Se terminó la novela: los hermanos Romero jugarán en San Lorenzo

Después de varias semanas de negociaciones intensas se confirmó que la semana que viene arribarán los mellizos Romero al país para firmar con San Lorenzo.

Ángel, quien proviene del club Corinthians, llegará con el pase en su poder y firmaría por 4 años. Oscar, que llega libre del club chino Shangai Shenhua, lo haría por 3 años y le venderá una parte de su pase al club.

Ambos comenzaron su carrera en el club Cerro Porteño y cumplirán su sueño de jugar juntos.

Boedo los espera con los brazos abiertos, en búsqueda de lograr la segunda Libertadores.

Son bienvenidos mellizos !!!


Futsal masculino: fin del sueño continental

El equipo del futsal masculino perdió 4 a 2 contra Panta Walón y se esfumó el sueño de gritar campeón en casa.

El partido fue muy intenso. Comenzó ganando el equipo peruano con un gol a los 10 minutos del PT. Casla igualó mediante una sexta falta a través del goleador Pablo Vidal.

En el segundo tiempo a los 6 minutos adelantó el marcador para el ciclón Juan Rodríguez pero inmediatamente la visita igualó el score. En tiempo suplementario Panta Walón anotó dos goles, finalizando 4-2.

Las semifinales las jugarán Carlos Barbosa (Brasil) vs. Panta Walón (Perú) y Alianza Platanera (Colombia) vs. Cerro Porteño (Paraguay)

San Lorenzo jugará hoy a las 20 vs. Corinthians (Brasil) por la reubicación del quinto al octavo puesto.

Fin del sueño de ganar la copa. Igualmente nada para reprochar a estos muchachos que dan todo por la camiseta.


Colángelo sobre la vuelta a Boedo: "Los más beneficiados van a ser los vecinos"

En el segundo programa de La Soriano Radio (martes 18 hs., FM Boedo 88.1) entrevistamos a Mariano 'Nano' Colángelo, integrante de la Subcomisión del Hincha y vocal de la Comisión Directiva de San Lorenzo de Almagro.

En la charla, Colángelo se refirió a la vuelta a Boedo y manifestó: "Esto va más allá de volver a tener un estadio. Es que el barrio recupere muchas cosas que perdió cuando San Lorenzo se fue. Los más beneficiados van a ser los vecinos".

Dijo esto y mucho más. Escuchá la nota.

 


La Soriano lanzó su programa de radio

El último martes 9 de julio la agrupación sanlorencista La Soriano sumó un nuevo canal de comunicación con todos y todas los hinchas de San Lorenzo de todo el mundo, dando inicio al programa La Soriano Radio, que se emitirá todos los martes de 18 a 19hs por FM Boedo (fmboedo.com.ar). Con la conducción de Gonzalo Gamallo y las columnas de Mariana Cahn, Gustavo De Rosa, María Olmedo y Camila Serrao; el programa abarcará toda la actualidad del Club Atlético San Lorenzo de Almagro: el plantel de fútbol profesional masculino y femenino, el futsal, el básquet, el vóley y los resultados de todos los deportes federados. Además, se recordarán leyendas del club, personajes, anécdotas y cuestiones relacionadas con el Barrio de Boedo y sus adyacencias.

Para esta primera transmisión, el equipo elaboró un informe con todo lo atinente a la vuelta a Boedo: el emotivo festejo, la situación jurídica actual y el desafío de la rezonificación para la construcción del estadio. Por otra parte, se repasó el tetracampeonato del básquet, las altas y bajas del plantel profesional de fútbol masculino y los resultados de distintos deportes federados. Todo con un toque de humor.

Para el próximo programa, tendremos una entrevista a Mariano Colangelo de la SCH, todas las novedades del fútbol y de los deportes federados y una cobertura especial en la libertadores de futsal


Informe del proyecto de ley de rezonificación del predio de Av. La Plata

Todas las ciudades tienen su código urbanístico, es el instrumento jurídico de planificación urbana y territorial a través del cual se establecen los usos permitidos, las dimensiones de los terrenos, la superficie máxima a construir. Tiene como finalidad el ordenamiento territorial y el cumplimiento del Plan Urbano Ambiental, la ley marco a la que debe ajustarse toda la normativa urbanística y las obras públicas.

Interviene la legislatura porque se trata de una competencia local y legislativa, porque así lo define la constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

Para esto el código determina qué zonificación le corresponde a cada parcela, que tiene que ver con el tipo de uso que se puede hacer en ella; este uso está en relación con la zona en donde está ubicada, los distritos; los hay residenciales, comerciales, industriales, etc. A partir de la zonificación que tiene una parcela es el uso que se le puede dar y la edificación que se puede hacer en ella.

El predio que recuperamos en Av. La Plata tiene la zonificación E, que es la que tienen los hospitales, los shoppings, los supermercados, etc. Son zonas de mucha circulación constante todos los días durante casi todo el día.

