El futsal masculino logró un nuevo hito en la historia azulgrana al derrotar a Boca Juniors en el Quinquela Martín por penales y lograr el bicampeonato nacional. El partido había terminado 2 a 2.

Ya en el comienzo se vislumbraba un escenario complicado, en menos de 3 minutos, los referís le cobraron 3 faltas a San Lorenzo, de las cuales mínimas 2 fueron dudosas.

Pero San Lorenzo se pudo sobreponer a los embates locales ya que a los 13 minutos el pibe Pescio sacó un derechazo que abrió el marcador.

El empate llegó a través del crack de selección Basile mediante una sexta falta.

El partido fué parecido al de Boedo, muy trabado, con pierna fuerte, lo que se acostumbra de una final, nada que ver con el primero disputado en Boca donde se triunfó 7 a 4.

El segundo gol del Ciclón llegó a través de Tomy Baisel quien puso el 2 a 1 definiendo al costado de Farach, el empate de Boca no tardó en llegar a través de Santos.

En los penales convirtieron Quintairos, Stazzone, Taliercio, Baisel (festejo en modo Oso Pratto), Pescio y Marteletti. Solamente falló Lucas Bolo.

El arquero juvenil Benyik atajó dos penales y otra vez fué el héroe azulgrana.

Grandísima temporada del Ciclón, con una temporada larga y con las partidas de muchos referentes, le volvieron a dar un título a la institución.