Llegamos a Ciudad Deportiva, a la puerta de la pensión de mujeres del club para encontrarnos con Eliana Medina. Eli es jugadora del primer equipo de fútbol 11 y del futsal femenino. Fue campeona dos veces de la liga, 19 del Futsal, coordina la escuelita de fútbol femenino, entrena la 4ta y, como si todo eso fuera poco, trabaja en la sede de Avenida la Plata. Toda una vida dedicada a San Lorenzo.

Mientras caminamos por la ciudad deportiva la saludan les trabajadores del club, jugadores y hasta la empieza a seguir una perrita que anda siempre por ahí. Una referente para las más chicas y parte fundamental del femenino del club. Nos cuenta de una parte poco conocida del club de nuestros amores

¿Cómo empezaste a jugar al futbol?

 

Yo soy del interior, y desde muy chica empecé a jugar allá. Tengo todos mis hermanos, tres hermanos varones, primos varones; entonces desde chica que juego. Estuve hasta cierta edad ahí en un club con chicos, después ya la liga no lo permitió así que no pude jugar más. Estuve ahí un tiempo jugando en el campito de casa y después estuve un año yendo y viniendo a Rafaela que me quedaba cerca y estuve un año así, después era mucho entre el colegio y ya me estaba yendo medio mal y mis viejos no les gustaba mucho, tuve que cortar ahí. Después me llegó la posibilidad a los 14 años de una prueba en Independiente, yo formaba parte del seleccionado de Córdoba y jugó el seleccionado contra independiente y ahí me vio el técnico y desde ese entonces estoy acá en Buenos Aires

 

¿Cómo era ser futbolista y mujer en esa época?

 

Siempre digo lo mismo, por suerte en el lugar de donde soy no tuve que pasar por toda esa que me cuentan las chicas de la discriminación, de no dejarlas jugar, etc. Tenía muchos amigos varones, entonces ellos me integraron, no me costó mucho. Sí me costó mucho que la liga lo aceptara, que de hecho solo lo hizo un tiempo y me tuve que quedar con las ganas de seguir jugando.

Por suerte al poco tiempo tuve esta posibilidad. No es profesional esto, pero sí puede venirme, dejar mi familia, empezar a hacer otro tipo de sacrificio. Creo que cualquier jugadora del interior lo que quiere hacer es llegar a AFA.

 

¿Te adaptaste fácilmente a vivir en las pensiones?

 

Sí, por suerte cuando pasé de independiente a San Lorenzo vinimos un grupo importante y la mayoría estábamos ya en pensión, entonces fue un poco más fácil la adaptación. En tu casa te dan los gustos en la comida, acá fue un tema más que nada ese, de adaptarte a comer bien, a estar metida las 24 horas con compañeras, con gente que tiene otra forma de vida. Por momentos está bueno porque conocés otras historias, conocés a tus compañeras, sabés de qué forma vivieron, lo que les pasa, lo que no. Después la convivencia tiene sus problemas, no somos todas iguales, no tenemos todas la misma forma de ser. Ahora me toca convivir con chicas muy chicas y por ahí ellas están pum para arriba todo el tiempo y yo llega un momento del día donde chicas bajen un poco que estamos grandes algunas (risas).

 

Cuesta llevarles el ritmo

 

En todo sentido, en la convivencia, en los entrenamientos. Yo ya tengo 31 años y por ahí muchas lesiones y yo las veo y veo que no paran nunca.

 

Llegar a la pensión con tus compañeras ayudó a la convivencia entonces. 

 

Sí, obvio, ayudó en lo deportivo, en lo personal. Venir ya con un grupo formado y no caer otra vez desde cero como me tocó llegar a independiente y volver a adaptarte a un grupo, la verdad que venir de esa forma acá a San Lorenzo nos ayudó mucho y también nos ayudó mucho en lo deportivo. Nosotras ese año que estuvimos en Independiente estuvimos peleando, quedamos segundas, perdimos la final con River y venir acá ya con un grupo formado, más las que estaban y las que se sumaron, hizo que San Lorenzo empezara a pelear ahí arriba.

¿Cómo ves el futbol femenino en el club?

