Yo no tengo ganas de ponerme a sacar estadísticas. Terminan los partidos de San Lorenzo y no tengo ganas de nada, últimamente. Pero me gustaría que alguien lo haga: si los segundos tiempos duraran 40 minutos en vez de 45, ¿cuántos puntos tendríamos en este campeonato? En serio, me encantaría saberlo. Y no es que le quiera buscar la quinta pata al gato. No es que quiera acomodar las cosas de manera tal que podamos limpiar un poco la imagen del equipo. Es que me resulta demasiado evidente, demasiado llamativa, la cantidad inmensa de puntos que dejamos en el camino durante los últimos minutos de cada partido, a lo largo de todo este campeonato, con Biaggio primero y con Almirón después. ¿Cómo se entiende esto?

 

El equipo se había ido aplaudido al descanso, después de un muy buen primer tiempo, y todos nos acordábamos del partido épico de 2012 pero no queríamos decir nada. No queríamos decir que esa remontada gloriosa contra el Newell’s del Tata Martino había significado el punto de inflexión entre dos historias muy diferentes: la lucha por zafar del descenso quedaría atrás y comenzaría a diseñarse el equipo que levantó la Libertadores dos años después. No es que andemos cerca de pelear otra copa, pero sí que teníamos ganas de que sea éste, y no el próximo, el partido que cortara de una vez por todas esta racha de mierda que nos tiene a maltraer.

 

San Lorenzo jugó un más que aceptable primer tiempo, con dominio sostenido hasta los 30 que no logró transformar en gol, y entonces el murmullo silencioso, el temor de que esta racha se prolongue eternamente. Hace cuatro o cinco partidos que nos venimos dando aliento entre los y las hinchas, diciéndonos en la previa que hoy sí, que hoy tenemos que empezar a ganar. Yo creo que el temor no tiene que ver estrictamente con lo futbolístico, pienso que la mayoría de los cuervos y las cuervas confiamos en el plantel que hay y en el cuerpo técnico que lo conduce. El temor, y el “hoy sí hay que ganar”, tienen que ver con una necesidad de que no se instale en nuestro club ese malestar extra futbolístico que todo lo pudre y con el que nada bueno podremos construir.

 

Esa es la primera batalla: salir de ahí, como le pedía Walter Nelson a Maravilla Martínez allá por el último round. San Lorenzo jugó bien, decíamos, hasta los 30, con el agregado de que volvió a jugar bien a partir de los 40, cuando nada hacía pensar que eso ocurriría, porque daba la impresión de que ya se había bajado la persiana de la primera mitad. Pero no. El equipo volvió a acelerar y demostró personalidad. Una gran salida desde el fondo con el sello de Monetti y la inmediata escalada de Peruzzi por la banda derecha que acabó en un buen ataque. Uno o dos minutos después, el gol. Un gol que fue como tenía que ser: un despelote total, un corner que derivó en una serie de rebotes que no tenía goyete y Blandi que acabó empujándola con alguna parte de su cuerpo que no interesaba cuál era. El asunto es que la pelota entró y que fue como una dosis de algo fuerte que nos quitó un dolor de muela que parecía que nos iba a matar a todos. El pleno del plantel de Newell’s protestando algo que seguro nadie vio, solo porque había sido una jugada desprolija y daba para la protesta.

 

La clave de la presión de San Lorenzo no estuvo en la línea de los delanteros sino en la posición de las líneas del fondo, que se clavaban en la mitad del terreno y acortaban la distancia del juego posible, atorando al equipo rival. Esto se vio con claridad cuando San Lorenzo atacaba con la pelota al pie: Coloccini, Senesi y Loaiza eran punta de lanza para la rápida recuperación del balón, en caso de que ese ataque no prosperara. Hay algo que no está bien en la posición del Príncipe Reniero. Cada vez que agarró la pelota, en el primer tiempo, demostró que no siente la raya, porque la para displicente y avanza al trotecito, poniéndole cabeza al ataque y buscando un pase filtrado a algún compañero que quiebre la defensa. Rara vez busca ganar la banda en velocidad: ese es el juego de Fértoli, pero no el suyo. Quizá un enroque entre él y Botta pueda ser una solución, al menos en algunos pasajes del partido. Blandi no se escondió. Venía de estar señalado durante la semana previa, con conferencia de prensa incluída, pero no se escondió. Buscó la pelota e intentó abrir la cancha hacia las bandas con la intención de recibir un centro a la altura del borde del área chica. Estuvo cerca en un par de ocasiones. Buen debut de Damián Pérez, el lateral izquierdo que llegó a Boedo sobre el filo del mercado de pases.

 

En el segundo tiempo el equipo cedió la iniciativa y Newell’s avanzó con un poco más de peligro. Salieron reemplazados primero Botta y después Belluschi y ambos alternaron aplausos y silbidos de parte de los hinchas. Castellani y Poblete intentaron reordenar la mitad de cancha y manejar el juego desde ahí, algo que se logró parcialmente, sobre todo a partir del ingreso del amigo Gerónimo. Reniero aceleró en una contra y el refereé no nos cobró un penal que probablemente Blandi hubiera desviado, pero que capaz que no y abrochábamos la victoria. Más cerca del final, el Príncipe no pudo acomodar el pie para encestar un balón que le vino cruzado y a media altura. Finalmente, la maldición, la perdición, la incredulidad del tiempo de descuento, el mayor enemigo de un plantel que no puede zafarse de esta maraña en la que se enredó. Una jugada aislada que nace en los pies del arquero Aguerre y un bochazo largo que a nosotros solos se nos transforma en peligro de gol. Y es gol, siempre es gol. Y otra semana más que se viene con olor a mierda. Y lo único que sigo esperando es que logremos soltarnos a tiempo de este nudo intrincado, para que no se instale en nuestro club un malestar que pudre y lastima