San Lorenzo para poder hacer su nuevo club, necesita cambiar, rezonificar, a la categoría U, que es para zonas de apoyo, complemento, de las necesidades de las zonas residenciales: escuelas, iglesias, clubes, etc. En los art 1 y 2 del Proyecto de Ley de Rezonificación, San Lorenzo específicamente pide este cambio.

Hay agregar que la rezonificación no la necesita solo para hacer un estadio, sino también para poder hacer las escuelas, otro polideportivo, la biblioteca. Nada de esto lo puede hacer sin la rezonificación.

Sobre los usos que se le quiere dar a la parcela habla el artículo 3 del Proyecto de Ley, viene a ser el porqué del pedido de rezonificación. Y ahí está el proyecto urbanístico de lo que se llama Estadio 365, que abarca no solo al predio donde va a estar el estadio, sino además la integración con el barrio.

Para este proyecto, San Lorenzo contrató un estudio urbanístico que trabaja con el GCBA, que hizo un análisis ambiental y de opinión entre los vecinos del barrio, para saber cuáles son las necesidades que tiene la zona.

A partir de este análisis se llega a la propuesta que San Lorenzo eleva al GCBA y que es formar una matriz urbana, social, cultural y deportiva, lo que ahora llaman polo, que forma un triángulo con vértices en Av. La Plata, Parque Chacabuco y la Ciudad Deportiva de San Lorenzo. Busca promover la vida social de los barrios que lo integran, a partir de la apertura de escuelas, espacios culturales, sedes de clubes, cines, teatros, aprovechando los edificios en desuso de la zona, cercanas al futuro estadio Papa Francisco.

Por otra parte, el estadio propiamente dicho será multipropósito: se prevé que cuente, además de las instalaciones deportivas, con locales comerciales, puestos de seguridad, oficinas, museos, biblioteca, bar, restaurante, estudios de radio y de tv, y, muy importante y que tiene que ver con las necesidades básicas de los vecinos, jardín maternal, jardín de infantes, escuela primaria y secundaria, academia de enseñanza especializada y superior.

Además, contempla el estacionamiento y el tránsito, una de las grandes preocupaciones de los vecinos. El proyecto propone estacionamientos subterráneos, para que diariamente los usen los socios del club, pero también los vecinos. Y para evitar atascos en los días que haya partido, bases para estacionar los autos en espacios especiales ubicados en la zona, en los predios privados o públicos concesionados como el Bajo Autopista 25 de mayo, distribuidos en Boedo y Parque Chacabuco, hasta la Ciudad Deportiva de San Lorenzo, desde donde se prevé tener un servicio de transporte que salga desde esos puntos hacia el estadio, organizando mejor el tránsito de las inmediaciones del Papa Francisco.

Estos cambios en el código urbanístico, estos pedidos de rezonificación, no son algo raro, sino más bien algo cotidiano. Los emprendimientos para hacer edificios, torres, megatorres, shoppings, hoteles, muchas veces requieren una rezonificación. Y son emprendimientos privados, con un fin económico y particular, no social.

Los mega emprendimientos inmobiliarios colocan de pronto miles de personas viviendo en una sola cuadra, todo el día todos los días, haciendo colapsar los servicios de luz, de gas, el tránsito; se impermeabiliza el suelo, con lo que hay cada vez mas inundaciones con menos lluvias. Todo esto no lo provocaría el estadio, no solo porque contempla la cuestión del tránsito, sino además porque no va a ser ni una edificación alta que oscurezca la zona, como lo son las torres; ni impermeable, como lo es hasta ahora con la estructura del hipermercado.

Además, San Lorenzo es un club social, no es ni va a ser una sociedad anónima. El rol social de los clubes hay que tenerlo siempre presente. Todos los clubes, grandes y chicos, y diría que sobre todo los chicos, porque son más y es a donde puede acceder la mayor parte de la población, todos cumplen un rol social cada vez mas importante. Son lugares donde los chicos pueden estar fuera del horario escolar, y esto es importantísimo sobre todo para las familias donde los adultos tienen que estar muchas horas trabajando. Estos clubes forman una gran red de contención social, acompañamiento, acceso a los deportes, comedores, etc., cuestiones que para las grandes mayorías significan muchos beneficios y hasta un salvataje.

Pero este rol también lo cumplen los clubes medianos y grandes. Pensemos en lo que significa Ferro para Caballito, todos los usos, el apoyo, el complemento que es Ferro para los vecinos del barrio. Lo mismo Vélez. Hasta Huracán.

