En el polideportivo de Lanús la sexta división disputó la final de la Superliga frente a Racing y cayó por 1 a 0.

El primer tiempo lo dominó el Ciclón, bien parado en la cancha pero sin efectividad; casi al final de la primera etapa, la Academia armó un buen contragolpe que agarró mal parado a San Lorenzo y Urruchua marcó el gol. Ya en el segundo tiempo el equipo de Avellaneda aguantó bien el resultado y los pibes no pudieron dar vuelta la historia.

A pesar de la derrota, la sexta tuvo un gran año: llegó dos veces a la final y tuvo un muy buen juego a la largo del campeonato. Hay futuro para rato.