En La Soriano Radio entrevistamos el pasado martes al diputado nacional e hincha de San Lorenzo, Horacio Pietragalla. Hace pocos días, el club organizó un acto muy emotivo en el que la Subcomisión de Derechos Humanos hizo un relevamiento de los detenidos-desaparecidos hinchas de San Lorenzo y les entregó a sus familiares un carnet de socio honorario.

Pietragalla contó que “fue una iniciativa de la Subcomisión de DD.HH. que viene trabajando hace años muy bien” y en la que colaboró mucho. El encuentro se llevó a delante el sábado anterior, “donde se hizo un lindo acto, íntimo en la casa del hincha de SL. Ahí pegado a donde va a estar de vuelta el Viejo Gasómetro, donde recuperamos esos terrenos que tanto tiene que ver también con la tragedia de todos los argentinos y lo que paso en la última dictadura militar”, detalló.

“Poder participar de ese homenaje donde se entregó el carnet del club de mi viejo la verdad que fue hermoso”, resaltó; y continuó: “Hay actos donde se hacen placas, baldosas, se hacen recordatorios. Este fue muy especial porque el carnet y la identidad del club de uno tiene como un símbolo muy fuerte y la verdad que es algo muy lindo”.

En La Soriano Radio le consultamos a Horacio sobre su historia, su identidad y todo lo que significo SL a la hora que encontrar su verdadero origen. “Recuperé mi identidad en el 2003 porque fui apropiado por una familia allegados a militares y a partir de la adolescencia empecé a tener mis dudas sobre si yo podía ser uno de esos chicos que buscaban las Abuelas y me acerqué a la institución”, expresó.

“Cuando lo confirmé, una de las preguntas que me hacía era de qué cuadro era mi viejo porque por crianza fui de San Lorenzo pero la verdad que si me enteraba que era de Boca o Huracán no me iba a gustar nada”, contó.

Sin embargo, remarcó que cuando recuperó mi identidad y después de encontrarse con su familia materna conoció a su tío paterno. “Él me confirma que papá era de San Lorenzo y la verdad que fue una alegría interminable porque fue lo único que no me cambió. Me cambió el número de documento, la fecha de nacimiento, el nombre, me cambió todo menos el cuadro de fútbol”.

Saber que su padre era hincha de San Lorenzo “fue como una reafirmación” de su amor por el club, destacó Horacio. “Lo primero que hice cuando pasé todo el temporal de esos primeros momentos de recuperar la identidad fue hacerme socio con mi verdadero nombre y apellido”, enfatizó.

El padre de Horacio fue asesinado a los 27 años. Ya de chico tuvo mucha cercanía con el club. “Mi abuela materna era hincha de San Lorenzo. Su hermano, que era el padrino de mi viejo, era hincha de San Lorenzo y lo llevaba de muy chiquito a la cancha. A partir de ahí es que él es hincha de SL”, sostuvo el diputado.

“Mi viejo fue desde muy chiquito de SL por mi abuela y su padrino. Después el jugó desde muy chico al básquet en las instalaciones que estaban abajo del Viejo Gasómetro”, detalló. De esta manera, “el vínculo era del barrio, él vivía en el barrio Cafferata, que estaba muy cerca de toda la zona de Parque Chacabuco, Boedo, Bajo Flores”, nos contó. 

Luego agregó que su abuelo paterno era de Boca al igual que el hermano de su papá.

También se detuvo en una anécdota que le transmitió el recientemente fallecido ‘Canca’ Gullo. Según contó, “el velatorio de los fusilados de Trelew se hizo en el local de la JP en Av. La Plata, muy cerca del Viejo Gasómetro y tengo entendido que habían participado gente del club, convocados por mi viejo, gente que estaba siempre en la cancha, parte de la hinchada en ayudar con lo que fue la cuestión de seguridad de ese velatorio”.