Los clubes grandes, cuando tienen una dirigencia comprometida con el club y con el barrio, también atienden la cuestión social. ¿En qué pensamos hoy cuando se dice la palabra River? Esta semana abrió sus puertas para que las personas en situación de calle, muchas familias, expulsadas de sus hogares por cuestiones económicas, pasen la noche refugiadas de la ola polar. Pudieron descansar, comer y estar contenidas, acompañadas por una institución, junto a otras organizaciones, que se preocupó por las necesidades de estas personas. Cosa que no habría pasado si en el predio de River hubiera un emprendimiento inmobiliario, edificios, un hotel o un shopping. O incluso, si los clubes fueran sociedades anónimas. Y a River lo imitaron después muchos otros clubes. Algunos reciben y entregan donaciones, otros también ofrecen comidas calientes y otros incorporan la posibilidad de pasar la noche en el lugar: Vélez; Huracán; San Lorenzo; Racing; Ferro, Lomas; Temperley; Estudiantes de Caseros, Platense; Gimnasia de Jujuy; Huracán Las Heras (Mendoza); San Martín y Atlético Tucumán; Gimnasia y Estudiantes de La Plata; Morón; Los Andes; Huracán y el Club Atlético Posadas, y seguramente muchos clubes de barrio también abrieron sus puertas. No nos enteramos porque los chicos no tienen el poder de fuego comunicacional que tienen los grandes. Pero este poder de llegar a tanta gente, al ser usado de forma solidaria, tiene mucha potencia reparadora.

Estamos en medio de una crisis, y todo sería mucho peor sin la contención de los clubes chicos y grandes.

En el artículo 4 del Proyecto de Ley de Rezonificación, San Lorenzo retoma el compromiso que había ya tomado en la Ley de Restitución Histórica del 2012, de la cuestión social, que es brindar una serie de prestaciones sociales, que son parte del Convenio Urbanístico que firmó con el CGBA.

San Lorenzo ya hace años que viene haciendo trabajo social en el barrio, en la ciudad deportiva. Y en el proyecto para Avenida La Plata no solo no piensa desatender los grupos sociales que venía conteniendo, sino que los va a ampliar a través de diferentes prestaciones:

. Bonificar la matrícula y la cuota mensual a diversos grupos sociales y de diferentes edades: adolescencia, primera infancia, alumnas madres, natación para bebes.

. Programas de acción social y educativa: apoyo escolar para deportistas y pensionados del club. Adultos 2000, un programa para terminar la escuela secundaria a adultos socios, vecinos o deportistas. Conquistando derechos: talleres, capacitaciones en organizaciones como Madres del Pueblo, el comedor Niños Felices, Merendero Mate Cocido, taller de futbol femenino para mujeres del barrio, La Poderosa, Club Bajo Flores, Club Miraflores, la EMEM Nº 6, etc.

. Otorgar un total de 400 becas en todos los deportes.

El pedido de rezonificación de San Lorenzo es más que el pedido de justicia, luego de que se nos hayan arrebatado las tierras, el Gasómetro, parte de nuestra historia.

El diseño participativo, los vecinos interviniendo en el territorio y en la toma de decisiones, es de vanguardia. Sería el arribo completo de una institución que ya ofreció el hecho inédito de la gente interviniendo activamente en el retorno al barrio, a través de los vecinos, socios, hinchas, y toda persona que vio en la vuelta a Boedo una reparación integral en cuanto a identidad del barrio, el cuidado de su patrimonio social, cultural, deportivo. San Lorenzo supo ser un núcleo importante en la vida del sur de la ciudad, donde ya casi no existen ese tipo de espacios, y su vuelta completa sería una reparación no solo al alma de los hinchas, sino también a la salud y al espíritu del barrio.

Así como San Lorenzo es mucho más que 90 minutos de fútbol, y el Proyecto de Ley de Rezonificación es mucho más que un estadio.


El alma encendida

Cuando le pedí a Coca que me diga su dirección, para pasarla a visitar, y me nombró el pasaje Timbúes, tuve que pelar el mapa, porque nunca en mi vida había escuchado de ese pasaje. Pero ahí estaba nomás: cuadra y media de la Placita Butteler, tres cuadras y monedas del terreno que, desde el domingo, volvió a sus manos originales, las que mejor lo abrigan.

Habrá sido hace un año. Tal vez más. La Coca tenía 94 y se encargó de dejarme en claro que no tenía ningún tipo de celo con que se supiera su edad. Yo le había dicho que nos juntáramos a charlar sobre el barrio, sobre la vuelta de San Lorenzo, y eso fue lo que hicimos. Pero también conversamos de un montón de cosas más. 

Ella se pasó la infancia en la zona de Congreso y se acuerda como si fuera hoy de la peluquería de su abuelo, donde también trabajaba su papá. En realidad, se acuerda de muchas cosas como si fuera hoy. Me cuenta que tuvo un matrimonio de 25 años y otro de 44, pero que su único amor fue un novio que conoció cuando ella tenía 15: lo nombra con nombre y apellido y me dice que se acuerda incluso cómo se llamaba la madre. No hace falta, le digo. “Mi primer y único amor, el que nunca pude olvidar”.

El padre siempre fue socialista, pero, a diferencia de muchos socialistas, no se llevaba mal con Perón. “Él tenía un amigo que era hincha de San Lorenzo y los recuerdo leyendo el diario, buscando cómo había salido el partido. Yo era chica, y en ese momento todavía no teníamos radio, ni nada. Entonces, no les quedaba otra que esperar hasta que llegara el diario. Al tiempo, nos mudamos acá, y ahí toda la familia ya nos habíamos hecho hinchas”. Coca dice que temblaban las paredes de la casa, cada vez que había partido, y que a ella le encantaba todo lo que pasaba durante ese día.

