Hay un carnet de cuero marrón que exhibo en mi biblioteca no solo como un tesoro, sino como un trofeo. “Mirá que yo vengo de una familia cuerva, eh. Mi abuelo era tano, cayó a la Argentina y se hizo del Ciclón. Ennio se llamaba.”

El carnet de cuero en la biblioteca es como ir a la cancha con la camiseta del ´95. Tenés historia.

Tu amigo futbolero te mira azorado… “nahhh, mirá lo que es ese carnet”. Y te remata ese momento de gloria con la pregunta obvia, la que sigue, la única, la indispensable

Che… y ¿por qué se hizo de San Lorenzo?

….

Lo mirás avergonzada porque sabés que el viejo vino a la Argentina, se hizo cuervo, sos cuerva gracias a él y nunca, pero nunca, le preguntaste por qué.