 

En el club va creciendo, creo que a medida que pasan los años le dan otra importancia. Si bien decimos que faltan muchísimas cosas, hoy tiene un lugar donde entrenar, una cancha. Hay clubes que tienen que salir a buscar el lugar para entrenar, tenemos ropa para entrenar, las del interior, la mayoría cobra un viático, les dan la ayuda de la pensión, tenés el médico acá, entonces creo que han mejorado muchísimas cosas. También obviamente faltan un montón, que como faltan acá faltan en Boca, en River, no es que solo San Lorenzo.

Creo que de a poco va a ir creciendo, de a poco le van dando la importancia que el deporte merece y bueno, ojalá en algún momento esto sea profesional del todo.

 

Y a nivel institucional, después de los reclamos de las chicas de la selección en la Copa América, ¿se vio algún cambio a nivel más general? ¿Qué crees que debería hacer la AFA para darle al femenino una respuesta?

 

Creo que en la selección las escucharon porque de hecho fueron a una gira que era impensada en otro momento, iban a tener que juntarse 15 días antes del repechaje y ver qué pasa. Por suerte se ve que las escucharon, entrar a un mundial es muy importante, creo que las chicas pueden lograrlo pero siempre trabajando. Uno empieza a crecer a medida que se va trabajando, es difícil cuando se preparan 15 días antes y después vos escuchas un montón de gente que habla mal, que son un desastre, pero no saben todo lo que esas chicas tuvieron que pasar, tener que prepararse solo 15 días antes de una competencia es difícil. Yo lo pasé en futsal y es complicado después, vas y te medís con selecciones que llevan años preparadas.

Esperemos que sigan por este camino.

 

¿Y en futsal como es la situación?

 

Es igual, no se le da la importancia que debería tener, porque aparte a nivel futsal acá en Buenos Aires está mejor organizado, hay muchos más equipos, si bien es más fácil juntar 10 jugadoras que 22, uno sabe eso. Creo que en cuanto a organización a nivel de AFA está un poco más organizado el torneo de Futsal pero en cuanto a selección todo lo contrario. En selección tienen que estar peleando, no se paga un viático, vas a jugar afuera, dejas tu trabajo todo el tiempo que tenés que estar afuera y es como si nada. Las chicas de campo (fútbol 11) a medida que va pasando el tiempo lo van logrando, y es importante para toda la disciplina, porque si ahora la selección clasifica al mundial, si bien se va a hablar de la selección es un avance para el futbol en general. Creo que lo hicieron en el momento justo, hicieron un excelente papel, si bien no lograron el resultado que querían, ellas trabajaron 2 semanas antes y lograron un subcampeonato y le hicieron partido a Brasil, uno de los mejores del mundo, entonces si se ve ese trabajo con poco tiempo, si las chicas trabajan y tienen esa posibilidad de estar constantemente en ese rodaje creo que la selección pude hacer un papel importante.

 

¿Cómo es la experiencia de coordinar la escuela de futbol?

 

Es algo lindo: enseñar, que las chicas aprendan un poco de lo que sé, más que nada la parte humana. Yo tengo la cuarta con Lucrecia que se retiró; nos enfocamos mucho en eso, en que formen un buen grupo, eso fue lo que nos dio resultado a nosotras acá en la primera división, primero formar un buen grupo y después se puede lograr cualquier cosa. Lo futbolístico se va a ir dando a medida que ellas vayan trabajando, creciendo; son nenas muy chicas, en escuelita tenemos nenas que no han jugado nunca, es empezar de cero y hay que llevarlas de a poco y para eso estamos. Lo hago porque es algo que me gusta, no lo tomo como un trabajo. Es despejarme, sé que llegan martes y jueves cuando entrenamos con la 4ta y los lunes y miércoles con la escuelita. Lo hago, ando a las corridas, pero lo hago y es algo que me despeja, es un cable a tierra. Lo disfruto más que un entrenamiento a veces.

 

¿Sentís que volvés un poco al momento en que arrancaste a jugar? 

 

Sí, yo siempre les digo a las chicas que ellas tienen que estar agradecidas que tienen esta posibilidad. Yo la hubiera querido aprovechar desde chica y no la tuve, muchas de mis compañeras también han querido formar parte de una escuelita y no se pudo. Ahora se está dando que en la mayoría de los clubes hay escuelita y bueno, ellas tienen que aprovechar eso, que pueden empezar a formarse desde chicas. Tenemos nenas de 6 años a chicas grandes, vino el otro día una chica de 28 años que no había jugado nunca, eso está bueno porque se puede aprender a cualquier edad, que ellas tengan esa suerte que pueden arrancar de chicas es una suerte.