No sé si el domingo habrán vuelto a temblar las paredes de Timbúes, pero seguro que el viento les alcanzó a los vecinos las coplas de los recitales, de las poesías que se leyeron, de las canciones que cantó el pueblo azulgrana, con los pies en su tierra, y de los fuegos artificiales que se desataron después de la cuenta regresiva, la del último reloj, la que anunció el renacimiento. No creo que Coca haya estado en Avenida La Plata, pero estoy seguro que sabía por qué se estaban tirando esos fuegos en el barrio.

Es que volvió San Lorenzo. Le volvió el alma al cuerpo a Boedo.

80 años, 3 meses y 20 días, tenía su papá, cuando se murió. No lo estoy inventando. Así me lo contó Coca, la abuela memoriosa, cuando hablaba sobre él. “Trabajaron muchísimo para que nosotros pudiéramos ir al colegio, y me acuerdo que mi mamá luchaba para que no tuviéramos que ir en zapatillas. Era importante, para ella. Eran otros tiempos”. Y en la casa de Timbúes, trabajó un hombre que vendía jaulas para pajaritos, y hubo también una zapatería primero y una casa de medias después. Más de una vez, al parecer, Evita estuvo ahí, probándose unos tacos, así que los vecinos del pasaje bien pueden vanagloriarse de eso. ¡Qué importa si es cierto o no! Cualquier cosa, dicen que se los contó la Coca, y ya está.

Dice que cuando estaba el Viejo Gasómetro a ella le habría encantado tener un balconcito, como hay ahora, para ver los partidos, y dice orgullosa que ella estuvo en los “bailes hermosos de San Lorenzo”, que vio a la orquesta de D’Arienzo y a muchos de los artistas del momento: “Todo en la cancha, y acá la gente del barrio estaba siempre contenta”.

Coca, la cuerva que anda por los noventa y pico, trabajó como secretaria en un estudio de abogados, y también para una casa de repuestos de automóviles. Eso fue antes de casarse. Después, para paliar alguna de las crisis que cada tanto nos regala nuestro país, trabajó con su marido en una inmobiliaria, y se acuerda de cada vez que viajaba hasta la Provincia para estar en los loteos que se hacían. “No sé si disfruté de trabajar -confiesa-, de lo que siempre disfruté fue de estar con mi familia”. 

Es familiera y es barriera -no importa si no existe la palabra-, y se queja en buena ley de que ya nadie se cruza para tomarse unos mates con el vecino de enfrente: “¿Qué mal le hace a la gente volver a pensar en el ayer? ¿No es bueno que alguien te refresque la memoria?”, se pregunta, me pregunta. Y ya conoce la respuesta. Achica la voz para hablarme de una vecina -como si la vecina nos fuera a oír a través de las paredes-, y me cuenta que no quiere la cancha otra vez porque piensa que los coches se van a subir a la vereda cuando hay partido. Coca no, ella no tiene miedo. Coca quiere la cancha para que vuelva la barriada y para que se rompan esas barreras piojosas de la soledad. Coca quiere el carnaval y el piberío. Después vemos lo de los autos, la vereda y la mar en coche. Lo que quiere Coca es que los vecinos se vuelvan a charlar un poco, en lugar de quedarse enfrascados frente al televisor, como si fuera un espejo empañado. 

Sí, Coca, Es bueno que alguien te refresque la memoria, y de eso mucho sabe el pueblo sanlorencista que te enorgullece. “Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento”, dice el tango de Buenos Aires que nosotros y nosotras hicimos carne en Boedo. Y nos pusimos el sayo, y salimos a la calle a pelearla la memoria, a pelearla la historia para volver a ponerla en su lugar.  

Y logramos que vuelva San Lorenzo. Y logramos que le vuelva el alma al cuerpo a Boedo.

Y mirá si será generosa, Coca, que en ningún momento de las dos horas de charla que tuvimos se puso a pensar que ella no la va a ver la cancha. En ningún momento permitió que prime lo personal por encima de la lucha colectiva. Y eso es porque Coca es una cuerva de ley, igual que su familia: no la que vive con ella en la casa de Timbúes, sino la otra, la más numerosa, la que el domingo recuperó Avenida La Plata y entró como malón a su tierra prometida. “¿Qué importa del después?”, pensará ella, detenida en un pasado sin tiempo, pero con la mirada puesta en el mañana; en ese Boedo que una vez se quedó sin luz, pero que ahora volvió a tener el alma encendida.


El día que creí en un Dios azulgrana

El cielo estaba espeso, plomizo. Se arrimaba una tormenta como la que San Lorenzo atravesaba en aquel 2012 al constante borde del naufragio.

Yo me había sarpado un cachito de escabio la noche anterior a ese domingo de mayo. Jugábamos con ñuls que peleaba el campeonato y nosotros batallando con el descenso. Estaba jodido, había que encomendarse a Dios, pero yo estaba complicado porque era ateo.

