El espíritu de nuestra iniciativa era apuntar a la solidaridad de la comunidad sanlorencista frente al hostigamiento por parte de las fuerzas de seguridad a algunas de las hinchas que portamos el pañuelo verde en la cancha.

Así cómo la policía nos lo saca en la entrada, también impide el ingreso de carteles o remeras que piden por LA LEY DE REZONIFICACIÓN, causa que apoyamos y también militamos desde nuestros espacios. Eso también es política.

La idea del pañuelazo era clara: manifestarnos contra la persecución de la policía a las pibas que llevamos el pañuelo a la cancha. Nuestra intención no fue hacerlo para provocar a ningún hincha, que como nosotras, va a alentar a nuestro equipo.

Por este motivo observamos con preocupación las agresiones recibidas frente a la iniciativa. Y ya que tanto nosotras como el club no podemos garantizar la seguridad para el desarrollo de la actividad decidimos suspenderla.

Ojalá se comprenda que el pañuelo lo llevamos con nosotras a la cancha como lo llevamos por la vida, que no es en busca de incomodar sino de tomar posición frente a una problemática de salud pública.

A partir de esta situación estamos convencidas de que es necesario generar un espacio de diálogo y debate hacia el interior del club para superar la violencia de las reacciones.

Agradecemos todos los mensajes de apoyo. Sabemos que nuestro club siempre fue mucho más que 90 minutos y que la violencia y la intolerancia no son nuestro idioma.

AGUANTE SAN LORENZO.