que no está colmando esas expectativas. Debería comer un poco de banco, tal como lo hicieron sus compatriotas Blandi y Belluschi. Rentería aparecía como única punta en la previa, de acuerdo a lo que se había visto en la semana, pero, sin embargo, se paró contra la raya y perseguía infructuosamente al 4 pirata en cada incursión que hacía. El colombiano mostró una apatía y una displicencia demasiado irritantes por haber sido su presentación en sociedad (no quiero pensar lo que será cuando agarre confianza). Cerca del final, condujo un contragolpe que pudo haber sido el gol de la victoria, pero en lugar de acelerar se le dio por frenar la jugada, haciendo posible el reacomodamiento de las remeras celestes. Torres, otro ex verdolaga, volvió a ingresar en el último tramo del partido y demostró otra vez su aparentemente innata torpeza con el balón. A menos que la comunidad internacional nos quiera enviar un poco de su desinteresada ayuda humanitaria, el panorama pinta difícil en Boedo. Hace varias crónicas, vengo diciendo que para mí una de las claves para dar vuelta la taba es la posición de Nicolás Reniero. Si el DT cuervo lograse que el Príncipe juegue feliz, eso va a traernos buenas noticias a los hinchas. Ayer apareció a cuentagotas, pero, en síntesis, sigue sin poder recuperar el nivel que supo mostrar apenas se calzó la casaca azulgrana. Seguimos en la dulce espera. Pero, al margen de posicionamientos concretos, la falta de intensidad que muestra este equipo cada vez que sale a la cancha es la faceta más preocupante que yo puedo percibir. El avance con la pelota en los pies es cansino, los pases son previsibles en un 99%, no hay despegues, no hay desmarques, no existe la búsqueda de los vacíos posibles ni parece haber margen para la creatividad en la cabecita de quienes comandan los insulsos ataques azulgranas. El viernes, otra prueba en nuestra cancha. Vamos a ver qué escribimos después