Viví el partido entre resaca y malestar físico, solía ir solo en aquellos años. El partido arrancaba, San Lorenzo era más pero Ñuls hacia los goles (eso es el fútbol a veces, se puede jugar bien y no ligar) y terminaba el primer tiempo con un 0-2. La gente alrededor parecía sumergirse en la fe. Yo lo único que sabía es que San Lorenzo en las jodidas siempre se levanta, esa era mi única certeza en ese quilombo. El ciclón es una tromba y en una ráfaga se pone 2-2 con goles de Gigliotti y un héroe sin capa como Carlitos Bueno. El tiempo corre, se nos escapa como el agua entre las manos, con la certeza de no volver atrás. La desesperación me había aferrado a la fe, un diálogo con mis propias contradicciones, en el momento en que Bueno baja un bochazo imposible, Romagnoli se disfrazaba de sí mismo en los primeros años del 2000, desbordaba, tiraba el centro. Gigliotti en un movimiento irrepetible e intentendible empujaba el 3-2. Se ganaba un partido inganable, improbable, infartante y cuesta arriba; una señal de esperanza salida de no sé donde. Mis convicciones religiosas, previas al minuto 41 del Segundo tiempo, se habían ido al carajo. El Nuevo Gasómetro era un hervidero, un grito de desahogo, como un exorcismo masivo, arrimaba el Sol pese al cielo espeso... Si existe un Dios esa tarde también anduvo por el Bidegain.


El trapo que casi queda en Marrakesh

La previa del partido contra el Madrid venía difícil. Un solo supermercado, Carrefour (ejem), y toda la bebida caliente. Esto hacía que extrañara al chino de la esquina de casa. A medida que circulaba el alcohol subía la temperatura.
Para ir a la cancha conseguimos una especie de moto con caja atrás en la que entraban 8 personas y ahí fuimos: la primera loma de burro tuvimos que bajar dos para empujar.
Faltando 20 cuadras para llegar a la cancha nos paró un semáforo y el cuervazo que iba atrás con la bandera era el que estaba más borracho de todos. Entonces no fue difícil para el niño de aproximadamente 8 años robársela y salir corriendo.
En ese segundo se bajaron cuatro y una señorita (que estaba embarazada y no lo sabía todavía) en búsqueda de aquel travieso marroquí.
Esa corrida fue inolvidable, con varios kilos y bebida de más fue difícil atraparlo entre calles laberínticas.La corrida desembocó en un especie de barrio marginal que estaba lleno de gente que se sorprendió al ver 4 personas vestidos enteramente de azulgrana. No tardaron un minuto en rodearnos. Entre insulto va, insulto viene y sin entendernos absolutamente nada, presagiamos un final oscuro.
Fue en ese instante que apareció milagrosamente el conductor de nuestro viaje ynos hizo unas señas que entendimos perfectamente. La traducción fue mas o menos así: "déjense de romper los huevos, vuelvan a la moto que yo les arreglo esto"
Y sí. A los 5 minutos volvió con nuestra bandera. Absolutamente nadie le preguntó como la consiguió, total no íbamos a entender nada.
El viaje siguió y el resto es otra historia.


Ni una menos

El domingo 2 de junio nos encontramos en Ciudad Deportiva para participar del Encuentro de Fútbol Femenino que organizamos en conjunto con #CASLASocial y CASLA Feminista, y de la que participaron clubes del barrio, peñas y la Subcomisión del Hincha. La actividad central fue el torneo relámpago del que participaron 8 equipos, pero tambien sucedian otras actividades en simultaneo: una radio abierta conducida por periodistas feministas que invitaron a todas las organizaciones presentes a contar las diferentes actividades que realizan, un espacio de serigrafia para estampar remeras con diseños y dibujos feministas y otro espacio donde funciono una consejería en salud sexual con compañeras feministas especialistas.

Como integrantes de La Soriano estamos felices de haber participado de esta jornada pensada para visibilizar la violencia machista de la que somos victimas las mujeres y disidencias tanto en el deporte como en todos los ambitos en los que participamos, creemos que es necesario que las mujeres nos organizamos y estemos juntas protagonizando esta lucha para erradicar la violencia de genero de todos los espacios que nos toca transitar a las mujeres


Leandro Santoro: "Sin rezonificación no hay restitución completa"

Antes de llegar al despacho de Leandro Santoro, legislador porteño por Unidad Ciudadana, nos perdemos en los pasillos de la legislatura. Damos unas vueltas por el bellísimo edificio hasta que finalmente damos con las oficinas del dirigente. Mientas esperamos (y mientras lo entrevistamos), lo vemos contestar varios llamados, pedirle asesoramiento a colaboradores.  Algunos medios televisivos le piden entrevistas. Se nota que su agenda es apretada. Sin embargo, se toma unos minutos para hablar de San Lorenzo. Mientras circulan unos verdes cebados por un termo azulgrana, la vuelta a Boedo ya se palpita...

 

¿Cuál es tu primer recuerdo en relación a San Lorenzo?