Consultado sobre cuál es el primer recuerdo que tiene de San Lorenzo, Pietragalla compartió que el más viejo es jugar a que era arquero de SL. “Se me viene a la cabeza Pogany”, añadió. 

También mencionó que el primer recuerdo que tiene de la cancha es estar al lado de un alambrado con San Lorenzo en la segunda categoría. “Estaba jugando la Chancha Rinaldi, jugábamos de local en Vélez. La cancha estaba llenísima y creo que era el último partido ya con SL campeón en la B. Después me acuerdo que salimos por Liniers y me compré un casete con las canciones de San Lorenzo y había una que decía  ‘a San Lorenzo nadie lo para, a San Lorenzo nadie le gana la muchacha’”. Confesó que todavía lo tiene guardado.

Horacio remarcó que hace aproximadamente tres meses que no va a la cancha. “Tengo que volver. Justo tuve mudanza, me fui a vivir a provincia de Buenos Aires y tengo que reacomodarme un poco”, analizó. 

Pero aclaró que al equipo de Juan Antonio lo ve bien. Valoró que SL “tiene una dinámica de juego que le dio las nuevas incorporaciones. Tenemos banco de suplentes. Hoy es un equipo totalmente distinto con un técnico que nos gusta. Y creo que está jugando bien”

En La Soriano Radio quisimos saber la opinión de Horacio sobre la política del club y dijo que “gran parte de los logros del club fueron por su gente. Yo ceo que la primera bala de goma que recibí en el cuerpo fue cuando quisieron privatizar a San Lorenzo, allá, en el Nuevo Gasómetro. Hicimos una manifestación fuertísima en  Perito Moreno y nos reprimieron”, con Miele presidente. “A partir de ahí hay una resistencia”, celebró. 

Y se explayó: “el logro que hicimos muchos años antes en el 95, cuando volvimos a construir el estadio, ese fue el momento en el que yo empecé a ir cotidianamente. Había empezado a ir en el 92 más seguido solo y hasta me iba al interior. Después cuando ya tuvimos el Nuevo Gasómetro no paré de ir. Para mi fue recuperar como la casa ese club. Yo desde muy chico iba a la pileta en SL porque vivía en Lugano y a mi me hacían socio. Me tomaba el 150, me bajaba en la Ciudad Deportiva. Iba solo de muy chico y estaba todos los veranos en la pileta con amigos de SL que teníamos en el barrio. Curtía mucho la vida del club”.

Finalmente, destacó que “viendo la realidad de otros clubes la verdad que estamos bastante bien. Se lograron cosas que duran períodos, necesidades que teníamos como la Copa Libertadores. La vuelta a Boedo con mucho esfuerzo que hizo la Subcomisión del Hincha para llevar adelante eso”. 


Recordó Pietragalla que en ese momento trabajaba en la legislatura porteña para la legisladora Gabriela Alegre. Contó que cuando se esteró de la movida de la Subcomisión del Hincha se puso a colaborar. “Soy amigo de mucha gente que vive afuera y no lo pueden creer y creo que tiene que ver con esos avances que esté la posibilidad tan fresca de volver a Boedo, tiene que ver con la idiosincrasia nuestra con el avance que tuvimos en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, con el proceso la lucha y la resistencia de los organismos y por sobre todas las cosas con el fin de la impunidad” que empezó con Néstor Kirchner. 

Consideró el diputado que ese escenario impulsó que todos los sectores hagan una revisión de lo que pasó en la dictadura. “Nosotros habíamos sido víctimas como club, como identidad, nos habían apropiado de nuestra identidad también sacándonos el Viejo Gasómetro de la manera de la que nos sacaron y creo que se logró todo eso también porque hubo políticas de reivindicación contra lo que pasó con la dictadura y el repudio generalizado que se ganó en esa batalla cultural de lo que pasó con ese genocidio”. 

Nosotros fuimos víctimas y pudimos también aprender de esos recorridos y poder también luchar por lo nuestro”, resaltó Horacio en diálogo con La Soriano Radio.