 

¿Tienen muchas chicas en la escuela?

 

Arrancamos con 20 chicas. Se fueron sumando, se van bajando. La escuelita no tiene una competencia, un torneo, a veces se complica y se cansan de entrenar; ahora volvimos a arrancar y va a venir una convocatoria grande esperamos. A ver qué pasa, si las podemos inscribir en algún torneo para que puedan tener otro tipo de rodaje.

La idea es que de la escuela puedan salir chicas que después jueguen en 4ta de futsal que son las más chicas y que también se queden en el club, que San Lorenzo pueda tener una reserva de campo y que esas chicas que están en escuelita puedan formar parte de eso.

 

Estando en el semillero, ¿cómo ves el futuro de San Lorenzo en el femenino?

 

Yo creo que es importante, de hecho con la cuarta tuvimos chicas que este año que no habían jugado nunca y nos sorprendieron. Ahora termina el torneo y estamos peleando para entrar al playoff, que es algo importantísimo para ellas porque es un crecimiento enorme. Las primeras cuatro fechas nos tocó perder y a la quinta que era la más importante, que era el clásico, lo ganaron y ahí se notó el cambio, que aprendieron. Antes por ahí no podían parar la pelota con la suela, que en el futsal es fundamental y hoy la paran como si nada. Es un avance enorme, que se dé o no entrar a los playoffs también es un avance porque eran chicas que no habían jugado nunca y la verdad que lo que hicieron y crecieron es enorme.

Yo les digo a los dirigentes que ellos tienen que cuidar este tipo de cosas, a las chicas más chicas, porque son las que van a quedar en un futuro. Tenemos hoy jugando a Rocío Vazquez, a Maricel Pereyra, a Ariana, la arquera de sub 20, son chicas muy chicas que tienen entre 15 y 16 años. Son ellas las que tienen que quedar en el club. El club debe empezar a preocuparse por esas chicas, a darles rodaje, que ellas empiecen a tomar confianza, a tener minutos en cancha y que el día de mañana, que yo que soy la más grande por ahí, que diga me puedo ir tranquila porque sé que en mi lugar va a quedar gente que va a seguir y va a estar el mismo tiempo que yo acá en el club.

 

Decías que tenés 31 años, sos la referente de las pibas en futsal y en fútbol de campo ¿Qué te queda ahora? 

 

Tuve la suerte de jugar con el club la Copa Libertadores en campo y en futsal, tuve la suerte de ganar torneos en fustal y en campo, de ser parte de la selección de futsal, de jugar un mundial, sudamericanos, tuve suerte de jugar todo lo que un futbolista quiere jugar. Me queda la copa libertadores que es por lo que vamos este año, sabemos que es difícil porque está Brasil, Colombia, Venezuela que son equipos duros, pero nosotras nos hicimos muy fuertes, mentalmente más que nada, formamos un buen grupo y creo que las incorporaciones que tuvimos este año también son importantes porque son jugadoras de nivel internacional, de nivel de selección, las venezolanas, las uruguayas.

Creo que este año por lo que voy es la Libertadores y ojalá se dé. El año que viene está complicado, como les decía, estoy grande. mis lesiones a veces juegan un poco en contra y quiero por ahí no dedicarme tanto a jugar sino empezar a pensar en hacer otra cosa, enseñar que es lo que me gusta y después ver, por el momento no lo quiero pensar.

 

¿Te gustaría seguir en San Lorenzo? 

 

Siempre digo que si no es San Lorenzo, en AFA, en otro club no podría ni jugar ni enseñar. Si no es en San Lorenzo será en mi pueblo o en Córdoba mismo.

 

Terminamos siempre las entrevistas con un pingpong, te decimos una palabra y nos decís lo primero que se te venga a la cabeza.

 

 

AFA: el torneo más grande que creo que hay, y que cualquiera quiere jugar.

 

Marta: es crack, igual ahora chicas más chicas que son más crack que ellas. Yo te cambiaría marta por Banini que es nuestra.

 

Pipi Romagnoli: es mi ídolo.

 

San Lorenzo: hoy lo es todo para mí, me hizo crecer como jugadora, como persona y le debo muchísimo al club.