Mi Papa es hincha de Talleres de Remedios de Escalada. Mi viejos se separaron con lo cual no acarreo ese mandato familiar. Yo me movía por el barrio, soy de Boedo, Caballito, nací ahí. Yo me hice de San Lorenzo más por los pibes del barrio. Una cosa muy loca es que la primera vez que fui a ver a San Lorenzo a la cancha, de local, fui a la cancha de huracán. Se los contaba a los pibes de la subcomisión del hincha la vez pasada y les decía: cuando sos chico no lo terminás de comprender. ¡En la cancha del archirrival!  No se entendía, una cosa que parecía una cargada, un cuento de Fontanarrosa. Ese es el primer recuerdo que tengo. Y después obviamente muchachos que iban a la cancha y que uno conocía del barrio y la mística de irse al descenso, de perder la cancha. Me acuerdo, además colaborando cuando el garca de Miele empezó con todo el tema de la edificación en Bajo Flores me acuerdo de ir un partido con una sola popular, la pre-inaguración.

Tal vez mi vinculación con San Lorenzo tenga que ver más con lo ideológico y con lo racional que con lo paternal o con la transferencia familiar. Primero, por la identidad barrial fundamentalmente. Segundo, porque era una hinchada que le había hecho frente a la dictadura, que tenía esa mística política. Yo milité muchos años en el radicalismo y San Lorenzo estaba muy vinculado al radicalismo. Pensá en Pedro Bidegain. Pero el radicalismo popular, el Irigoyenismo; no el de ahora…

Entonces fue una cosa que se fue dando de una manera más racional, fue una decisión personal más que una suerte de mandato familiar. Esa canción “Nos fuimos al descenso nos vendieron la cancha”. Esa canción, esa mística frente a la adversidad, es la historia de mi vida.

 

¿Cómo llevaste adelante este proyecto? ¿Cómo se dio el acercamiento a la sub-comisión?

 

 Yo conozco a Adolfo Res desde el 2001, laburé con él. Me lo presentó un amigo hincha de Huracán. Me dijo: “vos tenés que laburar con este tipo”. Adolfo es un loco. Me contaba del proyecto de la vuelta a Boedo y yo decía: “Vos estás enfermo, es imposible”. Y él me decía “no, ya tenemos un catalán que nos hizo la maqueta”. Y después me decía cosas que me parecían tan hermosas...  Querían armar un supermercado en paralelo con precios más bajos para boicotear a Carrefour (risas). Me decía “vamos a vender al costo para que se jodan”. O iba y decía que había ratas en las góndolas del supermercado para boicotear a Carrefour económicamente. Un loco total. La verdad es que yo lo veía tan convencido a Adolfo, que además tiene una personalidad tan especial…  Yo nunca me imaginé que fuera posible pero cuando lo vi a Tinelli en el programa haciéndose cargo de ese tema y lo vi a Adolfo en el programa, yo dije ¡Ah la mierda!

Y después obviamente las movilizaciones fueron fundamentales.  Todo fue como un cuento de un libro. La verdad que es maravilloso y desde ahí mi compromiso con eso.

A partir de ahora el proyecto está presentado. Contale a los hinchas cómo sigue el camino

Es un tema eso. La Comisión Directiva del club decidió presentarlo en noviembre del año pasado por mesa de entrada. Yo lo levanto en marzo para que tengamos 2 años de tratamiento parlamentario porque si lo levantábamos antes contaba como un año y las sesiones, por la Constitución de la ciudad, son hasta el 10 de diciembre. Tomamos la decisión de levantarlo el 1ro de marzo y yo creo que acá hay que ser muy inteligente en el manejo de los tiempos políticos porque ésta es una ley que sale solamente con el apoyo del oficialismo, si el PRO no esta de acuerdo no sale.

Muy bien, yo lo que pude sondear informalmente es que no está en las prioridades del PRO que se trate el tema en un año electoral. La intención entonces es tratar de generar un lobby positivo sobre los diputados y las diputadas de la comisión de planeamiento para que vayan teniendo en cuenta la necesidad y los reclamos de la gente de San Lorenzo, para que éste tema se trate cuanto antes. Y además yo creo que con el tema de la posesión de los terrenos el 1ro de julio eso le va a dar un impulso importante y va a pasar a ser lo más importante de nuestra agenda el tema de la rezonificación de la cancha, de la ley. Probablemente para esa fecha nosotros vayamos a tener que hacer algún tipo de convocatoria para pedirle a las autoridades del gobierno de la ciudad ¿Por qué a las autoridades? Porque es un tema que yo creo que el bloque de diputados va a resolver de acuerdo a las directivas que le mande el Jefe de Gobierno. No creo que sea un tema más que se pueda resolver sin que ellos puedan consultar a Larreta. Entonces creo que es importante obviamente hablar con los diputados porque son los que en definitiva tienen que levantar la mano. Creo que también es muy importante que el club institucionalmente hable con las autoridades del gobierno de la ciudad para que habiliten la posibilidad del tratamiento de esta ley porque los diputados del bloque oficialista van a consultar a su jefatura política natural qué hacen con este tema. Y eso debería empezar ya porque necesitamos que se trate en la comisión, que se apruebe en la comisión, que vaya a recinto, que se apruebe en el recinto.

Esta es una ley de doble lectura, o sea que después hay una audiencia pública, después vuelve a lo comisión, después al recinto y recién después es ley. Entonces por eso para mí era tan importante garantizar que hayan dos años de tratamiento parlamentario. No sea cosa que en todo este quilombo en algún momento se trabe en algún punto y el proyecto se cae. Esta es la situación.

En la segunda reunión de este año de la comisión de planeamiento vino la gente de la subcomisión del hincha y la gente del club. Se les entregó una carpeta a todos los diputados y lo que tengo entendido es que va a haber comisiones de hinchas y dirigentes y de las fuerzas vivas del club que le van a pedir reuniones a los distintos diputados de la comisión para contarles personalmente de qué se trata el proyecto, algo que es muy habitual en la legislatura. Los distintos grupos de vecinos interesados en que un tema se trate le piden audiencia a los diputados y, a partir de eso, habrá que ver cómo responde la presidenta de la Comisión para incorporar ese tema. Pero insisto: creo que ahí va a ser más importante un llamado de Larreta que habilite que todo este efecto dominó se empiece a dar.

 

 

¿En un año electoral, ves probable que haya avances?

Si no hacemos nada, no. Si no hacemos nada, no. Por eso yo siempre le digo a la gente de San Lorenzo que nos preparemos para movilizarnos. Ojalá que me equivoque. No lo sé tampoco. Capaz que las autoridades del club hablan con Larreta y él habilita, les da la orden a sus diputados y la cosa sale mas fácil de lo que yo intuyo. Porque es una intuición, esto lo quiero aclarar, no es que tengo la información. Tengo la intuición porque es un proyecto que todos sabemos que va a generar debate y polémica y es previsible que la gestión de la ciudad trate que esta situación no se dé. Por eso los hinchas de San Lorenzo vamos a tener que anticiparnos a esta situación e iniciar los canales orgánicos de diálogo de menor a mayor en términos de la intensidad de la militancia. No hace falta movilizar 100 mil personas de arranque, alcanza con tratar de comentarle y convencer a los diputados que integran la comisión. Después habrá que insitucionalmente actuar: el club con las autoridades del gobierno de la ciudad. Después algún tipo de pedido nuevamente en la comisión para que se trate y, a medida que se van agotando las instancias, por ahí hace falta algún tipo de presencia, aprovechando lo que va a significar la gran vigila del 30 de junio. No hay que adelantarse a los pasos, porque además yo no tengo la información de que los tipos nos quieran bloquear el proyecto. Por lo cual tal vez, como les decía, es una intuición.

 

El proyecto incluye no solamente la vuelta del estadio, sino también otras instituciones educativas y culturales que van a rejuvenecer al barrio, a darle vida, incluso a mejorar la seguridad.  En ese sentido no vuelve solamente el fútbol, con San Lorenzo vuelven un montón de cosas.

 

Está claro. Yo vivo en el barrio. La verdad, la zona se viene abajo. Cuando Carrefour se inauguró era un paseo de los sábados, iban a comprar todos con autos, era un quilombo.  Hoy la zona está muy venida a menos. El concepto de hipermercado está desactualizado en todo el mundo.  Y no es que estamos derribando el museo del Prado para poner una cancha de fútbol. Es una multinacional que además no tiene interés en seguir invirtiendo en la Argentina, en actualizarse. Es un terreno enorme que está en una zona oscura, desatendida por el gobierno de la ciudad. Está sucia, es insegura. Carrefour ya se fue. Ahora es la cancha, la escuela, lugares para hacer deporte o un emprendimiento inmobiliario. Y eso ya sabemos lo que genera. Se inundan las calles porque el terreno tiene menos capacidad de absorción, los servicios públicos terminan colapsando. Te cortan más la luz de lo que te la cortaban antes porque el mismo sistema tiene que atender a muchísima más gente. Estamos seguramente hablando de torres que van a significar un gasto enorme de energía, agua, cloaca, todo lo que ya sabemos por lo cual Caballito colapsó. Entonces la alternativa es o tener un lugar que además de que se jueguen partidos sea un centro político, social y cultural de encuentro, donde se discutan los problemas del barrio como históricamente fue San Lorenzo; o tener un emprendimiento inmobiliario para que colapsen todos los servicios del barrio.

 

Volvió a discutirse el tema de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) y justo estamos hablando de San Lorenzo y su rol social que no solamente incluye al fútbol. Hace unas semanas también se dio una modificación en el decreto 1212/03 que le quitaba algunas exenciones impositivas a los clubes en relación a los aportes patronales y ahora el gobierno está otra vez avanzando sobre eso. ¿Qué opinión tenés?

  

Macri tiene la idea de las SAD desde hace muchos años en su cabeza. Y una de las cosas que más tranquilidad me da a mí es que el futbol argentino en su conjunto, y San Lorenzo en particular, siempre se manifestaron en contra. Desde la famosa represión de ISL en el 2000 donde yo estuve, que se armó un quilombo bárbaro. Hasta hoy siempre San Lorenzo ratificó institucionalmente su vocación de seguir siendo un club de los socios. Así que en ese sentido no creo que Macri avance. Si fuese por Macri también vendería todo, privatizarían aerolíneas… Ellos atrás de cada cosa pública ven un negocio. Pero me parece que hay consciencia en la sociedad argentina y, en el fútbol en particular, de que los clubes son algo más que una entidad deportiva para un negocio potencial. Es una identidad, yo creo que eso es tan fuerte que hace que sea muy difícil que se apliquen las SAD.

 

En relación a esto que decías de la necesidad que van a tener los legisladores de tener una directiva más a nivel general para poder votar. En eso hay una diferencia grande en relación a la ley de restitución, fue una ley distinta esa a ésta que estamos queriendo que se apruebe.  

 

Claro, para que la restitución que votó la legislatura sea completa necesitamos que nos devuelvan el terreno con la zonificación que tenía. En segundo lugar, el gobierno de la ciudad reconoció por lo menos en dos oportunidades -porque ya se votaron en dos oportunidades (la de la plaza y la de la restitución)- que San Lorenzo tenía razón y que sus derechos se habían vistos afectados por la intervención de la dictadura. Y en tercer lugar, es cierto que es una ley mas compleja, tan cierto como que cuando pedimos que nos den la plaza y que nos den la ley de restitución histórica se sabía que lo que nosotros queríamos hacer era un estadio. Polideportivo ya tenemos, y no se trata solamente de hacer un estadio deportivo sino de devolverle al barrio lo que históricamente tuvo. Era un lugar donde se hacían los carnavales, que tocaba Serrat, que se encontraba el bowling, el patinaje artístico. La ciudad no tiene eso en el sur de la ciudad y yo creo que además que desde la perspectiva social que San Lorenzo encara las cosas no va a ser solamente algo que van a disfrutar los hinchas y socios de San Lorenzo, sino todas las personas que vivan en el sur. O sea tiene una finalidad social indiscutible

 

¿Como ves al club en general?

 

Primero el hecho de haber ganado la primera copa libertadores, en lo futbolístico, descomprimió mucho al hincha. En segundo lugar, lo del básquet también es un orgullo para todos porque San Lorenzo no es solamente el fútbol. Está muy marcado desde siempre en la identidad del club. En tercer lugar, creo que hay una cosa muy fuerte de identidad con San Lorenzo que no sé si todos los clubes lo tienen. Identidad barrial, de pertenencia. Es un club que tiene mucha identidad histórica y hay una mística que está muy presente en la actualidad. Eso me parece que es una de las cosas más lindas que tiene el club. Todos son como portadores de una herencia que le transmitieron sus mayores y todos tienen y sienten la obligación de cuidarla. Esto hace que San Lorenzo tenga una identidad particular. No es River y Boca. No quiero hablar mal, pero hay una cosa más de familia. La familia azulgrana. Y una de las cosas más lindas que tiene esto es que yo encontré un patrón denominador entre todos los que quieren la vuelta a Boedo y es que quieren llevar a sus hijas e hijos a la misma popular donde los llevaban sus viejos. Entonces esa cosa de pertenencia tan fuerte transforma el proyecto en algo distinto y transforma la identidad del club algo distinto. Y la verdad que tengo que decir que Matías y Marcelo son muy conscientes que eso es así. Yo la verdad cuando apareció Tinelli no tenía una muy buena impresión del tipo y me imagine que iba a ser algo muy parecido a lo que hizo Macri en boca. Y no fue así, creo que se respetó mucho la identidad del club, los valores del club… después en lo futbolístico no opino, o sea todos vimos lo que hizo Almiron. Estamos preocupados… pero no voy a opinar porque no me quiero meter en la interna partidaria del club. Y también hay que decir hasta las fuerzas de la oposición son muy razonables. En San Lorenzo no tenemos los quilombos que tenemos en otras instituciones. Vos te das cuenta que no pueden hablar unos con otros. Acá hay quilombos como en todos lados pero con una cuota de racionalidad que en otros clubes no se ven.

 

Ping Pong

 

Matias Lammens: Yo lo quiero a Matías, me parece que es una gran persona y dirigente.

 

Marcelo Tinelli: A pesar de los prejuicios que tenía tengo que decir que me parece un tipo muy humano.

 

Pipi: Un genio, todos lo queremos.

 

Papa Francisco: Me encanta, lo fui a ver y tengo una foto con él. Le hable de San Lorenzo. Me parece genial como personaje, es genial que sea hincha de San Lorenzo. La anécdota esa de Basile que le cuenta a Miele que cuando entra el cura que le rompía los huevos y era yeta, me parece genial. Lo amo al Papa

 

Rodriguez Larreta: Necesitamos que nos ayude.